Seguir

lunes, 14 de septiembre de 2015

Musafá Diálogos Interdimensionales 29 de abril de 2015 con audio

         


¿Y ahí, mi gente?

Participante:
¿Y ahí?!

Participante: Hola!

¿Cómo están ustedes?

Participante:
Ahora estamos bien.

Participante:
Es Musafá?

Umhum. Déjenme decirles aquí a ustedes una cosa, la maledicencia es cosa que hiede de lejos, ¿está bien? No es un olor digno del templo. No es un olor digno del corazón de ustedes. Maledicencia es bicho que nace de la envidia, es bicho que nace del conflicto, es bicho que nace de la auto-conmiseración. Mucho cuidado con ese negocio de la maledicencia. Solo es un aviso.

Voy a hablar si, [nota: Musafá conversa con Selén]! Si a "Vuestra Pregunteza" no le agrada la respuesta, pues que espere, espere "Vuestra Respondidad", dígnese venir aquí a responderla. En cuanto a eso va a tener la mía.

Entonces, alguien anda queriendo saber respecto al por qué de la inercia, del por qué de una cierta pereza, de una comodidad en esta fase del reconocimiento - buena pregunta, realmente, ¿no? ¿Alguien desconfía de alguna cosa? Que dé, una respuesta a eso. - Está, la persona quiere una respuesta práctica!

Participante: ¿Puede repetir la pregunta?

Algo más o menos cómo el por qué ustedes son tan perezosos, estar tan parados en una etapa tan importante como la del reconocimiento. Básicamente, "cambiando los detalles", ¿qué tiene que ver la ignorancia con la falta de energía, con la falta de acción? Yo, por mí, no veo diferencia ninguna, para mí una cosa es igual a la otra, pero...

¿Ustedes tienen un pálpito?

Participante:
Yo tengo uno.

Posiblemente - yo coloco posiblemente - sea poca conexión consigo mismo, en el sentido de percibir usted.

¿Cómo es eso? Ah, la persona también preguntó si eso tiene que ver con la atracción por la experiencia.

Participante: Posiblemente.

Posiblemente.

Participante: ¿Pero esa inercia, ella se relaciona con qué?

Con las prácticas...

Ahí, solo si entra en la cabeza de quien hace la pregunta. Usted me da dos minutitos, y yo hago eso. (Risas). Vamos allá! Quiero decir, hago no, hay quien hace.

Participante 1: Será que también tiene que ver con la falta de darle importancia, o cierto peso a eso... No sé, no estoy sabiendo explicar.

Participante 2: Falta de aspiración.

Participante 1: Usted no da la importancia que debe dar a... Ah?

Participante 2: Prioridad.

Participante 1: Prioridad...

Hablen alto, ¿está? Ya hablamos sobre eso aquí.

Participante 1: Y no estar dando la importancia que le debería dar.

Umhum. Ahora, deje hacerle una preguntita: ¿qué sería dar la importancia que se debe dar?

Participante: Sería...

Participante: Tener eso como prioridad.

¿Qué es tener eso como prioridad? Vamos a eso, vamos a la experiencia de ustedes.

Participante: Dedicarse más.

Participante: Yo tengo una idea...

La chica quiere cosa práctica, entonces, ponga aquí un ejemplo, que es eso de "dedicarse más"? ¿Qué es eso de "colocarlo en prioridad"? ¿Qué es? ¿Es hacer meditación por una hora? ¿Hacer por dos? ¿Antes de comer, hacer una meditación? ¿Qué es? ¿Lo qué es eso?

Participante: Hacer la práctica más veces.

¿Hacer la práctica más veces?

Participante: Más de una vez por día.

Humm, está bien. Una cosa práctica ahí.

Participante: Saber exactamente la motivación, lo que nos lleva a que salgamos del estado de inercia y evitar, inclusive, nuestros vicios, que hace que olvidemos la prioridad, el foco.

Fuimos un poco más hondo, ya comenzamos a hablar de motivación. ¿Qué más?

Participante: Porque cuando queda claro es como si uno - por ser tan imperfecto - estuviese siempre olvidándose por cositas pequeñas, porque está haciendo aquello. Donde es que está... No sé, como si tuviese un blanco, así.

Eso es fundamental, es fundamental. Donde es que está el foco! Antes...

Participante: Porque comúnmente la gente precisa recordarlo, ¿no? ¿Dónde es que está? Ah, yo estoy desenfocado! Parece que esto no está muy claro.

Participante: El foco está siendo colocado en el blanco errado, en el día-día normal.

Antes de la prioridad, ven lo del foco. Antes de colocar cualquier cosa en prioridad usted tiene que saber qué es lo que va a colocar como prioridad, ¿percibe? Primero que todo, ustedes tienen que descubrir donde es que quieren llegar con todo eso. Más que eso, porque eso es una primera etapa, creer estar yendo para algún lugar y que depende de ustedes ir para algún lugar. Primero, ustedes van por este camino - no hay problema, está ahí la vida, oh! maravillosa, el camino lleno de pedregullo, algunas veces tan alto que golpea en la nariz, para hacer que perciban que no es una cuestión de: "¿para donde voy?", "para donde quiero ir?". Pero, todo bien, puede comenzar por ahí.

Más que eso, es darse cuenta hacia donde es que todo está yendo. No es solo usted. De hecho es lo que está sucediendo aquí. Mire, esta pregunta se responde con una cosa muy simple, esa pereza, esa inercia, esa falta de compromiso - porque yo creo que aquí eso es el corazón de la pregunta, es la falta de compromiso, es verdad, ella mora, ella reside en esa cosa muy simplecita: estar consciente de lo que está sucediendo en este momento, no solo para usted, lo que está aconteciendo en este planeta, en el momento.

Es muy fácil encerrase dentro de cuatro paredes, es muy fácil para ustedes encerrarse en el perímetro de una ciudad y resumir su mundo a eso. Es muy fácil verse preso en las pequeñas acciones cotidianas, en los proyectos del día-a-día, en; las cuentas que tengo que pagar, el lugar que tengo que ir, lo que hay que hacer mañana, o lo que no quiero hacer - y esto aquí, toma aun mucho más tiempo de ustedes - lo que no quiero, de quien no gusto, donde no voy, lo que no voy a hacer.

El "no" ocupa setenta por ciento de su vida. Setenta por ciento de su pensamiento está en evitar aquello que rechazan. Treinta por ciento queda dividido ahí, entre aquello que quieren y aquello que ustedes son, que ya no es un querer.

Es muy fácil confundir lo que está aconteciendo en el planeta, hoy, con su vida particular, con su vida personal, con su historia, sus problemas, con la falta de emociones fuertes o con el exceso de emociones fuertes.

Y voy a decirles, la falta de emociones fuertes es un problema de la mayoría de las personas. Y eso hace que ustedes estén buscando sarna para rascarse, eso hace que estén buscando... ¿Qué más? Problemas, ¿no? Tiene que haber un drama en esa novela. Ustedes están tan viciados en el drama que si no tienen un drama en el día, dicen "ah, el día pasó y yo ni lo vi!"; "Pero no pasó nada más en esta semana"; ¿Cómo es que está, fulano? ¿Cómo estuvo su vida estos últimos diez años?". "Ah, no sucedió nada! Vivo en el mismo lugar, trabajo en el mismo empleo, no conocí a nadie, estoy todavía soltero. Murió un pariente, pero era tan distante que ni...

Vaya a mirar el día de esas personas! Están construyendo mil y una novelas dentro de la novela que viven. Comprensible, debido a la burrez. Pero cuando hablamos de seres que se supone estarán despiertos, ah, eso ahí de comprensible pasa a ser risible, patético, digno de pena o de un sacudón bien dado para ver si despierta a la vida.

Porque el suelo está desmoronándose bajo los pies de ustedes, el cielo les está cayendo encima de la cabeza, su mundo se derrumba a su alrededor ¿y dónde está su enfoque?

Si está soltero, si no está soltero; si tiene dinero, si no tiene dinero; si está comiendo lo que le gusta, o no está comiendo lo que gusta; si el dedo del pie está doliendo o no; si el fulanito de quien yo gusto, gusta de mi o no; o qué es lo que el de al lado está haciendo de su vida; si mi hijo está estudiando para la prueba o no lo está; si va pasar a la preparatoria o no.

Esto solo para citar la cubierta, ¿no? Lo más obvio, o menos extraño, inclusive, porque hay cosas raras! En ese campo, si fueran a soportarlo... Madre de Dios! Solo ella puede aguantar. Y lo peor es que aguanta. Entonces, oh, agradezcan mucho a la Madre.

¿Qué hacer ante esto? ¿Quiere algo práctico, ¿no? La persona dice que quiere algo práctico. Yo tengo aquí una cosa muy práctica! Practiquísima, por demás simple, una palabra: recuerde. Recuerde constantemente lo que está pasando. Gente, miren, voy y a ser aquí muy sincero con ustedes y ustedes van ser muy sinceros conmigo en este momento y me disculpan se toco un ponto dolorido ahí. Caramba, discúlpeme mi....un exabrupto! Agradézcanme.

Participante: Es .

¿Donde están ustedes en este momento? Díganme aquí, vamos! ¿Dónde es que ustedes están? Comiencen, tiren afuera, desembuchen, no queden razonando mucho, no!

Participante: En un mundo caótico.

Bueno, eso ahí es muy elaborado. Yo soy una persona muy sencilla, soy muy ignorante. Baje un poquito más...

Participante:
Perdidos...

Ah, no! (Risas) Yo quiero saber dónde es que están y no como están. Dónde.

Participante: Yo estoy aquí en la sala.

Usted está aquí en la sala, en este momento. ¿Y la sala dónde está?

Participante: En la ciudad.

Pues sí, ¿y la ciudad donde está?... Ah, vamos a repetir la misma cosa de Isilda...

Participante: Es, exactamente! (Risas)

Ustedes están en un planeta, en este planetita Tierra, aquí, ¿no? O por lo menos, o por lo menos en la parte que ustedes ven de él, belleza! Pero antes o después de todo eso, ustedes están en un lugar que evitan ver. ¿Dónde estás en este momento, muchacho?

Participante: En mi.

En sí, me parece que es muy complicado afirmar tan categóricamente! ¿no? ¿Dónde está usted, chica?

Participante: Yo estoy aquí.

Participante: Aquí!

Participante: Aquí, pero generalmente en pensamientos, perdidos...

No. ¿Cómo es que usted sabe que está en la sala?

Participante: Porque es lo que mi percepción me dice, me muestra.

¿Y de dónde es que viene esa percepción? ¿Cuál es el elemento fundamental aquí para usted tener una percepción que es una sala?

Participantes: Visión.

No.

Participante: El cuerpo.

El cuerpo, gente! Ustedes están en un cuerpo, por el amor de Dios! Ustedes están en un cuerpo. ¿Saben cuánto es que dura un cuerpo, hoy en día, aquí en este planeta?

Participante: Unos ochenta, noventa años.

Con mucha suerte o con mucho azar! Dependiendo del punto de vista.

Participante: Si.

¿Qué son noventa años con relación a la edad del planeta?

Participante: No es nada.

¿Y qué son noventa años acerca del tiempo que ustedes ya pasaron aquí, en este planeta?

Participante: Nada.

Es un parpadeo. Ustedes tienen un parpadeo de ojos para realizar el estado despierto - solo déjenme decirles esto. Este cuerpo, a no ser que él sea tocado por la sacralización colectiva de este planeta o por el Fuego misterioso que reside en su columna, el va a envejecer, va a degradarse y a descomponerse. ¿Y ustedes? Oh, bleu, bleu! Van a tener que resolver todos estos pepinos sin la protección que ofrece el cuerpo en este momento, en esta atmósfera caótica.

Vio, muchacha, el negocio de lo caótico es la menor preocupación. Usted no ve nada de lo caótico. "Caótico" es la disculpa que su mente usa para hallar que su vida es una bosta, una mierda. Si usted viese lo que esto de aquí es de verdad, hallaría su vida un paraíso.

Yo hallo aquí, un aire de maledicencia putrefacta, eso es caótico para mí. Si bien que no traigo mi cuerpito para acá, ¿no? Vamos a ahorramos eso. Caótico es lo que ustedes hacen con este cuerpo, y que no ven. Caótica es la "cama de gato" que ustedes preparan para sí mismos, cuando el sopor que este cuerpo les causa les sea retirado por la vida y tengan que mirar con los dos ojitos muy abiertos en qué consistió la mayor parte de su existencia humana.

Para los cobardes, recuerden eso, porque todo mundo es cobarde, ¿verdad? Hasta un cierto punto, mientras no se descubre el amor dentro del propio corazón, todo el mundo es cobarde, no vamos a mentir. Es cobarde! Está buscando el despertar para huir del sufrimiento, está buscando el despertar porque tiene miedo de morir, porque aun no tiene mucha certeza si existe o no, no tiene la certeza respecto a lo que es esa vida o no. Aun está allí, rezando a dios y al diablo, porque no tiene certeza de quien es que tiene la razón en esta pelea.

Para los cobardes, comienza por recordar esta pregunta. Comienza recordando lo que es el caos, dónde es que está realmente éste caos, y que ustedes tienen una oportunidad maravillosa. No solamente para deshacer la "cama de gato" que hicieron para sí, sino para - y eso es lo más importante de todo - revelar la excelencia, la magnificencia de lo que ustedes son, cuando extienden una mirada amorosa hacia las fallas del otro y disuelven, por la fuerza de su amor, la "cama de gato" de él, o ella.

Ahora, para aquellos que sobrepasan la cobardía, el miedo, ahí tienen otra cosa que pueden recordar, ¿verdad? Muy bien, a partir del punto de vista del miedo, ustedes están en un cuerpo, un cuerpo que está predestinado a la muerte. Del punto de vista del amor, ¿dónde están ustedes?

Participante: En todo.

En todo. Mejor que eso, ustedes son todo. Y entre ese cuerpo y este todo, humm, existen mil y una dimensiones, existe mucha cosa linda. Existe sol, galaxias, existe mucha luz, mucho amor, existe un éxtasis profundo, existe dulzura que vierte de cada herida su cuerpo, una dulzura que usted, en verdad, está concediendo para alimentar almas sedientas y famélicas - y aquí está el misterio de la eucaristía.

Y ahí, para aquellos que transcendieron la cobardía, es solo recordar eso: usted es la Madre del Mundo y todo se nutre de usted. La energía que usted desperdicia con sus preocupaciones, sus problemas, con sus gustos, sus disgustos, es un alimento que está sacando de la boca de su hijo, aquel bebito indefenso que aun no sabe cómo moverse en la vida.

¿Está práctico, no? Es solo recordar de lo que fuera más conveniente para usted, puede recordar el lazo que aprieta o recordar el universo que existe más allá de su prisión. Una cosa u otra. ¿Esta respondido? Bueno, ahora, si ustedes tuvieran preguntas, estoy un tiempo más por aquí, pueden aprovechar.

Participante: Me gustaría entender mejor como es que la idea de que los hechos de la vida son la expresión de un arquetipo, de una realidad interna.

¿Oh, y qué estoy yo haciendo aquí? Fumando un cigarro, ¿es eso?

Participante: Es.

Eso aquí es un símbolo. ¿Símbolo de qué? ¿Qué es lo que esto representa?

Participante: No sé.

Estoy quemando aquello que es denso, estoy incinerando partículas groseras que se creen separadas y resolviendo esto con incienso. Y hallo que combina perfectamente conmigo. Así, cada cosa apunta, cada cosita en la vida apunta para un arquetipo perfecto.

¿Quiere ver? Va allá la criatura trastornada por sus vicios, por sus pasiones o por su magnificencia distorsionada, agarra un arma y mata a su hermano. ¿Hacia dónde apunta eso? Eso es duro. Eso apunta a la inmortalidad, porque la muerte es sólo un velo que recubre la inmortalidad.

Recuerdan ustedes que todo aquello que es fenoménico pasa. Y si no pasa hoy, pasará mañana, y si no pasa mañana, pasa en diez mil, treinta, cuarenta, cincuenta mil o millones de años, pero pasa.

Eso apunta hacia la red de la interdependencia, nada está separado de nada y, por tanto, todo está continuamente afectando a todo. Y usted continuamente está afectando todo y la cualidad de su efecto depende de cuan trastornado o no, anda usted por este planeta.

Hasta lo que está pasando aquí, en este momento, es solo un símbolo. Es el símbolo de nuestra interconectividad, es un símbolo del Amor divino - que creo que no tiene olfato.

Solamente su corazón puede darle los ojos puros para ver la pureza por detrás de cada fenómeno. Sus emociones, sus pensamientos, sus conceptos, sus preferencias siempre van a mostrarles una pequeña parte de lo que está sucediendo, y en general, distorsionada.

Participante: ¿Entonces, no hay como explicar el símbolo?

No se trata de eso. No es cuestión de querer explicar o no querer explicar, no es una cuestión de si eso es posible o no. La cuestión es, que cuando recuerdan que aquello es un símbolo, que es un fenómeno y está apuntando al número (que está allí por detrás de aquello), eso ya produce el primer choque, produce una sacudida en la vehemencia con que ustedes afirman sus verdades personales.

Ya se coloca allí, un "tal vez": "O creo que he visto."; "no, puede haber sido aquello"; "por lo menos desde esa perspectiva, fue lo que el cuerpo vio, más allá de eso...". Y cuando usted hace este cuestionamiento, sacude esa vehemencia con la que afirma las cosas: "No, pero fulano quiso hacer lo mismo!"; "habló de aquella manera queriendo decir otra cosa".

Pero qué soberbia! Ustedes no saben ni lo que quieren hablar, ¿cómo van a saber lo que los otros están queriendo decir? ¿Presumiendo cosas a partir de qué? Por el amor de Dios! ¿Sabe de donde es que eso nace? De la necesidad, repito, de crear emociones fuertes para su experiencia.

Lo válido es recordar que todo es un símbolo, por lo tanto, apunta a un arquetipo, es combatir la certeza respecto a lo que usted vive. Porque no se puede estar seguro de mucho aquí, no. Ni siquiera de la muerte, pueden ya estar seguros hoy. Voy a recomendar que lean... No sé si a algunos pueda gustar o no, pero no es mi problema, el problema es suyo, si les gusta o no.

Voy a recomendarles que lean... No sé si a algunos pueda no gustarles eso, pero no es mi problema, el problema es de ustedes, si les gusta o no. Pero les recomiendo que lean ¿saben lo qué? Es una cosa así, que puede dar una sacudida a ustedes, para despertarlos un poquito a la vida. Allí, donde escribieron sobre la vida del mozo de la cruz, ¿saben? Aquel librito?

Participante: ¿La biblia?

Eso.

Participante: ¿Inspire?

Participante: En la biblia.

Sobre el mozo de la cruz.

Participante: Ah, bueno. Pensé en Juan de la Cruz.

Contiene una historia que dicen que este joven contó, y que habla de las veinticuatro vírgenes que están esperando el novio. Si ustedes, puede tener y ver, ese librito busquen eso ahí, busquen esa historia, la parábola de las vírgenes. Den una leída, es solo una referencia, ¿está bien? Es una referencia, nada más.

Pero les digo una cosa gente, la situación aquí está en ebullición. Está hirviendo. Esta papilla ya está casi en su punto.

Participante:
Quiere decir, entonces, que incluso lo que creemos ver por detrás, de hecho, puede no ser lo que parece.

Todo es una pequeña parte y puede estar distorsionada.

Participante: Porque actualmente muchas veces, veo las situaciones sucediendo frente a mí como si fuese una pieza de teatro y entiendo el papel de cada persona, cumplido allí. Son cosas que vienen a mi sentimiento, Esto puede, que no sea verdadero.

Ahí es donde tiene que aceptar de una vez por todas, que la verdad es sólo una. Esta es una perspectiva y puede ser muy útil para usted en ese momento. Y si es capaz de salir de ese momento y dejarlo allí mismo, bien hecho! Se dará cuenta de que esto puede ser una herramienta muy útil en su vida. Pero si va a estar arrastrando cada perspectiva con usted, estará haciendo un trabajo de tonto, ¿sabe?

Participante:
Umhum...

Voy a darle algo aquí en la mano, usted la pasa a la otra. Lo que le doy aquí, usted lo pasa a la otra mano y juega... Y así va, vaciando y llenando la canoa al mismo tiempo.

Participante: Perfectamente. Entonces, hay que entender aquello allí y ya, mudar de enfoque.

Voy a darle un ejemplo muy simple: llegó una persona aquí, entró por esta puerta, la miré a la cara, y dije: "ah, esta risita, está escondiendo una intención. Maledicencia. "Estoy sintiendo desde aquí un olor fétido". Es un ejemplo de mirar por detrás. Belleza; miré por detrás! Miré sólo a través de la tapa, no llegué a abrir el libro. Solo vi allí la portada del libro.

La persona puede sentarse a esta mesa, aquí conmigo, frente a mí y comenzar a conversar. Estoy consciente de la maledicencia que hay allí por detrás de esa sonrisa bonita, puedo asumir una posición que no dé lugar para que esta maledicencia afecte una determinada situación que esté sucediendo.

Pero si no fuera por mi parte, el ver más allá de la maledicencia, he hecho un perjuicio, tanto para mí como para esta criatura. Acabé de crear un demonio en el mundo porque escribí aquí en el papelito "demonio maledicencia", y lo pegué en la cara de ella y listo, hice una imagen reflejo aquí de un demonio en el nivel mental. Y si sigo viendo a la persona así, estoy creando aquí de mi lado un demonio, un demonito.

Y esto aquí, explica muchas cosas, ¿sabe por qué? Porque después la criatura muere y ahí, estoy yo aquí de médium, soy canal, no sé lo qué y: "Ah, fulano qué horrible! Está no sé dónde, penando porque era una pobre criatura.

¿Y qué es lo que estoy viendo? ¿Viendo a la persona? Estoy viendo el demonio que creé, ahora a pasar dos mil años en el infierno!

Ahora, esa imagen que he creado aquí me lleva al inferno, y estaré allí también para alimentarlo. Entonces nos quemaremos juntos. Mira, qué pobre servicio! Qué trastorno mental!

Participante:
¿Y queda plasmado, no?

Ahora, si la persona llega aquí, y veo la maledicencia, bien. ¿La maledicencia dónde actúa? Actúa donde tiene su opuesto, ¿verdad? Eso está aquí, todo a nivel del fenómeno más bajo. Pero la maledicencia, así como la sonrisa bonita, son los dos lados de la misma moneda, vamos a mirar qué es lo que hay detrás de esa maledicencia.

Participante: ¿La esencia?

Tenemos la esencia, el espíritu perfecto, el alma, la chispa divina, o como quiera llamarlo. Cuando yo lo veo así, hago un gran servicio, tanto para mí, como para esa criatura.

Participante: Y cada uno cumpliendo su papel.

Porque para mí, es una circunstancia en que caí, una broma que ya no tiene gracia. Para esa criatura, una pedrada, una trampa en la que ella cayó. Porque al reconocer lo divino en el otro, usted invoca en él lo divino. Un divino que no es otra cosa sino usted mismo. Un divino que está completamente encarnando en la Tierra, sin excepción.

Ahí viene de nuevo la preguntita: ¿donde está su foco? Eso no le impide ver la maledicencia, eso no impide ver la sonrisa bonita. Ver la esencia no quiere decir que usted va abrir la puerta de su casa y dejar al maledicente entrar y hacer lo que quiera.

Usted va actuar de acuerdo con lo que es necesario en aquel momento, de acuerdo con lo que vibra ahí en su corazón. No va a dejar engañarse por el personaje que usted está interpretando allí en el otro - porque el otro es usted. Y eso ya disuelve el cincuenta por ciento de toda la confusión, porque el cincuenta por ciento en el otro, sólo usted puede resolver. Usted tiene que tomar muy en serio una cuestión muy simple: todo lo que ve en el otro y le desagrada, no es más que el reflejo de lo que está en usted mismo, que no le gusta. Invariablemente. Puede ser sólo una semillita que hay en usted y que ya se manifiesta allí como un árbol dando frutos. Pero es un reflejo de su semilla.

Participante: Uno lo percibe si tiene aquello dentro de sí, ¿es eso?

No es eso, porque usted puede ser retardado en la vida y no darse cuenta de nada. Y ahí, usted va entrar en otra pregunta. No es solo por tenerlo en mi que voy a percibirlo. No todo lo que percibo en el otro está en mi. Aquello que usted no percibió, también está en usted, ¿cuántas veces no percibe lo divino en el otro? ¿Es qué lo divino no está en usted? ¿Usted no es lo divino? Es eso. Invariablemente.

No es solo aquello que a usted disgusta, no. Para lo que no le gusta también, este asunto del gustar o no, es muy relativo, porque lo que hoy le gusta, mañana odia. Hoy una persona se acerca y le pregunta: "¿Cómo está hermana?" y usted, "¡Oh, cómo es ella, una persona tan acogedora, preocupada por nosotros, qué linda!".

De aquí a dos horas, "¿cómo está usted, hermana?", de aquí a tres horas, "¿cómo está usted, hermana?", de aquí a cinco horas, "¿cómo está hermana?", veinticuatro horas, "¿y cómo está hermana?", mañana usted quiere matarla, "cállate la boca!" (Risas) "Déjame en paz! Largo de aquí!" Está viendo como es de fácil?

Entonces ese asunto de gustar o no ah... es muy relativo. Pero el tema de percibir eso, que lo que está en el otro, es su propio reflejo, es un tanto para ayudarlo a relacionarse con él, porque eso ahí "son otros quinientos" Pero si, para llevarlo más profundamente en la auto-percepción, la percepción de sí mismo, porque el otro no es trampa para usted, no.

El otro es una trampa para usted, porque usted hace de él una trampa. Eso es porque usted crea imágenes respecto a todo. Creas opiniones cristalizadas sobre todo. Opinión, amigos, es como papel higiénico: lo utiliza y tira a la basura.

¿Sabe lo que hace con su opinión? ¿Y qué es igual que el papel higiénico? Usted cose, hace un collar y lo usa alrededor del cuello, y lo siente sofocante. Pero no. Eso es lo que son las críticas: papel higiénico usado. Ustedes hacen ropa con eso, hacen adornos con eso. Es el lodo en el puente. Ya hablamos de eso: (intervención de Musafá del día 08.04.15).

¿Cuál puede ser el paliativo para esto? Su enfoque. Su enfoque es el paliativo, el no va a tener la condición de disolver al cien por ciento, porque hace parte de su servicio aquí, caminar con unos pedazos de papel higiénico en el cuerpo, ¿no? Después de todo, usted tiene que ofrecer al otro la oportunidad de transformar su propia trampa. No puede privarlo de eso.

Participante: Exactamente.

Entonces, usted va acabar andando con algunos papelitos higiénicos.

Participante: Porque de lo contrario nosotros no tenemos condición para actuar, ¿no es así?

Tiene, tiene. Eso es una disculpa, pero tiene, si, señora. Voy dar a ustedes un consejo, al menos no dejen el papel higiénico pasar una semana allí colgado en el pescuezo. ¿Imaginan ustedes cómo quedará eso? ¿El perfume que ustedes están usando? Gente, ustedes tienen cosas así, tienen unas ideas... Y vea, que ni mi abuela! Y eso que mi abuela es vieja! Imaginen que yo pasé a la Intraterra en el segundo ciclo, ¿qué edad debe tener mi abuela?, de una época en que el cuerpo duraba muchos años. ¿Tienen ustedes una idea de lo que cargan ahí? que es más viejo que mi abuela, por el amor de Dios! Ya crió bichos ese papel higiénico.

¿Sabes lo que haces con él? Entiérralo, transfórmalo en compost. Sus opiniones tienen este propósito sagrado.

Participante: Para que brote otra cosa.

Porque nada es desechable. Nada, nada, nada, nada es desechable, todo en esta vida aquí es reciclable. Queda como referencia para los que quieren cosas prácticas, ¿verdad? Ya vamos a ocuparemos de la higiene física. Ese asunto de andar vestido de papel higiénico ya pasó de moda hace mucho tiempo.

Es cosa simple, se despiertan por la mañana, toman cinco minutos. Destina cinco minutos, vacía todo: "oh, ahora quiero vivir así, muy ligero. Y vamos a tirar un montón de esas ideas. Esos preconceptos, esas opiniones formadas que tienen sobre todo. "Vamos a limpiar aquí un poquito ese cuerpo, a limpiar un poco este templo".

Al despertar por la mañana recuerde eso. De inspirar así, profundo, suelta el cuerpo, e invoca el Agua Divina, invoca el elemento Agua, y lava todo eso. Es ya es una manera de empezar el día poniendo el foco en alineamiento y luego cuanto más recuerde hacerlo durante el día, mejor.

Pero ese limpiar, es limpiar todo. Tanto lo que cree que es una idea muy buena, como la que cree que no lo es. La instrucción que usted oyó aquí, es todo. Porque la instrucción se hará valer por su eficacia, por su acción, no por su adherencia. La instrucción es despertarse por la mañana y tirar el pedazo de papel higiénico del cuello. No es decorar con lo que decimos, es vivir en la práctica la verdad de la instrucción, es ponerlo a prueba, colocarse en ese: "vamos a ver si este asunto; de manera, que mañana de mañana voy a despertar, respirar profundo y a tirar por lo menos la mitad de ese papel higiénico de mi cuello. Usted va a ver que el día tiene otro color y desde luego otro sabor. Es más fácil y leve mirar hacia su hermano limpito de todas las proyecciones que usted hace respecto a él. Imaginen si fueran capaces de hacer eso con todo el mundo.

Participante: A cada dia, ¿verdad?

Para que viera que lindo sería, ¿sí?

Participante: Porque nosotros también vamos acumulando.

Acumula. Acumula y tira una cosa encima de otra cosa y de aquí a poco ustedes no saben... Voy a dar un ejemplo muy simple, ustedes se casan con una persona y crean una primera imagen bonita. Pasan unos días, hay una cosa que desagrada, y arrojan una proyección desagradable por encima. Al tercer día, la persona pide disculpas, le da flores y una bonita imagen. Pero usted no limpió eso, cuando pelee con esa persona la próxima vez, dirá así: "cuando nos casamos, tu eras de esa manera, pero después hiciste aquello! Todo bien porque al día siguiente me diste flores, pero una semana después, haces otra cosa! Y la persona queda peor que un parche.

Usted hace así un parche, llega ahí, en medio de la vida, y ya no sabe si quiere eso o no lo quiere más. Oh, estoy - ¿Cómo es que les gusta decir? ... "Estoy en crisis, no sé si amo, no sé si no amo, no sé si quiero, no sé si ya si no quiero No sé si lo estoy haciendo bien, o lo estoy haciendo mal".

¿Dónde está la otra persona allí? Desde el día que lo encontró por primera vez, lo vio así sólo una vez y nunca más, porque a partir de entonces solo vio sus proyecciones, una encima de la otra, como un laminado. Un mosaico de arte - ¿cómo es el nombre de esas cosas raras que hacen hoy en día, ¿el arte?

Participante: Arte Contemporáneo.

Eso ahí, aquella cosa toda torcida, le tiran un color aquí, otro color allí, hacen aquella cosa mezclada. Así, de esa manera. El arte es el fruto de su tiempo, ¿verdad? Ustedes deberían mirar eso allí para ver cómo están las cosas. Es un termómetro optimo.

Participante:
¿Cómo es eso?

Participante: Arte contemporáneo.

Participante: Ah.

Al despertar de mañana, limpia, ¿sabe? Limpia todo eso, respira profundamente, intenta ver las cosas como si las estuviese viendo por la primera vez. Como algo desconocido.

Participante: Las personas también, ¿no?

Todo, las personas son cosas.

Participante: Musafá perdóneme si es pregunta muy básica, pero se habló en la auto-conmiseración...

Umhumm.

Participante: Yo percibo la auto-conmiseración muy presente, porque a veces no percibimos la divinidad en nosotros y estamos haciendo la práctica y eso está ayudando mucho, pero veo que estoy pegado a eso y es un poco desalentador, ¿sabe?

Una vez más, volvemos a la pregunta que hace la persona aquí, porque lo que hay detrás de esa pregunta, es también una cosa desalentadora. Continúe, concluya su pregunta.

Participante: Entonces la auto-auto-conmiseración hace a la gente... Parece que la gente retrocedió tanto, tanto que no va a conseguirlo, ¿sabe? Es como cuando alguien da dos pasos y retrocede tres. Tenía dado dos con tanto sacrificio y vuelvo tres.

Sí, pero eso es la autocompasión. ¿Qué significa eso? No contentos con caer en el charco de barro, se revuelcan en el. Se pasan el barro en la cara, en el pelo, luego lavar eso es otra cosa. Es suficiente con haber caído, no, deben entonces decir: "He, retrocedido tres pasos, Dios mío, ahora será todo de nuevo". ¿Percibe?

Participante: Sí, es para llorar de risa.

¿Qué hacer en este momento? Usted recuerda que no tiene paso corto, recuerda que no tiene escalones, que no está yendo a rincón alguno, para llegar a ninguna parte. Recuerda que de lo que está haciendo es recordar quién es, que no es crear lo que usted será. Porque eso, es el fruto de esa simiente. "Estoy marchando hacia la gloria! Por mi sudor y mi sangre. Estoy tejiendo mi cuerpo de luz. Sí mucho! (Risas).

Participante: Mire al ego ahí.

No vamos a hablar sobre el "ego", pobre. Pobrecito, peor que el diablo, culpado de tanta cosa... Inocente.

La autocompasión es la cara que lo mira, de la culpa, y la culpa surge el miedo. ¿De qué tiene miedo de ser culpada? ¿Lo ve? Sólo es vestirse una vez mas de papel higiénico sucio.

Hermana, no existe caída. Existiría caída si subiera una pendiente, que no es el caso para usted. En primer lugar, usted puede entrar en el ascensor para subir a alguna parte. Primero, tiene que llegar a la escalera para subir a alguna parte. Usted todavía está buscando la puerta del edificio! Está sufriendo por nada, está viendo un problema donde no lo hay. Está llorando al pie de una escalera imaginaria. Eso es todo!

Participante:
Esa es la cuestión.

Humm, mi pueblo! Sacudan! Hay que sacudir mucho, hacer que los juguetitos caigan de los estantes.

Participante: En algunos lugares están teniendo grandes terremotos y aquí sentimos que necesitamos de eso, porque es la inercia que va tomando lugar y cuando ves, es como un canasto de gato que obstaculiza...

Entonces, gente, ¿alguna duda más? ¿No? Así que, de acuerdo. Pasen muy bien, muchas gracias. Queden en la paz del Señor, en su corazón, en su vida. Nos vemos en cualquier momento y vamos a ver si la próxima vez que venga aquí, el ambiente esta mas fragante, ¿verdad? Hasta pronto mi pueblo!

Participantes: Gratitud.


Transcripción hecha por colaboradores de la ELV.
Mensaje canalizado por Selén - http://www.escolaluzviva.com.br/

Traducción: H. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario