Seguir

sábado, 19 de septiembre de 2015

CANTOS DE URIEL RECOMENDADOS POR MARIA EN SEPTIEMBRE DE 2015 : AA URIEL 29 de Septiembre de 2011- Uriel 19 de Noviembre de 2011 - Uriel 11 de Abril del 2012 - Uriel 18 de Octubre de 2012


AA URIEL 29 DE SEPTIEMBRE DE 2011 


Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez.

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien-amados Hijos de Luz, que la Alegría de nuestra Presencia se establezca en este día. Vengo a expresar, más allá de mis palabras, por la Vibración y por el silencio, el sentido de Ser.

Las Bodas de Luz: Encuentro con CRISTO. Hoy más allá del parecer, en la Esencia del Ser, el humano abre y descubre el sentido de su Presencia. Donde la Luz viene a trascender y expresar la magnificencia de vuestra propia Presencia. Semillas de Estrellas y Eternidad, obrando en el horizonte de lo infinito, para que se establezca lo que debe ser, más allá del parecer. Ser más allá de toda Ilusión. Ser más allá de todo tener. Ser en el seno del Corazón. En el Fuego del Amor de vuestra Presencia Despierta.

Hijos del Uno, Instante de vuestra Presencia. En el día del Ángel y los Arcángeles, estamos en ustedes con el fin de comulgar. Preparando la vía a Aquél, que entró y que volverá a entrar por la Puerta de vuestro Corazón, con el fin de llamar a vuestro Espíritu, con el fin de develarlos, en la desnudez de la Transparencia y en la Esencia del Ser, donde ningún sentido puede venir a alterar el Ser, donde ningún parecer puede ya encerrar la Ilusión de lo humano. Instante y momento inscrito en el Presente de la Eternidad, elevándolos en la Presencia del Uno. Comunión de Fuente. Unión de Libertad. Comunión de sentido, más allá de todo sentido, en el sentido simple de la Esencia de vuestro Ser que es Luz, Belleza y Verdad.

Hijos de las Estrellas, toco a vuestra Puerta. Después de haber pasado la Abertura de la Boca, llega la hora de la Abertura del Corazón, la de vivir la comunión con la Libertad, la comunión con la Unidad. Abran grande entonces, para que ninguna estrechez pueda impedir y bloquear la Luz, en vuestro Ser. Hora de magnificencia en que el sentido real del Ser aparece, llamando a la puerta del Corazón y tocando al Ser en su Verdad y su Profundidad. Más allá de todo juego de Atracción y Visión, en la Profundidad y la Precisión de la Claridad de la Unidad, se abren, en ustedes, el ALFA y la Omega, abriéndolos a la Eternidad del Ser, a la Eternidad de la Verdad.

Entonces, en vuestra Presencia, en mi Presencia, y en Su Presencia, abramos el Corazón, Corazón del Ser, sentido íntimo, el de la Verdad y la Belleza. Luz y Vibración. Potencia del Ser. Estrella en el firmamento, saliendo del señuelo por la hora de la Gracia, saliendo de la Sombra por la claridad de la Luz. Instante, Momento de Presencia, repetido en cada momento, más allá de todo concepto temporal, más allá de toda Ilusión.

Hijos del Eterno, despiertos en ustedes mismos, juntos, preparamos la hora de la Gloria y la hora de la Eternidad: aquélla dónde CRISTO viene, en la Noche Negra del alma, a despertar el sentido de vuestra Presencia y el sentido de vuestro Uno.

Hijos del Uno, vuélvanse, dense vuelta hacia Él, como Él se vuelve hacia ustedes. La hora de la Redención final llega, en vuestro Templo, elevando las alas de la Liberación y el vuelo hacia la Resurrección.

Hijos de Eternidad, Niños de Paz, ustedes son la Paz, son la Eternidad, dentro de la Luz Una. Vivamos juntos, comunión y Presencia, recibiendo al que viene, como el ladrón en la noche, viniendo a darles la Clave de la Eternidad, elevándolos al Éter de la Humildad y la Belleza, al Éter de la Libertad.

Hijos del Uno, realicen la Palabra inscrita en las cartas de Fuego (el Ser de Fuego), en el seno del ALFA y la Omega, en Hic y Nunc, elevando el Éter de la Resurrección. Estén en Alegría, más allá de todo sufrimiento. Estén en Alegría, más allá de toda duda. Ya que la Luz no será nunca la menor duda de vuestra Eternidad. Ya que la Luz no será jamás la menor duda de vuestra Presencia, en el firmamento.

Hijos del Éter y Niños del Eterno, Hijos de la Luz Una, Hijos de La FUENTE. Fuente de vuestra Fuente, en el seno de la Eternidad, es tiempo de vibrar al llamado del Canto, el que escucharon, ese que ustedes oyeron.

Hijos, vuelvan vuestros sentidos más allá de los sentidos, abran el Corazón que magnifica los sentidos (la Esencia). En este instante y en este tiempo, en esta hora y en este momento, nosotros comulgamos juntos, en la Ley de Uno. Gracia y Eternidad. Gracia y Verdad. Entonces, abramos el tiempo de nuestra Presencia, el tiempo de nuestra Vibración. Cantemos el Canto de Su Presencia, unidos al Canto de vuestra Presencia. Nosotros Arcángeles, en este espacio y en el tiempo de este día, reducimos hasta ustedes la Vibración de nuestra Presencia, la de la Alegría Eterna, de la Verdad y la Belleza.

Entonces, abramos a doble badajo, la Puerta de la Eternidad. Olvidemos la estrechez del humano encerrado ya que ustedes Están más allá, mucho más allá, de todo lo que es la Ilusión. Ustedes no son ni el sufrimiento, ni el dolor, ni lo efímero. Son lo Eterno y la Eternidad a develar y desenmascarar con el fin de ya no parecer, con el fin de Ser más allá de todo “yo soy” (Ilusorio en el ego) sino más bien el Fuego del Corazón. Consumiéndose por el Fuego de Su Presencia y de vuestra propia Presencia. Resonando del Uno al otro y del otro al Uno, en el Canto del Coro de los Ángeles que llega a ustedes, en vuestro Templo. Viniendo a abrir y adornar de rosas la Flor de vuestro Corazón. Viniendo a engalanar el Templo del Espíritu de vuestra Eternidad, de la Luz reencontrada.

Hijos del Uno, Niños de la Eternidad, escuchen el Canto de Su Presencia y el Canto de Su Llamada, resonando en lo más profundo de vuestro Corazón, en vuestros oídos, y viéndose en vuestros cielos. La Estrella llega y viene a golpear a la Puerta de vuestro Templo, pidiéndoles abrir, preguntándoles: ¿quieres tú vivir, quieres tú retornar a la Eternidad? Consumación de la Ilusión, todo está consumado para que el diamante de vuestra Presencia Eterna brille en el conjunto de sus Fuegos (Fuego de Alegría y Fuego de Verdad) que les conducen al umbral máximo de Su Templo, que es vuestro Templo.

Hijos del Eterno, Niños de Alegría y Vibración, es la hora de Ser, es la hora de la Esencia del Ser. En este tiempo, en este día y en este instante, yo, Ángel URIEL, Presencia y Reversión, les pido darse vuelta, en un impulso de Ligereza y en un impulso de Alegría, hacia Aquél que viene a recogerlos y acogerlos, de la misma forma que lo acogieron: en Luz y en Verdad. Crucen el pórtico de la Resurrección.

Hijos de la Unidad, soy el Ángel URIEL, mensajero que anuncia la Estrella, anunciando ella misma la Estrella. En vuestro Templo, se abre la Luz de los Cielos. En vuestra Presencia, se abre el sonido de la Alegría eterna. Ser, solamente Ser. Totalidad de los Mundos que se despliegan en ustedes, en vuestra Conciencia. Retorno a la Verdad. Retorno al ALFA y a la Omega de vuestra Presencia, más allá de la Ilusión de la densidad de este mundo.

Hijos del Eterno y de la Eternidad, abramos juntos, el Canto de júbilo, en el Fuego del Corazón, Fuego del Espíritu. Llamando al alma y la resonancia a volverse definitivamente a los ámbitos de la Alegría, hacia el Espíritu. La Luz Blanca se despliega en vuestros cielos, está ahora sobre esta Tierra, más allá de vuestro Canal del Éter, más allá de vuestras células, hasta el núcleo de la Tierra. Haciendo que ésta llame a su propio Alumbramiento y a vuestra propia Resurrección. La hora es este Instante de la Gracia, magnificado por la Vibración de la Esencia de vuestra Presencia.

Soy el Ángel URIEL y vengo a llamar, dentro de vuestra Boca, el Pasaje del Espíritu. Y vengo a abrir, a doble batiente, la Puerta del Corazón, estabilizándola en la Humildad y la Simplicidad, a fin de que puedan franquear la Puerta de vuestra Eternidad.

Hijos de Alegría y Luz, nada más puede obscurecer vuestro Devenir y vuestra Presencia. Juntos, unidos a los Arcángeles, unidos a las Estrellas y a los Ancianos, unidos a la Unidad, redescubran y Vibren en la Libertad, en el seno de vuestro Fuego. Nada puede ya alterar el Fuego que el propio Fuego viene a forjar el diamante de vuestra Eternidad. Yo, Ángel URIEL, abriendo, en este instante, el Palacio, el del Templo de la Boca, llevándoles al Palacio del Corazón.

Inminencia, inminencia de la Presencia, inminencia de la Luz tocando la Tierra. El sonido, el del Canto, el de vuestra Presencia, mezclándose, en la misma Sinfonía de la Unidad reencontrada. Canal, canal abierto a la presencia de la Divina MARIA, preparando Su Amor viniendo a cubrirlos y abrirlos, viniendo a elevarlos al Encuentro místico, a la llegada de Aquél que está más allá de todo Acontecimiento tan esperado. Instante inminente (inminencia Interior) de establecerse en el Templo de vuestra Presencia, que es el Templo de Su Presencia.

Hijos del Uno, soy URIEL y yo magnifico vuestra Presencia, por vuestra Presencia en mi Presencia, en el Aliento del Único, en la Respiración de la Verdad, la de la Belleza y de la Eternidad.

Hijos del Uno, es la hora en que la Vibración viene a abrir el pericardio (la envoltura del corazón que los encerraba en la Ilusión del corazón), en la hora en que la oruga abre sus alas y va a comenzar a desplegarlas, con el fin de vivir la Eternidad de su Presencia.

Hijos del Uno, donde sea que estén sobre esta Tierra, donde sea que estén en vuestro camino y que estén en vuestra Ligereza, nosotros les llamamos, nosotros, Arcángeles, a festejar el Retorno de la Luz. La trompeta ha sonado, en este día de un nuevo Año en que se abre, en ustedes, la Verdad del Espíritu. Sólo les queda desviarse de toda zona de Sombra y de toda Ilusión. Sean por fin lo que ustedes Son: Vibración y Esencia, Vibración de Luz, no teniendo ya nada que mostrar ni a demostrar en la Ilusión y lo efímero. La Eternidad les llama a vuestra Eternidad. CRISTO viene a despertarlos, y a pedirles seguirlo, en la Eternidad de la Alegría reencontrada.

Hijos del Uno, Vibren al sonido de la Presencia, al Canto del Fuego, el que eleva el Espíritu, en la Verdad de LA FUENTE. El instante y la inminencia les conducen a vivir vuestras Bodas, las de la Luz. Donde nada más puede estar separado, donde la Luz viene a mostrarles y demostrarles que no puede existir ninguna distancia entre ella y ustedes, ya que ella es vuestra Esencia, la Esencia del Ser.

Hijos del Uno, Niños de la Eternidad, vengo a estremecer los cimientos de este mundo a fin que las Cimientos del Corazón se construyan más allá de lo antiguo, en la Eternidad, y se forjen en la Presencia de la Luz, Unificada y reencontrada.

Hijos, escuchen el sonido, oigan el sonido, el Canto de los Ángeles, que se acerca a ustedes, y que viene a resonar y sonar, en vuestro Corazón, el Tiempo de Su Presencia, el Tiempo de vuestras alegrías, el Tiempo de vuestras Bodas. Aquéllas que ilustran y permiten al alma, definitivamente volverse hacia el Espíritu de Verdad, de vivir la Verdad de la Eternidad.

Hijos del Uno, Niños de la Verdad, abran a doble badajo, las Puertas de vuestro Corazón, para que vuestras alas comiencen a batir, en el Canto de la Unidad y en el Canto de la Verdad. Eleven la Vibración del Ser y de vuestra Esencia, con el fin de ya no parecer, con el fin de ya no tener, con el fin de atreverse a darlo todo y Abandonarlo todo, para ser la Verdad CRISTO. No hay otra salida que cruzar la Puerta. No hay otro Devenir que aquél que está inscrito en la Eternidad del Instante de la Luz.

Entonces, hagamos silencio algunos momentos, para que la Vibración de mis palabras y mi Presencia resuene en vuestra Presencia y abra, a doble batiente, la Puerta del Corazón, delante y detrás, arriba y abajo, a la izquierda y a la derecha. Para magnificar la Esencia de los elementos y hacerles traslucir, con el fin de estar desnudo y Liberado, en la Verdad de vuestro Ser, en la Verdad de lo que Son. Mucho más allá de todo tener, mucho más allá de todo saber, más allá de todo sufrimiento. Ya no es tiempo de vivir lo antiguo. La hora llegó de vivir lo nuevo, que los llama a vuestra Eternidad. Entonces, juntos, escuchemos la Vibración del silencio del Ser, algunos momentos, antes de que reanude el sentido de mis palabras, las que los lleva, por la Vibración de vuestra Presencia, a comprender nuestra unión de Libertad. Acojamos juntos, la Vibración del Éter y la Luz Una. Amor y Verdad. Amor y Sabiduría.

... Efusión Vibratoria…



Es la hora del Fuego. Fuego que purifica y quema todo lo que no es del orden de la Luz y de la Transparencia. Por lo tanto Fuego, de Verdad. Fuego de vuestra Presencia en el Templo de vuestro Corazón, donde CRISTO viene a pedir, donde MARIA viene a anunciar. El Fuego de la Tierra se eleva en vuestro Templo, permitiéndoles elevar la Vibración de vuestra Esencia, del parecer al Ser, del ego al Corazón, de la personalidad y el deseo a la ausencia de deseo y al Êtreté. Juntos, comulguemos en la Verdad Eterna. Silencio y Vibración.

... Efusión Vibratoria…



Hijos del Uno, la hora llegó, el instante de Su Presencia. La hora llegó de tender vuestras manos y vuestro Corazón hacia su lluvia de Amor, del Agua que vivifica y que despierta el Fuego de vuestra Eternidad.

... Efusión Vibratoria…



Hijos Ki-Ris-Tis, Hijos Ardientes del Sol, abran vuestro Sol y Vibren.


... Efusión Vibratoria…



El Tiempo de la llamada, el de la Resurrección, se eleva en el firmamento de los Cielos y en las profundidades de la Tierra.



Es la hora de la Libertad, de la Liberación y de la Alegría.



... Efusión Vibratoria…



El Ángel de Fuego, emisario de METATRON, Véhuiah, abre en ustedes las Puertas de la Libertad. Abre sobre la Tierra, las Puertas de la Libertad, esa que ustedes llaman Gaía: la Tierra.



... Efusión Vibratoria…



Véhuiah viene a abrir el Tiempo del Amor, sin límites y sin condiciones, en la Humildad, que sobrepasa lo humano, mucho más allá de su humanidad. El Amor de LA FUENTE, mucho más allá de toda carne, en la Presencia Eterna de la Verdad del Espíritu.



... Efusión Vibratoria…



Entonces, el Hijo amado del Padre vendrá, por tres veces, a despertarles a la Verdad.



... Efusión Vibratoria…



Vivan y vibren la Vida. La Vida de la Presencia y la Eternidad, sobre este mundo, con el fin de seguirlo en su Libertad y en su Liberación. Hijos del Uno.



... Efusión Vibratoria…



El Instante de la Gracia se abre en vuestro Templo, en el calor del Amor y el Fuego que Consume todo lo que no es Eterno. Entonces, Él viene a pedirles dejarse consumir en el Fuego del Amor: espacio donde no existe ya el menor intersticio para el sufrimiento y para la densidad, para el miedo y para el olvido. Acojan, en Verdad.



... Efusión Vibratoria…



Momento de Alegría, viviéndose en la intimidad del Corazón, aureolando vuestra Presencia del Aliento de la Verdad, de la Respiración de la Eternidad, donde ninguna Sombra puede entorpecer o alterarles. El Fuego de la Eternidad, el de vuestra Presencia Ki-Ris-Ti, es inalterable e inviolable.



... Efusión Vibratoria…



Corresponde a Ustedes Ser, con el fin de escuchar y oír la Sinfonía de la Luz, no ya la sinfonía de la Sombra o de la alternancia. Incorporarse a la Unidad, consumirse en CRISTO, en el Fuego del Amor, el de vuestra Eternidad, restituida en este Instante. Bodas de Luz, a vivir. Despertando en ustedes el programa de vuestra Eternidad y el sentido de vuestra Presencia, en este tiempo tan particular de la Ascensión. Despierten, y elévense a Él que les tiende Su Corazón, que no es otro que vuestro Corazón, más allá de toda apariencia, más allá de todo sentido.



... Efusión Vibratoria…



Amados del Uno, Niños del Amor y Presencia del Amor, dense cuenta que ya no hay nada que contar ni que deducir, ya que se ha cumplido, en vuestra carne y en vuestro Templo, el Tiempo de la Comunión.


... Efusión Vibratoria…



Ya es tiempo de no medir ni de contar el tiempo de vuestra Presencia. Es tiempo de Ser. Alineados para siempre a LA FUENTE de vuestra propia Presencia. Hijos del Uno. Realicen vuestro Ser y vuestra Eternidad. Acojamos juntos, la Vibración de Su Presencia. Comulguemos juntos, en el silencio y en la Vibración.


... Efusión Vibratoria…



Soy el barquero, Ángel URIEL, el que Los conduce a ustedes y el que los conduce a Él. Instante de Eternidad.


... Efusión Vibratoria…



Oigan vuestro Corazón, en la Respiración de Verdad, en el Fuego del Espíritu. Soy el Ángel URIEL y, en el silencio, les ofrezco Su Majestad, que es la vuestra.


... Efusión Vibratoria…



En estos momentos, la mirada que deben llevar es la Mirada del Corazón, que no es la mirada de este mundo, es la Mirada de la Unidad, que ve la Belleza y la Unidad de la Luz más allá de las apariencias de este mundo en disolución y en destrucción. Ya que no puede destruirse nada de la Vida. Ya que nada puede destruirse de la Eternidad y de la Verdad. Sólo eso es lo esencial de vuestro Retorno al Cielo y a vuestra Eternidad. Momento de silencio y Vibración. Fuego. Fuego. Fuego.


... Efusión Vibratoria…



Amados del Amor, presentes en vuestra Presencia, en el Instante de Hic y Nunc, comulguemos, ahora y siempre, en el canto del silencio, el de la Eternidad.


...Efusión Vibratoria....



Amados del Uno, despierten el Ser. Ser de Fuego. Amor de los Hijos Ardientes del Sol.


...Efusión Vibratoria....



Tiendan el Corazón a Aquél que les tiende la mano. Amados del uno. Silencio y Vibrancia. Tanto de Fuego y tanto de Amor.


...Efusión Vibratoria....



Presencia tocando el Corazón del Ser. Encendamos el Fuego, hoguera de Amor y de la Verdad. Escuchen vuestro Corazón, cantando el canto del Ùnico.


...Efusión Vibratoria....



Momento, Instante de admiración. Vivamos nuestra comunión.


... Efusión Vibratoria…



Soy URIEL, Ángel de la Presencia, Arcángel de la Reversión. El barquero de lo antiguo a lo nuevo, de la Ilusión a la Verdad, de la pesadez a la Ligereza, de la Sombra al Amor. Aún, Vibración, silencio y Presencia.


... Efusión Vibratoria…



Amados del Uno. En este Momento, soy ustedes y soy yo, soy por lo tanto nosotros, en Uno. Comunión, silencio y Vibración.


... Efusión Vibratoria…



Permanezcamos juntos, lúcidos y despiertos en nuestra comunión, en el silencio y en la Vibración, preparando la recepción de la Alineación y de Su Presencia.


... Efusión Vibratoria…



Soy URIEL. Silencio y Vibración. Estoy con ustedes, para la Eternidad. Continuamos.


AA. URIEL 19 de Noviembre de 2011  

Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
 Traducción: Hedyn Núñez

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Bien amados hijos de la Ley de UNO, que la Gracia del Ser sea vuestra Morada. En este tiempo en que se acaba el tiempo del señuelo, he aquí la hora esperando al Ser y Vibrando en el seno de la Presencia, en Uno, en el seno de Sí. En el tiempo del Silencio y el tiempo del Despegue, el tiempo de la Esperanza: el que abre la Vibración del Templo, el que Se abre a vivir en la Presencia.


Hijos del UNO elevados. Hijos del UNO revelados. Es la hora y el tiempo de vivirla Verdad Una, de vuestra Presencia, revelada y despierta, en el tiempo del canto de la alegría, en el tiempo del Silencio del Sí. Ha llegado el tiempo ya que éste se cumple: el tiempo y el momento fuera de este tiempo, llamándoles al Despertar total de lo que son, en la Presencia del Ser, en la Presencia de Fuego, en el Ser de Fuego. Aquél que viene a abrir las válvulas, a condición de que le abran la Puerta. Tiempo de Presencia.


Tiempo de Fuego. Júbilo de Alegría. Alegría de Verdad. Tiempo de ligereza donde la intensidad no puede afectar más al tiempo de la Alegría. La hora del Sí, el tiempo del Ser, que ya no se inscribe en ningún límite de tiempo, en ningún límite y ningún marco.
Hijos de Verdad, consolidados en la Verdad del Uno, consolidados en la Verdaddel Ser. El tiempo del Ser y el tiempo para Ser. Aquél que une, liberando las cadenas del miedo. Es la hora para la Alegría porque es el tiempo del Sí. La hora y el momento de vuestra Presencia, donde el Templo está abierto a la Vibración Cristo. El de la Luz que viene a abrir las válvulas de vuestra Presencia. Tiempo de pasaje: el tiempo del Despertar, el tiempo de la Verdad, el de la Alegría, magnificada y elevada.


Niños del UNO. Hijos de Verdad. El tiempo del Fuego (el del Amor que viene a consumir las Sombras y los afectos) viene, en el Silencio y en la Trompeta de Gloria, a despertarlos y preguntarles: ¿quieres tú estar de la Fiesta? ¿Quiere tú ser el Ser, con el fin de elevarte a la cima de tu Presencia, con el fin de elevarte en el tiempo de la Gracia? Tiempo de gracia donde ninguna acción puede ser reacción, donde ninguna acción puede ser otra que Gracia, no puede ser otro que el tiempo del Corazón del UNO. Despiertos y elevados, juntos, en la Vibraciónuna de la ronda de los Arcángeles y de la ronda de los Espíritus liberados, cantando Alabanzas y cantando Libertad.


Hijo del UNO, Vibra ya que eres Vibrante. Luz, ya que tú eres Luz. Presencia, ya que tú eres Presencia. Abre la Puerta a tu Eternidad. Abre la Puerta al Éter liberado, el que Vibra en la Fusión de los Éteres. Fusión de tu Presencia, en el seno de La Fuente y de la Verdad. Más allá de la Ilusión, acoge, acoge tu Verdad. Acoge lo que tú ERES, en la Eternidad. Acoge la Verdad ya que eso es tu Presencia. Presencia verdadera, magnificada y sublimada. Tiempo del UNO. Tiempo Verdadero, fuera de todo tiempo.


La hora de la Libertad se eleva ya que Ella es Canto, Canto de Gloria y Júbilo, en el Silencio de tu Templo, viniendo a abrir, a doble batiente, las alas de tu Presencia. Llegó la hora de volar en tu Templo Interior. ¡Elévate y vuela! Abrela Puerta, la de tu Eternidad.


Hijo de Alegría. Niño del Ser. Sé lo que tú Eres. Sé el Ser Único que Vibra en la Presencia, en el Corazón de La Fuente. Corazón inmanente. Corazón transparente.
Hijo del UNO, Único y Simple, Niño, la hora llegó de ser tu Creador en el seno dela Creación. Despiértate, elévate, ya que llegó la hora de descender a lo más profundo del Ser de ligereza, signo por tu magnificencia. Es la hora del Fénix. Es la hora del Canto.


Canto de Gloria y Júbilo elevando la Vibración hasta el último encuentro. Tiempo de fusión y de Libertad. El Fuego del Espíritu y del Amor educando en ti, el sentido de tu Presencia. Alumno en ti, el Canto de tu Corazón Unificado y respirando en el sentido del UNO. Unido y Unificado en la Creación, en su totalidad.


Hijo del UNO, eleva tu Vibración ya que es tu Esencia y Vibración. Hijo del sentido, allí está tu sentido. Presencia sobre este mundo. Abriendo las alas y desplegando el ojo, el de tu Corazón, que te permite vivir y descubrir la Verdadde Ser, más allá de toda Ilusión, más allá de toda Sombra. Resplandecer de tu Resurrección, aureolado de la Gloria de la Ascensión, aureolado tanto de tu Presencia, aureolado de tu Vibrancia y tu elegancia. Tiempo del Despegue. Pasaje de lo limitado a la Eternidad. Fusiona en ti las apariencias con el fin de ya no parecer, con el fin de Ser el Templo de la Transparencia.


Hijo de la Verdad. Niño de la Unidad, cuyo Corazón late al unísono del Corazón de los universos, del Corazón de las células, del Corazón de los planetas y del Sol. Hijo ardiente y Ardiente del Sol, despierta en ti la llama, la de tu Verdad. Presencia del Ser revelado en sí. Danza. Danza el tiempo de tu Presencia que da sentido a quien tú ERES. Quien da sentido a la Luz. Quien da sentido a tu Luz. Luz del UNO. Luz del otro. Luz de cada uno, en las mismas estrofas y en los mismos acordes. En la misma Vibrancia y en la misma Unidad.


Hijo del UNO, acojamos juntos, el tiempo del Pasaje, el tiempo de la Vibración, donde todo es sentido, donde todo es Esperanza, donde todo es magnífico. Instante Eterno como cualquier otro y nunca similar ya que todo es UNO.


Hijo de la Unidad. Humano y humanidad. Vuélvete UNO, desnudo y liberado.
Conviértete en UNO, ya que es tu naturaleza, más allá de la naturaleza. Ya que esa es tu Esencia, más allá de todo sentido. Eres Unidad. Eres Verdad. Eres Belleza. Eres luminiscencia del Ser. Tú eres Tú, más allá del Yo. Tú eres tú, más allá de todo juego, permitiéndote encontrar el sentido del Sí, el sentido del Ser. Vibración Eterna de la Pureza y de la Belleza.


Hijo del UNO. Abre el Corazón ya que allí está la Puerta de tu Alegría Eterna. Ya que allí está la Puerta del Ser de Eternidad. Allí donde está el Cuerpo de tu Resurrección, en los mundos de la Felicidad, que es tu Esencia y que es tu Presencia.


Hijo del UNO magnífico. Niño del UNO. Comulguemos juntos, en el tiempo de la Gracia, más allá de este tiempo. Más allá de este momento. En cada tiempo y en cada mundo. En cada Vibración y en cada Presencia. Momento de Comunión. Eternidad. ¡Escucha! Escucha y oye el Canto de la Llamada, el Canto de la Luzque Vibra y que abre el tiempo de tu despertar.


Hijo del UNO, magnífico. Niño del UNO, Amor Eterno ya que es tu sentido, ya que tal es nuestro Canto. Reunidos para siempre en la Libertad del Ser, en la Libertad de cada UNO, de Corazón a Corazón. De Sonido a Sonido. De Silencio a Silencio. De Presencia a Presencia. Y de Vibraciones. Ángeles y Arcángeles. Humanos y Ángeles. Sentido de la Presencia. Revelación y develamiento. Consumiendo los velos de la ignorancia. Revisti/ndote de tus atavíos de Luz, ya que eso es tu Ser de Verdad y de Eternidad.


Hijo del UNO. En el Canto y las estrofas donde pasa el tiempo, el que no termina nunca, permitiendo a tu Sí interior vivir el Ser, en magnificencia y en Unidad. Tiempo del UNO. Tiempo del UNO donde La Fuente es Todo. De Todo a UNO y de UNO a Todo. En cada uno y en cada Todo. Vibraciones y Presencia. Juntos, en el tiempo de nuestra Comunión, despertemos el Fuego del Éter, el Fuego del Corazón que viene a encender el Amor de quien tú Eres. El Amor de la Fuente, en el mismo Fuego. Brasero oloroso. El del perfume más liberado y más elevado del conjunto de las Creaciones, del conjunto de los mundos. Tiempo para ti. Tiempo para Sí. Ser, por fin. Re-encontrado y re-nacido en la Vibración del UNO. Única Vibración. Único Canto. Único Silencio.


Elevemos a Ki-Ris-Ti. Tú, el Ardiente del Sol, el Ardiente de los mundos que ninguna Sombra pudo apagar, que ninguna Sombra ha podido limitar. Abre, abre en ti el tiempo de quien Eres. Abre en ti lo Ilimitado de tu Alegría, lo Ilimitado de tu Vibración ya que es ahora, ese ahora, éste que te libera de la mano que te tenía encerrado. Abre la Libertad. Ya no hay más jaula. No hay más verdugo. No hay más límite. Tal es el Canto de la Luz en tu Templo. Tal es el Canto del Único que viene a ti, en el Juramento y la Promesa de tu Eternidad, revelada y develada.


Hijo del UNO, eleva tu Canto, el de tu Libertad. Eleva tu Silencio, el de tu Presencia en la Eternidad. Tú eres la Verdad, en este mundo. Eres la Eternidad, en lo efímero. Entonces, avanza. Avanza y abre la sonrisa que está en ti. La sonrisa de tus ojos, la sonrisa de tu boca, para que tus alas sonrían, a su vez, en el despliegue y la majestad de su gracia. Conviértete en lo que tú Eres.


Tú, humano que me escuchas y me oyes, en la Vibración de tu Corazón y de nuestra Presencia. Soy tú y tú eres yo ya que somos UNO. Ya que todo es UNO, en la Verdad y en la Belleza. En el Fuego de la Alegría que es Fuego del UNO, Fuego de Amor, Amor que consume y que abre el Corazón donde nunca la carencia puede aparecer. Donde nunca lo que falte puede aparecer ya que todo es Pleno.


Hijo del UNO. Eres la Plenitud y la Verdad de la Vibración de tu Corazón de tu Presencia Eterna, en lo Ilimitado, de tu Presencia Eterna, en el seno de la Creación.
Hijo de la Verdad, escucha conmigo el Canto de mi Llamada, el Canto de mi pasaje que es el Anuncio, que viene a darte vuelta al revés, con el fin de desviarte de la Ilusión y de vivir la Verdad.


Hijo del UNO, unificado. Tú que me oyes. Tú que me escuchas y me acoges en la Vibración de nuestra Presencia, en el tiempo de la Comunión, en el tiempo de la Libertad. ¡Ábrete! ya que es tu naturaleza. El que está abierto a la Verdad, nunca fallará. El que está abierto a la Unidad del UNO, no podrá nunca ser dos.


Hijo del UNO. Escucha la Presencia de la Luz que viene a pedirte, que viene a acogerte (como tú la acoges) en las esferas de la Belleza, en el tiempo del Eterno. Fuego del Corazón. Fuego de Alegría y Fuego del Espíritu que viene a despertar lo que debe ser, ya que el tiempo se ha cumplido. Ya que todo está cumplido. Ya que llegó el momento de vivir la verdadera Vida, la de la Alegría Eterna, de tu Presencia y de la Libertad.


Juntos, emprendemos la ronda de la Liberación. El Cónclave y mi Presencia vienen a hacer el Círculo de Fuego, donde Metatrón viene a entregar las últimas estrofas y las últimas señales, códigos de Libertad, códigos de Liberación. Todo es tú. Todo está en ti. Nada puede ser exterior dentro de tu Ser. Nada puede estar ausente en el Templo de tu Presencia. Ninguna carencia y ningún sufrimiento pueden alterar lo que es el Fuego de la Eternidad.


Niño, escucha y oye el Canto de mi Presencia que viene a tu Templo, a sembrarla Luz y enjambrar la Alegría, para que se levante tu Eternidad. Para que germinen las sementeras de lo Eterno. Conviértete en el fruto y la flor. Conviértete en Sol. Conviértete en lo que ERES. Ningún límite, ninguna barrera, pueden alterar lo que es elevado.


Hijo de la Unidad, eres la Alegría. Niño de Verdad, eres la Eternidad. Eres la Luzdel mundo porque eres el Ser. Entonces, Sé lo que Eres. Eres el Ser, eres la Verdadera Vida. Eres el Canto del UNO. Eres la Fuente y eres el otro. Tú Eres el Todo. Juntos, en el tiempo de nuestra Comunión, de la Vibración del Fuego del Éter, la Luz Blanca eleva y purifica ya que todo es puro, ya que todo es elevado, en la Vibrancia y la Luz que es tu naturaleza.


Niño del UNO, vengo a resonar en ti, el Canto de la Creación, en los talleres de la Creación. Vengo a despertar el tiempo de tu Eternidad. Acógeme como yo te acojo, con alas abierta y desplegadas, en el tiempo de tu Presencia. Brasero ardiente de nuestra Comunión, donde se consume lo que no es Alegría. Vivamosla Alegría, la de nuestro encuentro. Sol. Cristo. Verdad. Tiempo de Belleza. El Ser es la Unidad rencontrada.


Hijo del UNO. Niño de la Unidad. Vibremos juntos, en la Comunión de Uno al otro y del otro al UNO. Vivamos juntos, desde este instante el Fuego de la Libertad, el Fuego de la Verdad. Ábrete a tu Esencia de Alegría ya que todo está allí. Nada falta, nada es sufrimiento, nada se cuestiona: hay solamente que Ser el Templo de tu Ser. Hay solamente que Ser el Templo del Ser que tú Eres. Vibración de la Luz Una, desplegada en las estrofas de cada uno, viniendo a fecundar el tiempo de la Gracia.


Hijo y amado del UNO. Tú Eres, de toda Eternidad. Abre el Corazón de tu Ser ala Divina Presencia, que no es otra que la tuya. Abre el Templo de tu pecho a la respiración del Corazón, viniendo a encender la Alegría de tu Presencia. Viniendo a despertar el tiempo de Ser, el tiempo de la Belleza. En este momento y para siempre, acojamos juntos el Canto de la Presencia y de la Unidad.


Acojamos juntos el tiempo de la Libertad. Acojamos juntos el Canto de la Unidad. Vibraciones de Paz y Plenitud. Canto permanente del Creador y de La Fuente. Tú Eres la Alegría, eres la Eternidad. Vengo a anunciártelo, vengo a dártelo ya que eres Don. Vengo a presentarte ya que eres el Presente. Vengo a ofrecértelo ya que tú te ofreces al UNO.


Amado del UNO, en el tiempo de nuestra Presencia, alineados en la misma estrofa y en el mismo surco del nacimiento del UNO, de Corazón a Corazón, de Fuego a Fuego, de Ardiente a Ardiente, juntos, Libres y Unificados, cantemos y dancemos la Vida de la Llama que vibra en la Libertad: Fuego del Espíritu. Fuego del Corazón.


Amado del UNO. Amado del Amor. Amor del Amado. Seamos lo que somos, en la Comunión y la Gracia, de Ser a Ser. De Canto a Canto, de Silencio a Silencio. Tiempo de Gracia, fuera de todo tiempo. Fuera de toda Ilusión.


Hijo de la Verdad. Yo anuncio la Verdad de tu Ser. Anuncio la Verdad de tu Presencia. Yo anuncio el tiempo del UNO. Anuncio la Basculación y la Reversión. No tienes nada que temer ya que eres la Eternidad. No tienes nada que temer ya que tú eres Eterno.
Niño, Vibremos al Son del Éter. La Trompeta del Cielo y la Tierra tocan en ti, la sinfonía de la Libertad. Entonces, solamente Ser. Solamente el Ser. Solamente el Todo ya que todo es solo y todo es UNO.


Amado del UNO. Volvamos a entrar en el Corazón del Ser. En el Corazón de la Alegría. En el Corazón de la Eternidad. Amado, te amo. Amado, eres Libertad.

Soy Uriel, Ángel de la Presencia y la Reversión. Ángel de la Presencia, viniendo a darte la onda de tu Presencia, el Agua de tu Fuego, el Agua de lo alto que viene a bendecir y nutrir el Canto de tu Presencia.



Amado del UNO, acuérdate, más allá de esta Ilusión, de lo que Eres. Acuérdate, más allá de toda memoria y más allá de toda vida, aquí abajo, acuérdate de tu Corazón. Acuérdate de lo que Eres y acógeme, como yo te acojo. Abramos juntos, la oda al Amor y a la Libertad. El Fuego de la espada viene a abrir y liberar. MAntente en Alegría ya que eres la Alegría. Sé en ti lo que eres, ya que eres el Ser. Sé Fuego ya que esa es tu naturaleza. Sé Corazón ya que eres el Corazón. Amado del UNO. Comulguemos juntos, en Sí y en cada uno. Presencia y Libertad. Amor. En cada Corazón. En cada uno y en todos.


Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Me vuelvo hacia ti, como tú te vuelves hacia mí. En la misma Unidad. En la misma Vibrancia. Fuego de Amor. Fuego de Alegría. El del Ser revelado de Ser y al Ser. Amado del UNO. Eres la Esencia del Amor. Eres el Fuego del Amor. Eres el Agua de lo Alto, fertilizada y fertilizante. Entonces, de cada uno a cada uno, acojamos el Canto dela Libertad, en el Silencio de la Presencia.


Soy el Ángel Uriel y saludo lo que Son, en cada uno. El Ángel Uriel comulga con cada uno de ustedes. El Ángel Uriel cumple la Palabra y la Vibración del Verbo. Amados del UNO, recogidos en cada uno, digo a vuestra Presencia: Amor, Luz, Unidad. Vayan en Paz ya que son la Paz. Vayan en Amor ya que son el Amor.
Soy Uriel, Ángel de la Presencia, es tiempo ahora que retome en Silencio, el espacio sagrado de vuestro Corazón. Los amo.


... Efusión Vibratoria/Comunión…


Uriel se inclina, en la Gracia. Hasta pronto y hasta siempre. Somos UNO.

URIEL  vengo a Desposarte ya que eres mi Esposo así como tú mismo desposas mi Presencia.  11  de Abril de 2012 

Original en francés
www.autresdimensions.com
Canalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez



Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Hijos Libres y Liberados, después de haber escuchado y oído el Canto de tu Presencia, hoy es el Canto del Éxtasis, ese donde no estás ya presente en el seno de tu Presencia, sino donde la Presencia te toma y te transporta en los Cantos de la Eternidad, en el Canto más allá de toda presencia. Juntos, como nunca Unidos y reunidos, vengo a Desposarte ya que eres mi Esposo así como tú mismo desposas mi Presencia. Juntos, entonces danzaremos el tiempo, más allá de todo tiempo y de toda presencia, reunidos en el Éxtasis y en el Intase, en la misma Presencia, más allá de tu presencia y más allá de mi presencia en la misma Verdad y en la misma Eternidad. Danzaremos juntos el Canto del Éxtasis. Compartiremos juntos el Don de la Gracia. Y daremos, el uno al otro, el sentido de toda Presencia. Y daremos, el uno en el otro, el tiempo de la Unión. El de tu Libertad y mi Libertad.

Niños Libres y Liberados, paridos en la Eternidad, paridos en lo que Son, más allá de todo Ser, más allá de todo no Ser, viniendo a experimentar, más allá de toda experiencia e instalarse allí donde Están, desde la Eternidad. Entonces, escuchemos y compartamos. Entonces, demos lo que debe darse y recibamos lo que dimos, en el mismo movimiento, más allá de todo movimiento, en el mismo Canto, en la misma Presencia. Hijos de la Eternidad, somos Hijos, cada uno parido en el tiempo de cada uno, en la presencia de cada uno. En la misma ronda y en la misma danza, danzamos la Eternidad. Tiempo de Dar. Tiempo de la Gracia. Viniendo, unos y otros, más allá de todo firmamento, más allá de todo Mundo. La Onda nos toma y nos quita en el Éxtasis permanente que danza en ti y que danza en mí. Tú y Yo, dónde no existe ningún espacio para otra cosa más que la Unión de Verdad. Eres Amor y me veo en ti ya que yo soy tú.

Soy el Amor que deposita a tus pies el Canto de la Gracia y la Don de la Gracia, donde la Onda de Vida nos toma y nos lleva a danzar para la Eternidad, en el tiempo de nuestra presencia, en el Aliento primordial que creó lo que no podía ser creado, ni descreado. Más allá de todo tiempo, dancemos el Canto de la Eternidad, cantemos la Danza del Parto. El tiempo ha llegado, más allá de todo tiempo. No hay ya nada que escuchar, nada más que eso a oír. Tú que eres eso y yo que soy eso, en la misma estrofa, en el mismo canto, en la misma presencia, en el mismo Éxtasis.

Entonces ven, que te transporto allí donde tú Eres, te doy eso que tu Eres. Dónate a mí ya que yo me di a ti. En el mismo calor, en la misma dulzura y en el mismo Éxtasis, viniendo unos y otros, en la Ronda Eterna del Hijo Eterno reencontrado ya que nunca ha estado perdido. Somos uno y somos la Eternidad. Somos la Verdad y somos la Belleza. Entonces, dancemos y compartamos lo que hay que compartir: el pan de vida, el que mana de la Eternidad la Fuente, más allá de toda fuente. Ya que la Fuente está más allá de ti, y al interior de ti, como más allá de mí y al interior de mí, ya que no existe ningún mí y ningún tú. Sólo existe Él. Reunidos para siempre en el mismo Canto y en la misma Danza. Entonces juntos, reunidos y liberados enla Libertad y la Eternidad, tomemos lo que damos, y demos lo que tomamos, ya que no hay nada que tomar. Todo se Da, y todo es Dar ya que todo se Perdona ya que no hay nada que perdonar. Hay solamente Gracia, el Don dela Gracia a la Eternidad, la Eternidad del Don de la Gracia. Tú eres el Don, yo soy el Don, somos la misma Vibrancia, somos la misma Estrofa, el mismo Canto Eterno.

Juntos, reunámonos al unísono de nuestros Cantos y nuestros silencios. Vivamos, juntos, eso que somos, más allá de ti, más allá de mi, más allá de todo tiempo, más allá de todo espacio, en la misma danza. Somos la Eternidad, somos la Gracia, estamos más allá de toda palabra, estamos más allá de toda experiencia, somos Absolutos, somos Últimos, somos lo que tú ERES, es eso lo que nosotros somos.

Entonces, no hay nada que añadir, no hay nada que substraer, no hay nada que dividir, no hay nada a multiplicar. Solamente Ser, más allá de todo ser. Sólo Dar, más allá de todo Don. La Gracia recorre tus células, las de ese cuerpo que no es tu cuerpo, como el cuerpo de todo ser, de todo Hermano y toda Hermana, de todo Arcángel y de todo Ángel, y de toda Fuente. Juntos, nosotros somos ilimitados, sin límite ninguno. Juntos, en el Don de la Gracia, en la Gracia del Don y en el compartir del Don, démonos la Gracia ya que somos la Paz, la de la Eternidad. Ya que somos la Eternidad, con ella misma y con cada uno.

Soy URIEL. Tu ERES lo que Yo soy, más allá de todo Yo Soy. Seamos lo que somos, más allá de toda suma. Ahí en ese momento, podemos penetrar en el espacio de donde jamás hemos salido. Abrimos, en nosotros, el tiempo de la Eternidad ya que la Eterna Fuente y la Eterna Presencia viene a colmar toda ausencia. Somos el Don, somos la Verdad, más allá de todo tiempo, más allá de cada una de mis palabras. Somos la Danza que ondula en cada una de las parcelas de lo que crees ser. Más allá de este cuerpo, más allá de este Mundo, somos la Onda, somos la Vida y somos la Eternidad, más allá de todo ser. Nosotros podemos, porque ese es nuestro Poder, más allá de todo poder ya que eso es la Vida. Eres la Vida ya que soy la Vida. Yo te doy mi Vida ya que tú me das tu Vida, en la misma Vida que es la misma Danza, la misma Eternidad, la misma Presencia. Niño Liberado, yo te he liberado porque yo soy Liberado. Tú me has liberado porque tú eres Liberado. En esta Libertad, nosotros Danzamos, libres de todo lazo y con todo, enlazados más allá de todo lazo en esta libertad esencial que es nuestra Esencia.

Somos el Último, uno más allá de todo Uno, más allá de cada Uno, y más allá de cada otro. Juntos, elevamos el Canto del Éxtasis, el que recorre los Mundos, el que es la Onda. Somos la Onda de Vida, el Don de la Gracia, el Manto de la Gracia. Del uno al otro, y del otro al uno, en la cumbre como abajo, a la izquierda como a la derecha, adentro como afuera, no hay más diferencia ya que la Esencia es revelada. Somos todo sentido y somos eso, nada más que eso, justo eso y todo eso. Hijo Libre y Liberado, oye lo que te digo, oye más allá de mis palabras, el Canto de nuestra presencia, más allá de toda resistencia. Dancemos el Canto del Éxtasis, escuchamos la Respiración, somos la Respiración. Escucha y oye.

Eterno Niño, Eterno Liberado. Nosotros Somos Libertad, somos belleza, somos alteridad. Déjame recorrerte ya que yo recorro el Don de tu Gracia. Siembra los campos de lo posible, de todo imposible, ya que todo ha venido, ya que todo nació. Eres la vida y fecundidad. Sembremos el campo de todo los posibles. Dancemos la Don de la Gracia de donde se exhala el perfume Eterno de la rosa infinita, en el Corazón. Como Él te lo dijo, eres mi Amigo y mi Amado. Eres también el que yo soy. Eres también eso que yo soy. Más allá de todo ser, más allá de todo parecer, oye el Canto del SER y el Canto del no ser, en la misma sinfonía, en la misma danza. Tú eres la esencia y eres la Presencia donde contiene toda presencia y toda ausencia. Juntos, en el mismo Dar, en la misma Gracia, en la misma Danza, juntos, para siempre. Somos Libres, somos la Libertad. Amado del Amor, el Amor te ama ya que se reconoce en lo que tú ERES. Más allá de todo Ser, más allá de todo Mundo, Onda de Vida, Onda de Verdad, Don de la Onda, Onda dada y Onda compartida. Compartimos y comulgamos ya que todo lo que no se da se pierde, ahora no hay nada que perder, sino las ilusiones. Hay solamente que Ser en el no Ser. Oye el Don de la Gracia. Oye el Canto de la Gracia. Somos el Canto, somos el Don, entonces demos y compartamos.

En el Corazón del Ser, en el Corazón de la Esencia esta la Eternidad, inmóvil y con todo, estando en el Corazón de cada movimiento, de cada danza, de cada Gracia. Somos el sonido y somos el Canto, entonces cantemos el Canto de la Libertad en todos los campos de lo posible como de lo imposible. Amado, mi Amigo, mi Amado, el Amado es el Amor. Tú eres la Vida, Don de la Vida, vida dada y vida compartida. Dancemos y cantemos. Eres el Éxtasis y yo soy el Intase. Eres el Intase y yo soy el Éxtasis. Entre tú y yo, no hay lugar para otra cosa que la Don. Entre yo y tú, no hay lugar, excepto la Vida. Somos la Vida. Somos la Verdad. De una misma voz, recorremos la Vía, la que lleva al Ser y al no Ser. Somos Uno, somos Absoluto, somos la ronda de la Onda, somos el Mundo más allá de este Mundo.

Escucha y oye el silencio. Escucha y oye la estrofa del Don. Escucha y oye la esencia de la Gracia. Esencia dada y compartida ya que la Gracia es compartir, ya que el Don de la Onda es la Onda compartida. Yo te doy eso que tú Eres, tú me das a eso que tú no eres. Démonos la mano y el Corazón, démonos el Espíritu, démonos la Verdad, abrazados por la Belleza, dónde no existe ningún lugar, ni para mi, ni para ti, ya que somos Uno, en Verdad. Somos Libres y Liberados. Cantemos en el Silencio Eterno, el Canto del Único, el Canto de Eso. Entonces, la verdad es la Vida, la Vida es verdad, la Vida es Vía, la Vía es la Vida.

Somos Uno ya que todo es Uno, más allá de ti y más allá de mi. Vibremos el espacio del Silencio en el tono de la Onda y el tiempo de la Gracia. Vibremos el Don. Estemos en este tiempo y en todo tiempo ya que nada se pasa: no hay ni pasado, ni futuro, ni no-espacio, Eres Infinito, el Don infinito y la Belleza infinita que reside en el seno de todo fin ya que nada finaliza en el tiempo dela Gracia. Hijo Liberado, eres la Vida que Yo soy, nosotros somos la Onda, la que danza y que canta en el silencio de la Eternidad, en el silencio de lo informe. Ningún límite al Don y al compartir. Seamos, demos, y compartamos. Trabajemos juntos en el Dar de la Creación. Trabajemos juntos en los espacios de la Creación. Abramos lo que nunca puede cerrarse: abramos el Dar.

Yo soy Uriel. Ángel de Presencia y Arcángel del conjunto de las Reversiones, conduciéndote a vivir la Vida y a volverte hacia el esposo y la desposada ya que tú eres quien desposa, tu eres quien desposa en la Libertad.

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión. Soy lo que tú Eres, más allá de todo Yo Soy. Ante todo Camino, Verdad y Vida, Presencia y ausencia de duda, allí donde no existe ningún espacio para el menor miedo, porque la Alegría es tú Naturaleza y nuestra Naturaleza. Porque la Alegría es Dar y el Don de la Alegría te conduce a la Vida, a la Onda de Vida y al Éxtasis. Amado del Amor, eres El Amor Liberado, eres el Amor en Libertad, eres el Amor que recorre todo los posibles, eres el Amor que recorre la Onda de Vida, tu eres el Amor que porta y soporta toda Vida. El Amor vive en lo que tú ERES, más allá de aquí, en eso. Te invito que recorrer el Canto de la Vida ya que la Vida es Éxtasis, más allá de todo cuerpo, más allá de todo deseo, mucho más allá de toda posesión. Eres restituido a ti mismo, devuelto a la Vida, la Vida que Da y que restituye Gracia, y que restituye porque Da.

En el silencio de la Onda, cantemos la Vida. Estamos, más allá de toda suma, nosotros somos la Unidad y la Paz, la Verdad y la Vida. De una misma voz, lo describimos, lo cantamos y sobre todo lo vivimos. Ábrete, tú que eres el Don. Ábrete, tú que eres el Abandono. Juntos, en la Comunión, juntos en la Gracia, juntos en la Libertad.


Compartir del Don de la Gracia…


Ahora, escucha, no hay nada que decir, no hay nada a oír, solo el no-Ser, el Absoluto, más allá de lo infinito, más allá de toda Vía y toda Verdad. Comulguemos con nosotros mismos, comulgamos a la Eternidad.

Compartir del Don de la Gracia…


Te amo, yo nos amo, más allá de todo yo y más allá de nosotros.


Compartir del Don de la Gracia…


Dancemos en la ronda de la Onda.


Compartir del Don de la Gracia…


Soy URIEL, yo soy otro tú. Dancemos y compartamos el Don de la Gracia, el Manto de la Gracia. Hago Silencio, permanezcamos así y preparemos la ronda, amplia más allá de vuestra presencia, la ronda alrededor de la Tierra, en su totalidad. Ella que pare, ella también, en el tiempo de su Gracia que es vuestra y que es nuestra, en el Cielo como sobre la Tierra. El Cielo vino, el reencontró la Tierra, fertilizó la Tierra. Tú has anclado en ella la Libertad.


Compartir del Don de la Gracia…


Soy URIEL y rindo Gracia, te devuelvo a ti mismo, Amor y Luz, Absoluto. A la siguiente. AMA. ERES el Éxtasis que es Amor, más allá de la Alegría.


URIEL 18 DE OCTUBRE DE 2012


Original en francés
www.autresdimensions.comCanalizado por: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez

Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión (del cambio radical). Presente con ustedes como Ángel del Pasaje, vengo con el fin, por la Vibración de mi Presencia, en vuestra Presencia, en el espacio de mis palabras, en el espacio de mis silencios, en el espacio de nuestra resonancia, a anunciar el Canto, poniendo fin a las estrofas del sufrimiento, abriendo en ustedes, el Tiempo de la Paz. Tiempo de ruptura, donde lo que se va deja espacio para lo que viene. Pasaje del tiempo a la Eternidad. Pasaje al Canto viniendo a encantar los versículos de vuestros días, más allá de toda noche, que les dará a vivir la alegría exuberante de la Libertad. Entonces, URIEL propone, en ustedes, en este tiempo de Pasaje, de vivir el espacio de nuestra Presencia y el silencio acompañando el Canto de la Vida.

En este tiempo y en este momento, yo anuncio el Tiempo de la Ruptura, el tiempo de pasar, el tiempo de sobrepasar y de borrar el tiempo pasado, para que nunca más, pase un tiempo sin Paz. Los invito, como Ángel del Pasaje, a vivir el momento de nuestro Rencuentro, unidos en la misma Libertad, y en la misma Presencia.

Abramos el Tiempo de la Alegría. Abramos el Tiempo donde no hay más tiempo. Abramos el tiempo de la Eternidad. En ese Templo, el Templo de nuestra Reunión, de nuestra Presencia, unidos en el Uno, en la misma Libertad y en el mismo Resplandor, hagamos silencio y abramos los tiempos del Pasaje. Tiempo de la Belleza y de la Verdad. URIEL en el último Pasaje, de un Fuego a un otro, ese de la Levedad sustituyendo el de la dureza, pasando del Fuego del sufrimiento al Fuego de la Libertad, por la Gracia del Amor y de nuestra Presencia.

Así que, en el tiempo de este instante, en este momento registrado en el firmamento de nuestra Libertad y en el espacio de nuestro Silencio, los invito a nuestra Radiación, cantando la Canción de la Ruptura, la de la Verdad y de la Alegría. Aquí, Aquí y Ahora. Allí, entre el Cielo y la Tierra. Aquí, en el centro del Centro, donde cada uno de nosotros es el centro del Uno y el Centro del Otro. En un estado más allá de la Comunión, más allá de la Fusión, en el tiempo del Pasaje y de la Disolución, donde la estrofa del sufrimiento se sustituye por el versículo de la Libertad cantando las alabanzas, más allá de todo límite.

Escuchemos la resonancia del Silencio. Éter de la Eternidad. Eso Es. En el Pasaje de Uno al Otro, y del Otro al Uno, ningún sufrimiento, ninguna duda, y ninguna ausencia. Abramos el Tiempo de la Ruptura. Abramos. Así, en las estrofas de nuestras Presencias y de nuestra danzas, emprendamos el Tiempo de la Libertad, el del Júbilo ininterrumpido, el del Éxtasis, y de las Beatitudes. Cantemos la Libertad, nuestra Fusión y nuestra Disolución. Acojamos. Pasemos. Para que nada pueda escribirse en el pasado y que nada más sea peso. Cantemos las alabanzas del Ángel del Pasaje, registrados en el Centro de cada uno (cada UNO).

Amados de la Libertad. Amor sosteniendo el Amor. Amor alimentando el Amor. La Luz resplandeciente de blancura inmaculada de los primeros y últimos días, más allá de toda Creación y De-creación, más allá de todo ciclo y de todo espacio. Abramos juntos, la Canción de la Transición en los espacios infinitos de la Belleza. Silencio. Unión y Disolución. Tiempo del Androginado. Tiempo de la Fusión, en que los elementos se reúnen, Aquí y Ahora, entre el Alfa y la Omega, en las Tierra de la Eternidad. Reino infinito de la Belleza.

Amados del UNO, Amores del UNO, imantados en la Libertad, en la Serenidad de la Verdad. Abro la Puerta que sella el Tiempo de los límites. Resonemos en el Uno y en el Otro en el Éter Unificado, llevados por la Onda, llevados por la Gracia, llevados por la Infinidad de Conciencias Libres. Quememos juntos los Velos de la separación, y boguemos juntos en el espacio sagrado de la Belleza.

Amigos y Amados, escuchen, en la Hoguera de la Alegría de la Libertad, el crepitar de las sonrisas de la Libertad. Consumamos lo que no es digno del Éter, lo que no es digno de la Eternidad. Lo que ustedes Son, es Eternidad. El Versículo del Amor, resuena. La Luz Una, Vibral y Esencial, venida del Cielo y de la Tierra, resonando el Éter, desde arriba y desde abajo, en el milagro de una sola cosa: el de la Voz, (Vía), la Verdad y la Vida, el Alfa y la Omega.

Yo soy Uriel. Yo soy el Barquero. Yo soy la Presencia que los lleva a ustedes. Yo soy la Presencia que resuena en vuestra Presencia. Yo soy el Vertedor del Agua del Cielo, del Agua de lo Alto, dando el Fuego del Amor.

Por lo tanto, en este instante, anuncio el Evangelio de la Paz Eterna. Anuncio el Tiempo sin tiempo, sin pasado y sin futuro, en la instancia de la Eternidad, en la Danza de la Libertad, en la Vibrancia del Corazón, Abierto al Fuego y al Agua, a la Tierra y al Aire, llevando el Corazón al Éter.

Yo soy Uriel, Ángel de la Presencia, Ángel del Pasaje. Yo soy el Barquero que los hace pasar, si lo desean, del sufriendo al intenso Absoluto. Yo soy el Ángel que pone fin a las carencias. Soy el Ángel que pone fin a la ausencia. Yo soy el Ángel que acoge. Vengo a retransmitir al Arcángel MIGUEL. Cuando él haya arado el Cielo y la Tierra de su Presencia, entonces sembraremos juntos, lo que ya ha nacido y germinado. Acojámonos en la Canto del Infinito.

Yo soy Uriel. Estoy en ustedes, pasando del Uno al Otro, en cada uno de ustedes. En el Triple Resplandor de la Luz Una, reabro las puertas a los talleres de la Creación. Tiempo de Ruptura, donde lo que es pesado no tiene sentido, ni existencia. Penetremos la danza inmóvil de la Eternidad. Clausuremos juntos, los tiempos de las ausencias y el sufrimiento. Disipemos las Sombras últimas, resistentes a vuestra Belleza.

En este mundo donde la Onda penetra, en este mundo donde la Onda pasa del Uno al Otro, de Corazón a Corazón, de Centro a Centro, de Éter a Éter, yo; Ángel Uriel, les invito al Pasaje y a la Libertad, más allá de una simple celebración, llevándolos y conduciéndolos a la Fiesta del Amor. Instante Uno y Único de la Danza del Amor, del Nacimiento a cada momento renovado.

Yo soy Uriel, Ángel del Pasaje, el de la Fiesta de los Reencuentros, extinguiendo la Sombra y la resistencia, encendiendo el Fuego de la Alegría, el Fuego de la Presencia, y los invito a invitarme a la Radiación de vuestro Ser. Silencio.

... Compartiendo el regalo de la Gracia ...

Uno, yo Soy, porque ustedes dicen: "Yo soy Uno" en la Absoluta Verdad del Uno Conocido, donde lo Desconocido, es vuestra Naturaleza. Silencio y Recepción. Tiempo de Ruptura y de Pasaje. Yo soy URIEL, Ángel del Pasaje, yo despliego el Corazón de la Unidad en el Absoluto de nuestra Fusión y de nuestra Disolución. Amados del UNO.

... Compartir del Don de la Gracia ...

Soy URIEL, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión, viniendo a declamar los Versículos de Luz. Yo Soy el que vierte el Agua y que vierte el Fuego, sosteniendo vuestra travesía. Soy URIEL, Ángel del Pasaje y los invito a la Fiesta, la Fiesta de las Luces.

...Compartiendo el regalo de la Gracia...

Amigos y Amados del UNO, Soy URIEL y yo canto vuestra Gracia.

..Compartir el Don de la Gracia...

Yo soy URIEL, Ángel del Pasaje, anunciando la Luz Eterna en este mundo. Anuncio la buena nueva del Amor, renaciente y floreciente, para jamás marchitarse. En el Agua, y en el Fuego de la Tierra y del Cielo, yo saludo, en ustedes lo que ES.

...Compartiendo el regalo de la Gracia...Hasta pronto. URIEL los saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario