Seguidores

Seguir

domingo, 2 de mayo de 2021

LA ACEPTACIÓN. Jean-Luc Ayoun y Elisa Bernal. Viernes 30 de abril de 2021. ESPAÑOL.


Elisa da la bienvenida a todos en español. Añade que experimenta una alergia momentánea, pero que se encuentra bien.

Hola, hola Elisa. Buenos días a los oyentes.

-Elisa: Hoy querías hablar de algo en particular, ¿verdad Jean-Luc?

Sí, así es. Sí, desde hace muchos años hay muchos intervinientes que hablan de la Aceptación. No voy a repasar todo lo que Bidi u otros han dicho sobre esto de la Aceptación, pero voy a intentar explicarles, a nivel psicológico y psicoterapéutico, qué es la Aceptación. Sin dejar de decirles en el preámbulo, que la Aceptación los conduce directamente al Instante Presente, a lo que habíamos llamado en su momento el SÍ a la Vida, el SÍ a lo que es. Y este acto de aceptación, que es un acto consciente de aceptación,  son ustedes quienes deciden aceptar, les conduce a la Paz Eterna, al Estado Natural y a la Alegría.

Volvamos a la historia de lo que llamamos terapias cognitivas y conductuales. Hace muchos años, diez años, desarrollamos para las personas antiguas lo que se llamó "los diablillos", lo que llamamos en terapia cognitiva, los patrones disfuncionales tempranos. Es una especie de programación de la memoria que proviene de la forma en que vivimos, en la primera infancia, generalmente entre los cero y los cuatro años, lo que se va a engramar en el cerebro profundo, y que por tanto va a ser una programación que va a actuar sin nuestro pleno conocimiento toda la vida.

Los psicólogos y psiquiatras han determinado que hay unos veinte diablillos. No es mi propósito esta noche revisar todos estos diablillos. Me limitaré a mencionar uno, que es extremadamente frecuente, que se llama patrón de duelo o pérdida. No importa el contenido, pero lo que hay que recordar es que todos estamos sujetos a comportamientos que no dependen en absoluto de nuestra mente consciente, sino de esta programación que dicta nuestros comportamientos. Esto se llama esclavitud cognitiva y nos seguirá toda la vida.

Esta esclavitud cognitiva resulta siempre de la forma en que vivimos el encuentro con un arquetipo, que se grabará a nivel inconsciente, a nivel del cerebro reptiliano, a nivel del cerebro profundo, y que nos conducirá a vivir durante nuestra vida comportamientos que, en cierto modo, escapan completamente a nuestro control, y que finalmente nos controlan y controlan nuestro personaje, y su historia.

Entonces, siempre hay en estos diablillos, lo que llamamos un mito, un mito primordial, un mito que se construye en nosotros y, en la terapia cognitiva, hace unos diez años, consistía en identificar el escenario inicial, la escena vivida. Habíamos desarrollado protocolos de cristal, y los utilizaban, lo que nos permitió superar, entre comillas, a estos diablillos.

Más o menos al mismo tiempo, en Francia, nació una corriente de psicología inventada por el Sr. Thierry Tournebise (el nombre del Dr. Tournebise fue cambiado después de comprobarlo con J.L.A) y que se llama maeusthesia. Entonces, no sé si hay una traducción en español, maïeusthesia, que consistía simplemente en valorizar la noción de escucha del paciente o del cliente, y que no era más un análisis del pasado o el hecho de sacar el elemento que creaba este esquema, sino que, por la postura del terapeuta que aceptaba lo que el otro tenía que decir, sin juzgar, de esta actitud de escucha, de benevolencia y de no-juicio, abría así un espacio de resolución espontánea en el Instante Presente.

Es decir, con la maeusthesia, no era necesario ir a buscar el mito fundador del diablillo, y Tournebise había demostrado que, por la forma de escuchar, por la forma de oír lo que el otro decía, sin juzgar y sin hacer un diagnóstico, la maeusthesia era, por tanto, un acercamiento del Instante Presente. Y ahora, yo diría que hace tres o cuatro años, los intervinientes nos hablan de la Aceptación. La Aceptación permite, como dije, estar en el Instante Presente en la inmediatez. Se trataba ya de una evolución de las terapias cognitivas hacia el Instante Presente y, por tanto, de lo que podría llamar la curación arquetípica.

Y más recientemente, los americanos han creado una nueva psicoterapia, que se llama ACTE, A-C-T-E, el acto, como en un acto, y que corresponde a la terapia de aceptación y compromiso. Esta terapia de aceptación y compromiso es resolutiva, y es terapéutica. Por supuesto, la persona siempre se preguntará cómo puede aceptar haber pasado por un acontecimiento así, por un sufrimiento así, en su propia historia personal. Pero hoy, de forma colectiva, todos nos enfrentamos al tiempo profético que estamos viviendo, al mismo tiempo un tiempo de revelación interior, pero también de superación.

La aceptación, hoy en día, es realmente la clave. Evidentemente, lo que estamos viviendo en este momento en la Tierra, todos nosotros, es mucho más catastrófico y perturbador para el personaje que lo que hemos vivido cada uno individualmente en nuestras historias personales. Y es precisamente la aceptación de lo que se desarrolla, pero también la aceptación de ver lo que se desarrolla con honestidad, lo que nos permite situarnos en la propia solución. Afirmo y afirmo que, si no aceptan lo que se está desarrollando, no podrán atravesar lo que viene, este caos que ya está aquí.

Aceptar en sí mismo no hará que el problema desaparezca. Simplemente les permitirá aceptarlo y atravesarlo, y descubrir que justo detrás de este acto mental de Aceptación, hay Libertad, está lo Real. Lo que llamamos el Estado Natural, lo Absoluto, el Parabrahman, no es otra cosa que el descubrimiento de lo que siempre ha estado ahí. Y cuando se trata de un proceso como el colectivo, como el que se está desarrollando, el impacto, si se me permiten decirlo, de la Aceptación, es mucho más amplio y mucho más vasto de lo que uno puede imaginar.

Es decir que a través del desafío que se nos propone hoy, llámese pandemia, llámese "plandemia", no importa, es el hecho de Aceptar lo inaceptable, de aceptar la pesadilla, lo que les despierta y les sitúa instantáneamente en el Instante Presente y por tanto en lo Real.

En ese momento, el mundo ya no tiene un control sobre ustedes. Los elementos de la memoria personal y colectiva, los ven, pero ya no les llegan en profundidad. Y la Libertad está ahí, sólo está ahí. Hace unos meses, hablé, y Bidi también habló muy bien, de lo que se había llamado miedo o Amor, sufrimiento o Amor, que ahora es accesible a todos a través de las circunstancias de este mundo.

Como he dicho muchas veces, el soñador no puede saber que está soñando mientras sueñe placenteramente. Sólo la pesadilla que estamos viviendo nos hará salir del sueño. Es decir, en ese momento, trascienden su personaje, sus recuerdos, y descubren en el acto de la Aceptación la Libertad, la Alegría y el Ágape. Es entonces cuando ven que todo esto es sólo un sueño. Es allí donde viven sin aprehensión del mañana y que al final están disponibles para la Verdad. También tuve la oportunidad de decir que nadie puede escapar de la pesadilla, pero que es una oportunidad increíble ser la Verdad.

Cuando les decimos que jamás ha habido nadie, que siempre han estado ahí, en ese momento están viviendo y viendo la Verdad. Están en el sueño de la creación, como ha explicado Phahame durante tres años. Y así, esto es algo que es extremadamente rápido. Ya no es necesario mirar la historia del personaje, ni siquiera la historia de este mundo. Y ya no están sujetos a las proyecciones de la conciencia sobre ningún futuro.

La aceptación les permite descubrir que siempre han estado ahí, que en realidad y en la práctica jamás nacieron ni murieron, y que realmente son anteriores a la forma, anteriores a la Luz. Jamás se han movido y ahora están viviendo, si sienten las energías, el Fuego del Corazón, una gran Alegría, una gran Paz, aunque la persona esté luchando en todo lo que está ocurriendo que es horrible a nivel personal.

Yo diría en otras palabras que, si aceptan que todo lo que está ocurriendo, todo lo que estamos viviendo en la pantalla de este mundo, si aceptan que todo esto es sólo un sueño que es pasajero, que es efímero, ya no están en absoluto sujetos al juego de su conciencia o de la conciencia del mundo. Es una gran Alegría, una gran Libertad, aunque efectivamente muchas de las cosas que se viven hoy en la Tierra son, yo diría, extremadamente graves para la persona o para las nociones espirituales.

Así que, en resumen, la Aceptación es la capacidad, el potencial que está en ustedes, en cada uno de nosotros de la misma manera, para estar ambos en este mundo -no se trata de rechazar la pesadilla, la estamos viviendo, ni el sueño- sino de vivir lo que siempre ha estado ahí, lo que  son en la Verdad.  Son mucho más que el espacio, son mucho más que toda la creación.

De nuevo, no son conceptos, son vivencias reales que compartimos por millones. No cuestiones la inaceptabilidad de lo que están viviendo o lo que se está viviendo. No se hagan ninguna pregunta. Aceptar lo que es no es una huida ni una confrontación, es la resolución. Cuando aceptan, abren un espacio infinito dentro de ustedes, portadores de Alegría, portadores de Ágape.

Por supuesto, los pensamientos no se detendrán así, pero ya no les pueden afectar de forma duradera, porque descubren que están por encima de todo eso, están antes de eso. Dije durante el último Satsang que hicimos a principios de abril, que lo Real y la Verdad no dependían de un acceso a lo Supramental o a la Supraconciencia, sino que procedían directamente de la comprensión y la vivencia de que todo esto no tiene realidad. Y sólo podrán notar, a medida que pasen las semanas, porque en realidad estamos hablando de semanas y no de años, que se descubrirán en Ágape.

El personaje es lúcido, está en la claridad. Vemos claramente la propaganda del sueño, la propaganda de la sociedad humana. No se trata de huir de ella ni de mirar hacia otro lado, sino de estar completamente presente, completamente Aquí y Ahora. No tienen más remedio que aceptar lo que se ha escrito, lo que ha sido programado incluso por las élites, como se dice, que es la esclavización total de la conciencia. Pero cuando aceptan, descubren que  son anteriores a la conciencia, lo que Bidi ha llamado durante años la A-conciencia, es decir, lo que es anterior a la conciencia.

Aquí ya no se trata de encontrar a los diablillos. Aquí ya no se trata de mirar nuestro pasado o el de la Tierra, porque al aceptar, se atraviesan todas las ilusiones del sueño. En cualquier caso, no tienen elección. A nivel de la sociedad, a nivel de los acontecimientos cósmicos y terrestres, hemos entrado, yo diría, en el Apocalipsis, estamos en medio de él.

Así que, por supuesto, hay dos maneras de ver el Apocalipsis y dos maneras de vivirlo. El primer camino es estar sometidos a la historia, sometidos al sueño, y hay sufrimiento. Y la segunda forma es aceptar y, por tanto, despertar de esta pesadilla. Y así es como se pone fin a todas las proyecciones, si se me permiten decirlo.

No hay más mundo anterior que mundo posterior. Y en el nivel de la Verdad, común a todos, ya no hay, en ese momento, ninguna posibilidad de ser arrastrado, si se me permite decirlo, al miedo, a las proyecciones, al cuestionamiento. Son totalmente libres. Una vez más, ninguna mente, ninguna espiritualidad, ningún desarrollo personal, puede llevarles a la Libertad. Sólo la aceptación les hace vivir y comprender lo que  son. Por supuesto, puede haber reticencias, resistencias, lo que hemos llamado hábitos, recuerdos.

Pero les aseguro que hoy no tienen margen de solución mirando sus recuerdos o mirando el mundo. Y esto es un regalo extraordinario, porque hemos sido sacudidos en nuestro sueño y en nuestras proyecciones de una nueva Tierra, de una ascensión, de una nueva dimensión. Es una exposición total de todas nuestras proyecciones, todos nuestros deseos, todos nuestros miedos. Pero no necesitan mirar sus miedos, sus proyecciones, sus visiones, sino simplemente estar presente, totalmente presente dentro del sueño, para realmente despertar de este sueño o de esta pesadilla.

No se puede luchar contra ello, es una gran ley de la neurociencia demostrada por todos los escáneres cerebrales y las resonancias cerebrales. Recordemos que la teoría de la queja nos muestra claramente sobre las imágenes del cerebro que todo lo que nos oponemos, yo diría que, de una manera muy lógica para el personaje, sólo se refuerza. En cuanto se profundiza en el pasado, pero también en la sociedad humana, se reactivan inconscientemente los hábitos, los programas y se refuerzan. Por supuesto, si están en las vibraciones o en la espiritualidad, escaparán de otra manera, hablando, viendo una nueva Tierra, viendo un origen estelar y ya no están en el Presente.

Como he dicho, la aceptación  les sitúa en el presente. No significa no ver lo que está pasando, estamos de acuerdo. Al contrario, tienen derecho a decirlo, a exponerlo, porque es concretamente una pesadilla. Una pesadilla que no ofrece ninguna vía de escape, ninguna salida, y es paradójicamente en este estado de privación que comprenden y que viven que todo eso no es más que un vasto escenario, una vasta estafa, cuyo único objetivo es alejarlos de lo que  son, y  les evita e impide vivir el Presente. Es un mecanismo que se explica completamente en la neurociencia del comportamiento.

No se trata de luchar contra nada. Por supuesto, se trata de ver con claridad en las manipulaciones en curso. Incluso tienen derecho a denunciarlo si les interesa, pero no a reaccionar ante ello. Dicho esto, cada uno desempeña su papel. Pero la libertad les permite dejar cualquier papel y cualquier función. E insisto, no es una huida. No se trata de apartar la vista de lo que ocurre en la Tierra. Pero es la única trascendencia posible. Sólo puedo instarles a que prueben la Aceptación. No se trata de meditar, ni de elevar la vibración, aunque obviamente la persona se sienta mejor cuando vibra.

Pero esa no es la solución. La solución es ver que hay una pesadilla, aceptar que es una pesadilla y su despertar, entre comillas, es justo después. No tienen que luchar contra sus emociones, contra su mente. Hay que ser honesto y lúcido. Por supuesto, incluso yo tengo emociones que me recorren cuando veo la realidad del genocidio que se está produciendo. No es el momento de desgranar todos mis conocimientos científicos, médicos o neurocientíficos. Pero puedo asegurar que lo que está ocurriendo ahora es un verdadero genocidio. Así que, por supuesto, al ser humano, hay emociones, náuseas.

Se puede sentir muy bien un malestar, una inquietud. Muchos hermanos y hermanas, en este momento, tienen problemas de corazón. No se trata del Fuego del Sagrado Corazón, sino esencialmente de trastornos del ritmo cardíaco, que deben ser tratados, por supuesto. Pero el verdadero significado, la verdadera causa es que en algún lugar todavía el personaje cree que hay una salida. Decía, qué se yo, hace unos días a alguien, que no tiene salida.

Todos estamos condenados, no a la muerte sino a la Vida. Estamos condenados a volver a ser lo que somos y en última instancia, desde el punto de vista de lo Absoluto, da igual que nos genociden con una v/a/c/u/n/a o que nos genociden con Nibiru y las estrellas muertas que hay en nuestro sistema solar.

Hay una forma de resistencia trascendente en lo que se está desarrollando, en lo que se está viviendo en la Tierra ahora. Es la destrucción total de nuestros objetivos vitales. Es la destrucción de un futuro brillante, que al final sólo era la perpetuación del sueño. Tienen derecho a emocionarse, tienen derecho a sufrir por sus padres, por sus hijos, por la sociedad. Es perfectamente humano y perfectamente lógico. Pero eso es lo que les conduce al Amor. Eso es precisamente lo que les conduce a la Verdad.

Así que, evidentemente, me encontré con esta terapia de la que hablaba, la terapia ACTE, no hace mucho tiempo, y me sorprendió ver que los psicólogos y neurocientíficos habían llegado a la misma conclusión a través de la comprensión intelectual, a través de las imágenes del cerebro. Sea cual sea el problema aparente o real, sea cual sea el miedo o el sufrimiento, se encontrarán a si mismos. Y ya sea por la aparición de Nibiru, por los cataclismos cósmicos, ya sea por la v/a/c/u/n/a, que no es una vacuna como he dicho, no importa, a la Verdad no le importa esta pesadilla.

Como dije, repito, esta es una oportunidad única en la historia de la creación, este caos que se nos promete y que es real, es la única posibilidad de encontrarse a sí mismo, de salir del sueño. Es en este momento cuando vivesn Ágape, no antes. Y ahí estás realmente, y no pueden equivocarse, son realmente libres. Precisamente porque no hay más libertad para hacer o ser, descubren que finalmente son el No-Ser, que siempre han estado ahí, y es realmente una gran Alegría. Es una Alegría sin objeto, sin sujeto, sin persona.

Hemos estado preparados para esto durante muchos, muchos años, para aquellos que siguieron Autres Dimensions en su momento. Si observan las intervenciones de ciertas Estrellas, ya sea Ma Ânanda, Gemma o Therese, estas Estrellas ya nos decían esto hace diez años. Pero no pudimos vivirlo porque aún éramos soñadores. Estábamos en la estafa de la espiritualidad y la conciencia, la enfermedad de la conciencia. Hoy en día, vivimos todo esto al margen de las reticencias, de los miedos de la persona que, una vez más, son lógicos.

Incluso diría hoy que, si sufren, si están enfermos, si tienen dolor, es sólo un pretexto que han escrito para encontrarse a si mismos. Como decía Bidi: "No pueden cambiar nada de lo que está escrito", pero la calidad de su entrega a la Luz, la calidad de su sacrificio, si puedo decirlo así, por el ego, determina la calidad de la Alegría que  son. Tuvimos el ejemplo hace poco de una hermana, a la que conoces Elisa, que se fue y que estaba en esta Alegría total, inquebrantable, a pesar de los sufrimientos, a pesar del fin de su cuerpo. Ella estaba en un amor indecible.

No es necesario esperar a estar a las puertas de la muerte para descubrir y vivir que jamás han nacido. Es una gran libertad, una gran ligereza. No pueden cometer errores y no pueden ser engañados. Están disponibles y son precisamente las circunstancias de este mundo las que les hacen estar disponibles. Al principio, gira su conciencia hacia dentro de si mismo y descubren la irrealidad, si se me permiten decirlo, de la pesadilla. Lo que les digo es para animarlos, sobre todo a aquellos que, sea cual sea su desarrollo energético, vibratorio o espiritual, todavía tienen dolor y miedo.

Acepten también su miedo y su sufrimiento, es su personaje, y descubrirán que no son ese personaje. Incluso son anteriores a la Luz.  Son anteriores a lo que se ha llamado Dios.  Ustedes son  la totalidad de lo creado y lo increado.  Son  la totalidad del sueño, la totalidad de la pesadilla.  Son la totalidad de las formas, la totalidad de los sueños de la creación. Y esto nos conduce a la Libertad. No pueden vivir el Estado Natural sin soltar todo aquello a lo que todavía  se aferran hoy. Y encontrarán que justo detrás del Instante Presente de Aceptación, no pueden perder nada, no pueden ganar nada.

Sólo pueden estar allí. Sólo pueden estar en la humildad del Instante Presente y ese es el mayor poder, ese es el poder del Amor, ese es el poder tanto del creador como del destructor. Todo esto sólo ha pasado. Como dijo Bidi: "La creación, los universos pasarán,  ustedes siempre estarán ahí", es la estricta Verdad. No se puede entender, no se puede conceptualizar, tampoco se puede explicar, pero cada uno de nosotros puede vivirlo. Y en cualquier caso, les aseguro que cada uno de nosotros lo vivirá porque no hay otra salida.

Paradójicamente, esto les hace más lúcidos y más presentes en el sueño. Están totalmente allí. No necesitan arraigarse en la tierra, ya están ahí. No necesitan ir al cielo o a otra dimensión porque ya son todo eso. Y como decía, esta será mi conclusión de esta hora que pasamos juntos, hay hoy una convergencia total, hablo de los campos que conozco, las neurociencias, la psicología, pero también en la astrofísica. La materia es 99,99% vacío. Somos el vacío, como dice Nassim Haramein, como ha demostrado.

Así que, por supuesto, lo que vamos a vivir juntos en las próximas semanas va a ser alucinante, es una distopía total de la sociedad. Estamos en una película postapocalíptica, por así decirlo, pero para la persona libre, es sólo una película. Y al final, jamás hubo una película. No es algo lineal en el tiempo, en el espacio, en las dimensiones. Todo ocurre en el mismo instante. No se puede seguir soñando, y el universo, la sociedad, está convergiendo hacia el mismo acontecimiento, que es realmente el fin del mito de la creación. Depende de ustedes vivirlo.

La comprensión es el Vivir y eso pasa efectivamente por la Aceptación. Todo, el Instante Presente, el Tiempo Cero, lo Absoluto, el Parabrahman, sólo se encuentran en la Aceptación. De nuevo, no se huye del sueño, es la Aceptación del sueño lo que acaba con el sueño.

Y termino con esto, no puedo convencerles, no puedo transmitir esto, pero esto es algo que es extremadamente simple de vivir.

-Elisa: ¿Pero es algo que está...?

Extremadamente simple de vivir. Sólo tienen que aceptarlo y verán que su vida, aunque estén encerrados, aunque estén comprimidos por la sociedad, será total. Serán libres.

Esto es lo que tenía que decir Elisa, sobre Aceptación, esta noche.

Agradezco a todos los oyentes. Les pido que vuelvan a escuchar estas palabras con calma y que lo prueben por sí mismos. Por supuesto, el personaje estará ahí hasta el último suspiro, pero  ustedes ya no estarán sujetos a él. Es una forma de magnificar al testigo y al observador que les hará ver que incluso el testigo y el observador no tienen sustancia, no tienen verdad. Esto es lo que dijo Bidi al final de su vida: "El Yo Soy es el primer paso".

El Ser, como dijo, les lleva al Ser sin ser, jamás ha habido nadie,  son Amor desde toda la Eternidad. La forma es sólo una proyección de la conciencia misma, aquí como en cualquier otra parte, y descubrirán que la conciencia es una enfermedad y que su única morada verdadera es la Morada de la Paz Suprema, como Ma Ânanda Moyi lo ha vivido y explicado.

Eso es todo, voy a detenerme en estas palabras, sin eso puedo seguir durante horas.

-Elisa: Muchas gracias, Jean-Luc.

Gracias, Elisa, por darme la palabra.

-Elisa: Creo que ha sido muy importante lo que nos has contado y también volver a escucharlo tranquilamente.

-Elisa: Lloré todo el tiempo. Lloré mucho todo el tiempo. Mis ojos están lagrimeando. (Tiene una alergia.)

Así que, ¡nos veremos de nuevo y pronto!

-Elisa: Gracias Jean-Luc. Muchas gracias.

Adiós. (Jean-Luc saluda.)

-Elisa: Adiós.

Elisa termina en español para concluir con su grupo semanal.

*

A través de Jean Luc Ayoun

Transcripción del Francés: https://www.facebook.com/Transcriptionsfr-784909108558566/

Traducción al español: LMF

 

sábado, 10 de abril de 2021

SEMINARIO WEB EN LÍNEA DE ÁGAPE SATSANG 2 ABRIL 4 DE 2021

 Elisa: Bueno, si quieres podemos empezar.

Vamos.

Así que programe para el día. La primera parte hasta las 6 de la tarde, el satsang, intercambio sobre lo que quieras, sin embargo te recuerdo dos, tres temas de los que habíamos hablado y que creo que van a surgir en las preguntas, en primer lugar dando los cambios fundamentales que se producen. en lo que se llama el Estado Natural, y habrá preguntas sobre Nibiru, creo que eso me permitirá desarrollar la diferencia entre el Nibiru interno y el Nibiru externo, y finalmente trataremos de desarrollar qué es exactamente el Gran Silencio a través de la experiencia.

Ahí lo tienes, así que creo que eso será abordado como las preguntas que vamos a empezar a escuchar.

Entonces te escuchamos Elisa

Elisa: No he recibido ninguna pregunta sobre el correo electrónico.

Entonces escuchamos las preguntas directamente, los que tienen una pregunta, les recuerdo, enchufan su micrófono, hablan y aparecen en la pantalla.

Vamos, ¿quién va?

Hermana: Quiero empezar, hola Jean-Luc, hola Elisa

Buenos dias.

Hermana: Se trata de Nibiru, no sé cuál es la diferencia entre el Nibiru interior y el Nibiru exterior. No sé qué significa eso, lo siento, pero ahí tienes, me gustaría que alguien me explicara.

Entonces, Nibiru, por supuesto, ha sido objeto de mucha información, digamos, de múltiples voces, por lo que es un conjunto de elementos físicos y sutiles. Entonces, hay quienes dicen que es un planeta, otros que dicen que es una enana marrón, lo que sea, es un conjunto de circunstancias astronómicas que ocurren cíclicamente en este sistema solar.

Este es el aspecto cosmológico externo, pero hay una especie de sincronicidad o resonancia entre el acercamiento de este evento astronómico y la revelación de la Buena Nueva interna individual y colectiva, que es simplemente el final de las diversas mentiras. Felicidad.

Así que hay una resonancia, como dije, entre un conjunto de eventos cósmicos y un conjunto de modificaciones internas, que conciernen tanto a las partes burdas como a las sutiles del ser humano, de la conciencia y de la mente. Anteayer, en la entrevista de Youtube que hicimos con Elisa, dije que no debemos perder el tiempo, a menos que tengamos curiosidad, en buscar a Nibiru en el cielo o en las escrituras sumerias u otras, y que era más fácil encontrar esta información cosmológica directamente dentro de su corazón.

Nibiru está relacionado con las Buenas Nuevas, Nibiru está relacionado con recordar quiénes somos. Hay o habrá una serie de alineaciones astronómicas que se unirán en el tiempo y el espacio para lograr el proceso querido por Bernard de Montreal que él llamó fusión. Esta fusión es en cierto modo la absorción total de todo el sueño de la creación en el punto cero de la Bienaventuranza infinita.

Este proceso, que se vive de manera íntima e individual por el momento, concierne cada vez a más Hermanos y Hermanas, el Estado Natural, el Estado Ágape, que acaba con la creencia en ser persona, estar en un mundo o tener para irse o ir a alguna parte. Como digo, esto se llama el final del mito de la creación. Por tanto, existe una superposición total entre un evento íntimo, personal y colectivo, con un evento de naturaleza cosmológica.

Este es el regreso al Alfa y al Omega, y del Omega al Alfa, esto es lo que hemos llamado el tiempo Cero, el Absoluto, el Parabrahman. Todas estas son palabras para significar una realidad que es a la vez interior y exterior, según un proceso que es, por supuesto, alquímico y diferente para todos, pero que en última instancia conduce al mismo Acontecimiento, el retorno a lo Real o el retorno a la Luz, llámala como quieras, pero en cualquier caso a la Verdad.

Por tanto, es más lógico que quien quiera encontrarse, sumergirse en el Gran Silencio Interior, en el silencio y la acogida, que permite abrir real y concretamente cualquier compromiso de la conciencia del escenario de este mundo.

Teníamos aquí hace unos cuatro años un canal de Séverine que encontrarás en la red, un canal de Hercobulus o Nibiru, si lo prefieres es lo mismo, que expresa, como se ha dicho en otro lugar, por varios ponentes desde el año pasado , que si te haces la pregunta de Nibiru en tu corazón, entonces te darás cuenta de este aspecto del amor que llamamos Ágape. Esta canalización de Séverine en ese momento expresó perfectamente este evento de encuentro interior con Nibiru.

El encuentro interior con Nibiru es de hecho una alegría, una dicha, mientras que la descripción de los eventos en la escena mundial del efecto de Nibiru en la Tierra, durante sus pasajes anteriores, que también se encuentra entre los sumerios, donde fue nombrado Marduk, el gran destructor, si, estas son también las descripciones que hizo Emmanuel Velikovsky en su libro titulado Mondes en collision. Entonces, el caos externo desencadenado por Nibiru conduce a la dicha interna.

Y vivir el Nibiru interior nos permite no ser afectados de ninguna manera por este proceso de fusión, que también podemos llamar el Cielo Blanco o el Destello Galáctico, porque, por así decirlo, la conciencia está en este momento, allí en el Amor Ágape, y no más en el miedo o el sufrimiento.

Es decir que todo el discurso de los interlocutores y de mí mismo durante muchos años sobre el Amor o el miedo, o como dice Bidi, el Amor o el sufrimiento, encuentra su resolución a través de la experiencia del Paraíso Blanco interior que conduce al Gran Silencio. Esto explica por qué seguimos diciendo que quien vive este caos exterior al estar en resonancia consigo mismo solo puede estar tranquilo, solo puede ser acogedor, porque sabemos muy bien que el fin de este sueño termina con una terrible pesadilla, pero nunca sucedió, es solo una ilusión, solo una proyección en todos los sentidos de la palabra.

Y el encuentro con el Nibiru interior, el encuentro con uno mismo, con el otro, con el espacio, nos libera efectiva y concretamente de todo miedo. Me refiero al encuentro con la Verdad, ya no puede haber un agarre o el hecho de estar enganchados, de ser llevados por nuestras propias emociones, nuestros propios pensamientos, o por cualquier evento externo que sea.

Son precisamente los cambios en este Estado Natural que se producen, que describimos, que describiremos más adelante, los que contribuyen a la instalación del Gran Silencio, porque sabemos muy bien por vivirlo cada minuto que no sólo todo está escrito en tiempo cero, sino que la ilusión del tiempo que se desarrolla en esta pesadilla es la única forma de salir de todas las creencias, para descubrir la perfección que somos antes de la Luz, antes del Amor y antes del mundo.

Esto, el individuo o la persona, nunca podrá aprehenderlo, comprenderlo, es algo que hay que vivir y que pone fin a toda ansiedad, real y concretamente a todo cuestionamiento de cualquier tipo.

El encuentro con el Nibiru interior acaba con la idea de ser una persona, por eso vivimos realmente y decimos todo el tiempo que no hay nadie. Todo se hace sin nosotros, y sin embargo a través de los atributos que poseemos hoy en esta forma, este cuerpo y esta vida. En ese momento el Gran Silencio crece en el interior, recuerda que este gran silencio no es una renuncia al escenario del teatro, sino por el contrario una instalación plena en la propia humanidad, en el propio presente, y por tanto en el escenario del teatro. Sencillamente, nada es un problema porque la Evidencia y la Claridad están ahí.

No es el resultado de una ecuación o una comprensión intelectual, sino que es realmente el encuentro con lo Último, lo que podríamos llamar el Ser sin Ser, Shantinilaya, hay innumerables calificativos. Lo más importante es vivir lo que no es una experiencia, sino una certeza más o menos relámpago de que nunca nacemos, nunca morimos. Y esto, por supuesto, pone fin a la historia, a los mitos, a las creencias y, sobre todo, en ese momento se desenmascara la mascarada de la conciencia, por eso decimos que somos anteriores a la conciencia, anteriores a la manifestación, anteriores a la Fuente.

Nunca nacemos. Esto no es un juego de palabras del Vedanta Advaita o de la no-dualidad, es una experiencia perfectamente concreta. Es algo, como siempre digo, extremadamente sencillo, lo más difícil quizás sea aceptar esta sencillez. Y Nibiru, ya desde hace algunos años, es por supuesto parte de la historia, pero es uno de los verdaderos agentes del fin de la matriz.

Así que esto es una invitación a ir dentro de ti, no te hagas la pregunta de: "¿Qué es Nibiru, es una enana marrón, es un agujero negro?", pero aquello que eres en verdad conoce a Nibiru. Por supuesto, forma parte del Compromiso, de la Promesa, y es parte de las profecías y datos escatológicos más importantes.

Nunca nacemos. Esto no es un juego de palabras del Vedanta Advaita o de la no-dualidad, es una experiencia perfectamente concreta. Es algo, como siempre digo, extremadamente sencillo, lo más difícil quizás sea aceptar esta sencillez. Y Nibiru, ya desde hace algunos años, es por supuesto parte de la historia, pero es uno de los verdaderos agentes del fin de la matriz.

Otra preguntaHermana: Gracias

(Oímos hablar)Elisa: Denis, queremos escucharte pero tienes que aguantar... ah es Maurice. Maurice, enciende tu micrófono y puedes hablar.

Tienes que tocar la pantalla para que aparezca el panel de control y hay un pequeño micrófono en la parte inferior izquierda.

Elisa: Maurice, puedes hablar Escuchemos a Maurice.

Elisa: Maurice tienes que activar tu micrófono.

Así que o bien exploras la pantalla hacia la derecha hasta que veas un círculo donde pones "activar vídeo y micrófono", o bien pulsas sobre tu propia imagen y hay un pequeño micrófono en la parte inferior izquierda tachado en rojo que pulsas, o en el panel de control si aparece.

Y tienes que subir el volumen del micrófono

Elisa: Pero si pudiera meter la manita, la encontraría, ¿no? ¿Maurice?

Así que esperaremos a Maurice...

Elisa: Entonces le damos la palabra a Olivia que también levanta la mano. ¿Olivia?

Hermana: Buenos días, hola.

Elisa: Cuando dices la Inteligencia de la Luz, ¿es lo mismo que la inteligencia de la conciencia?

¿Qué es la inteligencia de la conciencia? ¿De qué conciencia estamos hablando? No, la Inteligencia de la Luz es la matriz crística, es la matriz no dual.

La Inteligencia de la Luz por supuesto, la Inteligencia de la Luz en sí misma es consciente, es una... yo diría, una conciencia no formalizada dentro de una entidad que es la más cercana a lo que yo llamaría la conciencia etérica.

Así que hablar de la Inteligencia de la conciencia como tal, no me dice nada. La conciencia es inteligente según su nivel de comprensión, si se me permite decirlo. Por ejemplo hablamos de la conciencia individual, el ego, esta inteligencia de esta conciencia está limitada por los recuerdos, por las percepciones, por las emociones, por los modos de comunicación de la persona, por sus proyecciones, es pues una inteligencia mecánica perfectamente binaria.

Esto es lo que hemos creado hoy con el transhumanismo con la inteligencia artificial, por lo que no hay inteligencia en el sentido noble. En lo que nuestra hermana llama la inteligencia de la conciencia, e incluso si nos fijamos en la supraconciencia o si lo prefieres en la supraconciencia, donde está la experiencia del Ser, de la Luz blanca, del paraíso blanco, es una inteligencia ciertamente de la Luz, pero que carecería de la inteligencia del punto cero. Como si la Luz, entre comillas por supuesto, la Luz no tuviera la inteligencia para saber y comprender que ha nacido del Absoluto.

Así que esta supraconciencia es ciertamente inteligente en el sentido de ser capaz de conectar cosas, que es el verdadero significado de la palabra inteligencia, pero es una inteligencia que no conoce su fuente. Así que la Inteligencia de la Luz y la inteligencia de la conciencia no tienen realmente nada que ver. La verdadera inteligencia, la más pura diría yo, es la del Jani, el liberado viviente, que sólo está seguro de una cosa, que no sabe nada. Esto es lo que dijo Nisargadatta, la conciencia apareció, desaparecerá, es una enfermedad efímera y afortunadamente mortal. También es...

(Interferencias en el chat)

Hay alguien tratando de hablar allí, desesperadamente.

Elisa: ¿Pueden apagar sus micrófonos, por favor, los que tienen...

Así que eso es básicamente lo que puedo responder a esa pregunta. No, la Inteligencia de la Luz no es la inteligencia de la conciencia. La inteligencia del hombre no es la inteligencia de un ángel, pero al final el Jani, el liberado que vive, el que vive el Absoluto, reconoce que incluso la inteligencia ya no importa. Por eso dice: "No sé nada, este mundo ha aparecido, desaparecerá, pero yo siempre estaré aquí".

Y recuerda que es este descubrimiento, de hecho este recuerdo de lo que somos, lo que provoca los cambios. Ya no son cambios que sólo están vinculados a la expansión de la conciencia, a las vibraciones, sino que están directamente vinculados a la extinción de todas las formas de conciencia. Pero no pienses que la extinción de la conciencia es la ausencia de conciencia. Porque hay algo que es, en cierto modo diría la prefiguración de la conciencia, que se ha llamado la conciencia-A, es decir lo que es anterior o posterior -es lo mismo- a la conciencia, que es el soporte mismo de la creación como decía Christiane Singer.

La sustancia misma del sueño es el Amor, no hay nada más. Este Amor ni siquiera es una luz, ni siquiera es una forma, ni siquiera es un mundo, y es esta quintaesencia la que se manifiesta hoy. Y es el caos de este mundo el que te lleva a esto, no hay nada que puedas hacer al respecto.

Y además, quien vive este estado de Libertad, este Gran Silencio, lo sabe perfectamente. Simplemente está ahí para ser, para vivir su humanidad más sencilla. Por supuesto, se ve afectado por todo lo que ocurre en su entorno, como todo el mundo. Es consciente de ello, pero no puede sufrirlo, porque ha visto el final. Cuando decimos: "Terminará con una gran carcajada", eso es exactamente lo que te ocurrirá cuando dejes de lado tus pretensiones de cambiar algo.

No está prohibido, como he hecho yo, como siguen haciendo otros, poner el foco en la mentira de esta escena teatral. No está prohibido ser inteligente en el análisis de este mundo, esta pesadilla, este sueño. Porque esta inteligencia, personal, ligada al sueño, te lleva necesariamente al Gran Silencio, porque todo se revela. Esta es la actualización de la mentira cósmica, planetaria, y la mentira de la conciencia.

Mira que estamos en Semana Santa, lo hablábamos ayer, podría haber sido Wesak el mes que viene, no importa, o el Gran Perdón, todo es cine. Eso es lo que te mantiene en la historia, una historia, ... el sufrimiento.

(Interferencias con Maurice... "Ya te oímos Maurice..."... Bueno, Maurice ha encontrado la forma de intervenir, pero finalmente dice que no tiene ganas de hablar)

(Risas)

Mientras tanto, aquí está la respuesta que podría darse a esta diferencia entre la Inteligencia de la Luz, la Inteligencia del Amor también, y la inteligencia de la conciencia o la inteligencia de la persona, que no tiene nada que ver

Elisa: Gracias.

(Discusión en español)

Así que.

Elisa: ¿Puedo hacer una pregunta?

Sí, por supuesto.

Elisa: Volvamos a Nibiru. No es que me interese especialmente, pero estas son las preguntas más comunes que no se hacen ahora.

¿Cuál es la pregunta sobre Nibiru?

Elisa: Las preguntas más habituales que le hace la gente a Jean-Luc, que me hace la gente a mí, son siempre preguntas sobre el tiempo, obviamente, un tiempo que se define para el personaje aquí de alguna manera...

Hemos tenido la oportunidad de responder a ellas en innumerables ocasiones. El evento astronómico Nibiru es cíclico, pero no es lineal en el tiempo. Esto significa que su velocidad aparente puede parecer que avanza o retrocede con respecto a la Tierra, como ocurre con los demás planetas del sistema solar, lo que se denomina retrógrado en astrología, los movimientos aparentes de los astros.

Pero sobre todo Nibiru tiene un desplazamiento de una naturaleza que yo calificaría de cuántica, es decir que puede realmente, en velocidad real, avanzar o retroceder, en la misma trayectoria por supuesto, y según las resistencias diría yo, de la conciencia planetaria de Gaia, de la noosfera. Se sabe, se ha seguido durante mucho tiempo desde principios de los años 80 por los telescopios infrarrojos, y en particular el telescopio Lucifer del Vaticano -se llama así-, y es algo que se conoce perfectamente.

Así que nadie sabe la fecha, pero para los curiosos, o bien comprueban en su interior su poder de Amor, su poder de radiación, o bien miran los datos geofísicos, los terremotos, las irrupciones volcánicas, la resonancia de Schumann, y por supuesto las modificaciones de la ionosfera, o bien prefieren ser curiosos sobre la evolución de la geopolítica, y en ese momento notan que todo el mundo está preparando alegremente la gran batalla del Armagedón. Es la batalla de los payasos entre los llamados sombreros negros y los sombreros blancos.

Entonces, alguien levantó la mano, veo una mano levantada sobre un nombre.

Elisa: Sí, bueno.

(Discusión en español)

Eso está bien.

Un hermano: Hola, ¿quieres hablar un poco de la realidad del Silencio en relación con la...

A mí me pasa cualquier otra palabra, ¿a ti te pasa lo mismo?

Hermano: De acuerdo, repito.

Elisa: Sí.

Elisa, ¿puedes oírme?

Elisa: He oído que sí.

Un hermano: Me gustaría preguntarle si puede hablar un poco sobre la realidad del Silencio y su relación con el Estado Natural.

Elisa: La realidad del silencio y el Estado Natural.

Un hermano: La relación con el Estado Natural.

Así que yo diría que hay una especie de despliegue dinámico y sucesivo que es variable según cada persona. En primer lugar, está la experiencia del primer encuentro con el estado Ágape, ya sea a través del Fuego del Corazón, a través de la Onda de la Vida o a través de la expansión de la conciencia y la vibración.

Este primer encuentro crea lo que se llama la resonancia Ágape.

Es la etapa del redescubrimiento de este estado de Amor incondicional que hemos denominado obviamente con su verdadero nombre que es Ágape. En este momento existe la necesidad de escribir, de expresar, de pintar, de compartir este estado. Así que, obviamente, durante este descubrimiento, está la aplicación de la voluntad personal, por supuesto. Y de forma diferente para cada uno, después, se establece lo que hemos llamado el Estado Natural.

El Estado Natural se caracteriza por la posibilidad casi constante de vivir la resonancia del Ágape, pero sin la puesta en práctica de ninguna voluntad personal. La emanación, la irradiación, llámalo como quieras, ocurre por sí misma independientemente de cualquier intención o voluntad.

Esta fue la primera respuesta a la entrevista con Elisa el viernes por la noche. Cuando me preguntaron qué hacía, respondí: "Lo primero es que, en el Absoluto, no hago nada. Y es a partir del momento en que comprendo que no estoy haciendo nada, que descubro que soy totalmente libre, tanto del personaje como del observador o del testigo, y es ahí donde veo claramente la pesadilla, el sueño, mientras vivo este Ágape de forma natural, sin siquiera pensarlo o pedirlo, y es así como naturalmente se establece este famoso Gran Silencio.

Así que, obviamente, te lo presento de forma didáctica con estos tres bloques.

Así que el descubrimiento de lo que somos y la manifestación de lo que somos en todas las formas posibles de creatividad o comunicación.

Un segundo bloque es la comprensión y la experiencia de que, finalmente, no somos actores de nada, todo sucede de forma natural, es el Estado Natural, la fluidez de la vida, la fluidez y la secuencia de eventos en nuestra vida se hacen sin nosotros.

 Y finalmente, cuando esto se ha vivido y experimentado suficientes veces, se produce el famoso Gran Silencio. Es ese momento en el que ya no sientes la necesidad o el deseo de hablar de nada, sino el momento en el que simplemente : Estar vivo, estar ahí presente, humano, realmente sin pedir nada, sin esperar nada, lo que creará esta disponibilidad permanente y esta lucidez permanente. Esto es lo que puedo decir, tanto por mi propia experiencia, como por los innumerables testimonios.

Hermano: Muchas gracias.

Estamos preparados para todo esto, a la pereza o tranquilidad de Osho me remito.

Una pregunta más.

¿Aún no tiene Maurice ganas de hablar?

Elisa: Maurice. Maurice, has entrado y salido varias veces. ¿Estás ahí? Creo que ya no está aquí.

(Risas)

(Risas) Entonces, ¿alguien más quiere hablar?

Elisa: Bien. Voy a llamar... recordando todo lo que me piden. (Risas) Sobre lo mismo de siempre, no. Has contestado sobre la época de Nibiru, y ahí creo que has dejado claro todo lo que hay que decir sobre Nibiru.

(Elisa habla con un participante).

Elisa: Oh, sí. Ayer, hubo una pregunta que hizo Margarita que fue en dos partes. Respondiste a la primera parte y a la segunda, dijiste: "Los ciento treinta y dos días, tal vez los desarrollemos mañana". Porque dijiste: "Ya estamos en los ciento treinta y dos días pero podemos desarrollar tranquilamente mañana".

¿Podemos desarrollar el qué?

Elisa: Tranquilamente, no. Ayer, hubo una pregunta sobre los ciento treinta y dos días.

Sí, lo recuerdo.

Elisa: Y usted dijo: "Ya estamos ahí, pero quizá podamos ampliar...

Ah, han pasado. Así que hay que entender que durante muchos años, yo diría que casi diez, se nos informó de un cierto número de acontecimientos con una noción de sucesión de acontecimientos. Con el paso de los años, hemos asistido a una especie de cambio en el discurso sobre la propia cronología y la secuencia de los acontecimientos.

Y eso, si no recuerdo mal, durante al menos cinco años, cuando lo que se suponía que iba a desarrollarse cronológicamente -había muchos acontecimientos que se suponía que iban a seguir una lógica, si se puede decir, temporal- y luego de forma bastante abrupta, hace cinco años se nos empezó a decir que los acontecimientos no estaban necesariamente en el mismo orden, y que cuanto más tiempo pasara, más tenderían estos acontecimientos a telescópicos y a juntarse, siendo la única certeza una duración de siete días entre el anuncio del acontecimiento y el propio acontecimiento.

El acontecimiento, estrictamente hablando, no fue necesariamente la visibilidad de Nibiru, la llamada de María, o la inclinación de los polos, o la aparición del

Conjunto de la Confederación Intergaláctica en nuestro cielo.

Simplemente sabemos que desde julio del año pasado estamos verdaderamente en el tiempo del Armagedón, la batalla de todos contra todos, y sabemos que siempre habrá el tiempo de siete días entre el anuncio del evento y el evento mismo, cualquiera que sea. Si son las Trompetas las que iban a ser el anuncio del evento que les recuerdo, si es directamente el Paraíso Blanco, si es la visibilidad para todo Nibiru, o los tres días de oscuridad, no importa.

Así pues, lo que ha cambiado no es propiamente la naturaleza de los acontecimientos, la cronología temporal lineal se ha puesto en forma de paquete común, y que el acontecimiento que se anunciará siempre siete días antes, será de todos modos un acontecimiento colectivo, ya sea el Paraíso Blanco, la inclinación de los polos, la desaparición de la atmósfera terrestre o ya sea la vacuna, no tenemos realmente la posibilidad de elegir. Y la libertad, como dije ayer, está aquí.

Así pues, los ciento treinta y dos días, esta preparación anunciada desde hace muchos años, se ha vivido en gran parte y estamos aquí en la lógica del acontecimiento mismo y del anuncio del acontecimiento, del que nadie sabe la fecha, como he dicho, pero que podemos adivinar en gran parte en cuanto al período, que es el período actual. Pero esto no debe perturbarnos demasiado, porque todo lo que sucede está destinado a despertarnos. Hasta aquí los ciento treinta y dos días.

 Bueno, hoy no estás muy hablador.

(Elisa habla con un participante en español).

Pues bien, hasta que haya otra pregunta, tal vez avance un poco sobre los cambios fundamentales que se producen en el Estado Natural. Por lo tanto, se trata de un conjunto de manifestaciones, de síntomas, que pueden o no manifestarse en todo el mundo, por supuesto, pero que son bastante fáciles de detectar. En primer lugar, lo que realmente llama la atención es esta capacidad, sin esfuerzo, de permanecer en el Momento Presente. Ciertamente, los pensamientos continúan, los acontecimientos siguen ocurriendo, pero no nos arrastran a la reacción.

Al final, es como si no pudiéramos ser arrastrados, ni por nuestras emociones ni por nuestros pensamientos. No podemos decir que ya no hay emociones, que ya no hay pensamientos, pero estos se experimentan realmente como algo que pasa y que ya no es detenido por lo que llamamos el carácter, el ego o la persona. Una capacidad más natural para estar lúcido y escuchar.

Paradójicamente, no se trata de un exceso de vigilancia, por ejemplo, de los sentidos o de la conciencia que se volvería hacia el exterior, sino de una nueva capacidad sensorial que va más allá de los cinco sentidos habituales. Así que, por supuesto, todos conocemos los cinco sentidos, pero hay otros tres sentidos, por lo tanto otras tres percepciones que hay en el ser humano

La percepción del significado, mira lo que el medidor Linky hace a algunas personas ...

Elisa: Bueno, no lo entendí.

Ah sí, el contador Linky, son los contadores comunicantes (en electricidad,) que en Francia emiten ondas electromagnéticas. O simplemente mira al que siente la energía, este sexto sentido es el sentido eléctrico, que siente la energía eléctrica que fluye.

Después, tienes otro sentido, que es el sentido magnético, el magnetismo de los magnetizadores, por ejemplo.

Y en el Estado Natural, aparece especialmente el octavo sentido. Es lo que llamé en su momento, el sentido, la percepción de lo divino, el otro es uno mismo, no es un concepto, se siente, se vive. No es empatía ni carisma, es parte del sentido magnético. Este sentido de lo divino da la comprensión y la experiencia de que todo lo que se ve es sólo nosotros. De ahí surge esa humildad natural en la que, fundamentalmente, ya no podemos culpar a nadie porque no hay nadie más que nosotros.

En el Estado Natural, el tiempo no tiene el mismo valor. En el aspecto contemplativo, por ejemplo, hay dicha al escuchar un pájaro o verlo volar, y en estos momentos, el tiempo parece suspenderse o no importar. También hay distorsiones temporales y de la memoria que no tienen nada que ver con la pérdida de memoria o el Alzheimer, pero en cualquier caso, hay una cosa que es cierta, uno ya no puede verse afectado por ningún recuerdo ni por ningún elemento de la memoria.

Esto permite limitar en gran medida el sufrimiento resultante de cualquier recuerdo y que contribuye, por supuesto, a la eliminación de todo miedo. El Estado Natural es una humildad natural donde ya no estás sujeto a los recuerdos, pero también, no estás sujeto a ninguna visión, a ninguna proyección y a ninguna interpretación.

El Momento Presente está totalmente desprovisto de interpretación. Se vive con total lucidez y tranquilidad, lo que no priva en absoluto al personaje de verlo manifestar o dejarlo manifestar. No hay restricciones en los momentos en que se necesitan las características del personaje. Todo es muy suave, en una especie de fluidez si se puede decir, flujo, y todo es ligero y simple. Al experimentar el Estado Natural, vemos la desaparición, sin esfuerzo, de lo que estaba en exceso en la persona.

Esto permite limitar en gran medida el sufrimiento resultante de cualquier recuerdo y que contribuye, por supuesto, a la eliminación de todo miedo. El Estado Natural es una humildad natural donde ya no estás sujeto a los recuerdos, pero también, no estás sujeto a ninguna visión, a ninguna proyección y a ninguna interpretación.

No hay más espacio para los impulsos. Ya no hay espacio para los deseos, pero sí para el placer de Ser. Esto se verifica cada minuto. Por supuesto, también hay innumerables cambios en el funcionamiento fisiológico. No todos son agradables al principio, pero todos nos devuelven al Gran Silencio, a esa Alegría Silenciosa de simplemente estar ahí, sin esperar nada, sin temer nada, disponibles para la Vida, sin esfuerzo. Evidentemente, esta vez hay una búsqueda, no de ustedes, sino de la Inteligencia de la Luz, del Silencio y la calma.

Sabes y vives que no tienes que convencer a nadie, y que simplemente tienes que estar donde estás en el momento que estás. Es una aceptación plena de la vida tal y como es. Hay una mayor libertad para decidir sin tener que elegir. Ni siquiera es la respuesta del Corazón de la que hablaba Omraam Michaël Aïvanhov hace muchos años. Es la Evidencia de la Vida Natural la que dirige tu vida. Es como si, sin observar nada y sin prever nada, todo estuviera previsto ya que todo está escrito.

Y también es curioso, es decir, cuanto más aceptas que está escrito, cuanto más aceptas que no puedes cambiar nada de lo que es, más sencilla se vuelve tu vida, y más se llena de placer, de alegría, de sonrisas. Ese es el Estado Natural. Todo lo que sucede es una Gracia.

Elisa: ¿Es?

Es una gracia. No es ni una recompensa ni un castigo. Es como si, en cuanto has reconocido que todo esto es un sueño, que el escenario ha sido escrito y recorrido, paradójicamente, eres aún más libre. Es como si el propio escenario tuviera su propia inteligencia y que desde el momento en que reconoces que es tu escenario, el escenario se transforma en algo mucho más ligero, a todos los niveles. Esta es la prueba de la acción de la Inteligencia de la Luz. Comprender que no puedes hacer nada te da un poder absoluto, el poder de dejar que el Amor guíe tu vida, porque nadie lo hará mejor que el Amor.

Es también en este momento que comprendes en el Estado Natural, que todas tus experiencias, que todos tus estados y todas tus experiencias así como todos tus conocimientos, te han servido estrictamente para nada para ser lo que eres en la Verdad. Es la desnudez total. No puedes engañarte a ti mismo. Puedes cometer errores, eso forma parte de nuestra humanidad, pero al final, aunque te equivoques, se ve muy fácilmente. Realmente te da la capacidad de no juzgar nada y este no juicio es la Libertad. Pero entiende que no eres tú quien decide no juzgar.

Es algo autoinducido y ayudará a establecer el Gran Silencio. Pueden pasar muchas cosas, como he dicho, en el cuerpo y no considerar aquí que es la salud perfecta. El resultado del Estado Natural también puede ser muy diferente. Porque cuando te des cuenta de la Verdad, quizás no tengas que hacer nada más aquí.

Tenemos hermanos y hermanas que están en Agape, que se están muriendo de cáncer. Y tal como escribió Christiane Singer, estos hermanos y hermanas están experimentando lo mismo. Ya no hay sufrimiento, el cuerpo está en agonía, y sin embargo se vive la belleza del Ágape. En el Estado Natural, ya no nos dejamos engañar por la ilusión. Y es esta aceptación plena y completa del sueño, de la ilusión, de la creación, la que nos instala aún más claramente en el Aquí y Ahora del sueño. Pero ya no somos el actor de nuestro sueño.

Hemos sido el creador, el guionista, pero como todo el resto de la creación está dentro de nosotros, es evidente que conocemos todos los guiones y todos los escenarios. No necesitamos conocerlos uno por uno, pero es una verdad que se impone a través de la experiencia.

Preciso que en este Estado Natural, los procesos energéticos, vibratorios, pueden continuar o no, pero ya no involucran a la conciencia. En el Estado Natural también notas que cuanto más natural eres, entre comillas, más espontáneo eres, menos sabes lo que vas a decir. No es necesario pensar previamente en las palabras. Las palabras salen naturalmente por sí mismas. Esto es, te recuerdo, lo que llamábamos en su momento para los que conocían el undécimo cuerpo, que estaba situado en el labio superior, que es el Verbo creador que manifestamos.

El propósito aquí no es crear mundos o universos, sino que es una Palabra que crea el Silencio, en el que se difunde el resplandor y la resonancia de la Buena Nueva, de Ágape. Verás, en este Estado Natural, ya no hay mucho espacio para las historias. No hay lugar para un salvador, no hay lugar para un maestro. No hay más espacio para la Confederación Intergaláctica. Nosotros somos los que hemos creado todo esto y también somos los actores de la Confederación Intergaláctica. Nos olvidamos de ello.

Entonces, por supuesto, este mundo continúa hacia su caos integral. La destrucción de la sociedad de los hombres no es, en definitiva, más que el asesinato de la ilusión luciferina, de lo que también puede llamarse el principio luciferino, que es aplicable a todos los mamíferos del planeta. Y te recuerdo que en este sueño, también somos un mamífero. Y lo que caracteriza a los mamíferos es la ley de la depredación. Es el que es más fuerte, el que come primero, el que hace el amor primero y el que lidera la manada o el rebaño. Esta es una traducción muy simple de cómo funciona la sociedad humana.

La organización social, la ciudad en sentido noble, el pueblo, forma parte de la estructura del recinto. Y cuando estás en el Estado Natural, sólo puedes estar en la periferia de la sociedad. No eres en absoluto un revolucionario, sino más bien un rebelde pacífico, porque ves claramente la trampa, no sólo de los egregores, sino del egregor más poderoso que tenemos frente a nosotros todo el tiempo, es obviamente la organización  social de la humanidad. Pero te recuerdo que en el Estado Natural no podemos oponernos ni luchar contra el sueño, ni contra la sociedad.

Eso sería mostrar una gran dualidad, y traicionar el Estado Natural de alguna manera. Así, el Estado Natural nos lleva al límite de la sociedad, a veces también al límite de nuestros hijos, de nuestra pareja, de nuestra familia, según las circunstancias. Todo esto para decir que en el Estado Natural, la depredación se reduce a su expresión más simple, que consiste en comer, tener un techo, dormir y moverse. Bueno, desplazarse suena bastante finito. (Risas) Te recuerdo que la libertad se encuentra en el encierro.

Hubo un libro que se escribió hace unos treinta años llamado Informe X-07 o Informe de la Luz (Mundos de Luz. Informe X7. Adaptado por Anne K. Edwards, 1988). Fue el testimonio de un grupo de individuos que se encontraron atrapados en una cueva, sin luz, logrando una especie de privación sensorial o de contacto con el exterior, que les llevó a ver y experimentar los Mundos de Luz.

El Estado Natural es un poco eso, que no hay nada en este mundo que pueda desviarnos de nuestra experiencia. Claro que nos puede interesar o no la escena teatral en cualquier aspecto, lo que sea, pero no tenemos ninguna participación en ella. Es como hacer un crucigrama o ver una buena película. Así que el Estado Natural nos lleva a esta simplicidad, a un estado yo diría de no petición, de acogida y aceptación, donde no hay manera de oponerse o negarse.

Eso es lo que puedo decir del Estado Natural. Así que, si tienen alguna pregunta sobre este Estado   Natural, por supuesto, si hay necesidad de más aclaraciones, estoy escuchando.

Elisa: Antes había una mano y ya no está. Ya no veo la mano. Bueno, hay preguntas. Estamos esperando.

(Elisa habla con un participante en español)

Has visto que hay una o dos preguntas escritas en el chat, ¿verdad?

Elisa: Sí. Salir de la forma, ¿es todo lo que tenemos que experimentar en este momento?

Espera. No estoy seguro. La pregunta es: "Fuera de la forma, ¿qué es?".

Elisa: ¿Y eso es todo lo que tenemos que vivir ahora?

Elisa: Pero no puedes salir de la forma.

Especialmente no. Es en este cuerpo donde vives la transmutación. Porque querer dejar este cuerpo, muestra simplemente el no vivir del Momento Presente. Pasé muchas experiencias para salir de mi cuerpo, para ir en dimensiones muy etéreas. Salir de tu cuerpo simplemente te lleva a otras etapas del sueño. Ciertamente, los sueños donde hay otras formas de luz. En esas otras dimensiones no hay sufrimiento, pero no es menos ilusión que nuestro mundo y nuestra persona. No hay nada de lo que huir. Hic et Nunc, es lo que me dice Anael desde hace años, Aquí y Ahora.

Sean cuales sean las enseñanzas que haya recibido y transmitido, sean cuales sean los viajes que haya realizado, la Verdad no está en otro lugar que en medio de tu pecho. La espiritualidad es un fraude total. Es la violación más evidente de la libertad. No hay ninguna autoridad. No hay jerarquía. Nada de esto existe. Todo es un sueño.

Elisa: Marie-M hace una pregunta. Los seres eligen nacer, ¿qué te parece?

Los seres eligen nacer porque antes del año 2012 y antes de las Bodas Celestiales, incluso antes del 2009, cuando dejabamos este cuerpo, nos deteniamos en los planos etérico y astral. Esta es exactamente la descripción de las personas que tuvieron experiencias cercanas a la muerte. Tenéis lo que llamamos vuestros seres queridos que están ahí, tenéis vuestra vida que parpadea y tenéis los llamados seres de luz que a veces se llaman los señores del karma, los lipikas kármicos, así que por supuesto tomarán el color de vuestras creencias.

Si sois budistas, vais a Buda. Si eres musulmán, acude a Mohamed. Si eres cristiano, vas a Jesús. Pero todo lo que sucede en el astral, no es real. Estos seres son fantasmas, no tienen más existencia que tú. Así que cuando esta hermana dice que elegimos nacer, sí, la persona, el alma elige nacer, porque el alma es dual, está polarizada, es incompleta e imperfecta. El alma es una mentira, no es inmortal. Excepto que lo que nunca nace es inmortal.

Cuando decimos que podemos elegir (cortar) y asumir este o aquel karma, simplemente se demuestra la ignorancia que tenemos del otro lado, incapaces de hacer la diferencia que somos entre la luz astral, la luz desviada, la luz proyectada que es la luz astral, y la Luz Inmanente que está dentro de la forma. Así que, hasta ahora, no teníamos más remedio que renacer porque estábamos privados de la memoria de lo que éramos antes de la forma. El nacimiento es la muerte. Y la muerte en este mundo, de este mundo, en este momento, es mucho más que la resurrección. Es el verdadero renacimiento en la Eternidad más allá de la forma.

Pero esto el alma no puede entenderlo porque todos hemos sido literalmente alimentados a la fuerza con la enseñanza espiritual, y por lo tanto llenos de creencia, incluso de visión. Pero nada de lo que se ve es cierto. La verdad es sin visión. La verdad no tiene mundo ni forma. Es pura felicidad. Todo el mundo puede experimentarlo, pero hay que podar las creencias. Tienes que estar disponible para la Verdad. No puedes estar disponible para cualquier historia y disponible para la Verdad al mismo tiempo. Es imposible.

Elisa: Ahí hay dos manitas que se levantan.

Ah, entonces, la primera de las manos que suben.

Elisa: Así que el primero fue Olivier.

Espera, estoy tratando de ver. Ahí están Karim y Olivier. Sí, lo veo.

Elisa: Olivier.

Entonces, tienes que encender el micrófono, Olivier. Ahí tienes.

Participante: Es su esposa. ¿Me oyes?

Muy bien.

Hermana: Sí. Quería hacer una pregunta para rebotar lo que acabas de decir sobre la estafa de las enseñanzas espirituales, o la espiritualidad en general. Para ti, ahora, un energético, un chamán o no sé, hay tantos y de tantos tipos, que no viven el Absoluto o que no viven Ágape, ¿qué están haciendo realmente, de hecho cuando trabajan en este no despertar? ¿Qué tienen de especial ahora las personas que son energéticas o chamanes o, no sé, que trabajan con energías pero no viven Ágape? ¿Qué están haciendo realmente?

Dejaré que Elisa traduzca antes de responder.

Trabajan en el aspecto sutil del sueño. Trabajan en las diferentes ruedas de la encarnación, en las diferentes dimensiones, realmente. Pero aún no han vivido la Verdad, porque cuando vives la Verdad, el Estado Natural, todo se hace sin ti. Si tomo el ejemplo, porque yo también hice chamanismo cuando era joven, por supuesto, hice muchas cosas, por supuesto,  trabajé con energía, pero todo eso se detiene, porque en el Estado Natural sabes que no haces nada. Su función no es cambiar el sueño de nadie ni mejorar el sueño de nadie.

Lo que no quiere decir que si necesito curarme, no vaya a utilizar la energía o las agujas de acupuntura o el masaje o un osteópata. No soy un idiota. La diferencia, por ejemplo, entre un osteópata que se cree persona y un osteópata que ya no se cree persona, es ésta. Es válido para los cristales, es válido para la curación espiritual, es válido para cualquier cosa. Al principio, creemos que dominamos una energía, un conocimiento. Incluso podemos decir que somos neutrales, que fluye a través de nosotros. Creemos que actuamos, que eliminamos una entidad, que reparamos un agujero en lo etérico.

Y afortunadamente hay seres así para los que todavía creen en los sueños, es decir, la mayoría de la gente. Pero cuando vives el Estado Natural, estás perfectamente lúcido de que no puedes hacer nada. Y si se trata de un osteópata, por ejemplo, en el ejemplo que tomé al principio, el osteópata que no sueña más, dejará correr sus manos, olvidará todos sus conocimientos y pensará en otra cosa. La curación se hace sin él. Hace dos años, hicimos una formación sobre cristales con Elisa, en francés y en español, donde pasamos diez días enseñando a la gente a manejar los cristales.

Así que algo muy estructurado, muy cuadrado, muy reproducible, ¡una enseñanza qué! Y terminamos el curso diciendo que, finalmente, todo lo que hemos aprendido es inútil. Y que si tienes un paciente del que no sabes nada y pones a su lado cien cristales de los que no sabes nada, y que en ese momento dejas actuar a la Inteligencia, cogerás cristales al azar y los pondrás al azar en el cuerpo de la persona.

Y, obviamente, en aquella época teníamos medios para visualizar las energías, el efecto Kirlian, por ejemplo, o las máquinas de neurociencia que desarrollé. Está demostrado que el que no sabe nada y actúa en la espontaneidad del momento, sin ninguna comprensión, tendrá los mismos efectos, si no mejores, que el que aplica un conocimiento estructurado.

Elisa: Es cierto, sucedió así. Nos dejaste, a todos, asombrados, porque, después de haber aprendido todas las lecciones durante diez días, ¡saliste con eso! Todos teníamos frío. Diez días tomando notas y ... (Risas).

Elisa: Bueno, ahí tienes.

Hermana: Gracias

Creo que se levantó otra mano.

Elisa: Karim.

Hermano: O estoy aquí. Por cierto, tenía una pregunta sobre la gente que toca el Estado Natural. Quería saber por qué mecanismo, de hecho, se disminuye el efecto de los recuerdos, el efecto de las creencias, de los sufrimientos.

De hecho, si he entendido bien la pregunta, se trata de explicar por qué en el Estado Natural no hay sufrimiento, ¿no?

Hermano: De hecho, ¿qué explica que los recuerdos, las creencias se atenúen, al menos sus efectos se atenúen para aquellos que tocan el Estado Natural, o que viven el Estado Natural?

Así pues, el sufrimiento en sentido amplio es casi siempre un fenómeno de memoria. El sufrimiento es inducido por el propio funcionamiento de nuestro cerebro. Es al mismo tiempo un mecanismo de preservación de la vida. Si un niño pone la mano en una placa eléctrica caliente, la mano se retira antes de pensar en ello. El sufrimiento es ante todo una señal de alarma, una disfunción, ya sea de la memoria, del cuerpo o de la mente.

A un nivel mucho más global, el sufrimiento es la resistencia. El sufrimiento es sólo la expresión de la resistencia al flujo de la vida, sea cual sea el sufrimiento. Esto enlaza con todo lo que digo sobre la aceptación y la acogida.

La característica del Estado Natural es que no te agarras a nada, no paras nada. Sin embargo, si hubiera dolor, nunca se convertiría en sufrimiento. El dolor se vive, se siente, es real, puede alterar el funcionamiento del cuerpo a cualquier nivel, pero por la no implicación del que es libre, por su aceptación y su acogida natural del estado Ágape, el sufrimiento no puede tener lugar.

Por supuesto, hay mecanismos dolorosos como cualquier otro humano, pero no hay lugar para el sufrimiento. Porque el Momento Presente es el bálsamo del sufrimiento. Es en este Momento Presente, en el Hic et Nunc, donde se toma la resolución.

No sé si he respondido plenamente a la pregunta.

Hermano: Sobre la parte del sufrimiento, sí, veo muy bien, entiendo lo que se expresa. Tengo una pregunta sobre los recuerdos. ¿Cómo funciona con los recuerdos, porque todavía tenemos creencias y recuerdos que permanecen, entre comillas?

Los recuerdos son experiencias desafortunadas que afectan a nuestro presente, así que si son recuerdos de la primera infancia, que se llaman traumas iniciales, son datos que he discutido ampliamente en la neurociencia del comportamiento. Os invito a volver a los Satsangs donde hablé de los famosos diablillos, es decir, de lo que llamamos esclavitud cognitiva ligada a los recuerdos. Los recuerdos nos afectan porque creemos que son el resultado de un pasado. El momento presente libera los recuerdos.

Los recuerdos son cicatrices energéticas, diremos, que se inscriben en la memoria cerebral, en lo que llamamos el cerebro reptiliano, el bien llamado. Hay por supuesto terapias, parte de las terapias cognitivas, que consisten en ir a buscar lo que llamamos el mito fundador, es decir el escenario del recuerdo inicial. También podemos hacer lo mismo con las vidas pasadas, se llama regresión.

Resulta que Hic et Nunc, Aquí y Ahora, que te recuerdo, están situados encima de las dos orejas, son los puntos, Hic et Nunc, IM y IS los que están ahí. Es el punto, creo, 8 (Ocho) de la vesícula biliar, los dos cruces de los dedos por encima de las dos orejas, y que estos dos puntos corresponden a - primero está en la neo corteza, es decir no es el cerebro reptiliano, está en la materia gris -, que corresponde al área del lenguaje, lo que llamamos el área de Broca, cualquiera que sea el nombre, y toda el área que llamamos la corteza motora, es decir lo que hace mover las manos, el cuerpo, lateralizada por supuesto en el otro lado, ya que las fibras nerviosas se cruzan.

Cuando te instalas en el Momento Presente, cuando has vivido una experiencia cercana a la muerte, cuando has vivido una auténtica experiencia mística, las áreas cerebrales situadas en Hic et Nunc, IM e IS, aquí, encima de las orejas, modifican sus actividades. Es en el área del lenguaje y en la corteza motora, que están ahí, donde se encuentra el área de acceso a la multidimensionalidad.

Hay señales eléctricas, hay modificaciones de las hormonas en la sangre para las personas que viven este Estado Natural, y para las personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte o experiencias místicas. Cuando te instalas en este estado de tu cerebro y en el estado particular de esta conciencia, todos los recuerdos que están engramados en lo que llamamos los diablillos, es decir en el cerebro reptiliano, simplemente ya no existen.

Existe una ley en la neurociencia llamada teoría de la queja, que va en contra de todo lo que nos han enseñado en psicología, psicoterapia y energética, y que nos dice que cuando se presiona donde duele, duele aún más. Así que si despiertas un recuerdo, por una regresión, por un estudio psicoanalítico, o psiquiátrico o psicológico, harás más activa la zona cerebral correspondiente.

En definitiva, hemos demostrado en neurociencias, vamos a ir directamente a la conclusión, se ha documentado que: "Todo lo que se opone se refuerza". Y que es una locura absoluta, es una locura absoluta, está incluso escrito en los fundamentos del misticismo tibetano. Es absolutamente insensato creer o pensar que hay que borrar, suprimir o trascender todos los recuerdos para ser libre.

Y sin embargo, esto es lo que hacen muchos terapeutas. Te llevan a la memoria del pasado para traer algo de vuelta, diciendo que al expresar, verbalizar o revivir ese recuerdo, se entenderá y por lo tanto se sanará. Esto es una estafa aún mayor que el virus actual.

Le recuerdo esta gran ley que tenemos en la neurociencia: "Todo lo que se opone se refuerza", incluso si se cura inicialmente. La única curación posible es la del Momento Presente. Es el estado de Gracia, es la acción de la Inteligencia de Luz, todo lo demás te mantiene en el Samsara, es decir en la ilusión y la reencarnación.

No voy a desarrollar más esta teoría de la queja, pero que sepáis que si hacéis un trabajo de análisis sobre un problema que tuvisteis en una vida pasada o en la primera infancia, efectivamente tendréis las explicaciones, las imágenes, la comprensión, efectivamente sanaréis cosas increíbles por las que os quejáis, de momento sois felices, pero no podéis suprimir los recuerdos, es imposible.

Es una ilusión de supresión y se puede ver fácilmente, diez años después, quince años después de la aparición de enfermedades degenerativas mucho más graves, el recuerdo, la enfermedad, el sufrimiento son parte de la trampa del encierro. He dedicado veinticinco años de mi vida a la medicina, las neurociencias y la energía para llegar a la conclusión de que, ciertamente, a veces es necesario incluso a menudo, pero finalmente es una gran estafa. Sólo existe el Presente, sólo existe una cura posible que es la de comprender que nada de todo eso es real.

De lo contrario, incluso la curación que es sin embargo esencial en ciertos casos, sin esta conciencia de que todo esto es un sueño, te arrastra a más y más dualidad, más y más karma, pero en ningún momento podrías haber encontrado la solución de Quién eres. Esta es la enorme trampa de la espiritualidad, de los energéticos, porque se aferran literalmente a la dualidad, a la acción/reacción, y por tanto a la depredación.

Ojo, en lo que digo, no he dicho que dejes de curar o practicar si eres terapeuta, sino que si estás lúcido, en ese momento no buscarás eliminar recuerdos o resolver memorias, sino (Cortar) por el poder de la Gracia y el Ágape la propia creencia de estar sujeto a un recuerdo.

La memoria y la proyección son las dos causas del sufrimiento. El sufrimiento, a nivel ontológico, es sólo la resistencia a lo que es. Los recuerdos son simplemente una coartada para oponerse a lo que es y para no beneficiarse de la Gracia. Si quieres ser libre, no apliques ninguna de las leyes de la causalidad, también podría llamarse Humildad, Simplicidad, es parte del Estado Natural.

Así que los recuerdos están ahí sólo cuando creemos en ellos, y porque estamos acostumbrados a ellos. El que es libre, es libre en el Instante. Capta toda la quintaesencia del instante presente. Por supuesto, todavía está sujeto al carácter, a los hábitos, pero poco a poco, a través de la lucidez de lo que vive, la Inteligencia de la Luz trabajará realmente para moverse en la dirección de la libertad.

Para ir en la dirección de la vida, pero para eso debes dejar de creer en tu carácter. No puedes negarlo, es donde estás presente, en este cuerpo, pero este punto de vista como diría Bidi, te lleva directamente a la libertad.

La libertad no es otra cosa que estar libre de condicionamientos, de recuerdos, y sólo tienes un espacio para vivir esta Libertad y esta Alegría, es el Momento Eterno Presente. Es el Instante Eterno que es el lugar donde lo efímero y la eternidad se encuentran. También es el lugar de la fusión y es el lugar de la gran alegría.

Absolutamente todo lo demás, la energía, la vibración, la visión, la memoria, la percepción, ya no te sirven. Y ya no puede ser una justificación para decir que no soy libre. Debes dejar de creer, debes dejar de imaginar nada, y en ese momento, estás cada vez más disponible para lo que es.

Como he dicho, ya no puedes ser engañado, atraído o desviado, no importa lo que, yo diría, tienes que resolver en tu vida dentro de la película. Pero todo se resuelve con facilidad, con facilidad. En ese momento, ya no ofreces resistencia a la vida, ya no ofreces resistencia a lo que es, y ahí saboreas la Vacuidad y la Plenitud al mismo tiempo. Entiendes por qué en el Estado Natural no puedes reclamar nada, no puedes esperar nada y no puedes temer nada, aunque puedes decirte a ti mismo, la Eternidad es larga, sobre todo al final, ¡pero lo dices con una sonrisa!

(Risas)

Es especialmente exasperante para quien no vive la libertad. Pero te aseguro que todos somos libres, sólo que no lo has reconocido.

Otra pregunta. Tengo... sobre los recuerdos, ¿creo?

Elisa: Había una pregunta, déjame ver. Bueno, está en francés. ¿Cómo detectar lo que nos impide vivir el Ágape, el Estado Natural? En mi caso, todo lo que se explica se acepta con naturalidad y facilidad en mi corazón, pero todavía hay una persona que reacciona negativamente a lo que ocurre en el escenario del teatro. Muchas gracias.


¿Cómo diferenciarse?

Elisa: Cómo detectar, cómo detectar...

Detectar.

Elisa: ... ¿Qué nos impide vivir Agape?

Pero es muy sencillo. Por supuesto, todos estamos obligados a adaptarnos a las leyes, a los decretos, aunque no signifiquen nada...


Elisa: Quizá lo traduzca. (Elisa traduce al español) ¿Lo repito en francés?

He perdido la cuenta. (Jean-Luc se ríe)

Elisa: ¿Cómo podemos detectar lo que nos impide vivir el Ágape, el Estado Natural? Conmigo, todo lo que se explica se acepta de forma natural y fácil en mi corazón. Pero todavía hay un personaje que reacciona negativamente a lo que ocurre en la escena del teatro.


Entonces, ¿cómo se detecta? Pues es muy sencillo. En lugar de buscar lo que obstaculiza el Ágape, donde volvemos a caer en el análisis, en la comprensión intelectual, es mucho más preferible estar inmerso si puedo decir en el Momento Presente. Sobre todo porque, en la pregunta, la persona dice que ve las reacciones de su personaje. Pero, ¿quién ve al personaje, sino el observador? Entonces, si el observador ve al personaje, ¿por qué el observador en esos momentos cree que es el personaje, y por eso reacciona? Por costumbre, por memoria.


No se trata de oponerse a una emoción o a un pensamiento cualquiera. En efecto, se trata de observarlo para ver que no somos nosotros, y ahí, simplemente estar en la benevolencia hacia uno mismo. Y esta benevolencia consistirá simplemente en no adherirse a lo que se ve, a lo que se siente, a lo que se piensa, sino en colocarse en la postura de la aceptación, en atravesar lo inaceptable.

(Velocidad de transmisión muy lenta.

Si te colocas en la postura de aceptación...

(La velocidad se vuelve rápida)


Elisa: (Risas) A veces se va demasiado rápido, a veces se va demasiado lento.


... Si te sitúas en la aceptación de lo que es inaceptable, entonces entra en juego un mecanismo parecido a la fluidez, al estado de Gracia, y ahí lo vivirás, entenderás lo que es el perdón. Verás que no hay diferencia entre tú y lo que ves, que eres parte de ello, que estás viviendo lo que ves. Y es durante la aceptación cuando se ve el sueño, no antes. Es entonces cuando se despliega la facilidad, el estado de gracia y la resolución. Y, de nuevo, esto hay que practicarlo.


No preguntes si funciona o si no funciona. Sólo acepta lo que está ahí, incluso si tu personaje está en el dolor extremo y la ira, sabes que no eres tú porque lo estás observando.

No cambies nada en la observación, no la agarres, deja que el dolor se vaya tranquilamente. Esto no es represión, al contrario. Es una forma de cruzar y trascender que naturalmente llama al perdón y a la gracia. Y así es como te demuestras a ti mismo que el otro, la situación que estás viviendo, eres sólo tú. Y si la aceptación se hace realmente, y la travesía es completa, entonces en ese momento verás que es un sueño. Lo entenderás, lo comprenderás, lo vivirás íntimamente.


Hermana: Muchas gracias Jean-Luc. Puedo preguntar...

Así que creo que hemos hablado mucho, mucho.

Hermana: ¿Puedo hacer otra pregunta de seguimiento?

Elisa: Claro, pregúntalo.

Hermana: De acuerdo. Así que es muy difícil para mí mantener mis relaciones con personas que se resisten a esto...


Tengo las palabras comidas, tengo todas las otras palabras comidas, espera

Hermana: De acuerdo.

Estoy tratando de encontrar... Sí, estoy escuchando.

Hermana: Tengo dificultades para mantener mis relaciones con personas que son totalmente opuestas a lo que quiero experimentar, y tiendo a aislarme. Hasta que no estoy en este Estado Natural, siento que no puedo hablar, y entonces es difícil callar. Así que me retiro. ¿Es esta la solución correcta?

Elisa: Yo traduzco.

Bueno, dejé que Elisa tradujera.

Simplemente le responderé, porque la travesía no fue completa, la aceptación no fue completa. Repito mi última frase justo antes de la pregunta que acabas de hacer, repito mi última frase que es que cuando aceptas en su totalidad la diferencia, el conflicto, el malestar, y lo atraviesas en su totalidad, entonces en ese momento, te das cuenta de que no hay nadie. Y que la propia noción de dificultad entre  tu y el otro se debía simplemente al hecho de que  tu detuviste la percepción.


Tu percepción del lado desagradable, y por lo tanto una dificultad para comunicarte, para intercambiar, para entrar en relación, muestra efectivamente que te has apoderado de la percepción y cuando digo "apoderado de la percepción", es que en ese momento la mente entra en acción, la mente se vincula a la percepción que acabas de experimentar, pero también se vincula al recuerdo en el origen de eso.

Y ahí, en algún lugar, estás atrapado, y al mismo tiempo, es una trampa que te permite comprender esto, y que en un momento dado, naturalmente, aunque no te lo hubiera dicho, habrías superado la dificultad. Y allí habrías experimentado la total espontaneidad de que, en primer lugar, no hay nada que retener como percepción, sino que descubrirás la anterioridad de la percepción. Y ahí, significa que habrás cruzado. Puedes sentir la dificultad, la desarmonía, pero ya no te afectará. Eso es la libertad y eso es la verdad. Así que sigue siendo el observador, el testigo, pero no retengas nada y no te apoderes de nada.


Así que, creo que vamos a tomar un pequeño descanso de una hora.

Hermana: Muchas gracias.


volveremos a las nueve.

Elisa: Bien, perfecto.

Una hora y veinte u hora y media de Phahame o un poco menos.

Al final de Phahame, permanecemos juntos durante un momento de Resonancia Ágape Espacial Interdimensional y especialmente de Gran Silencio.

Hasta luego.

A traves de Jean Luc Ayoun

Les Transformations

 Transcripción al Español abt.