Seguir

miércoles, 23 de septiembre de 2015

DRAGONES Y ELFOS Septiembre de 2015


Soy Erelim, Dragón, en este seno y en este centro aquí, uno de los cuatro guardianes. Nosotros, los cuatro dragones más jóvenes, en comunión, en nuestro grupo de siete, obramos en este lugar y en estos tiempos con el fin de mantener, en estabilidad, la conexión entre el mundo nuevo que se intercala con el antiguo, como apoyos y anclajes, con el fin de mantener, en estos momentos de fusión intensa de las partículas adamantinas y del fuego solar, en este punto, en nuestro grupo pero igualmente en otros lugares y en otros grupos con los cuales hoy estamos unidos, de ahí esta intensidad y esta potencia.

Somos felices finalmente de poder compartir estos instantes con vosotros, no para darnos a conocer o simplemente veros, pero sobre todo, y allí es lo esencial, con el fin de permitiros en el momento de nuestras comuniones de obrar también en vuestros centros, en vuestros cuerpos con el fin de estabilizar en vosotros, en los cuatro Elementos, el Fuego, y de permitir la unión entre vuestro cuerpo de Êtreté y el antiguo, que no nombraré.

Estamos aquí, también con el fin de compartir, en comunión con los Elfos y los pueblos elementales, con quienes os dejaré ahora, pero con los que todos juntos compartiremos un momento de comunión.

Estamos efectivamente unidos hoy con ellos aquí mismo, pero igualmente en sus lugares y en todo lugar sobre esta tierra. Que sean las Ondinas, los Elfos, los Elementales, o que seamos nosotros los Dragones, vinimos para compartir y para fusionar con vosotros, para ofrecer nuestras Presencias con el fin de estar en vuestra Presencia, de vivir este momento del despliegue del Corazón.

Nos desplegaremos en periferia del círculo que hemos desplegado alrededor, alrededor vuestro.

Los Elfos de entre vosotros, por la amplificación de las partículas adamantinas, desplegarán un centro vibratorio, este espacio estará unido, está directamente unido a todos los lugares sobre esta tierra, así como a los Círculos de Fuego. Así que nos colocamos en torno a vosotros, y dejamos al Rey de los Elfos expresarse ahora.



Soy Erin, Rey de los Elfos, en este lugar. Eriane así como todos los demás Elfos, numerosos, han venido para juntarse, así como otros pueblos elementales. Hemos desplegado una cúpula de Luz, amplificando así las partículas adamantinas.

Estamos con alegría porque este día es un encuentro de comunión y de fusión, no sólo con el pueblo de los Dragones sino también con vosotros, algo que puede parecer excepcional pero que en estos tiempos está cada vez más facilitado.

No estamos aquí por el simple juego de ser vistos sino más bien para, juntos, entender este encuentro, de la culminación entre el cuerpo de Êtreté y vuestro cuerpo, entre lo que sois de toda Eternidad y lo efímero. Este encuentro en el seno de nuestra vibración, sostenida por la estabilidad que proporcionan los Dragones, puede permitiros de comprender esta finalidad, esta renovación, en cierto modo, este contacto, no con algún miedo pero más bien en la alegría, la alegría y la facilidad, la facilidad y la sencillez.

Soy Erin, Rey de los Elfos, y vamos a colocarnos alrededor vuestro, entre vosotros, con vosotros. No busquéis ningún contacto afuera sino más bien en el corazón del Corazón.

La fuerza y la potencia y la emanación de los otros pueblos sobre esta tierra que se juntan con nosotros en este instante, será sostenida por la estabilización de los Dragones que llevarán su Fuego a los cuatro elementos, reforzando así y estabilizando el punto de anclaje en el corazón del Corazón.

No vamos a seguir con palabras. Vamos simplemente ahora a dejar obrar lo que debe ser obrado, abandonarnos, dejar obrar, y, añadiría, simplemente con toda sencillez ofrecernos aquí y ahora, simplemente, ofrecernos y dejarnos desaparecer, en este baño, en este flujo de Luz, sostenidos por los cuatro Elementos, muy presentes, simplemente acogiendo. Entonces mis palabras se callan y nos dejamos sumergir, aquí y ahora en un solo Corazón,

... Efusión vibratoria...




Soy Eriane, Reina de los Elfos, en este lugar, vengo simplemente para los que todavía escuchan mi voz, a compartir y fusionar con ellos lo más cercano al corazón del Corazón. Compartir, en la alegría y la paz, estos momentos que vivimos, juntos, reunidos como nunca lo fue, mezclando a diferentes pueblos Elementales, a los Elfos, a los Dragones, y los Humanos.

Un encuentro de lo más insólito pero que sin embargo hoy es posible, simplemente para haceros vibrar, en lo que sois, en el otro mundo, en la 5D (5a dimensión). Simplemente para entender este tiempo, entenderlo no desde el miedo pero simplemente vivirlo en la Alegría y la Paz, invitándoos a soltar, con nosotros o con otros seres de Luz, lo que puede quedar de resistencia, sobre el plano emocional o psicológico da lo mismo, simplemente llevar vuestra visión no hacía esta ilusión de sufrimiento pero más bien hacía lo que sois en realidad, hacía lo que somos, Luz, pero ante todo la Paz.

Este tiempo de Paz que todos habéis deseado, en este instante, en nuestros contactos, ahora o después cuando nos llamaréis, podréis vivirlo si esto todavía no se ha hecho. No teniendo la costumbre de contactarnos pero simplemente por necesidad. No por el placer de vernos, de hablarnos, pero simplemente por el respeto de reencontraros, de estar con vosotros mismos porque allí esta el único objetivo si podemos decirlo así.

Entonces si estáis todavía aquí a escuchar mi voz, entonces juntos perdámonos allí donde no hay más palabras, más voces, allí donde no sois este cuerpo, allí donde no soy Elfo, simplemente en el centro, el centro del Corazón.

... Efusión vibratoria...



Soy Erelim, Dragón en este lugar, vamos a posicionarnos encima, amplificando con nuestras alas y nuestro Fuego vuestros cuatro Elementos, vuestro Fuego en los cuatro Elementos, viniendo así para estabilizar la unión de vuestro cuerpo de Êtreté sobre vuestro cuerpo, desplegando así, en el seno de vuestro corazón, vuestra llama más allá, más allá de este cuerpo, permitiéndoos vivir las primicias de vuestro cuerpo de Êtreté por el despliegue de este Fuego.

... Efusión vibratoria...



Fuego que actúa sobre el despliegue de vuestras alas, liberando así una facultad mayor de vuestro cuerpo de Êtreté.

Soy Erelim, yo y otros Dragones os dejamos sumergiros unos instantes en este Fuego.

... Efusión vibratoria...



Soy Erelim, Regidor y Dragón en este lugar. Me junto a otros Dragones con el fin de daros las gracias por este momento vivido, todos juntos en Presencia, entre los Elfos y otros pueblos elementales, unidos sobre esta tierra en varios lugares donde otros hermanos también obran, así como muchos otros pueblos. Para el pasaje del efímero a la Verdad, del efímero a la Eternidad.

En cada instante, cuando lo deseáis, podéis venir y encontrarnos, y es con alegría que nos retiramos, dejando el sitio al Rey de los Elfos que desea también daros las gracias con sus propias palabras.

Soy Erin, Rey de los Elfos, y os doy las gracias a todos vosotros por permitirnos vivir juntos este instante de unión, en fusión, en esta Paz, en esta Alegría. Hasta el último momento de la absorción, de la absorción de este mundo por la Eternidad, continuaremos obrando y seguiremos cerca de vosotros si lo deseáis para acompañaros, preservando en nuestros lugares y en ciertos lugares, con el fin de permitir a aquellos que en los lugares en los cuales se encuentran actualmente y que pueden parecerles difíciles, encontrar cerca de estos lugares, cerca de nosotros, un momento de Verdad, de Libertad y de Eternidad ofreciéndoos simplemente y con toda sencillez. Lo repito, no hagáis de ello una finalidad sino simplemente una herramienta para mostraros y daros a vivir, lo recuerdo, únicamente lo que sois.

Yo, Eriane, y los pueblos elementales os damos las gracias, así como al pueblo de los Dragones, así como a todos los pueblos sobre esta tierra que se unieron en este instante.

Os decimos entonces, hasta pronto y os dejamos con vuestra Eternidad.

... Efusión vibratoria …

No hay comentarios:

Publicar un comentario