Seguir

sábado, 19 de septiembre de 2015

AA. Uriel Autres Dimensions. 26 Junio 2010. El Fuego de la Tierra se eleva. Los terremotos de la Tierra son los estremecimientos de la Verdad en el seno de la personalidad.


Original en francés.
http://www.autresdimensions.com
Canalizado:Jean Luc Ayoun
Transcripción:Véronique Loriot
Traducción: Hedyn Núñez

URIEL
26 Junio 2010.

Soy Uriel, el Arcángel. Ángel de la Presencia y Arcángel oficiante en el cambio total-inversión. Amadas Semillas de Estrellas, en esta Dimensión disociada, el aliento de la Luz que viene hacia ustedes. Pronto nace el momento de pasar a vuestra Dimensión original. Los instantes y momentos que vive esta Tierra, como todo este sistema solar es parto, preparación y entrega. El cambio es una inversión completa, total de sentido, de función y de movimiento. Lo que ha sido contracción y densidad será expansión y ligereza. Lo que era pesado será ausente de peso. Lo falso dará paso a lo verdadero. Intervengo en este ámbito específico de la inversión. Lo que están viviendo es la preparación. Lo que viven es preparativo. Esta fase requiere silencio y apacigüamiento. El silencio y la pacificación, no puede lograrse que a través de la ausencia de acción que contribuya a la ilusión. Así, la Vibración de la Luz Vibral, en el seno de vuestras estructuras y de vuestra Conciencia, debe ahora pasar por este espacio, como por otros, a través de la Cruz, y por el centro.

Lo que estaba a la izquierda debe que ir a la derecha. Eso que estaba abajo debe ir hacia arriba. Lo que estaba al interior debe estar fuera, para que no haya más distancia y separación entre eso que fué separado, dividido. Para ello, es necesario el silencio.

El cambio es silencio: silencio de palabras, silencio de pensamientos, de emociones, para mantener el Templo Interior del Corazón, pronto y limpio, listo para dejar venir el Fuego ardiente del Sol, para renacer como hijo ardiente del Sol, preparando la venida, el retorno de Ki-Ris-Ti. El momento en que todo se detiene para que nazca el nuevo aliento, la Tierra se detiene, la vida se detiene, que no es fin, sino un movimiento sobre si misma. La Vibración de la Luz, dentro de la esta estricta Unidad, permite, dar la bienvenida en vuestro Templo, de vivir a través del silencio, la preparación y la entrega. La puerta es el Corazón. La clave es usted mismo. Esta puerta debe abrirse, ella se abre sólo en la pacificación de ti mismo, contigo mismo, de sí mismo con el mundo. 

Usted debe integrar el hecho de estar en este mundo, sin ser de este mundo. También se necesita acceder a la intensidad de la Vibración, realizable por el Silencio de las palabras, por el Silencio de los pensamientos y de las emociones. Pacificación de ti mismo contigo mismo y de ti mismo con los otros, esto es factible dentro de la Vibración Infinita del Silencio Interior y no en otra parte.

Usted está en el momento en que el Mundo, en su totalidad, contiene el aliento porque un soplo nuevo va a soplar. Hay en esta expectativa muy real, necesidad de que usted se establezca en el seno de vuestra Presencia, que es Silencio de las palabras, de las emociones. La mirada hacia el exterior debe volverse Interior. La emoción debe secarse y cobrar vida en el Corazón. El pensamiento debe evaporarse a fin que el soplo del Espíritu hable en vosotros. Eso es lo que mi Presencia en el seno de vuestra Presencia, procurará: los Estados y la Gracia necesarias para vivirlo. Nadie puede decir en este Mundo, cualquiera que sea su visión, que el soplo del Espíritu vino inesperadamente, porque incluso aquellos que se esconden de ellos mismos, no pueden y no podrán ignorar lo que está sucediendo, dentro de la Tierra, como en sus cuerpos. Pero la Conciencia permanecerá libre, libres de permanecer aislados y confinados. La Luz no puede violar en modo alguno, esta libertad absoluta. Usted se está preparando para pasar y vivir este pasaje. Esto es conmoción; será más fácil o mejor si adhieren y se identifican en la Vibración - Conciencia del Corazón.

El Fuego de la Tierra se eleva. Los terremotos de la Tierra son los estremecimientos de la Verdad en el seno de la personalidad. Aceptar, de la misma manera, esta perturbación, permitirá de acoger sin dificultad este pasaje. Este pasaje no es la muerte, sino aún más, el paso de la muerte a la vida, de la Sombra a la Luz, pudiendo establecerse como Semillas de Estrellas, Hijos ardientes del Sol al interior del Infinito. Confianza en la Vibración, entrega a vuestra Presencia, esa que crece y florece en vuestras Coronas y vuestro Triángulo Sagrado. 

Acepten y accedan el poder de la Luz, para que lo que es peso desaparezca. Acepten y accedan a la pujanza de vuestro Fuego, de vuestro Espíritu. Este nacimiento pasa por el Silencio previamente al nacimiento del Verbo, a fin de no vivir más por las palabras, sino por el Verbo, y no más por la voz sino por el Ser, a fin de encarnar en totalidad la Luz. He aquí, a lo que están convidados e invitados. Bien amadas Semillas Estelares, si tienen hoy resistencias dentro de lo que Son, que estas se expresen de manera que mi Presencia y las palabras de mi Presencia trabajen en ustedes y sean un bálsamo para ayudarles a ir hacia lo que ustedes Son. 

Amadas Semillas de Estrellas, que vuestra Presencia y mi Presencia se vuelvan Presencia en el seno del Ùnico. Que la Gracia esté en ustedes.


Traducción: Hedyn Núñez. Montréal.

www.autresdimensions.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario