Seguir

lunes, 10 de noviembre de 2014

Transición a la Quinta Dimensión por José Carlos López Garrido con audio compartir

 

Audio

Es importante que aclare que las dimensiones no son lugares, ni ubicaciones, y tampoco son una ubicación lineal -3, 4, 5, 6-, sino estados de Ser a nivel interior en una Tierra Viva y Sintiente en proceso de convertirse en Estrella, como todos los planetas, también crece y se expande. Madre Tierra ya está en quinta dimensión, de ahí que toda la vieja estructura de tercera dimensión, se esté derrumbando. No hay energía que la sustente… Pero empecemos desde un punto lejano y muy reciente a la vez, teniendo en cuenta que la Tierra tiene una edad de unos 18 millones de años. Al igual que toda vida, tiene sus re-encarnaciones. Por esto, el tiempo al que me remonto es apenas un minuto de la Vida de Madre.

Aquellos que se creen los dueños de nuestro planeta en estos momentos, intentan por todos los medios posibles que no experimentemos emociones amorosas y cooperativas que faciliten nuestra evolución. Harán lo que no está escrito –y nunca mejor dicho- para introducir inquietud, caos, guerra y miedo, todo aquello que nos mantendrá lejos de nuestra verdadera historia y de lo que ocurre en la Tierra.

Quienes dominan el planeta ahora, lo ganaron en una guerra (es muy complejo explicar esto y lo etiqueto como guerra)… hace unos trescientos mil años. Ellos sabían que la Tierra tenía un valor inmenso; sin embargo, estaban muy lejos de la memoria del verdadero valor de la Tierra. Minaron el planeta en busca de oro (en nuestra sangre humana tenemos oro, como mineral “dorado”), se llevaron el agua, violaron nuestra psique y robaron (dispersaron 10 hebras) de nuestra esencia (ADN) creyendo que habían cosechado ya la abundancia. Pero, una vez ganado el planeta, no supieron ver las verdaderas riquezas porque no eran capaces de reconocerlas.

Los dueños o los llamados dioses en la antigüedad, saben que los seres humanos podemos tener acceso a algo mediante el amor y es por esto que la frecuencia del amor ha sido tan poco común en nuestro planeta. 

Los dueños no querían que se descubriesen las riquezas antes de que ellos mismos las pudieran desvelar. No descubrirán estas riquezas hasta que no trabajen con la energía del amor. Esto es algo que tienen que aprender los “camisetas negras” y nosotros se lo enseñaremos.

Aunque estas energías grises no hayan sido capaces de activar el código que tenemos en las hebras del ADN y sacar lo que querían, que intencionadamente la ciencia oficial… llama ADN basura de cara a lo público, han encontrado otro uso para ella. Su intención, a lo largo de todos estos años, ha sido incrementar la población y aumentar la Tierra en tantos seres humanos como fuera posible para que emitiéramos, de forma regular, una frecuencia emocional de caos y miedo. La verdad es que han hecho un buen trabajo. Ya va siendo hora de que se cuente la historia y de que la gente deje de creer en las tonterías de las religiones y dioses que le limitan, llamándoles pecadores y acusándoles de estar llevando su vida de mala manera. Lo que sí está equivocado es todo aquello que no valora la vida. La vida de la hierba, de los animales, de las flores –todo es valioso-. Esto es una verdad universal. Tenemos derecho a nuestra sexualidad “sana”…, a decir lo que sentimos, y tenemos el derecho a seguir nuestra propia verdad y no las reglas tontas de alguien, ya sea en occidente u en oriente, ya sea el absurdo del pecado o la ignorancia del verdadero significado del karma. Sólo son formas de control mental en masa.

Tenemos que crecer y cambiar para llegar más allá de nuestras ideas actuales que sólo nos ofrecen una versión de la existencia, y ni siquiera son nuestras, han sido “infiltradas” para crear un espejismo y eso se llama manipulación. Es más, nos han enseñado a manipular como algo natural para que nos alejemos de la Verdad. Y ¿dónde está la Verdad? Pues sencillamente en las 10 hebras que nos desconectaron los diosecitos, vamos a llamarlos así. De ahí que la búsqueda del conocimiento fuera de nosotros mismos, conduce a infinitas distracciones, por eso nos llevan controlando 300.000 años a través del miedo y un espejismo de la Vida. Debemos entender que, como seres humanos, nos han contado muchas historias diferentes para que pudiéramos aprehender el espíritu universal, la gran red de la consciencia de la que formamos parte. Nuestras religiones sirven a un propósito; pero esto no quita que estén impregnadas de falsedades.

Se crearon las religiones para darnos a nosotros, los humanos, una manera de comprender nuestra identidad, cosa que es muy importante de aprender. Sin embargo, la información que fue distribuida entre nosotros a través de las diversas religiones, nos da una perspectiva limitada de quienes somos, más bien nos ocultaron nuestro origen e incluso el deseo de saberlo. Nos ha ocultado (bajo nuestro consentimiento a través de la obediencia ciega a la oscuridad) que somos Diosas y Dioses encarnados en un traje, pero recién nacidos o disparados del vientre de La Madre Divina. En nuestro estado actual de bebés cósmicos, todavía no sabemos quiénes somos y esa carencia de “saber” nos mantiene separados de nuestro poder.

Cualquier religión es una manera de ver la existencia. Las historias, los individuos y los mitos que configuran una religión, son piezas que se utilizan de diferentes maneras para influir en el comportamiento de la gente. No olvidemos que, cuando un grupo de personas junta sus energías y deseos, la forma de pensamiento colectivo produce una masa energética que entra en existencia. Esto lo han exprimido al máximo. Si a través de una invasión constante de información manipulada donde se incita a la imagen y al consumo desde todos los medios de información, consiguen que todos creamos en una sola versión de la realidad, esta masa energética de miles de millones de personas se materializa. Simple, ¿no? Pero esto está llegando a su final, el final de las programaciones y reglas que fueron implantadas en nuestras mentes para evitar nuestro despertar. Simplemente, lo falso tiene que derrumbarse para que conscientemente podamos vernos a nosotros mismos y elegir la verdad en nosotros en vez de la inercia y la esclavitud.

Lo que ha sido apropiado desde un punto de vista religioso hace unos cuantos cientos de años, hoy en día ya no tiene significado. Los tiempos están cambiando. Igual que cuando vamos al colegio, nuestra alma se gradúa en cada encarnación. Puede suceder que un alma tenga que volver durante muchas vidas para pasar de una clase a otra pues hasta que la información –en forma de lección y experiencia- no se haya aprendido, no se puede cambiar al siguiente nivel.

Es el tiempo del poder. No es el poder del ego del que estoy hablando. Hablo sencillamente de su final. El Poder del que hablo es el Poder del Espíritu encarnado en la Tierra: El Poder del Amor. Enseña a tu mente a elegir la cordura de la confianza y la dicha en vez del pánico y el miedo al futuro. No hay nada que temer. Nada le puede ocurrir a alguien que ha elegido el amor, la dicha y la paz como su estado de ser. Ahora está al alcance de todos ya que una super energía, ligada a la energía del corazón, irradia y acaricia la Tierra. Esa es la altísima vibración de amor que está entrando en la Tierra y que nos lleva aceleradamente por una espiral ascendente ahora, ya, y los próximos años. Luego ya estaremos en otro mundo, en otro Reino

Puede llegar a ser desconcertante para esa vieja mente limitada que ahora se enfrenta a su final, la mente que siempre se ha referenciado con el término “ego”, para referirnos a esa entidad individualizada e ilusoriamente separada de su propia realidad divina individual.

Recuerda la importancia de apartarse de las energías de los medios de comunicación que alimentan las viejas programaciones del miedo y la esclavitud. Retírate de todos esos escenarios que bajan tu frecuencia y que no te permiten el despegue de tu cuerpo mental y emocional, contaminándolos con energías densas y de lucha y frecuencias alejadas del corazón. No intentes luchar para cambiarlo y en su lugar retírate inteligentemente. Recuerda el concepto de respeto a “soltar a tu familia de nacimiento”. Tiene que ver con la aceptación desde el amor incondicional de su propio camino, pero también con el respeto y elección del tuyo propio pues tienes una importante tarea sobre la Tierra.

La nueva línea del tiempo en la que la Tierra ha entrado tiene que ver con la magia en vez de con el tiempo lineal que hasta ahora ha regido en nuestras vidas. Significa también que la “vieja causalidad” que parecía regir matemáticamente nuestros procesos de reencarnación y que se plasma en lo que conocemos como la ley del karma, ha empezado a diluirse. Significa el regalo en estos momentos de que podemos elegir en el ahora la ruptura con cualquier proceso del pasado y liberarse, por tanto, de los efectos irremediables que parecían tener. 

Olvidémonos ahora de las leyes del karma. El concepto del karma ha sido útil en el pasado para ayudarnos a tomar responsabilidad en el proceso de tomar conciencia sobre nosotros mismos y sobre nuestros actos y sus consecuencias. Pero el karma sólo opera en el plano “causal” de causa y efecto, y en el plano en el que ya nos encontramos en el planeta, no tiene ninguna vigencia cuando su energía se coloca en el nivel Crístico de conexión con la Fuente, esto es la Nueva Energía Crística FEMENINA, tanto en las mujeres como en los hombres.


La Creadora/Creador no conoce causas y efectos, no conoce de culpabilidad ni de nada que resolver o pagar. Liberémonos ya de esa “vieja creencia” en que tenemos que saldar deudas por nuestros actos. En el plano del no tiempo eso no tiene sentido y simplemente el SER ES. Ahí es donde estamos situados ahora.

Ya nada será igual, todo va a cambiar, estamos viendo el colapso económico y político. Esto sólo es la punta de iceberg, la dualidad en tercera dimensión y el paso es a la Unidad en quinta dimensión. Veremos venirse abajo muchas reglas y formas que han constituido la forma normal de operar de nuestro mundo, desde lo más cotidiano a lo que vemos como lo más grande. El simple hecho de encarnar en la Tierra estará sujeto a sorpresas en los tiempos venideros. Nunca hemos puesto en duda que la idea de nacer en la Tierra a través de otro cuerpo humano sea la única forma de encarnar. Creemos y estamos convencidos de que es la única forma de venir aquí y dentro de un tiempo será una vieja forma, simplemente una más de las formas. Realmente el nacimiento masivo a través de otros cuerpos humanos una y otra vez ha estado ligado a la oscuridad y al concepto de muerte y de lo que las tradiciones orientales conocen como la rueda del samsara, la rueda de las reencarnaciones continuas. En la Nueva Tierra -energéticamente de alta frecuencia- podremos elegir y veremos nuevas formas de venir aquí en cuerpos totalmente conscientes que ya no tendrán que pasar por el antiguo proceso de crecimiento y de desarrollo del ego en el plano de la Tierra. La propia mujer, como Diosa encarnada, tendrá el poder de decisión sobre sus procesos fisiológicos ligados a la procreación, que han parecido funcionar hasta ahora de una forma automática y fuera de control. Todo el proceso de nacimiento y encarnación en el plano de la Tierra comenzará a ser un proceso totalmente consciente, vivido con total consciencia tanto por parte del alma que decide encarnar como de las almas que deciden facilitar la encarnación, si es así la forma elegida de venir.

Todo lo nuevo no es algo que tengamos que temer, sino abrazar desde el amor de nuestro corazón como un nuevo escenario de la realidad que nos permitirá expandirnos aún más y expandir la energía del amor entre nosotros. Esta es la verdadera y maravillosa aventura de luz por el planeta Tierra, y sólo es el comienzo…

Un abrazo de Luz

José Carlos López Garrido

GHB - Informacion difundida por http://hermandadblanca.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario