Seguir

viernes, 19 de septiembre de 2014

¿QUÉ ES LA CONSCIENCIA? “La consciencia es una no-cosa. No es nada que puedas determinar. No es nada que puedas describir. La consciencia es silencio.” Robert Adams. Con audio. ¡Compartir!!!

 

Audio

Todo es consciencia, todo.

Cuando preguntas, “¿Qué es la consciencia?” no hay una respuesta válida, así que permanezco en silencio.

Por lo tanto puedes decir que la consciencia es silencio.

Cuando tengo que describir la consciencia, entonces tengo que explicar la consciencia en unas cincuenta palabras diferentes, y cada palabra tiene otras cincuenta palabras para explicar esa, y esas palabras tienen otras cincuenta palabras. Así que se escribe un voluminoso libro con ochocientas páginas. ¿Qué dice? “Todo es consciencia”.

Leemos muchos libros durante la semana, y no recordamos lo que leemos, y si lo hacemos, es intelectual.

No se puede comprender la consciencia intelectualmente, la mente no la entiende, tienes que experimentar por ti mismo.

La consciencia es una no-cosa. No es nada que puedas determinar. No es nada que puedas describir. La consciencia es silencio.

La consciencia es la realidad absoluta, es la unidad última, inteligencia pura.

La consciencia es amor, felicidad, sat-chit-ananda, conocimiento, ser, existencia... Son sólo palabras, y obtienes una buena sensación de las palabras, pero la sensación no dura demasiado tiempo, porque no has digerido las palabras. No te has convertido en una encarnación viviente de la consciencia. La única manera de hacerlo es quedándote quieto. Si quieres solucionar cualquier problema en la vida no trates de resolverlo verbalmente. Quédate quieto.

Personas como Albert Einstein, Thomas Edison, y otros, cuando tenían una ecuación matemática que resolver, se sentaban en una mecedora durante horas en silencio y todo les era revelado.

Solía pasar horas sentado, solo en silencio, y todo le era revelado.

Si quieres la respuesta a cualquier problema, no corras a un psiquiatra, o un abogado, o incluso un médico, sino siéntate solo y escucha. Tú mismo tienes todas las respuestas. ¿Por qué?

Porque cada átomo del universo está dentro de ti. Tú eres el universo entero. Eres el microcosmos en el macrocosmos. Por lo tanto todas las respuestas del universo deben también estar en ti. Todas las soluciones, toda la sabiduría, toda la felicidad y la dicha que has estado buscando, están dentro de ti.

La consciencia está dentro de ti. Es tú. Tú eres eso. Siempre has sido eso. Y cuando te sientas en silencio y piensas en estas cosas, comenzarás a darte cuenta y comprender, “Bueno, si mi cuerpo es consciencia, no puede ser un cuerpo, ya que no puede ser ambos. No puede ser consciencia y mi cuerpo. Eso es dualidad”. Así que cuando comienzas a pensar en la palabra consciencia en el silencio, se te revela que no tienes un cuerpo. Sólo hay consciencia.

Cuando empiezas a entender y comprender lo que la consciencia es, te darás cuenta de que es autosuficiente.

La consciencia sólo conoce la consciencia. No conoce el universo. No conoce cuerpos. No conoce problemas. No conoce guerras. No conoce la crueldad del hombre hacia el hombre. No conoce nada de lo que conoces. Sólo se conoce a sí misma como consciencia pura. Y cuando te sientas por ti mismo en el silencio esto se vuelve perfectamente claro. Y, de repente, la realización viene a ti, “no tengo problemas. No hay absolutamente nada de malo en el mundo. No está ocurriendo nada. Sólo hay consciencia”.

Sé que esto suena extraño para ustedes ya que están tan identificados con su cuerpo-mente. Dicen:”¿Qué pasa con las experiencias que están ocurriendo aquí? ¿Qué pasa con esto? Todo esto es muy real”.

Por supuesto que es real, porque te estás identificando con el cuerpo. Así que es muy real.

No hay dos mundos. No hay el mundo del cuerpo y del universo, y también el mundo de la consciencia. Sólo hay consciencia, y tú eres eso. Sólo escuchando esto, te libera. Te libera de toda duda y limitación.

Si todavía no puedes verlo, o sentirlo, no te preocupes por ello. Todo lo que te pido que hagas es que te sientes en el silencio. Todo te será revelado.

Es por eso que siempre les digo a los recién llegados, ”No me crean. No crean una palabra de lo que digo. Descúbranlo por sí mismos”.

Vivimos en un mundo en constante cambio. Todo es impermanente.

Vuestro cuerpo se encuentra en un estado de constante flujo. Nunca es el mismo, al igual que el universo. No hay nada sólido. No hay nada permanente en el universo. Todo está en constante estado de vibración.

Lo que parece ser este cuerpo vibra a una velocidad determinada. Lo que parece ser un perro vibra a un ritmo más lento. Lo que parece ser la silla vibra a un ritmo más lento también. Cuanto más burdo es algo más lento vibra, pero todo vibra. Todo está compuesto de átomos y de energía con gran espacio entre medias. Nada es sólido.

Cuando te das cuenta de que tu cuerpo no es sólido, y no es lo que parece ser, ¿cómo puedes todavía identificarte con él?

Se puede decir cuánto estás identificando con tu cuerpo por la manera de reaccionar ante las situaciones. Si una situación todavía te hace enojar, o estas tenso o deprimido, entonces sabes a ciencia cierta que estás identificando con el cuerpo.

Por otro lado, no te vas al otro extremo y dices: “No me importa nada, todo me importa un carajo”. Si no te importara no lo dirías. No se trata de que nada te importe un carajo.

Cuanto más evolucionas, más compasivo te vuelves, más bondad demuestras hacia todo; al reino mineral, al reino vegetal, al reino animal, y al reino humano. Muestras total compasión, benevolencia. Te conviertes en una encarnación del amor simplemente porque todo el mundo eres tú.

No hay diferencia entre tú y Saddam o Bush o cualquier otra persona. Así que no amas humanamente a estas personas y no odias humanamente a estas personas. Es sólo una experiencia por la que el mundo está atravesando. Recuerda que cuando crees en tu cuerpo, entonces el mundo se vuelve muy real para ti.

Y este mundo es un mundo de tercer grado.

Hay otros planetas y otras galaxias, hay cuartos grados, y quintos grados, y sextos grados y la escuela secundaria y la universidad, pero todo eso es una ilusión.
Si te identificas con el fenómeno cuerpo-mente, hay toda una serie de planetas, de mundos. Pero es todo lo mismo. ¿No lo ves?

Siempre que creas que eres el cuerpo, entonces hay miles de millones de cuerpos, de mundos, hay miles de millones de universos. Y todo esto sucede porque crees que eres el cuerpo.

Así que ahora te das cuenta de que es tu culpa todo lo que está sucediendo en este universo. Tú eres el creador. Todo es una emanación de tu mente. Eres tú quien inventa estas cosas que están sucediendo en el mundo. Si deseas detenerlo, si no te gusta lo que has creado, deja de identificarte con él. En su lugar sumérgete profundamente, muy adentro e identifícate con tu Ser, que es consciencia, la realidad absoluta.

Tan pronto como comienzas a identificarte con tu Ser, entonces el mundo entero se convierte en tu Ser, como es adentro es afuera, como es arriba es abajo. ¿Puedes ver la situación ahora? Lo que estás viendo en este mundo es tu Ser. Si no te gusta lo que ves, no trates de cambiar a la persona, lugar o cosa. Cambia tu perspectiva. Y tienes que ser capaz de darte cuenta, todo el día.

No dejes que una situación te afecte si te sientes mal, desilusionado, deprimido porque alguien te habló con dureza, o alguien te dijo algo que no te gustó, o alguien te hizo algo, o lo que sea. Es por eso que en la mayoría de los casos parece que si alguien realmente ha evolucionado a un estado superior a veces las peores condiciones parecen sucederle a esa persona. Y cuando te sucede la peor de las condiciones es una bendición disfrazada. Significa que estás creciendo y todas estas cosas te vienen para probarte y mostrarte que tú no eres eso. Y entonces te vuelves hacia dentro y ves la verdad, te identificas con la verdad.

“Yo soy el Ser imperecedero, la realidad absoluta, la inteligencia pura, el vacío, el nirvana, la unidad final. Yo soy eso”. Luego, cuando abres los ojos, verás un universo diferente. Vas a ver el amor, la armonía, la alegría, la felicidad. Estás viendo tu Ser.

Por lo tanto, te hago la pregunta, ¿qué es lo que quieres ver en el mundo? ¿Condición, tras condición, tras condición tras condición? Incluso si debido al karma estás viviendo una vida relativamente buena, no significa nada. Incluso si estás viviendo una vida relativamente feliz, tienes una salud perfecta, tienes una esposa o marido perfecto, tienes el empleo perfecto, tienes una cuenta bancaria perfecta, tienes un hogar perfecto, tienes hijos perfectos, no quiere decir absolutamente nada, porque hay una ley del universo que dice que todo debe cambiar. Y mientras estés identificando con el universo, tienes que pasar por esos cambios.

Puede que no notes muchos cambios en esta vida. Pero recuerda que lo que llamas tu vida no es más que una fracción de segundo en la eternidad. Un chasquido de dedos.

La vida no es más que una fracción de segundo en la eternidad, luego te has ido. Si no has encontrado tu realidad o tu Ser, puedes volver de nuevo a este planeta o a otro planeta, y la persona que está viviendo una vida relativamente buena aquí, tiene que pasar por el cambio.

Puedes nacer durante la Edad Media, cuando el mundo haya dado la vuelta de nuevo, y puedes quedar atrapado en la inquisición, o ser apresado como espía o algo así, y eres torturado, y te cortan los dedos de los pies, y te cortan los dedos de la mano, y te arrancan la lengua, y pasas por experiencias felices como esas. Esa es la otra cara de la moneda.

La cosa más inteligente que hacer es trascender toda experiencia humana, porque la experiencia humana es una gran mentira. En realidad no hay experiencia humana. No hay experiencia alguna. No hay fundamento para la creación. Sólo la consciencia existe, y tú eres eso.

Robert Adams

No hay comentarios:

Publicar un comentario