Seguir

martes, 27 de octubre de 2015

MARÍA 3 julio 2015 La Danza del Fuego

 
Soy María, Reina de los Cielos y de la Tierra, acompañada de vuestros Hermanos y Hermanas de la Intra-Tierra, que vienen a sosteneros, con fuerza, en el corazón del Corazón de esta Tierra. A fin simplemente de sosteneros en el seno de mi Presencia sobre este mundo, que llama cada vez más fuertemente a cada Niño de la Tierra, a escucharme y a escuchar este Corazón.

En este principio de verano, allí donde estáis, en esta parte del globo digamos, entráis de lleno, y lo vivís seguramente en Verdad en vuestras vidas, la intensificación de la Danza del Fuego.

La Danza del Fuego que calienta, para el que aún no esta entrenado (si podemos decir así) a danzar con toda Ligereza los diferentes movimientos que la Gracia invita a bailar a través de diferentes invitaciones, tal vez vivida de un modo en el que algunos, a pesar de la claridad de conciencia de lo que Son y de lo que no Son, puedan estar un poco molestos, digamos, por la intensidad de la cadencia de esta Danza del Fuego.

Que está allí, simplemente, para permitirles de quedar con la conciencia plenamente anclada en el Corazón del Ser, que sólo deja lugar a lo esencial, librándose de todo lo que lo mantiene de diferentes maneras en esta ilusión, y a la ilusión de ser alguien.

Así, como ya se ha dicho, todo lo que apreciais os mantiene. Al ritmo de esta Danza desenfrenada que apunta el final de vuestra nariz actualmente, no podréis mantener por mucho tiempo lo que os aferraba aún.

Así, esta Danza espléndida y perfecta que cada Ser vive sobre esta Tierra, y principalmente ahí donde estáis de este lado del globo, os viene sencillamente a ofrecer la invitación de desposar la Danza, esencial del Ser, dejando de lado todas las antiguas formas de bailes que aprendisteis no solamente sobre este mundo, sino bien registradas profundamente en el seno de este Templo, en este cuerpo.

Que os permite así de vivir la Danza del Amor, haciendo así la experiencia de los bailes caducos, de los bailes macabros incluso, bailados en los pasos errantes del Ser, y de la nueva Danza que se reencuentra.

Y que es vuestra Danza, perfecta y armoniosa, de toda Eternidad, y que se desposa de la manera más bella a medida que aceptáis de integrar los pasos de traviesas sosteniéndoles, sencillamente, aliados directamente a la llamada del Amor y a la Danza de la Gracia, que entonces pone a vuestros pasos los Movimientos a la medida de los Pasos del Cristo. Sabiendo que este principio de Vida, en este principio Cristico, sólo se reencuentra en el seno de los Esponsales y Reencuentros, pues, del Femenino y del Masculino Sagrados en cada ser dejando así, de toda evidencia, de toda Transparencia del Corazón, transparentar y aparecer sobre este mundo el magnífico Ser que Sois.

Así, esta Danza de verano, y principalmente esta Danza de julio, os va seguramente a parecer incomoda, agitada, incluso extenuante para aquel o aquella que todavía no esta plenamente vacío de lo que no Es.

Así, esta Danza del Fuego podrá ser muy diferente según los seres, desde luego, pero os invita a sosteneros los unos y a los otros, en esta llamada a entrar en la Ronda, en la grande Farándula de los Seres que dicen sí y son pues plenamente comprometidos a casarse con la Danza que viene sencillamente a sacudir, acelerando la cadencia, todo lo que no fue parte integrante de la Verdad del Ser. Y que viene entonces, en este Sol de verano, a invitar al desposeimiento, a la desnudez pues del Ser que se entrega de lleno al Fuego Solar, dejándose así consumir y ofreciéndose plenamente a sus Rayos.

Os será precioso de cuidar de una forma de práctica constante relacionada a los diferentes Elementos, a través del Agua, el Fuego, el Aire y la Tierra, que son llamados a venir a ofreceros una elevación a través de su ritmo, a través de su propia Danza. Con el fin de que la calidad del Ser que Sois pueda, en este cuerpo y sobre este mundo, bailar con el Bailarín de Eternidad que él Es, sostenido entonces por los Elementos que necesita, y que necesitará para acoger lo que hay a vivir en el seno de este Templo.

Para algunos, la concentración y el anclaje será lo más importante a cuidar, a fin de que el Fuego y la Fuerza de Vida y de actividad que él propone, puedan ser canalizados. Para otros, el Aire será el Elemento que permitirá de aliviar lo que todavía pueda ser pesado o vivido como pesado, a nivel de esta Danza y de lo que es pedido integrar y actuar. Para algunos, esto podrá ser el Agua, en lo que viene a refrescar, a suavizar, a fluidificar todo lo que podría venir a acercarse y entrar en una forma de presión y de tensión en respuesta a este Fuego y en su invitación a desposarle.

Y tal vez que para otros, y esto parece corresponder a una llamada importante de Seres, se tratará de integrar este Fuego pero en su aspecto interior, en lo que este fuego exteriorizado y esta Danza a la cual invita, viene a apuntar directamente vuestra capacidad a regresar-lo en vosotros.

Este fuego entonces ofrece otra cara: este fuego se vuelve entonces este Fuego que ilumina este espacio donde el Silencio y la Inmovilidad se encuentran. Esta Comunión entonces célebre este Fuego Interior, que siempre estuvo allí, y esta Danza del Silencio en este Éter reencontrado.

Que os permite entonces, en el seno de esta cadencia desenfrenada exterior, de vivir-os realmente más allá de toda separación de un interior o de un exterior, viniendo literalmente a derribar todas las murallas de la Conciencia que ve y vive aún las cosas realmente como lo que sois. Lo que Sois esta más allá de toda forma, y no es nada de lo que en este mundo tiene como referencias – en este arriba, en este abajo, en este delante, en este detrás, en este calor, en este frío, en este lento, en este rápido. En esto Todo que ve a través de los magníficos contrastes propuestos sobre este mundo, pero que para nada vienen a definir quién Sois, siendo de toda eternidad el Indefinido, el Innominable, el Impenetrable por la conciencia de él-mismo que probaría e intentaría percibirlo.

Así, como esta Danza del verano reaviva todas las memorias, a fin de que puedan dejar y hacer lugar a la evidencia del Ser que se vacía de la densidad, viviendo-se entonces realmente como el Ser Vacío. Dejando todo el lugar a lo que Es, sin añadir nada, sin quitar nada a ello, solo dejando Ser. La eficacia del Amor entonces podrá cada vez más poderosamente fluir a través de estos Seres Vacíos, y plenos de Él, con el fin de que este mundo agote todas las mascaradas y bailes bacanales que se vuelven cada vez más absurdos, incluso abyectos sobre este mundo – sin juicio alguno por supuesto, como lo sabéis esto forma parte integrante de la experiencia. A vosotros de no estar más atados a vuestras sillas ilusorias, a vosotros de danzar y de dejaros llevar por todas las músicas, por todos los movimientos, aunque parezcan de los más extraños, a veces incluso un poco retorcidos. Porque como sabéis, la Gracia y el Amor apuntan a la eficacia, y para desatar y desnudar lo que debe ser-lo, todos los movimientos son permitidos por la Gracia misma.

Entonces no reflexionéis más, sino sean solo este Ser que, en el reflejo que deja transparentar, deja reflejarse el Amor que Es sobre este mundo. Entonces Niños, Jugadores y Danzantes de Eternidad, dense la mano en esta Farándula loca que toma cuerpo, a fin simplemente de que puedan danzar en la Risa, incluso si las lágrimas brotan al mismo tiempo.

Estamos con vosotros, en el corazón del Corazón de cada una de sus células, entonces dejaos penetrar por la vibración de nuestras Presencias y sus Presencias en estos Templos encarnados.

En este mensaje, os invitamos entonces a entender que esta Danza no viene a restringir lo más mínimo. Y que no hay ningún error como tal, sino sencillamente unos movimientos dados directamente por el Corazón que os llama a reunirlo. Entonces, arriba los Corazones, calientes los Corazones en este verano y en este julio más particularmente, que viene simplemente a recordarles que Sois unos Danzantes de toda Eternidad. Y que juntos, todo esta Danza es Regocijo, en el sostén de Presencia a Presencia que os ofrecéis. De allí donde Estamos, os vemos, os animamos, os sostenemos.

Entonces, no veáis lo que se os presenta como pruebas como tales, pero abandonaos a los movimientos y dejaos desvestir de todos los atavíos que disimulan vuestra Belleza. Cantad, bailad, y recogeos.

Escuchad quiénes Sois en lo hondo, allí, en vuestro profundo interior que reconoce la hora del Baile que sonó. Entonces, que ningún miedo pueda ser guardado en este profundo interior que se deja penetrar por la Fuerza de Vida, tan poderosa ahora que no podéis resistirle. Entonces ofreceos, y ocupaos de vosotros. Os queremos, y esto está por entender y a Vivir.

Bella Danza mis Amores, Bella Danza a vosotros.

Hasta pronto.

Fuente: http://www.lunitedansee.org/supports%20de%20r%C3%A9sonance

No hay comentarios:

Publicar un comentario