Seguir

viernes, 22 de agosto de 2014

Anciano Lud’Totáni - El Jardín de la Humildad 3er jardín 26 de Julio de 2014. a través de Selén Om


Audio

Audio en Portugues



Chave mântrica do Jardim - Lud'totâni'hí


Que el bálsamo del Jardín de la Humildad se derrame en vuestras formas y que movidos por el verdadero servicio, como una fragancia perfecta, ustedes lo exhalen para sus hermanos y hermanas en una red única de Luz Viva.

El Jardín de la Humildad en este momento abre sus puertas para recibir sus almas, para comunicarles la ciencia de aquello que Es, la ciencia de las cosas tal cual ellas son. Porque la Humildad, hermanos, hermanas, no es otra cosa si no la exacta medida de todo.

La Humildad como bálsamo que el jardín sanador de Lis transmite, e irradia, es la curación del veneno de falta, (falla o transgresión), porque la falta está calcada en la propia ignorancia, ignorancia de las cosas tal cual son. Esta ignorancia, que primeramente se refiere a lo que uno mismo es, que entonces tiñe también y mancha su conocimiento de todo y más, tiene como hija la falta.

Cuando olvidados de la esencia Una, de la realidad subyacente en toda la apariencia que es perfecta Unidad y resonancia, ustedes creen en lo que los sentidos más groseros les transmiten como información y entonces la falta está ahí también.

Porque si hay percepción de un distanciamiento de aquello que ustedes llaman Dios, o Luz o Fuente, es muy natural que un distanciamiento se instale en relación a todo y a su alrededor.

Sin embargo, hay una aspiración intensa, y de búsqueda para la mayoría de la humanidad, subconsciente, búsqueda de lo que es eterno, búsqueda de lo que es inmutable, búsqueda de lo permanente, y entonces en el campo de las ciencias ustedes se lanzan a la búsqueda de la partícula indivisible en la materia. En sus relaciones, ustedes intentan cristalizar y mantener aquello que creen poseer, y disipan parte de su energía y sufren cuando las cosas se van. Ignorantes de que la permanencia, la eternidad no están en el reino de las formas. Y, sin embargo, en la esencia de la Fuente primordial, todo permanece tal cual es.

En nuestro jardín, ustedes son invitados a recordar la ciencia de las cosas tal como ellas son. En este jardín, al entrar en contacto con diferentes hermanos y hermanas, de diferentes reinos, nosotros los estimulamos a tocar la esencia más profunda de aquello que se presenta como aparente.

Si, del reino de las formas, esto que ustedes llaman tercera dimensión, hasta los reinos más sutiles, son apenas una representación de lo que el arquetipo primero es, por lo tanto, solo es apariencia. La verdad no está en los sentidos, no importa cuál de ellos sea. Lo eterno, lo inmutable no está en la experiencia, por más bella y luminosa que esta sea. En el Jardín de la Humildad ustedes recuerdan la ciencia de las cosas tal como ellas son. Y recuerdan que la esencia por detrás de cada apariencia es su propia esencia. Ustedes recuerdan lo que de hecho son y se relacionan, en cuanto están en este Jardín, con todo y más, a partir de la ciencia de esta verdad.

Esta es la verdadera Humildad. La Humildad es saber lo que se Es y saber lo que cada cosa Es. La Humildad es conocer íntimamente el mundo en su esencia. La Humildad no es una depreciación de si o de otro, ninguna exaltación de sí o del otro. La Humildad no es falsa modestia y no puede ser un adjetivo, por tanto.

La Humildad es ciencia, ciencia de lo verdadero en oposición a lo aparente. Ciencia de lo eterno en oposición a lo transitorio. Ciencia de aquello que Es en oposición a aquello que existe. En la propia Humildad, entonces, ésta oposición se disipa, porque la forma es reflejo de aquello que Es eterno. Y ahí hay Amor también por la forma, un amor libre, sin embargo. Un amor libre de la mancha del apego, del control y del deseo de manutención, pues si la forma en su esencia es arquetipo perfecto, eternamente presente en el corazón Uno, en el Ser, ¿qué necesidad hay de mantener? ¿Qué necesidad hay de un esfuerzo para que aquello no pase?

En el Jardín de Lis la Humildad les es presentada como la ciencia de lo verdadero. Yo los invito a recordar aquí y ahora lo que es verdadero en ustedes, lo que es verdadero en lo que perciben en este momento y buscar en eso. Porque las palabras son solo sonidos transmitidos por esta forma, los cuerpos son solo un juego de luz, reflejado en la retina y todo eso pasa, y todo eso está pasando ahora mismo.

¿Qué permanece? Su cuerpo se transforma. Sus emociones siguen una danza que el cerebro no consigue comprender. La mente, misteriosa, serena, tranquila y luego una tempestad. En efecto, la mente les muestra la realidad de la vida por la forma como ella misma se comporta. A despecho de cuan turbulento pueda estar el nivel racional de su mente, siempre hay silencio y paz en un nivel más profundo de la misma y así, continuamente en este nivel de la materia, muestra que la vida es una danza de lo eterno y de lo efímero, constante. Donde lo efímero es reabsorbido en lo eterno y de él sale con nueva fase, expresando otro aspecto de aquel incognoscible.

¿Qué hay en ustedes de verdadero? ¿Qué es lo que no pasa en ustedes? ¿Qué es lo que en ustedes no cambia? Recuerden, recuerden, traigan esto a tono aquí, ahora, esta es la experiencia de la verdadera Humildad, la ciencia de las cosas tal ellas como son. No por lo que aparentan, no por el rótulo que reciben, sino exactamente por aquello que son. Luego van a descubrir que la respuesta es la misma, porque todas las cosas son en esencia una sólo cosa y la Humildad, la verdadera Humildad como el Jardín de Lis irradia, les revela esto.

Los invito ahora a una inmersión en la irradiación de este Jardín que aquí está instalado.

... Comunión vibratoria...

El Jardín de la Humildad se encuentra a la vera de la laguna, uno de los grandes espejos del Retiro Intraterreno de Lis, en este jardín que se encuentra entre la floresta y la laguna, nosotros los estimulamos a reconocer los componentes constitutivos de la forma y allí ustedes son llevados a ver la danza de desconstrucción y construcción de la forma, la resolución de la forma en los cuatro elementos y éstos en el éter primordial y la danza de construcción desempeñada por los constructores de la forma junto a los diversos reinos. En su relación con estos hermanos y hermanas de los diversos reinos de la consciencia Una, también son llevados a reconocer cada apariencia por aquello que de hecho Es.

En nuestro Retiro y este Jardín, específicamente, un linaje mineral se da en servicio y guarda en su forma una llave de contacto con el Jardín de la Humildad, este linaje mineral ustedes lo llaman aquí, calcita. Hay una llave mántrica también que pueden utilizar en sus alineamientos y comuniones para potencializar el contacto, la comunión y la colaboración con el Jardín de la Humildad.

Esta llave mántrica es Lud'totâni'hí.

Una vez más acojamos la radiación del Jardín de la Humildad, colocándose como canales para la transmisión de esta radiación a sus hermanos y hermanas.

...Lud'totâni'hí... (los participantes repiten).

Gratitud por este recibimiento, Aní Maritumi.

Participantes: Aní Maritumi!

Traducción: H. N.




Los Jardines de Cura del Retiro Intraterreno de Lis
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2014/08/los-jardines-de-cura-del-retiro.html

Anciana Ksumene - El Jardín de la Inocencia. 1er jardín
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2014/08/anciana-ksumene-el-jardin-de-la.html

Anciano Amb'vani El Jardín de la Transparencia 2º jardín
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2014/08/anciano-ambvani-el-jardin-de-la_19.html

Anciano Lud’Totáni - El Jardín de la Humildad 3er jardín http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2014/08/anciano-ludtotani-el-jardin-de-la.html

Anciana Muk'Lahí - El Jardín de la Simplicidad 4-Jardín
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2014/08/anciana-muklahi-el-jardin-de-la.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario