Seguir

miércoles, 20 de agosto de 2014

AA. JOPHIEL Comenzando las Marchas. AD Jean Luc Ayoun10 de Octubre 2009

 

Audio

Yo soy el Arcángel Jophiel. El Arcángel de la Luz dorada y del conocimiento. Bien amadas almas Humanas, he venido y me expresé largamente en vuestro año precedente, dándoles un cierto número de Vibraciones que no estaban aún incluidas en la Radiación Arcangélica vinculada al Cónclave. Reciban en primer lugar, Bendiciones y Paz. Hasta el presente, el conjunto de la humanidad definía el Conocimiento a través de la herramienta intelectual y mental. Estuvieron privados del Conocimiento directo y real en relación y en resonancia con la Vibración.

Estaré, conjuntamente con el Arcángel Miguel, en vuestra primera marcha, vinculada a la apertura en vosotros de la percepción de la Vibración del Conocimiento. En efecto, deben pasar de un conocimiento seco, sin Vibración, y sin Luz, al conocimiento y al reconocimiento de la Luz y de la Vibración. Esta etapa esencial, en vuestro camino, en estos tiempos reducidos, va de ahora en adelante a permitirles percibir, a través de la Vibración y de la Luz a que está asociada, la verdad y la humildad. Así pues, los sistemas de conocimiento antiguos y arcaicos vinculados al funcionamiento del intelecto, poco a poco van a dejar lugar, en vosotros, a la percepción de la Vibración justa, en asociación con el verdadero conocimiento que es Luz. Todo el resto, cualesquiera que sean los sistemas desarrollados y construidos, no son ya, de ahora en adelante que los pálidos reflejos de la Verdad. La Verdad es Vibración. La Verdad es Luz. La Verdad es percepción. En la totalidad de vuestro ser físico, el Conocimiento se establece en vuestro Corazón, en vuestra cabeza y en cada una de vuestras células. Por las Bodas Celestiales, el conjunto de la humanidad ha permitido la disolución de un cierto número de velos que los aislaban de esta Luz, de este Auténtico Conocimiento.

Cada uno a vuestra manera, experimentarán ahora la Vibración. La Vibración es sentido y significado, más allá incluso de su comprensión, puesto que está situada al nivel de la Esencia vibral de la Luz. Vuestro cuerpo mismo de personalidad es portador de un cierto número de signos y estructuras debiendo entrar en resonancia, más allá incluso de las estructuras que les son conocidas y de aquellas que les han sido anunciadas por el Arcángel Miguel. Existe en vuestra personalidad, un conjunto de Vibraciones susceptibles de orientarlos y de guiarlos con más seguridad, ya de manera Unitaria, por relación al mental. Es este aprendizaje que van a realizar y que realizan ahora. Tienen que aprender y desaprender lo que viene de la cabeza, para aprender el lenguaje de la Vibración, el lenguaje de la Luz, dentro de vuestra personalidad. Al nivel de este lenguaje vibral existen las Claves.

 Algunas de ellas son conocidas, como los puntos de Vibración del Corazón y puntos de Vibración de la cabeza. Muchos de ustedes, en este cuerpo de personalidad, van a percibir y vivir en totalidad, como un conjunto de Vibraciones. Es esto que debe ser el objeto de vuestras atenciones y de todas vuestras percepciones a fin de desarrollar un conocimiento verdadero y nuevo para ustedes, vinculado al lenguaje de las Vibraciones, más allá de la herramienta mental. 

El Arcángel Gabriel, a través de su discurso sobre la Luz y la Verdad, ha impulsado en vosotros una Vibración. Esta Vibración que algunos ya perciben, corresponde al encendido verdadero del lenguaje de las Vibraciones y su significado. Esto refleja un crecimiento y una expansión nueva de vuestra Conciencia dándoles acceso al conocimiento real y no ya al pensamiento sino, más bien, al Espíritu de Verdad que es Vibración, al Espiritu de Unidad que es Vibración.

Hasta el presente, los Arcángeles, a través de las Radiaciones Arcangélicas, a través de las diversas comunicaciones y de diversas etapas de las Bodas Celestiales, les habían acostumbrado a percibir una Vibración llegando de nuestro plano, el más denso posible para nosotros, que es la 5ª Dimensión. En adelante y desde ahora, tienen ustedes la capacidad de vibrar sobre una dimensión aún más elevada que es una octava superior de nuestra manifestación en vuestra densidad, bajando nuestra vibración dimensional, por lo menos hasta la quinta dimensión. Ahora somos capaces de ofrecerles, en esta 5a. Dimensión, una Vibración más etérea y más de acuerdo con lo que somos. Esto ha sido posible por vuestro trabajo previo en el conjunto de la humanidad, de manera, ciertamente, un poco más perceptible en vuestro trabajo aquí mismo. La Luz y la Vibración que perciben vienen de mundos aún más etéreos y sutiles que para la mayoría, no tienen aún percibidos, ya que pertenecen a los mundos en relación y en resonancia con vuestras dimensiones de Eternidad. La Luz de la Revelación está en camino. La Luz del Conocimiento no podrá ya estar velada y desviada. Constatarán los efectos, hoy mismo, y sobre todo en cada una de las marchas del 17 de cada mes. Las franjas de interferencias, o mundo astral sutil, que los encerraban y aislaban en esta ilusión, se rasgarán mucho más, sobre el conjunto de este planeta y también en vuestros cuerpos. Esta Vibración del Conocimiento, extremadamente rápida y nueva, es el Fuego del Amor o Fuego del Espíritu Santo. La primera percepción que tendrán puede situarse sobre uno de vuestros Chakras o una de vuestras Lámparas, pero también a lo largo de todo vuestro cuerpo, como una Vibración extremadamente rápida, casi física, para ustedes, penetrando su cuerpo. No se alarmen de ninguna manera de estas percepciones nuevas. Ellas son el establecimiento de la Luz, de la Verdad y del Conocimiento en el seno de esta Vibración. 

Conténtense de recibirlas en el momento cuando ellas surjan en vuestro cuerpo y en vuestra Conciencia. El anclaje en vuestra cabeza, de las Claves Metatrónicas permite ahora, visto el número cada vez más importante de seres humanos despertando en ellos estas Claves, de poder infundir, en otra octava, la totalidad de la Radiación Arcangélica. El Fuego del Amor puede por lo tanto verterse ahora sobre vosotros y en vosotros y sobre esta Tierra. Los bendigo porque son bendecidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario