Seguir

miércoles, 3 de febrero de 2016

APRENDER A MEDITAR CONDUCTA HUMANA DEL SER DIVINO·MIÉRCOLES, 3 DE FEBRERO DE 2016


Aprender a Meditar

Aprender a meditar y hacerlo beneficia no solo al cuerpo físico, sino también al cuerpo emocional y mental y dependiendo de la continuidad, comienzas a conectarte con el Alma y con tu verdadero Ser, Yo Real. Como consecuencia de la práctica comienzas a conectarte desde allí con tu Ser Superior y cualquier cosa que quieras reparar, reconstruir y solucionar, estás en la vía adecuada para lograrlo.

Qué es meditar? Es permitir que la Divinidad se conecte contigo. Comúnmente se dice, es cuando Dios habla contigo. 

Esta práctica diaria permite que te mantengas entrado y presente.

Qué es estar centrado? Estar en vos a cada minuto, estar en tu poder personal, en tu equilibrio, pensando, sintiendo y actuando en la misma dirección. Cuando no lo estás, colocas el poder fuera de ti, en otros, en cosas o situaciones y sobreviene el temor que culmina en sufrimiento. Por lo tanto estar centrado es estar en plenitud y felicidad.

Qué es estar presente? Estar en el aquí y ahora, sin traer recuerdos del pasado, esto crea depresión; ni adelantarse hacia un futuro que todavía no existe, esto crea ansiedad. 

La meditación es aprender a escucharse sin permitir que la mente opere como directora o jefa de la práctica.

Para que la mente no interfiera existen varias maneras de lograrlo y la que mejor me funciona es centrarme en la respiración. Llevar la atención a la inhalación y a la exhalación, hasta que se produzca la entrega, que es cuando nos dejamos ir sin intervenir en lo que sucede. Si la mente vuelve a interponerse, volver a esa práctica hasta lograrlo. A partir de allí, cuando la mente no está controlando nada de lo que sucede, ingresas al nivel de la Conciencia Crística, la 4ta. Dimensión y comienzas a observar Luz, muchas veces esas luces son doradas o blancas, ya que el nivel Crístico es todo Luz Dorada. También podría conectarte con imágenes, seres de ese nivel y movimientos de la misma Luz. Nada de esto debe ser retenido por la mente. No deben enfocarse en sostener ninguna de esas imágenes ya que detendrían su elevación. 

Si logran un nivel mayor de entrega, ingresan al nivel del Causal y allí el espectro de colores se amplía, donde la gama podría ir del violeta al blanco, pasando por 7 o más colores. Es para destacar que la humanidad en general debe resolver todavía dos patrones mentales, ellos son la inseguridad y la desvalorización, por lo que la falta de amor a sí mismo, les impediría conectarse con el azul y el rosa. 

Si esto ocurre deben trabajar esos patrones con afirmaciones, con las mismas energías de colores o con cualquier técnica que conozcan y que apunten directamente a ellos, sin rodeos. A nuestro Yo Real, nuestro espíritu, no le importa la manera cómo han creado esos patrones, ya que todos en su medida fueron creados por las mismas experiencias que el camino de la elevación proponía y que aceptamos antes de encarnar o volver a la materia, para seguir experimentando.

El conocimiento lo poseemos todos, sin embargo al no recordar en cada tránsito a la materia, que se nos coloca un velo lo suficientemente sano, para no recaer en recuerdos de las pasadas experiencias, ya que tenemos suficiente con repetir tales carencias que todavía debemos trabajar, y que son parte del aprendizaje aquí mismo, en la materia, ya que somos seres inmateriales, teniendo una experiencia material.
Una vez que hemos elevado hacia la conciencia Causal, seguimos camino al encuentro con nuestro Yo Superior en el Plano de la Mónada. Allí ya estamos en la dimensión 18, y es por esto que no sentimos nada de los cuerpos inferiores y no queremos volver a ellos. Es una hermosa sensación que nos servirá para sostener durante el resto de la permanencia aquí y recordarnos a diario que no somos de este plano material, sino que hemos venido a experimentarlo y colaborar con la Totalidad, aportando nuestro granito de arena.

Quién experimenta realmente? Si somos Dios, ya que nuestra Chispa Divina se separó por voluntad de la Totalidad, significa que quien está experimentando en la materia, es Dios. Y como su energía atómica es muy poderosa para materializarse, debe hacerlo con cada uno de los átomos, que somos nosotros y que pueden portar cuerpos inferiores para su realización experiencial.

Es por esto que cuando meditamos, nos vamos acercando cada vez más a nuestra esencia, a nuestro origen de Ser, y se siente de maravillas.

Imaginen conectar con todas las capacidades de la multidimensionalidad que somos, aquí en la materia...estaríamos convirtiéndonos en Magos, pero como ya lo somos, lo que hacemos es reconciliarnos con esa energía y reconocer nuestro origen y nuestras capacidades.

Todo esto se logra con la meditación, es decir, con la conexión con Dios-Padre-Madre, y lo único que debemos hacer es RECIBIR (Kabalah).

El tema de meditar es tan amplio, que solo me he abocado a mostrar qué sucede en los niveles de conexión, ya les hablaré oportunamente, qué sucede a nivel físico, emocional y mental a medida que este proceso se asienta en cada uno de nosotros.

Los dejo por el momento, sabiendo que tengo un compromiso de ampliar esto mucho mas.

Mis infinitas gracias a todos los que han despertado y se abocan a la meditación, y a aquellos que probablemente comiencen...hoy.

En Amor y Fe

Mónica Puenzo

No hay comentarios:

Publicar un comentario