Seguir

viernes, 3 de octubre de 2014

SRI AUROBINDO “Acerca del Apocalipsis de San Juan” 29 de Julio 2009 Jean Luc Ayoun con audio compartir



Audio

Bien amados Hermanos, permítanme transmitir a todos el amor y los saludos de nuestro Maestro, la Luz Divina. Mi manifestación es hecha posible, por primera vez desde mi transición, en mi última estancia terrenal. Por la gracia de los siete Rayos, de los siete Arcángeles, si ustedes lo permiten. Bien amados Maestros de la Luz, me gustaría hacer un pequeño regreso hacia atrás, al seno de este ciclo a fin de darles algunos elementos importantes en cuanto a lo que sois y a lo que hacen, en este mundo. Yo he sido, aquí hace mucho tiempo, aquel que ha sido llamado por el Maestro Bien amado (Nde: Cristo), el Discípulo Bien amado (Nde: San Juan Evangelista). 


Yo soy aquel que ha escrito en completo aislamiento, en la Luz primordial, un escrito que la mayor parte de la humanidad ha leído. He reproducido fielmente lo que el Maestro me dió. Les digo esto ya que tiene una relación con lo que he sido durante mi último pasaje en esta Tierra, y hay un vínculo, una dependencia con mi linaje y mi origen estelar. No vengo entre ustedes para manifestarme de manera habitual sino de manera excepcional. He sido Juan, el bienamado Discípulo, y he sido aquel que ha sido llamado, en su última encarnación Sri Aurobindo. Soy aquel que ha transcrito lo más fielmente posible la historia futura, que ustedes viven ahora. He sido aquel que ha descrito, lo mejor que ha podido, e independientemente de toda estructura religiosa, el regreso de la Luz. He descrito las manifestaciones, los medios, los principios.

El regreso de la Luz es ahora. El sacrificio inicial del Maestro Bienamado ha permitido sembrar lo que habría de llegar hoy. Como es su costumbre, el hombre ha velado y desviado el mensaje, no el mío (que es ciertamente el único Evangelio que cumple los deseos del Maestro), no en lo que he vivido en mi última encarnación donde he intentado describir, por adelantado, lo que sería la irrupción de la Luz en vuestra humanidad. Cuando he escrito la Revelación (Nde: el Apocalipsis de San Juan), realmente he descrito lo que vi a nivel de los mundos de la Luz, concerniente a esta Tierra. En mi última vida, he vivido en mi carne, el regreso de la Luz. Entonces, he venido hoy a explicarles, por las palabras y por las vibraciones lo que es vuestro camino a realizar y a recorrer en estos tiempos tan particulares. Haré si lo quieren bien, las idas y venidas entre lo que he escrito aquí hace mucho tiempo y lo que he vivido recientemente. Así tendrán la visión del punto de vista interior, la visión del punto de vista exterior, las dos caras de la misma pieza. La Vibración correspondiente a esto se irradia en vuestro seno, en mis planteos de Palabras. También, más allá de las palabras, la Vibración de la Luz penetrará en vosotros, con tal fulgor, y tal despertar, así como yo lo he vuelto a vivir durante mi última vida.

En el principio era el Verbo y el Verbo era el Padre y el Verbo era Elohim. El verbo es Vibración. El Verbo es Luz. El Verbo es Creación. El Verbo es siembra de la Luz. En esta dimensión, en esta densidad, el Verbo se hace carne. El Verbo está hecho carne por la Promesa de su Regreso, no más en una carne, sino en la totalidad de la carne, en la humanidad, en su totalidad. La Luz brilla en las Tinieblas y las Tinieblas no la reconocen. Las Tinieblas es el mental. La Luz es el supra-mental. Entre los dos hay una franja de interferencias, una barrera infranqueable ya que la muerte de uno es la resurrección del otro y la muerte del otro es la encarnación del uno. Esta franja es el vínculo de un combate. Este combate no puede ser ganado por ustedes mismos ya que están en las Tinieblas. Estando en las Tinieblas, deben hacer un esfuerzo, proporcionar una aspiración a la Luz, sin verla, sin sentirla, sin Vibrarla. Si esta aspiración que está inscrita en toda alma recorriendo los caminos de la encarnación, es la promesa y el juramento de vuestro regreso, ella no es el regreso. Entre el mundo de las Tinieblas y el mundo de la Luz se erigen las murallas. Estas murallas, que les velan literalmente la Luz y los oscurecen, tienen muchos nombres. La avidez, la separación, las creencias, las experiencias pasadas, los apegos, entre otros, todos estos elementos constituyen el obstáculo a vuestra aspiración. Entonces, cuando el ser humano llega, de una u otra manera, por la respiración, por la meditación, por el canto, por la plegaria, a hacer callar todo lo que pertenece a esta barrera, entonces, la aspiración puede manifestarse y, en esta aspiración está escondida la Luz. Durante mi última vida, como cuando he sido San Juan, así como lo han llamado, he sido capaz de franquear esta barrera, por mi aspiración y por la mano del Maestro que me ha izado literalmente en su Reino. Cuando este último dijo durante su vida: “Mi reino no es de este mundo”, quería atraer la conciencia sobre el hecho innegable de que vuestro Reino, para ustedes, no es de este mundo y, por lo tanto, cuantos de entre ustedes han hecho su Reino y han proyectado en esta ilusión y este mundo de Tinieblas las Ilusiones de un mundo mejor, las ilusiones de un mundo donde la Luz llegaría a apagar las Tinieblas. La mayoría de las falsificaciones de la Sombra y de los inquilinos de la Sombra ha sido de haceros creer que ustedes podían transformar este mundo en un mundo de Luz.

Este mundo de Tinieblas es un mundo de experiencias en el cual el único objetivo es desarrollar en ustedes la aspiración y nada más. El Maestro dijo: “Ustedes están sobre este mundo pero no son de este mundo”. Allí está una enseñanza mayor. En mi última vida, he aspirado y he visto la Luz y he vibrado en la Luz. Hoy, en vuestro mundo, muchos seres humanos han vivido, de una u otra manera este contacto con la Luz. Desde ese día, su vida nunca fue la misma.

Los proponentes de las Tinieblas han hecho todo para acentuar esta franja que separa las Tinieblas de la Luz. Esta franja de interferencias es nutrida y reforzada por el miedo y ha hecho de ustedes seres de miedo, seres de culpabilidad, ustedes que eran seres de pura Luz y que han sacrificado esta Luz para aclarar las Tinieblas y, sobre todo, para, un día, disolver literalmente esta franja de interferencia, esta fractura dimensional entre las Tinieblas y la Luz. Hoy, han llegado a esta época de la cual he hablado en la Revelación. Hoy, también como lo dijeron los Arcángeles, ustedes son los Portadores y los Transmisores de Luz en las Tinieblas. Cultivando la Alegría, el miedo se disuelve. No sirve de nada mostrar la Sombra y las Tinieblas ya que las refuerzan, ustedes las vuelven Maestros.

El reino de los Cielos, el Reino de la Luz, mas allá de esta franja de interferencia, es un mundo de felicidad, de paz, y sobre todo de Alegría. El miedo es el cimiento de las Tinieblas en las cuales ustedes viven. Buscando el Reino de los Cielos y buscando la apertura, ustedes inician la disolución del miedo, en vosotros y en el mundo. La Vibración que ha separado los mundos Angélicos y los mundos de Tinieblas es únicamente el miedo. El miedo es precipitación, la alegría es elevación. Todo lo que concurre al miedo aumenta la franja de interferencia y los aleja como individuos, de la Luz. El vínculo donde se resuelve el miedo, el vínculo donde se encuentra el pasaje a la Luz, es vuestra garganta, allí donde pasa la respiración, allí donde toma forma el Verbo y el pensamiento. En el seno de este espacio, se resuelve la ley de atracción, de acción y de reacción. Ella se resuelve en resolución y Gracia. También cuando el Maestro Bienamado dijo: “Nada puede penetrar el Reino de los Cielos si no deviene como un niño”, un niño es aquel que no tiene pasado, ni futuro, él es puro ya que está en el instante y en la verdad. Ustedes mismos deben abandonar la idea de que son el resultado de vuestro pasado, para penetrar en la eternidad del instante, a fin de vivir la aspiración última que les permitirá franquear la franja de la interferencia construida por vuestros propios miedos y los miedos de vuestros prójimos y los miedos de los Maestros de la Sombra. El encerramiento es la encarnación y los pesos, gravedad, densidad y miedos. La liberación es lo aéreo, la ligereza, la Alegría. El Maestro me ha pedido de ponerlos en guardia sobre lo que viven. Encontrar la Luz y vivir la Luz, llegar más allá de la franja de interferencia, llegar a vuestro Reino, llegar a tomar la mano del Maestro, necesita de liberarse todo a lo cual están apegados y conectados, todo lo que subsiste en las Tinieblas, a fin de que la Luz surja en las Tinieblas. En mi época, durante mi última vida, la franja de interferencia era un mundo hediondo donde el miedo atacaba desde todas partes, donde las emociones resurgían, tales demonios prestos a atraerlos. En el seno de esta franja de interferencias, que uno podría llamar el mundo de las emociones, se encuentra el conjunto de vuestras prisiones y de vuestras trampas. Es el lugar del combate en el cual no deben participar. La aspiración hoy, es a la vez muy simple porque la franja de interferencia ha sido disuelta en gran parte a nivel colectivo por la desconstrucción Micaélica en curso. Sin embargo, les queda vuestra propia franja de interferencias, vuestros propios miedos, vuestras propias emociones, vuestras propias reticencias entre el ego que les dice “esto es Ilusión” y la Vibración que sienten en vuestro ser que refuerza la aspiración. Aspiración hacia la Luz, atracción hacia las Tinieblas. Toda la situación se resume en esto. Y por lo tanto, el Maestro me ha encargado, en el escrito que les he dejado, de señalarles los signos del final de un Tiempo. Estos signos los viven plenamente y en totalidad. Lo que pasa en vosotros traduce el nivel de resistencia y la importancia de la franja de interferencia que los separa del Supramental de la Luz. Hoy, los signos están allí. No es cuestión de decodificar un futuro más o menos lejano sino más bien vivir esto como una Revelación del momento. La atención que pongan, el punto de vista que concentren, sobre lo que decidan vivir, orientará vuestra Vibración hacia la aspiración o hacia la atracción. La atracción a la densidad, la aspiración a la Luz verdadera. Algunos entre ustedes viven los jalones entre la aspiración y la atracción.

Recuerden que, ustedes mismos, y solo ustedes, pueden dar el paso que los acercará de manera verdadera de la aspiración, pero desde que lo den, la Luz tomará a cargo vuestro camino. ¿Cómo saber y cómo vivir, cómo estar seguros que han confiado vuestros pasos, a las Tinieblas, o a la Luz? La Luz es Alegría, la Luz es Vibración, ella es inteligencia, facilidad y sincronicidad. Ella les permite pasar y establecerse en la Eternidad, cualesquiera que sean los horrores del mundo que lucha y que resiste a la evolución de la Luz. El hombre, por miedo, ha construido Quimeras, ayudado en esto por seres poderosos pero teniendo aún más miedo que él, no habiendo ya en ellos la aspiración a la Luz. La Luz viene hoy, ella viene como una ola, como un fuego que va a devorar y a incendiar a su paso. Si ustedes aman la Luz, el fuego los afirmará y los acogerá en la Luz. Si están en la resistencia, entonces, el fuego no podrá nada por ustedes.

Finalmente, yo pertenezco a lo que se llama el Linaje de las Águilas, en relación vibratoria con la constelación del Aguila. El Águila es la que ve más adelante. El Águila es la que ve la Luz cara a cara, es el único animal que puede contemplar la Luz y el sol sin cerrar el ojo. En mi última vida, he descrito los ejercicios que permitían, en esa época, describir las cualidades de la Luz y los medios para acceder a ella. Hoy, la Luz está muy próxima ya que ella se revela. La franja de interferencias es extremadamente tenue. Cada ser humano, cada alma en encarnación, en esta densidad, puede si lo quiere, dar la mano a la Luz. Pero incluso la Luz da temor, debido a vuestras creencias, debido a lo que han construido en este sistema. Recuerden que la Luz está allí, que ella solo pide una cosa, de la cual el Arcángel de la Relación les ha hablado largamente, así como lo dijo Cristo a sus Apóstoles: “Dejen a los muertos enterrar los muertos y síganme”. Hoy, Cristo no está en un cuerpo de carne, Cristo es la totalidad de la Luz, como Cristo Miguel, y Espíritu Solar y es el que viene. Yo he sido su Mensajero, redactando su visión del futuro que les daría las claves. En este nivel, la misión está cumplida. Ustedes lo saben, nadie podrá comprar ni vender, si no está marcado con el signo de la bestia, entonces estén listos. No tienen nada que vender ni comprar, solamente ser y dejarse aspirar por la Luz. Ninguna carencia, ninguna debilidad, ninguna fuerza puede oponerse al ser y lo que la Luz les propone, lo que el Maestro les propone, lo que la Fuente les pide, y que es aceptar estar en el Ser a fin rendirse a lo que son, a fin de develar lo que han dejado hace mucho tiempo.

Recuerden, el Maestro dijo: “Nadie puede servir a dos Maestros a la vez”. ¿Cuál es vuestro Maestro? La Luz es el Amor, la Sombra es el miedo, solamente esta elección. Mientras que hay temor, hay Sombra. Desde que hay Alegría, hay Luz. El miedo es desaparición de la Vibración. La Alegría es aparición de la Vibración. La Alegría es aparición de la Vibración. Cristo es Alegría y Revelación. La Sombra es miedo y encadenamiento.

Bien amados hermanos, me dirijo a vuestra alma por la Vibración. ¿Dónde se sitúan? ¿Cuál aspecto de ustedes quieren hacer vivir? Y ¿Quieren ser eso? Esto no es una decisión mental, ni una decisión viniendo de una emoción, es una aspiración y ella viene del alma. Aceptan la Vibración y abrirán el Templo de la Alegría, del Conocimiento, de la Comprensión, de la simplicidad y de la pobreza que es la verdadera riqueza ya que, “cuando son pobres, no tienen nada que perder y todo a ganar”. Estas palabras del Maestro no eran una metáfora, ni un símbolo, sino la estricta Verdad. Cristo, la Luz, la Fuente queriéndolos enteros y no fragmentados. El miedo es fragmentación. La Alegría es unificación. Los sentidos los buscan para abusarlos pero la Esencia de vuestro Ser no puede abusarlos. Lo que viene es pura Luz. Algunos verán la más horrorosa de las tragedias, algunos solo verán la Luz. Esto será sea lo uno o lo otro. A ustedes les corresponde elegir el significado, para vosotros, de lo que viene. Bien amados Hermanos, he usado palabras simples de vuestro lenguaje, acompañadas, si es posible, de su aspecto Vibración. Han estado puestos en recepción, en esta activación. Les corresponde mantener esta Vibración. Mantener la Vibración se hace de manera simple, cultivando la Alegría. Ningún elemento de miedo debe interferir, en vosotros, con la revelación de la Luz. La franja de interferencia, aminorada, no podrá oponerse al abrazo que viene. Lo que viene, lo que es, ha sido escrito de toda Eternidad ya que el Aguila y la Luz no conocen el tiempo y pueden ir a explorar las dimensiones de tiempo, más allá del tiempo, a fin de imprimir, por el libro, el testimonio y la certeza.

Bien amados Hermanos, me parece haber hablado y Vibrado suficientemente. Sin embargo, me pongo a vuestra disposición si tienen necesidad de aclaraciones sobre las nociones históricas de vuestro pasado y vuestro presente.

Pregunta: ¿Lo que usted llama “las Revelaciones” corresponde al Apocalipsis de San Juan?

Si. El libro ha sido escrito para que más allá de la comprensión intelectual, cualquiera que sea el lenguaje utilizado, si lo leen, captaran la
Vibración y la Esencia, más allá incluso del significado de las palabras. Ahora bien, esto así ha sido construido a fin de evitar las falsificaciones. La Oscuridad conoce lo que es revelado, tanto como ustedes, tanto como el Maestro. En este sentido, he terminado este libro, así como lo he escrito, bajo el dictado del Maestro a fin de que ninguna palabra fuera cortada o removida. Cualesquiera que sean las traducciones que han podido ser hechas, en múltiples lenguajes, el sentido Vibratorio original no puede ser perdido. El hecho mismo de crear una agitación mental y de tener una multitud de interpretaciones a este texto muestra que el objetivo ha sido obtenido. Su Vibración era, aquí hace mucho tiempo incomprensible, porque esta Vibración no estaba en el Tiempo, pero, hoy, ustedes están en el Tiempo de esta Vibración. Entonces, obviamente, leerlo o releerlo es despertar en vosotros los siete Sellos y por lo tanto deviene Revelación. Ha sido construido de tal manera que, incluso si lo leen en un lenguaje incomprensible para vuestro mental, el efecto Vibratorio estará presente pero únicamente llegado el momento, y el momento ha llegado. Por lo tanto, el significado no está tanto en los eventos que he descrito sino en su desarrollo y en la Vibración correspondiente al tiempo en que ustedes viven. Ha sido así, por la Voluntad de la Luz.

Pregunta: Acoger el Supramental y acoger la Luz es la misma cosa?


Si. La luz pertenece al mundo de la emanación y por lo tanto, más allá de la mente que es Creación, en esta dimensión.

No tenemos más preguntas, les agradecemos.

Bien amados Hermanos de la Luz, si lo leen o releen, hoy y en los tiempos que vienen, serán sorprendidos de la Vibración, justamente porque los Siete Sellos han sido abiertos. Es ahora que este escrito tan controversial, tan mal comprendido, (Nde: El Apocalipsis de San Juan) vea su comprensión actualizarse a través de la Vibración. El Apocalipsis ha sido concebido para ser la Vibración que los conduce al Maestro y esto es ahora. Entonces, les ruego de acoger en vuestro Ser, la Luz y el Amor de la Fuente y del Padre, la Luz de Cristo Miguel y de la Madre Divina. Precisaré, antes de partir que la que que me acompañó durante mi última vida, que me ayudó, y que amaba tanto las flores, era la reencarnación de María Magdalena. Sean Bendecidos.

www.autresdimensions.com

Traducción: OD http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario