Seguir

domingo, 19 de octubre de 2014

Concejo de Ella ‘El Universo está a punto de desabrochar sus limitaciones’ Según lo recibió Gillian MacBeth-Louthan

  
La Luz que ustedes tanto buscan se ha activado meticulosamente. Ustedes han despejado los escombros del campo de aterrizaje de su ser y yo. Han anunciado a todos que el contenido molecular de su ser será Luz. Han ido al centro del Universo que ustedes representan. Se deslizaron a través de las cadenas que ustedes han usado como adornos. En la tranquilidad de todo reside la verdad del asunto. 

Dentro de la tranquilidad es donde encontrarán la bioluminiscencia que necesitan volverse. La Luz dentro de la estructura celular de su ser cambia en luminiscencia como un pez de aguas profundas.

Visualicen su ADN volviéndose bioluminiscente, resplandeciendo en el centro líquido de sus células, menguando y fluyendo.

Somos el Concejo de Ella. Estamos sentados en la intersección del tiempo esperando a una puerta que les recuerde que dentro de ustedes hay tanto una ella como un él, la Diosa y el Dios. Cuando la Diosa (el Dios en Nosotros) es activada, no tiene género ni especificaciones. Las puertas del pasado se están cerrando ahora muy rápidamente. Ustedes miran atrás (esperando no tornarse en sal) para averiguar quiénes fueron, pero todo ha sido cambiado, el panorama ha sido despejado y muestra una nueva costa.

Cuando llegaron a la Tierra ustedes le dijeron al Universo que eran capaces y que no se preocupara porque lograrían realizar el trabajo. Al ser terrícolas los sobrecogió una gran densidad. Su Luz cambió y sus contratos se volvieron una carga. En esa carga ustedes perdieron su pasión. Perdieron su impulso. Encuentran que muy poco en la Tierra los satisface. Quieren ser felices en su trabajo de la Luz. Quieren ser felices en su trabajo de sanación. Quieren ser felices en su vida, pero han perdido el dinamismo. Han perdido su pasión. Estos contratos y cargas que ustedes llevan en sus hombros son como cubetas de miel llenas de lo que necesita ser desechado.

Ustedes tratan de renacer a diario, y sin embargo nadie aplaude sus completaciones cósmicas, sus revelaciones, y sus logros. ¿Dónde está el aplauso? ¿dónde está el reconocimiento que busca su ser? Ha caído una gran depresión sobre la raza humana, una tristeza planetaria, un darse por vencidos antes de que cambie la marea. Esta energía viene de un recuerdo del ADN de un tiempo que está alineado con las tres caídas de la Atlántida. Un tiempo en el que ustedes trataron tan arduamente de elevar al mundo, de elevar la luz, de elevar a otros a un punto seguro, y no tuvieron éxito. Vida tras vida, existencia tras existencia ustedes se han dado en un 100% y no han visto la completación del contrato.

Nosotros, el Concejo de Ella, les pedimos que lo ‘lleven al límite una vez más’. Les enviamos cometas, asteroides, erupciones solares. Les enviamos tarjetas postales de Sirio, de las Pléyades, deArcturus y Andrómeda. Les enviamos sus grabados en vidrio verde y los cantos firma de los pájaros. Hacemos todo por ustedes para que no se den por vencidos, pues son la esperanza del planeta. Ustedes son quienes nunca se han dado por vencidos, aunque deseaban hacerlo.

En esta vida ustedes han venido a despejar a nivel celular las tres caídas de la Atlántida. No solamente la Atlántida terrenal, sino la destrucción de la estrella Atlántida y las energías que la envolvieron.

Ustedes han extendido una mano al Dios Todopoderoso, al Gran Espíritu, todo lo santo a lo largo del tiempo y las religiones. Sus oraciones cayeron sobre oídos sordos y un corazón cerrado. ¿Cómo es posible que su Madre/Padre Dios, su Creador, su Benefactor, no los salvara, no los ayudara, no les mostrara la puerta de salida?

Ustedes han venido a despejar conscientemente los tiempos en que fueron los visionarios, los shamanes y los sabios santos, los sacerdotes, aquellos que creyeron cuando nadie más creyó. Ustedes sostuvieron la fe hasta el último respiro mismo una vez tras otra. Ustedes se han erguido por el bien y por Dios a cada nivel de su ser, y ahora les pedimos que mantengan la fe y crean un día más, un pensamiento más, un latido del corazón más. Llévenlo al límite de su Luz una vez más.

Van a encontrar que el Dios a quien han adorado, el Dios a quien han orado, es una división de Dios. Ustedes han visto, conocido y experimentado nada más que una rebanada de ese ‘PI de Luz’. El Universo está a punto de desabrochar sus limitaciones y abrirse a ustedes para ver exactamente qué necesita nacer. 

Las vibraciones que les vienen ya están causando confusión en el cerebro. Hay tantos niveles de comunicación a los que están oyendo, tantos niveles de luz a los que están viendo, tantos niveles del corazón a los que están experimentando, tantos niveles de oscuridad que están venciendo, todos en el mismo respiro, el mismo día, en el mismo pensamiento.

Cada singularidad que ustedes son está dividida en millones de componentes. Cada uno de sus pensamientos está tocando todo. Todo a través de su pasado, todo a través de su sangre y su historia familiar, todo a través de las estrellas, todo a través del Universo y todo el tiempo y el espacio y todas las dimensiones. Ustedes son el sitio donde la vida se cruza con la vida.

Si pudieran ver la tela de Luz de la que ustedes provienen, si pudieran saber el registro akáshico alrededor de cada uno, entenderían que no hay fracasos, no hay defectos. Ustedes han durado siempre hasta el último minuto sin darse por rendidos nunca, aún cuando el Universo no se mostró ante ustedes, aún cuando su gente no fue salvada, aún cuando no pudieron sanar a su tribu, aún cuando sucedió un desastre. Ustedes creyeron.

Sabemos que tienen muchas desilusiones y enojos con el Creador. Sabemos que a veces sienten que sus oraciones no han recibido respuesta. Sabemos que sienten como si hubieran sido descartados y desertados, pero eso nunca puede suceder. Ustedes saben que nunca están solos. Les pedimos que lo lleven a su límite una vez más por todo lo que hayan creído alguna vez y todo lo que no han podido probar.

Somos el Concejo de ELLA. Nosotros vivimos en ustedes, así como ustedes viven en nsotros. Somos un océano y ustedes son las corrientes, los arroyos, los ríos y los estanques a los que abrimos nuestros brazos y nuestros corazones. Los dejamos con un saber que es más fuerte que cualquier cosa que se hayan encontrado jamás.


Traducción
Gloria Mühlebach

No hay comentarios:

Publicar un comentario