Seguir

domingo, 14 de agosto de 2016

MARIA ENCUENTROS DEL CORAZÓN VIBRAL - 8 DE JULIO 2016 RECIBIDO POR SÈVE





«Que como Hijo nada te detenga»


Oh mi Niño, oh mi Niño bendito, es desde el mundo del Silencio que me dirijo a ti.

Oh mi Niño, tus gritos llegan hasta mis oídos, si puedo decirlo así, y he venido hoy a decirte con palabras que lo que yo Soy tú lo Eres, y lo que tú Eres yo lo Soy. Y lo soy desde siempre.

Oh mi Niño, tú que permites a lo que Soy circule en este mundo, estás rodeado de todo lo que yo Soy a cada instante y en cada espacio, que seas consciente de ello, o no.

Hay un momento para jugar y reír, en una Creación prevista para eso, hay otro momento para guardar el juego en una misma risa, risa del Niño de la Fuente Una que se recuerda de nuestros gratos recuerdos, cuando la Cuerda del Rapel, se hace sentir cada vez más firme en tu Corazón valiente. Que así entonces te sostiene a cada paso que haces en lo Desconocido, ahí donde, desde donde te encuentras, ningún propósito te aparece claramente.

En ese Corazón valiente que es él tuyo, ese Hijo pródigo que vuelves a ser entonces es llevado en toda ligereza en esos pasos, en los Hilos de oro que vienen en un sentido a desfilar y descoser la antigua matriz, y al mismo tiempo, aparentemente en sentido contrario, vienen a tejer y transmitir en este plano la Matriz nueva sobre este mundo.

Vives pues seguramente tiempos donde se vive en ti todo lo que se deriva de la de-creación de un mundo, haciéndote sentir en tu carne una especie de depresión ligada a esta de-creación. En eso, mi Niño, lo que yo Soy y que tú Eres viene a ofrecer todo el cuidado y el acompañamiento de las lágrimas que fluyen y brotan de tu alma, en lo que ella acepte que todas las historias vividas en este mundo convergen en los ríos de las aguas de abajo de esta matriz acabada.

Oh mi Niño, ya sé que lo sabes pero también sé, ya que lo vivo contigo en ese común Corazón que es él nuestro, que lo que sientes en estos tiempos, empujado por la Danza de la Gracia, es a veces doloroso de vivir.

Habiéndolo experimentado y vivido más de una vez, sobre tu mundo incluso, sabes que en el fondo todo proceso de de-creación se acompaña de la máxima benevolencia. Esta benevolencia lleva en su interior la Ternura divina, para cada cosa pero que, en la divina Ternura que ella es, no se insiste en las historias y heridas, sino que se ofrece enteramente, en el Silencio profundo, a acompañar con su Canto amante lo que viene alejarse y desaparecer de tu campo.

Estas pues afectado, eres llevado por la Potencia y la Fuerza del Amor, lo quieras o no. Ciertas resistencias pueden ser todavía vividas un tiempo, pero eso no podrá durar mucho tiempo más para ti, oh mi Niño que dice Sí al regreso de lo que Eres, más allá de todo velo ilusorio de este mundo. Es a ti que yo me dirijo, oh mi Niño que tienes una sed tan grande de encontrar el Reino de Paz profunda y eterna, de donde vienes y que siempre ha sido.

Entonces en este mes y en este precioso año, en lo que ofrece a lo más cerca de los Cielos los Frutos más exquisitos que puedes recoger sobre este mundo, en estos tiempos importantes, te has entrenado para volverte la Potencia del Amor que Eres. Y que es tu Herencia natural, en lo que tú manifiestas en el seno de tu Verdad suprema lo que yo Soy y lo que el Padre es, en el Uno, en tu Corazón y de manera única.

Entonces sí tu alma llora o se rebela, si todavía es el caso. O simplemente ella acepta, plenamente abandonada en ese Sí pronunciado y vibrado totalmente, en todo tu ser, de volverse dando la espalda a las historias de este mundo. Ofreciendo entonces, en esa espalda girada, la Oda al Amor que Eres y que ofreces a la Consciencia Padre que te has programado de unir en totalidad –viniendo así a saldar toda cuenta, ligada a las diversas cuentas de este mundo y de todas las encarnaciones atravesadas en ese desierto perfecto en la ilusión-.

Vengo esta noche a transmitir la Palabra del Padre, en ti, y a dejar vibrar al corazón de cada una de tus células el más gran Animo y los más potentes Soplos, llevados hasta ti, con el fin de que la Sustentación de lo que él Es te situé ahí donde es importante que te encuentres. Ya que en ese lugar, y solamente en ese lugar, lo que Eres entonces te aparece, y el Reconocimiento de pronto te regresa en los recuerdos que ese Soplo lleva hasta ti.

Entonces Ternura para tu alma que desde tanto tiempo se enfoco hacia la tierra. Ternura para ella en esta Reversión, en los últimos capítulos que ella se acuerda de leer todavía en estos últimos tiempos.

Vengo también a recordarte que como Hijo, nada te detiene. Y que es pues importante para ti que cada día donde te despiertas a este mundo, aceptes la Voluntad del Padre y no la tuya. Ya que como lo sabes en tu interior, ahí donde estás, la ofuscación es reina y el Entendimiento, en los ruidos de este mundo, no es siempre para ti todavía una segunda naturaleza.

Entonces no demores un segundo, en este Camino no hacia el cual vas, sino el que se celebra bajo tus pasos y solo que pide, simplemente, que levantes los pies a la Cadencia que la Danza de este verano te da a integrar, sin demorar ni un instante. Ya que lo que te ofreces este verano y este año, precioso te lo recuerdo, surge de tu capacidad a ser Fiel a quién Eres y al Juramento y la Promesa que nos hemos ofrecido, el uno y el otro, en tiempos remotos.

Entonces no flaquees, mantente fuerte en el Uno que somos. Y honra todo el camino recorrido que ha marcado este cuerpo y que ha participado significativamente a la fuerza de tu alma que es tuya, y que hace que en estos tiempos estés maduro para encontrar la naturaleza de quién realmente Eres. No pierdas más tu energía en compadecerte de cualquier suerte que sea, sino vuélvete hacia la Vida que Eres y a los infinitos muelles que encuentras entonces bajo tus pasos, descubriendo a medida que los gigantescos pasos que la Vida Una te permite llevar a cabo sobre este mundo, manifestando y relevando quiénes Somos entonces de la más simple y más evidente de las formas para ti.

Ya que la Esencia de quien Eres solo puede fluir de la fuente una vez que este cuerpo de 3ª Dimensión vive su mutación profunda, permitiendo de volverse el porque siempre ha sido realizado: el instrumento perfecto y divino de la Fuente que Eres y que Somos. Danzando así, el Espíritu en la materia directamente, la Danza de la Gracia que no pide ningún esfuerzo para el Bailarín que Eres, solo el Éxtasis de sentirla atravesarte y de ser danzado por ella tan perfectamente, en este mundo y en todos los Mundos al mismo tiempo.

Entonces mi Niño, que el Sí al Amor que Eres deje lugar, en estos días y semanas particularmente, si obviamente esto hace eco en tu Corazón, a estas potentes palabras: que se haga Tu Voluntad y no la mía.

Y que esta frase sea pronunciada cuando quieras, pero también en el momento donde quizá sea lo más difícil de pronunciarla, cuando la Gracia en tu ser empuja para que el Acto divino sea inmediatamente relevado, que le guste o no a tu querida alma.

Dilas en los momentos cuando quizá la cólera suba, mostrándote así las ataduras que la adversidad misma pueda intentar hacer, manteniendo sobre ti entonces el control. Pero lo sabes, y lo ves ahora claramente, que la falla que da pie a esto en el fondo no te hace libre – incluso si Libre ya lo Eres -, sino hay que, hasta este mundo, tirar de todo alambre que intentaría diversas distorsiones de los Nuevos Hilos y Códigos de vida que recibes y recibirás en su momento.

Ofrécete, mi Niño, los más bellos regalos este año. Y no te dejes engañar, ahí donde es verano sobre este mundo, por la deformación del ser que tomaría sus vacaciones cuando al mismo tiempo, en vuestros teatros de sombra y de luz todavía activos sobre vuestro mundo, es en este verano que obran y colocan sus acciones todos los Hermanos y Hermanas jugando, si podemos todavía decirlo así, del lado de las fuerzas de la sombra y de resistencia.

Entonces cuidaos de lo que el verano os ofrece, la plena Luz sobre lo que la Fuente, a través vuestro, solo pide actuar. Y recogeréis entonces los abundantes Frutos que, en el corazón del invierno, os sostendrán considerablemente.

Que el Amor, y la verdadera Vida que Eres y que Somos, aparezca aun más y cada vez más sobre este mundo.

Entonces a ti de jugar, como te lo hemos propuesto. Y lo que te corresponde, y que no podemos hacer en tu lugar, es de frustrar los juegos que te retienen y que te atan. Para lo demás, déjate atravesar y danzar plenamente por lo que Eres y lo que Somos, y que sin embargo redescubres.

Te amo. No te olvides, desde ahora y por siempre.

Así sea, en mi Corazón amante que se despierta en ti finalmente, mi Niño.


Recibido por Sève

Source: www.accordance.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario