Seguir

viernes, 26 de agosto de 2016

MADRE DIVINA EL PRINCIPIO DEL PROPÓSITO a través de Selén Om 23 de agosto de 2016


Saludos hijos e hijas de la luz, hijas e hijos de mi luz. Yo me revelo en el día de hoy como la gran Diosa Augusta que ilumina el cielo: Amaterasu-Omikami*.

Vengo a ustedes este día para avivar la luz resplandeciente, que es mi luz en ustedes, que es el arquetipo del Sol en el cielo, el corazón ardiente, la estrella interior, el portal galáctico. Vengo a hablarles del principio del Propósito. Propósito que sólo puede ser conocido y reconocido cuando aceptan lo que son, cuando ustedes aceptan dejar brillar el Sol interior.

La leyenda que gira en torno a este aspecto mío, este aspecto de la conciencia femenina, como Amaterasu-Omikami, trata de encontrar el verdadero propósito. Oculta en una caverna, escondiendo su luz del mundo, Amaterasu, es atraída por el reflejo de su propia luz, motivada por el brillo de la compasión, movida por un ímpetu de coraje, devuelve al mundo su luz.

Yo represento al principio del propósito, represento la capacidad de transformar la realidad que aquellos que ven, y se reconocen a sí mismos poseen. No hablo de los propósitos comunes y banales. Pero éstos son válidos para las acciones ordinarias y mundanas. Yo hablo del propósito, que guía a las estaciones, del propósito que guía a los planetas en su curso, hablo del propósito que los orienta, que los orienta a través de su encarnación.

Es verdad que todas mis hijas e hijos que están en este planeta en este momento tienen un solo propósito: conocerse, trascender la identificación con la forma y reconocerse como Sol de la vida. Pero este propósito se ajusta a cada situación, a cada ambiente y a cada circunstancia y para cada uno de ustedes este propósito se revela con un color y un sonido particular.

Los invito a contemplar la finalidad del propósito y a contemplarlo en su interior. Hay quienes en este planeta todavía caminan hacia la maduración de la auto-conciencia, su propósito es también la emancipación, su propósito es también reconocerse como el Sol de la Vida; sin embargo, este propósito también se refleja en los movimientos, en movimientos externos, en el reconocimiento de las partes superficiales y exteriores de sí mismo.

Hay quienes, sin embargo, que se acercan al gran momento de la emancipación, hay otros, que sin embargo, han sido atraídos por el brillo del espejo que se refleja a través de una grieta en su caverna, su propia belleza, y la verdad en el corazón. Y a estos digo: contemplen el principio del propósito. Fuera de la caverna - ésta representa la identificación con la falsa imagen de sí mismo, esta caverna representa la identificación con la idea mal concebida, que distorsiona lo que se es - fuera de ella, todos los dioses y diosas los atraen con su canto, los invitan a salir, devolver vida a la vida, devolver luz a la luz.

A estos les digo, contemplen, contemplen el principio del propósito, fortalezcan el propósito ya conocido. Caminen con firmeza hacia donde el propósito les señala. Lo mismo vale para cada situación común, así como para cada situación cotidiana: consulten su corazón.

Yo les concedo tres joyas, tres joyas que las leyendas, y después, la ambición transformaron en símbolos nefastos de dominación, pero tres joyas que originalmente en las escuelas de misterios dedicadas a mí en el Lejano Oriente, simbolizaban virtudes, virtudes extremadamente relevantes para los hijos del propósito, para los hijos del Sol.

Estos tres tesoros simbolizan estas tres virtudes, y cada uno de ustedes directamente a quienes llamo hijas e hijos, les transmito una vez más el impulso de estos tres tesoros, de estas tres virtudes.

Yo les ofrezco el espejo, el espejo de la sabiduría, el espejo de la honestidad. Se debe ser honesto consigo mismo al consultar el corazón, es necesario que el corazón sea un espejo, un espejo de su propia conciencia, es necesario que este espejo esté limpio para que no refleje imágenes distorsionadas.

El espejo que les ofrezco es la primera gran joya, el primer gran tesoro es el espejo de la honestidad que genera sabiduría. Mírense en este espejo y vean con sinceridad lo que emana de su interior más profundo y cuál es el pedido del alma para ser manifestado ahora en su realidad. Este sirve para el gran propósito, sirve para cada acción, para cada movimiento de su vida cotidiana sobre esta Tierra. Yo les concedo este espejo para ayudarlos y orientarlos en su viaje.

También les concedo la espada sagrada, la espada que representa la virtud del coraje, la virtud de la osadía. Es necesario coraje y audacia para seguir la voz del proprio corazón, se necesita coraje y audacia para mantenerse fiel y leal al propio propósito, necesitan valentía, mucho coraje para avanzar hacia la emancipación sin temer a la falsa idea de la muerte de la persona.

Los rayos de mi Sol los tocan, los envuelven, disipando uno a uno los escenarios ilusorios. Disipan una por una las ideas falsas y proyecciones del ‘yo’. Se necesita valentía, se necesita coraje para sostener mi mirada fulminante, para sostener mi presencia ardiente, para qué, entonces, mi presencia sea reconocida como un reflejo de su presencia y mi ardiente fuego sea reconocido como una extensión del fuego que arde en su pecho.

Por último, les presento un tesoro más: la joya, Magatama*: la joya que representa la unión de las polaridades, la joya que representa el alma, es el eslabón, la síntesis. Hijos e hijas, entre la sabiduría y el coraje, uniendo una y otro: acción y contemplación, está el alma humana capaz de sintetizar, capaz de integrar los aparentes opuestos, capaz de dirigir la acción con prudencia y actuar sabiamente.

El alma humana es el misterio, el misterio de la unidad; el alma humana integra en si conscientemente espíritu y materia, vida y forma, sabiduría y acción.

Acepten estos presentes, estos tesoros, que en realidad, nunca han estado lejos, nunca han estado en otro lugar, a no ser en el templo sagrado dedicado a mí en el corazón. Aunque es posible que hayan abandonado su posición de sacerdotes de mi fuego interior en el templo de su corazón, aun arde la llama, todavía existen en él los tres tesoros de la emancipación.

Visiten este templo, ahí me encontraran como reflejo, de su propio reflejo que es el reflejo del Sol primordial; ahí me encontraran, Amaterasu-Omikami, la gran Diosa Augusta iluminando el cielo. No sólo el cielo de este planeta, sino especialmente el cielo interior. Yo soy la fuerza del propósito, yo soy la fuerza y el vigor de la acción sabia y de la sabiduría práctica.

Los invito, salgan de su caverna, brillen en el mundo, extiendan sobre todos la bendición de su presencia; cultiven la sabiduría a través del espejo de la honestidad, cultiven la ausencia de miedo a través de la espada del coraje y cultiven la integración a través de la joya que es su propia alma. Yo los envuelvo en mi luz y transmito a todos las bendiciones del Sol radiante de la Vida.

*Amaterasu-Omikami: Diosa Solar en el Sintoísmo.

*Magatama: Joyas Imperiales de Japón, Espejo, Espada…


Transcripción hecha por los colaboradores de la ELV.
Mensaje canalizado por Selén - http://www.escolaluzviva.com.br/
Traducción: H. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario