Seguir

miércoles, 10 de agosto de 2016

MADRE DIVINA CONTEMPLEN LA TIERRA 8 DE AGOSTO DE 2016 MENSAJE CANALIZADO POR SELÉN



Gracias y paz! Gracias y paz de tu corazón a mi corazón de mi corazón a tu corazón gracias y paz. Gracias y paz son los frutos del reconocimiento de tu naturaleza, gracias y paz son el resultado natural y espontáneo del retorno al origen. Si bien, este retorno al origen no es un movimiento a otro lugar. El retorno al origen no requiere de un gran esfuerzo.

Hoy me revelo a ti como la Madre Tierra, como la vida que late en el elemento tierra, y te invito a aprender de él, te invito a escuchar al elemento tierra atendiendo sus palabras, palabras que no pueden ser captadas o comprendidas por el oído. Una voz a la que sólo puede accederse por otro sentido más elevado, menos grosero, más sutil: el sentido del corazón, el sentido de la intuición.

Tanto más fácil será para ustedes oír al elemento tierra, a través de su intuición, cuanto más desenvuelvan con éste elemento, y a propósito con cualquier otro, su sentido de interconexión, interdependencia y empatía.

Los invito ahora, hijos e hijas de mi vientre, a que dejen su conciencia y su mente expandirse más allá de la forma. Elévenla, expandiéndola hacia el suelo, en dirección a la tierra.

Comulguemos con el elemento tierra, exploremos las profundidades de mi cuerpo. Aquí en el atelier de la creación planetaria, allí en el silencio, oculto a los ojos curiosos yo manejo los arquetipos que vienen a expresarse en la esfera planetaria.

... Comunión...


Comulguemos con la tierra, campo generador de toda la vida, útero de donde las formas emanan y hacia donde las formas retornan. La tierra parece rígida, parece demasiado sólida, pero en realidad no lo es. Continuamente sus cuerpos intercambian material con la tierra, continuamente esta tierra cede de sí sustancia para la construcción de las miríadas de formas, y continuamente un flujo retorna devolviendo a esta tierra la materia de su elemento.

Esta tierra les da la sensación de solidez, porque ella es cimiento, esta tierra es base, es firmeza. Pero firmeza no implica rigidez, firmeza no implica apego. Hay ahí una lección que el elemento tierra puede enseñarles... Mucho más, hay ahí un bálsamo, una curación que por la comunión con este elemento ustedes pueden recibir y efectuar en sí mismos.

El apego, el apego surge de un posicionamiento equivocado de la conciencia que cree ser una porción separada y por lo tanto, está sujeta a pérdida o a ganancia.

Oh, hijos e hijas, su legado no es la pérdida o ganancia. Ni una ni la otra. Esa herencia no es ese juego infantil y doloroso. Su legado es abundancia siempre presente, y no pérdida o ganancia, sino el reconocimiento de la abundancia, el reconocimiento de ese poder fructífero y fructificador, así como la tierra que provee todo lo necesario, y en abundancia lo provee.

Dejen que el toque suave del elemento tierra en su conciencia, cure y sane el engrama del apego. Y por la comunión más íntima con este elemento, aborden, aborden la creencia en la enfermedad. La enfermedad es solo el reflejo de la desarmonía de la mente, la enfermedad es sólo un reflejo de la bruma de su visión espiritual. Pero en la incesante comunión, toda esa bruma se disipa. Y en el reconocimiento de la naturaleza abundante, así como la tierra, toda desarmonía se deshace.

Ustedes no fueron creados para la enfermedad, no fueron creados para el juego de ganancia o pérdida. Porque han decidido trillar su camino, yo los respeto y lo honro por su elección.

Pero una vez más, como a lo largo de los siglos, mi voz se hace eco para aquellos deseosos o abiertos a oírla: no es necesario, no necesitan ir tan lejos en este camino de auto-flagelación. Nadie más que ustedes mismos exige de sí semejante sacrificio, tamaña reparación por daños que en realidad no lo eran, por errores que en realidad no lo fueron.

Perdonen! Perdónense a sí mismos y a todo. Liberen las amarras que atan su corazón y así liberaran los lazos que todavía atan a mi cuerpo.

Amados, ustedes son esa parte de mi conciencia consciente, que los llama al reconocimiento y a la expansión de la auto-conciencia para abarcar mucho más de lo que son.

Yo soy ustedes. En lugar de estar consciente solo de su cuerpo, expandan su conciencia un poco más y tengan conciencia de mí. En el reconocimiento de nuestra unidad, maravillas podemos realizar, obras magníficas, reflejos de arquetipos bellos y luminosos podremos manifestar en el escenario de la creación.

Como la vida del elemento tierra, como la madre tierra en este planeta, así como en ustedes, yo les recuerdo, que su legado no es el apego ni el juego de pérdida o ganancia. Su herencia es el sentido intrínseco de la abundancia, y la naturaleza abundante que son. Por lo tanto el engrama del apego, así como la creencia en la enfermedad se disipan.

Contemplen la tierra y su poder curativo. Contemplen la tierra y su capacidad generadora infinita. Contemplen la tierra y mi rostro amoroso reflejando el amor de su corazón.

Yo los envuelvo a través de cada partícula de polvo que rodea su cuerpo. Y los nutro a través del contacto, y del toque de sus pies en la tierra firme. Yo beso sus rostros a través de las hojas de los árboles que tocan su rostro.

Bienaventurados, benditos son, por estar prontos, prontos están de convertirse en mi propia bendición.




Transcripción hecha por colaboradores de la ELV.

Mensaje canalizado por Selén - 
http://www.escolaluzviva.com.br/
Traducción: H. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario