Seguir

jueves, 11 de agosto de 2016

MADRE DIVINA CONTEMPLEN EL AGUA a través de Selén Om 9 de agosto de 2016

          


Saludos, flores de mi jardín. Bendiciones y paz. Hijos bien amados, hoy los invito a dirigir su mirada hacia su interior y mirar hacia dentro, los invito a ampliar la conciencia de sí mismos.

Los invito comulgar con el agua, los invito a reconocer este elemento en ustedes. Lleven su atención a los grandes océanos, a las venas de agua que corren a través de mi cuerpo por debajo de sus pies, lleven la atención sobre el agua suspendida en el firmamento. Todas las fases de este elemento son sólo un reflejo de la dinámica que asume su conciencia a través de la danza a lo largo del viaje, desde el momento en que la conciencia inicia el proceso de reflexión sobre sí misma tratando de desentrañar el misterio que ella es.

El agua es la matriz nutriente de todas las formas de vida en la manifestación independientemente de cómo este elemento se manifieste en diferentes ámbitos del universo. Aquí, ustedes reconocerán fácilmente el don valioso del agua como nodriza y generadora de vida. Como elemento que impulsa el crecimiento. Es posible reconocer en el agua, sabias y profundas lecciones como la flexibilidad, la adaptabilidad, la fluidez, también la fuerza, profundidad, sabiduría, paciencia, ritmo y armonía con los ciclos de la vida.

Contemplemos, contemplemos esta parte de mí, contemplemos este aspecto de ustedes. Mi presencia se acerca a sus auras esta mañana como Madre de las aguas. Mi aura se mezcla con sus auras, mi agua unida a sus aguas. En ella vibro, en ella retumbo, en ella canto un sonido, una vibración, una canción.

Este movimiento tiene como objetivo recordarles de un tiempo en que ustedes mismos eran fluidez, un tiempo antes de los condicionamientos más endurecidos, en que su expresión era espontánea, como espontáneo es el movimiento del agua.

Niños bien amados, el reconocimiento de su esencia es lo que les libera de la rigidez de los engramas y el rechazo. El reconocimiento más profundo de su naturaleza, el reconocimiento de su conciencia incondicionada, como libertad, como expansión y vacuidad, les permite ir más allá del condicionamiento de la rigidez y el rechazo. El rechazo nace de la rigidez, no por la acción consciente de elegir aquello que no da placer, que los atrae, sino por el rechazo nacido de la rigidez de los conceptos, de la rigidez de los patrones emocionales, la rigidez del deseo; este rechazo, esta rigidez está vinculada a la creencia en la guerra, de que la vida debe ser conducida como un combate.

Amados, miren la naturaleza, vean la bella danza que los rodea, miren al movimiento del agua, de los ríos, y de los mares. Hay una integración perfecta entre el viento y las olas, entre las olas y la arena de las playas; existe una integración perfecta entre el movimiento de la luna y las mareas; la irradiación del corazón de la Tierra y las corrientes marinas.

Aprendan de su naturaleza, de la naturaleza que va más allá de los límites de su persona, aprendan con esta naturaleza que la vida no es combate. La vida es canto armonioso, acción sagrada, cooperativa; la vida es co-creación. Pero, para esto es necesario que ustedes den un paso más allá de la noción de sí mismos como seres limitados, como definidos y acabados. Al igual que el agua, ustedes siempre están en formación, así como ella, en cualquier momento ustedes pueden tomar otra forma, otro tono, otro rumbo; y ser conscientes de elegir el rumbo que quieran. Ustedes son porciones autoconscientes de la Conciencia Universal, por lo tanto pueden influir en su propio camino; pueden dirigir su propia senda y así crear su propio destino.

Contemplen, contemplen el misterio del elemento agua. Contemplen las aguas, las aguas de la tierra y las aguas de su conciencia. Al igual que en la Tierra, el agua se transforma en vapor, entonces se condensa en gotitas que se adentran en la tierra, y se unen a las venas de mi sangre, alimentan los ríos y corren hacia el océano, sus emociones y pensamientos de la misma manera, se disipan en el espacio de la conciencia para luego condensarse una vez más, colapsando en realidades físicas y objetivas para entonces disiparse, transformándose de nuevo en patrones de pensamiento y emociones, para evaporarse una vez más en el espacio de la conciencia.

¿Cómo ustedes quieren entender conceptos? ¿Cómo pueden aspirar a aprisionar sus pensamientos o sus emociones? ¿Cómo quieren que el placer dure para siempre? Las aguas de su conciencia tienen su propio ciclo, aprendan este ciclo, libérenlo. Al liberarlo, se liberarán de la limitación de esta identificación. El placer no es su legado original. El éxtasis, y la bienaventuranza lo son.

Pero la bienaventuranza no es el estímulo constante de los sentidos de forma placentera. La felicidad es el estado de expansión, de amplitud, de vastedad de quienes se reconocen como el espacio mismo, la naturaleza pura de la mente.

Contemplen el símbolo del agua, contemplen este símbolo manifiesto en mi cuerpo. Yo soy la voz de este planeta hablando a ustedes ahora como la voz de todas las aguas: miríadas y miríadas de ángeles y elementales entonan un mensaje buscando despertar en sus corazones el recuerdo de lo que son. Hijas e hijos, disuelvan la creencia en la guerra y el combate, porque al disolverse este condicionamiento de su comportamiento diario, cotidiano, es así como afectarán los maquiavélicos planes de perpetrar más destrucción y devastación en mi humanidad y en mi cuerpo planetario a través de las guerras bélicas.

Cesen la fuente de energía de combate, cesen esta fuente, convirtiéndola en fuente de integración, la fuente de acogida. Contemplen, contemplen las aguas de su conciencia y mucho aprenderán acerca de su poder co-creador y de cómo sus aguas influencian a las aguas del mundo; como sus aguas influencian las aguas de la conciencia colectiva y cómo éstas, a su vez, buscan influenciarlos.

Reconozcan el ciclo sagrado de aquello que los constituye en la encarnación. Reconozcan el potencial nutritivo de sus aguas. Esta agua cura y purifica porque ella es movimiento, el agua es vida fluyendo.

Yo los bendigo, amados de mi corazón. Los saludo y los honro en su esencia y en su expresión. Y cada día, soy la fuerza propulsora guiándolos hacia el despertar definitivo. Yo los envuelvo como las aguas del mundo los envuelven, busco refrescar como las aguas de los ríos los refrescan. Reciban mi presencia en su presencia y reconozcan mi amor en su amor.

Transcripción hecha por colaboradores de la ELV.

Mensaje recibido por Selén - http://www.escolaluzviva.com.br/

Traducción: H. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario