Seguir

miércoles, 2 de diciembre de 2015

CASARSE CON EL CUERPO DIVINO 29 NOVIEMBRE 2015


La intervención de esta mañana viene en pocas palabras a invitaros, si por supuesto resuena en vosotros, a entrar en este mes de diciembre, que viene a vosotros, en la más grande de las confianzas, que os veáis fuertemente alterados o no.

Ya os dijimos que todo estaba cumplido, desde cierto tiempo ahora, y que os pedimos dejaros tomar por el Amor y la Vida ella-misma. Soltando pues todo lo que, en una forma de temor, de miedo o de angustia, vendría todavía a engancharse a alguna cosa.

Los movimientos de la Inteligencia del Viviente, que os superan completamente, son cada vez más más poderosos y pueden vivir una forma de des-orientación, o en algunos seres una forma de pánico de ser llevados en una forma de torbellino, o de tener tal vez la impresión de no poder aguantar. Y justamente allí, la confianza, y la fe plena e integra que os espera, solo puede que ser reencontrada porque a medida, para aquellos que esto trastorna mucho, un cansancio profundo entonces os vendrá a llevar y obligar a abandonar lo que se debe.

Todo esta registrado en este precioso mes de noviembre, y lo que es bueno para vosotros, más allá de toda proyección y de toda espera, vendrá, estad seguros de ello.

Este diciembre es un mes en el que diferentes movimientos, diferentes acciones todavía puedan ser invitadas a ser relevadas en la materia. Y para que estos movimientos encuentren todo el lugar en vosotros, en esta Vía Real que se libera cada vez más, esto podrá ser seguido y relevado pues de modo más límpido, más directo si cuidáis de este cuerpo, este cuerpo que vive un número importante de integraciones, que es (si podemos decirlo así) bombardeado poderosamente, por uno número infinito ahora de vibraciones diversas.

Este cuerpo de Tierra como esta Tierra viven juntos, en sintonía cada vez más perfecta, diferentes movimientos.

Este cuerpo necesita de ser sentido. Este cuerpo, para ser sentido, necesita ser escuchado por vosotros, pero para ser escuchado por vosotros es importante que este cuerpo respire, es importante que este cuerpo pueda gozar de movimientos físicos regulares. Este cuerpo no necesita ser escuchado hasta el nivel del alimento, esto no basta: este cuerpo os permite moverse, y este cuerpo tiene necesidad de mudar.

Quedaos tranquilos, en este diciembre y este invierno que llega, no quiere decir no moverse más físicamente. Quedarse tranquilo(a), es ocuparse de la calma mental y emocional. Este cuerpo, si vosotros le ofrecéis estos movimientos y esta motricidad, será el sostén más grande en estos tiempos que os podéis ofrecer fácilmente. Cuanto menos movais el cuerpo, menos podéis escucharlo profundamente, excepto para algunos casos raros de seres que están conectados a este cuerpo de modo muy sensible.

Este cuerpo necesita pues estar en movimiento, en el placer, y no solo en el movimiento para la acción y hacerlo. Este cuerpo también necesita de vuestro amor y de ser tocado, de ser masajeado, de ser reconocido en toda la gratitud de lo que os ofrece, de lo que lleva, de lo que sostiene, de lo que permite.

Cuidar de este cuerpo cada día, es ocuparse de la Tierra, es cuidar de la materia, es ocuparse del Femenino Sagrado en vosotros. Entonces escuchad y ved las tendencias de la personalidad, incluso del alma, que puede alimentar tal vez otros aspectos que el del cuerpo. No hay problema con esto, desde luego, pero es importante de administrar y de integrar este cuerpo de modo sagrado, y de administrarle entonces todo lo que necesita para funcionar, y más allá para estar plenamente vivo.

Aunque lo sea más allá de todo vuestra voluntad, desde luego, en el Milagro que es, pero podemos ver que es muy a menudo tomado por formas de perezas de la cabeza, que os viene a contar que «si estáis cansado, es porque necesita estar acostado». Esto no es siempre el caso.

La Tierra que os llama para el descanso es una llamada tan evidente que esto puede haceros sentir que esto no es el cansancio en sí, sino una llamada de la Tierra a vuestra Tierra de acostaros, para recibir la circulación vibral que sois llamados en este momento a recibir.

Todos los demás momentos, si esto se os presenta a menudo, es sólo cansancio debido al exceso de actividades mentales o emocionales. Este cansancio entonces no os invita al descanso del cuerpo, sino a la entrega en circulación del cuerpo para permitir la re-circulación en este cuerpo del elemento Aire, que vendrá entonces a permitir el aligeramiento, y el desempeño también, de lo que en vosotros se aloja y estanca.

Entonces desde luego, lo sabéis, la naturaleza está aquí y los paseos en la naturaleza son eficaces, pero también os invitamos a entrar en contacto con el cuerpo en conciencia. Entrando en unos movimientos conectados, diremos, de vuestra conciencia a este cuerpo, al armazón del cuerpo, a la arquitectura del cuerpo, a las articulaciones, con el fin de que el hueso, en la profundidad y en la arquitectura esencial que representa, pueda ser sostenido vibratoriamente también.

Todo lo que son sacudidas, todo lo que está simplemente en relación con los saltos, todo lo que permite rebotar, todo lo que os pone en enlace directo con la Tierra y el apoyo de la Tierra viene directamente a ofrecer a esta Tierra, y en este cuerpo de Tierra, el resorte y la circulación vibral. Con el fin de que el hueso entonces, a través de estos diferentes saltos o percusiones, pueda dejar circular e integrar las vibraciones cada vez más densas que le penetran.

Así, os hablamos mucho en este centro de baile, porque esta metáfora con el Amor y la Vida es perfecta, porque todo es Danza. Así bailar, y dejar bailar este cuerpo físicamente, no es solamente un ocio, no es solo el placer. Sino al mismo tiempo de ser alegría y placer, el baile es de gran eficacia para la integración de lo que necesita ser integrado, y de la Presencia de quien Sois en este mundo, que estáis invitados a plenamente encarnar.

Este cuerpo de carne os llama, este cuerpo de Tierra os llama a quedar pues tranquilos. Y si la tranquilidad no está allí, esto os muestra simplemente que este cuerpo necesita aún más que os caséis con él, que lo escuchéis, que lo abracéis.

Así, esto participa directamente entonces en la ligereza, en la sencillez. Es una invitación de no alimentar más lo que sea de la cabeza, porque no es más el tiempo de esto. No es en verdad más el tiempo para esto. Ya es la hora de aterrizar, ya es la hora de estar verdaderamente aquí. Y es la hora de conoceros, y tuviste todas las preparaciones para ello: conocéis vuestras tendencias a dormiros, y conocerlas hace toda la diferencia.

Entonces ocupaos de vosotros, pero no solo en una comodidad, sino bien de este cuerpo que os necesita. Y lo necesitáis mucho más aunque no lo creéis: es él quien ahora permite la transmisión directa de la Inteligencia del Viviente. La cabeza no podrá conducir nada más y van a haber cabezas que se van a perder, y esto es perfecto. No hay tampoco a buscar por fuera lo que puede colmar lo que parece faltar: este cuerpo os lo ofrece todo, porque es el Amor. Es la Alegría, es la Vida, es la Verdad vivida aquí, porque es a través de él que se manifiesta lo que Sois y nada esta separado.

Entonces he aquí la invitación de nuestra parte, que este cuerpo reciba todo vuestro Corazón, y no sea más que un Corazón, para abrigaros, para sosteneros, para abrazaros. Y estamos seguros que en el fondo, le conocéis muy poco. Este cuerpo es una maravilla, este cuerpo es una Creación divina – como todo me lo dirán, pero que es específicamente perfecto.

Entonces esta invitación no es una petición de preocupación del cuerpo, sino bien un verdadero Encuentro. Y quien dice Encuentro, dice intercambio, dice comunicación de parte y de otro, y Amor. Este cuerpo es inteligente y este cuerpo os habla, y es hora de no verlo más solo como un vehículo, sino como la extensión del Cuerpo divino él-mismo.

Entonces cuidaos, y salid de vuestras costumbres si estas costumbres tienden a apartarse de este cuerpo y a evitarlo.

Este diciembre, así, permitid que la Siembra vibral pueda descender en lo más hondo de vosotros, y encuentre en vosotros el nido más acogedor, vibrante y presente posible, para dejar germinar amorosamente lo que os habéis ofrecido de vivir en lo que viene.

Entonces quedaos tranquilos, cuidad esta tranquilidad, tranquilidad del Aire y del Agua, tranquilidad de esta Danza de los Elementos, y que sólo puede vivir si no alimentáis historias, como sabéis, sobre los movimientos que os atraviesan.

Reencontrad el buen campesino que lleváis, aquel que cuida de la Tierra y no se aburre con las historias de la cabeza – que van a ser burladas, desde luego, fuertemente por el exterior. Y si respondéis, es que simplemente dentro vuestro lo que viene a burlarse está presente y aun no está desactivado.

Entonces todo es perfecto. Así como os lo decimos, no hay más que una confianza y una fe, en lo que estos movimientos que vienen, y que ya vinieron, no pueden en nada ser controlados, evitados, ni incluso entendidos. Entonces todo esto es el fondo relajante, y volver a ser este buen campesino es lo que ofrecéis de más ligero y de más simple. Y es ahora.

Entonces, os dejamos en el seno de este Encuentro, y que venga simplemente a activarse en vosotros el Mantillo del Amor, porque allí se encuentra este bosque que crece.


Hasta pronto.

Fuente: www.lunitedansee.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario