Seguir

lunes, 6 de julio de 2015

Taller de la Oración Canalización de Kryon por Lee Carroll en Baltimore, Filadelfia, el 21 de junio de 2015

Taller de la Oración

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Hemos dicho estas palabras durante más de dos décadas, y cada vez son nuevas, porque quienes se sientan frente a mí componen un grupo único de seres humanos. Más que único; el propósito de que estén aquí, en este salón, hoy, es único y específico. Se lo ha denominado taller, un tiempo en que reaccionan uno con otro, reaccionan a la energía, hacen las preguntas importantes. Un grupo ecléctico de seres humanos que tienen una cosa en común: son almas antiguas y quieren saber más sobre sí mismos.

Todos hemos visto qué preguntas se hicieron hoy y qué temas se discutieron en el taller. Queridos, quiero comenzar con esto: hay un cambio de paradigma en lo que ustedes esperan de Dios. No sé como aclarar esto para ustedes, de modo que empecemos así: ¿Cómo definirían ustedes quién está hablando en este momento? ¿Se dan cuenta de que en este mensaje hay un aspecto multidimensional? La canalización no es lineal; no es algo que sucede de esta manera todos los días de su vida; algo está sucediendo aquí que está más allá de lo que su visión les permite ver en 3ªd. Hay un entorno en el salón en este momento, que hemos descripto, nombrado e identificado, definido. En este salón.

Para ustedes es difícil ver esto, sentirlo, comprenderlo, ¡incluso creerlo! ¡No todos ustedes lo creen! Pero está aquí. El velo que nos separa empieza a cambiar también su paradigma. Solía haber un velo uniforme que separaba, diríamos, la energía de la Fuente Creadora del conocimiento de esa energía por parte de ustedes. Era tan grueso y completo en todas estas décadas y durante siglos, que ustedes se sentían solos. Cuando los humanos empezaron a darse cuenta de que hay un Dios y una Fuente Creadora y que hay una conexión, se hicieron toda clase de conjeturas sobre cómo hacer esa conexión: ¿cómo se llega a Dios, cómo se habla a Dios? De allí vinieron las doctrinas. Se hace esto, se hace aquello, se hace esto otro; todo lineal. Tienen que ir aquí, tienen que ir allá, ¡era bueno! ¿Saben qué tenía de bueno? Que la humanidad empezaba a ver que había algo más. Empezaba a subir una escalera hacia Dios. Si era exacto o no, no importa; ¡era la consciencia de la intención para hacer la conexión! ¿Saben qué provoca eso en nosotros? Si ustedes estuvieran separados de sus hijos en este momento, por un velo que no les permitiera reconocerlos, y ellos empezaran a coordinarse y decir: "¡Sabemos que nuestros padres están allí afuera en algún lado; veamos dónde están, cómo poder hablarles!" ¿Les importaría a ustedes qué harían ellos? ¡No! El hecho de que ellos supieran que ustedes están allí, consolaría sus corazones, ¿no? ¿Verdad? Incluso si la línea telefónica no funcionara, el mero hecho de que ellos marcaban su número ya los haría sentir bien: "¡Están intentándolo! ¡Saben que estamos aquí! No todo está perdido, ¡ellos saben que estamos aquí!" Eso fue el comienzo.

En esta nueva energía, ha empezado a cambiar el paradigma del velo; no es lineal, no es para todos. No es uno para todos. No hay simplemente un gran muro. En cambio, el muro lleva tu nombre. Y hay algunos que van a atravesar este velo mejor que otros, porque lo van a entender. Es único, para cada humano; el velo se abrirá para muchos y permanecerá igual para otros. Y puede que digan, "Bueno, ¡eso no es justo, realmente! ¿no?" Oh, sí lo es! Porque ahora el cambio es de responsabilidad. El humano que comienza a hacer la conexión a través de la compasión, la comprensión, el amor, a través de una neutralidad de opinión y sesgos, lo atravesará plenamente. Va a sentir la conexión con el Espíritu, y va a tomar nuestra mano, y será el chamán de la Nueva Era, y estará conectado. Y otros preguntarán: "¿Cómo lo haces?" Y podrá decírselo. Ya no se trata de un velo uniforme.

Les quiero decir ahora mismo cuál es la gran cuestión, con todo amor; quiero que se relajen en los brazos del Espíritu en este momento, quiero que sientan esto, el entorno está aquí, no hay más que benevolencia y amor y compasión; esto no es una sesión de enseñanza; ¡es una sesión de amor! Porque lo que están atravesando es una conexión mejor, la recalibración de su cuerpo y su mente; la confusión es porque sigue la recalibración; están haciendo más que solo marcar el número: ¡están conectados! Y no tendrá señal de ocupado, ¿me oyeron?

La conexión no será necesariamente como lo esperan, ¡pero está allí! Todo ser humano conoce especialistas; en su sociedad, en su cultura, con el nivel de sofisticación que tienen, están acostumbrados a los especialistas. Ustedes los contratan todo el tiempo. Cuando quieren entender su aparato de comunicación o su teléfono, o cómo conectar su televisión, o lo que sea, ¡llaman a un especialista! Y el especialista instala, informa, trabaja con ustedes, porque ustedes no conocen todo. Ustedes ya tienen ese paradigma. Sin embargo, cuando quieren conectarse con el Espíritu, no tienen ese paradigma. En cambio, son lineales: "¿qué puedo hacer, cómo lo hago? ¿Qué sigue ahora, cuál es el mejor método? ¿Qué método no es el mejor?" Están por su cuenta, ¿no? ¿O no es así?

Esto es lo que quiero que sepan: el hecho de estar dispuesto a conectarse y preguntar cómo, es invocar a un especialista que es su Yo Superior, y él sabe cómo conectarse. Lo que quiero decirles es: acaben con los detalles de los "cómo" y dejen eso de lado! ¿Pueden hacer esto? No hay un "cómo". Cuando están en el umbral de la gloria del Creador y tienen a Dios adentro, ¡la conexión está! Terminen con la linealidad. Detengan esas cuestiones de "no lo estoy haciendo bien" o "lo estoy haciendo mal" o "estoy probando esto" o "estoy intentando aquello" y dejen de interferir! Porque nosotros queremos entrar. No podría ser más claro. Van a tener que cambiar su actitud. ¿Están conscientes de que estamos allí todo el día? ¿Se dan cuenta de que Dios camina con ustedes? ¡Todos los días! ¡En todo momento! ¡En todas partes! Como ustedes caminarían con sus hijos si pudieran. Todos los días, en todas partes, por el amor que les tienen, querrían estar a su lado. Querrían verlos cometer errores, pero querrían estar con ellos. Mamá, puedes identificarte con esto, ¿verdad? Cuento con que las mujeres en el salón se identifican con esto, las primeras, ¡y rápido! (se ríe) Porque ustedes son las que establecen la bondad, la alegría, la celebración de estar con sus hijos. Y eso es lo que tenemos nosotros. Solo que ustedes no son nuestros hijos; son familia, en una forma totalmente diferente. ¡Totalmente diferente!


Nuestra mano está extendida hacia ustedes de una manera que no podrían creer; y cuando pongan la intención en hacer la conexión, empieza a establecerse, a pesar del flujo de sus preguntas tan lineales de los "cómo" y "lo estoy haciendo bien" (se ríe). ¡Sí, lo están haciendo bien! con sentarse en la silla conmigo ahora. ¿Pueden sentir esto conmigo? Esto no es un hombre hablando, ¿ya se dieron cuenta? Les hablo desde el otro lado del velo como miembro de la familia, con tanto amor, tanta benevolencia, diciendo ¡Estamos contigo, ahora! Y en el proceso de conexión que tienes, que es realmente único e individual, nosotros somos los especialistas. Célula a célula, trabajando contigo diariamente para que la frecuencia de tu consciencia y de tu cuerpo empiece a funcionar mejor con nosotros. ¡Tienes en Dios a un buen amigo! ¿Qué te parece eso? Se acabaron los días en que tenías que estudiarlo. La nueva energía para el alma antigua tiene que ver con reunirse, no con los "debiera" o los "tendría" o los "cómo." ¡Muchos de ustedes sienten esto y no están seguros de lo que es! Las preguntas que se hacen, ¡frustrantes! "No consigo entender esto" tal vez, o "cuándo va a suceder esto", tal vez. O "cuál será la mejor manera" tal vez. Todas estas son preguntas de la vieja energía, porque ustedes están allí. Ganan cuando están preparados, ¿entienden? Y cuando estén preparados, ¡lo disfrutarán! (se ríe). ¡No se impacienten! ¿Cuán impacientes han sido sus hijos? ¡Mucho! ¡En todas las cosas! Mucho. Pues es lo mismo. El ser humano quiere unirse con el Espíritu; el alma antigua lo siente en cada célula: "¡Quiero más, quiero más!" Bueno, hay más. Y comienza a infundirse en ustedes en una confluencia de energía con su alma, que se adecúa a ustedes según la necesiten, según lo decidan, sin que hagan otra cosa que conectarse con su intención.

"¿Qué quiere decir eso, Kryon?" Significa que si lo quieres, entonces lo obtienes. ¿Puede ser más claro? (se ríe). Con tus acciones de hoy, de sentarte en esa silla, de hacer las preguntas, de desear saber más, de tomar notas, sentir la celebración, disfrutar del amor, todo lo que crea una relación simbiótica con el Yo Superior en ti; ¡lo estás recibiendo! Cuando se vayan, quiero que se vayan a casa sabiendo que son distintos de como llegaron! Tienen un poquito más. No se vayan frustrados, no se vayan pensando que solo fue un taller, porque se van a auto limitar otra vez.

Quiero decirles qué sucedió aquí. ¡Se acercaron! ¿Pueden sentirlo? ¡Están más cerca! Y esto no desaparece cuando se van! Cuando se despierten mañana o al día siguiente, quiero que lo sientan; ¡se acercaron! Están más cerca de aquello por lo que vinieron: comprensión, una sensación de paz todos los días, conexión con la familia, resultados benévolos. Tal vez no sea lo bastante rápido, pero están conectados. Es hora cuando es la hora. Debiera ser lo bastante bueno para ustedes, porque están allí como parte del motor de recalibración del planeta. ¡Ese es quien tú eres! Lo que haces hoy afecta al planeta, afecta al cosmos, afecta todas las cosas.

Cierro con esto: la energía más grande en el cosmos es el amor. Es una palabra grande; ustedes no la pueden definir; es más que solamente gracia y compasión o benevolencia. Es una manera de ser. Eso es la conexión. La preocupación, la duda, la frustración y el miedo son como cubiertas que se interponen. Si en su desarrollo van a derrumbar muros, así es como se hace. Es tiempo de cambiar la preocupación, la frustración y el miedo. Es hora de borrarlos, con propósito, con intención. Y ver la conexión. Es entonces cuando el alma antigua volará muy alto. Y la vida cambiará. Viniste aquí hoy por una sanación: te acabo de decir cómo obtenerla.

Todo está en la consciencia que estás desarrollando en cada célula de tu cuerpo, que va a cooperar contigo y con tu decisión. Sea lo que sea que esté sucediendo en tu cuerpo, localizado, lo que creas que es y dónde está, es controlable con tu consciencia hoy, y con lo que decides y lo que piensas. Porque tus células están escuchando si has hecho la conexión con la familia hoy. El equilibrio es tuyo, es eso lo que el cuerpo quiere.

Maliha, en tu meditación mencionaste la fuente del amor. ¿Cuál es tu fuente? Es el otro lado del velo, es la familia, es la conexión, eso es la Fuente. Ve por ella; está esperando; está aquí.

¿Puedes sentirnos? El entorno presiona sobre ti y te mira en este momento diciendo: "¡Sé uno con nosotros, no te apartes de nosotros! ¡Cambia hoy el paradigma del humanismo y relájate en los brazos de Dios!"

Y así es.
Kryon

  www.markborax.comhttp://www.markborax.com/
 Canalización de Kryon por Lee Carroll
en Baltimore, Filadelfia, el 21 de junio de 2015
http://audio.kryon.com/en/Balimore-2015-Workshop.mp3
Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

1 comentario:

  1. Sobre todo me impactó la frase final pero me gusta mucho tu reflexión!!!

    ResponderEliminar