Seguir

sábado, 4 de julio de 2015

LI SHEN Enseñanzas y los videos de las Danzas de los Elementos. Mensajes de Abril y Junio 2015 c

  

ENSEÑANZAS DE LI SHEN.

Mensajes de Abril y Junio 2015

El elemento Tierra, porque comenzaremos con ése, fue llamado en los movimientos que transmití: la Danza de la gallina que picotea. No vean simplemente allí una imagen bonita sino vean allí mucho más el papel de la gallina sobre la tierra, la que martilla el suelo, la que ara el suelo y el que domina, con sus alas, el elemento Tierra.

Viene luego el elemento Aire con el Vuelo del águila.

Viene luego el Agua con la Danza de la ola.

Y finalmente viene el Fuego, lo que llamaría y llamé en la época el Regreso del Fénix.

Así, los movimientos que les serán comunicados pretenden hacerles penetrar no la manifestación del elemento pero directamente la esencia del elemento, un poco como los que practican esta esencia de los elementos con cristales. Sepan que estas herramientas, que esto sea vuestro cuerpo como unos cristales o vegetales, o elementos de la naturaleza, sólo están aquí para apoyarse en ellos, con el fin de reencontrar la esencia de los elementos. Tienen a nivel de vuestros cuerpos, para los que activaron una de las Coronas radiantes, la percepción más o menos clara de los Triángulos elementales de la Tierra, del Aire, del Agua y del Fuego. Un cierto número de potenciales espirituales y potenciales de movimiento y de desplazamiento en toda dimensión también están inscritos en la esencia del elemento. 




Mebahiah: Genio de la tierra 

Menadel: Genio del Aire

Leuviah: Genio del Agua

Vehuiah. Genio del Fuego

VIDEOS

1 - Elemento Tierra: La Gallina que picotea
https://www.youtube.com/watch?v=-0NwqpSMlDA

2 - Elemento Aire: El vuelo del Aguila
https://www.youtube.com/watch?v=XX_A5nMBOZk

3 - Elemento Agua La Danza de la Ola
https://www.youtube.com/watch?v=u6uJwmsF7y4

4 - Elemento Fuego El Regreso del Fénix
  https://www.youtube.com/watch?v=wINNPg4jOHk

5 - Encadenamiento de los 3 primeros elementos
https://www.youtube.com/watch?v=dkIPMU23sYg

6 -Encadenamiento de los 4elementos
https://youtu.be/JvZUq7Nxrao

Vinculación de la Danza de los Elementos 4 , a cargo de Li Shen , para vivir el corazón de la ascensión y el despliegue de la Merkabah Interdimensional .

8 – Encadenamiento de los 5 Elementos. Qi Gong 

 https://www.youtube.com/watch?v=XavFAOqC2as

Junio de 2015


Soy Li Shen. Salgo por última vez de mi silencio. Permitidme comulgar con vosotros.

... Silencio...



Os comuniqué hoy la última parte de la Danza de los Elementos. Pudisteis tal vez experimentar algunas, o la totalidad de las tres primeras. Hay que comprender bien que el Fuego que acaba de ser revelado es el elemento más transmutador.

Practicar la Danza de los Elementos, uno tras otro en el orden donde os han sido revelados, permitirá para muchos de vosotros percibir y sentir el corazón ascensional y el despliegue de vuestra Merkabah interdimensional, aportando por supuesto, a través del Fuego, el elemento motor diría yo, la transfiguración final que nombráis Resurrección. Así como lo sabéis, no es requerida ni obligación ni asiduidad. Solo hay que sentir y percibir la armonía de los movimientos, en la sucesión de un elemento a otro.

Si esto os es posible, después de haber realizado la Danza de los Cuatro Elementos, os sería agradable pasar un momento sentado o tumbado, con el fin de dejar vivir en vosotros lo que debe ser vivido en el momento de la llamada, por la postura y el movimiento de vuestro cuerpo, por los cuatro arquetipos de los elementos que nombráis en ciertas circunstancias Hayot Ha Kodesh, Jinetes, o de cualquier otro nombre relativo a esta noción del número cuatro.

El Fuego, si puedo decirlo así, es el agente que alimenta los otros elementos. El Fuego es lo que os va a permitir literalmente quemar, diría yo, los últimos obstáculos, las últimas resistencias, que éstas estén inscritas en vuestro cuerpo o en alguna capa de vuestros cuerpos sutiles. La acción del Fuego se realiza tanto en el cuerpo etérico como en el cuerpo causal. El Fuego es el agente de la elevación, el Fuego es el agente de la Ascensión. Este elemento, en su pureza y en su completud, va a permitiros vivir los síntomas y las señales precisas de la consumación de lo que quede por consumirse y lo que debe ser consumido.

La puesta en marcha de vuestros cuerpos a través del elemento Fuego y las posturas que os han sido dadas, así como los movimientos, es seguramente (en caso de dificultad), con la utilización de vuestro cuerpo, lo que os permitirá en el instante presente consumir las resistencias y las oposiciones presentes en forma de memorias, presentes en forma de sentimiento de falta de libertad, presentes en forma de apego sea cual sea.

Entonces, por la gracia de la Luz, por la gracia de lo que se despliega actualmente sobre esta tierra, he aquí pues una herramienta que tal vez os será más útil que cualquier otra herramienta porque no hace intervenir lo mental ni tampoco las emociones, y va dirigido directamente a vuestras estructuras causales, lavándolas, si puedo decirlo así, en el Fuego del Espíritu y el Fuego de la Verdad.

La liberación de la ilusión vivida en tiempos más antiguos a los vuestros, tanto en Asia, en Oriente como en Occidente, son los elementos más eficaces a la percepción del Fuego y al crecimiento, diría yo, de la expansión de vuestra conciencia hasta el momento en que el supramental, así como fue nombrado, vendrá para lavar, tal como está escrito en las escrituras occidentales, vuestros vestidos en la sangre del cordero.

El Fuego es indivisible de Cristo. Es la sustancia de los Hijos Ardientes del Sol. Es la sustancia de los Élohim. Es indivisible de los que no vacilan en recorrer los planos de la Creación, que no vacilan en probarse y en demostrar a toda la existencia que el Amor es más fuerte que todo, incluso en el seno del aislamiento terrestre.

Hoy, el Fuego reviste un nuevo aspecto, como lo sabéis, ahora viene del cielo. No nace solo de vuestro Templo interior. No nace solamente desde el principio elemental abarcando el Canal del Éter u otra Corona radiante, sino que es también lo que va a agregar, diría yo, una última etapa en la fusión de las estructuras vibrales que conocéis, y que os han sido nombradas, descritas y vividas durante estos años.

Por tanto, podemos hablar realmente en la sucesión de los movimientos que os comuniqué, de la capacidad que genera el Fuego para la combustión espontánea y natural del Fuego del Amor.

Debo no obstante insistir en el hecho de que, independientemente de vuestras resistencias pasadas, vuestras memorias cristalizadas o vuestros apegos, realizar estos movimientos en orden debe hacerse durante momentos de paz, o en los momentos en que estéis centrados, durante momentos en los que estáis tranquilos y preparados, diría yo, para vivirlo. Si me atreviera, casi diría, en su lenguaje: se trata de un ritual sagrado. En mi opinión, es algo más que una gimnasia que trasciende las leyes de este mundo, apoyándose sin embargo en lo que pertenece a este mundo, es decir vuestro cuerpo.

Esto no necesitará, como hasta ahora, de una práctica para algunos de vosotros, constante, sino en cuanto esté la armonía entre estos cuatro elementos en vuestro centro, la eficacia del Fuego os permitirá vivir realmente lo que ha sido descrito por ciertas Estrellas relativo al Fuego.

Este Baile de los cuatro Elementos, por supuesto, coincide en cierto modo y viene en cierto modo también para estabilizar la vibración del Coro de los Ángeles y unirse al Espíritu del Sol. Claro está que ningún movimiento es indispensable, lo mismo que ninguna actividad es indispensable para vivir desde ahora en adelante lo que la tierra le propone en vuestra conciencia limitada. No obstante se trata de una ayuda apreciable para los que habrían tenido hasta ahora una cierta dificultad en percibir, en sentir y en vivir lo vibral.

Se trata pues de una oportunidad de llevar a cabo lo que tal vez no ha sido vivido hasta ahora, y lo que no obstante reviste hoy, como ha sido dicho, una importancia secundaria con relación al aspecto de la conciencia pura o de lo que nombráis la a-conciencia a la que prefiero llamar Tao. Por supuesto son sólo palabras que tratan de describir, con arreglo a la época y a la cultura, la misma realidad que es transcendental y que está fuera de la realidad de este mundo.

El Fuego, que sea a través de los movimientos, que sea en el momento en el que el Fuego del Cielo os tocará, implica las mismas percepciones que conviene tal vez reconocer con el fin de no despertar algún miedo o alguna aprehensión en ese momento.

Puede existir una sensación de estar aspirado con más o menos fuerza por la parte superior del cuerpo, como si sintierais como salir por el corazón o totalmente por la parte superior del cuerpo. Esto está simplemente ligado a la Corona radiante del corazón pero también al corazón ascensional que se despliega. Por supuesto los sonidos en vuestros oídos, si están presentes, pueden modificarse de modo extremadamente importante, desembocando allí también en el Coro de los Ángeles de la Infinita Presencia. El conjunto de las manifestaciones que pueden producirse puede daros también la sensación, no de malestar pero si de desorientación al nivel del cuerpo. No se trata de un vértigo, no se trata de un malestar sino más bien la realidad del Fuego.

En el momento en que practicáis la Danza de los Elementos de manera correcta, y esto no necesita un aprendizaje muy largo, si deseáis hacerlo, os permitirá vivir los síntomas precisos del momento de vuestra Ascensión y del momento de la Llamada de María. Os permitirá también, diría yo, testearos para todos los que siguen haciéndose preguntas y así diferenciar realmente lo que queda de memorias, de lo que queda de apegos reales y concretos, dándoles a vivir y a ver, a sentir, si esto se produce en calma y en serenidad o bien con reticencia (en el momento en el que estos síntomas aparezcan), permitiéndoos tal vez también posicionaros lo más justo posible a vuestra Verdad, lo más justo posible a vuestro ser presente en ese instante.

La Danza de los Elementos, al igual que lo que habéis recibido hace años, las llaves Metatrónicas, la Danza de Los elementos es una herramienta que despliega los principios elementales y no solamente los cuerpos espirituales, pero permite vivir realmente y concretamente la quintaesencia de los Elementos. Esta quintaesencia que, os lo recuerdo, abarca la Fuente, materializa la Fuente, y está ligada a la organización de toda dimensión, de toda experimentación como de toda creación.

El Fuego finalmente en este período que vivís, por regla general, que sea el que nace de vuestra practica de la Danza de los cuatro Elementos, que sea el que corresponde a lo que se realiza de manera colectiva en la tierra en este momento, os dará las oportunidades, si puedo decirlo así, de hacer desaparecer lo que debe desaparecer con una facilidad más grande. Permitiéndoos tal vez de ver y de concienciar finalmente lo que podía quedar de errores de apreciación en el seno tanto de vuestro comportamiento como con vuestra alineación, si tal es el caso.

Por último, la Danza de los Elementos os lleva al Éter restaurado. La Lemniscata Sagrada, que conocéis, también está unida a la Danza de los Elementos cuando ésta es efectuada totalmente.

Hasta aquí unas palabras que deseaba añadir con relación a esta Danza de los Elementos y que cierran, diría yo, esta forma de enseñanza particular que pretendía sobre todo proporcionaros y haceros vivir lo que quizá no se había vivido, o insuficientemente, hasta ahora.

Acabaré con estas palabras: cualquiera que sea la importancia de los movimientos, cualquiera que sea la importancia de lo que manejáis como herramienta, recordad que son sólo herramientas, y que solo La Verdad emana de vuestro corazón, de vuestros cuatro pilares, de vuestra estabilidad, de vuestra solidez y de absolutamente nada más. Practicar los cuatro Elementos, es librarse de todo lo superfluo y acelerar en cierto modo esta Liberación, de vivir y de sentir sus primicias, si no está hecho ya gracias a la Onda de Vida.

Hay además un elemento esencial que no concierne, diría yo, vuestro aspecto espiritual pero más bien la reparación de lo que llamáis vuestro ADN, en sus aspectos fisiológicos o patológicos. Hay pues un poder resolutorio, más allá del Fuego de la transmutación y de la Resurrección de la Danza de los cuatro Elementos, que os incumbe comprobar por vosotros mismo una vez más, y de experimentar por vosotros mismo más allá de este objetivo correspondiente a la Ascensión. Esto no es nada despreciable cuando existen todavía en vosotros algunas zonas de resistencia o zonas de sufrimiento, que en cierto modo hay que trascender y no simplemente aliviar.

Li Shen vuelve al silencio y os agradece por vuestra atención.



Comulguemos, de corazón a corazón.

... Silencio...


Li Shen se retira.

LI SHEN
Abril 2015



Mi nombre es Li Shen y vuelvo por segunda vez rompiendo mi silencio. He aquí unos meses, les comuniqué la Danza del Silencio que permite desplegar un cierto número de elementos en este mundo, dándoles a vivir a través del cuerpo un cierto número de elementos. Voy a expresarme de nuevo, no para volver sobre la Danza del Silencio, pero más bien para dar ciertos elementos inscritos a nivel de lo gestual del cuerpo, y también unos movimientos del cuerpo. Durante mi paso en encarnación hace mucho tiempo, tuve la ocasión de reunir un cierto número de filosofías de vida y de filosofías que yo calificaría de espirituales.

Hace mucho tiempo entonces, cree una escuela. Esta escuela no era propiamente una escuela espiritual sino una escuela de arte marcial. Este arte marcial luego dio origen a lo que conocéis con el nombre de Shaolin. Mi apodo, lo podréis encontrar, era la Palma asesina del Buda, porque había ligado en mí un cierto número de corrientes presentes en Asia y en Oriente, permitiendo de conceptualizar y de vivir, por el intermediario del cuerpo, lo que había descubierto tanto en el Confucionismo como en el Budismo, como en ciertas corrientes que llamáis hoy Advaïta Vedanta pero que no llevaban este nombre en aquella época.

Sinteticé entonces, en cierto modo, por la gracia de la Luz, los movimientos adecuados de este cuerpo ilusorio, con el fin de hacerle reencontrar la alineación total entre el cuerpo, el alma y el Espíritu. Fui entonces capaz de llevar a cabo mi enseñanza pero también de despertar a los muertos; así vino mi apodo. Pero más allá de estas manifestaciones en aquella época, y por mi lugar en el seno de la asamblea de los Melchisédech y por mi silencio, tengo la posibilidad de comunicarles un cierto número de elementos concernientes a los 4 elementos. Sabéis que estos elementos llevan diversos nombres y varían según el marco de referencia por donde nos comunicamos.

Viendo en las enseñanzas del Confucionismo, del Taoísmo, del Budismo y del Tantrismo, me di cuenta que habían elementos comunes y que estos elementos comunes presentes en el seno de este mundo podían ser llamados los 4 elementos en toda aproximación, que sea dualitariao o no, en toda filosofía como en toda religión. Vais entonces a encontrar de manera omnipresente la presencia de estos 4 elementos, llevando diferentes nombres, de la misma manera que hoy en los conocimientos físicos, en los conocimientos biológicos, en el conjunto de los conocimientos científicos, el principio de los 4 elementos, incluso si no son llamados así, es más que evidente, como la arquitectura de la vida y la manifestación de la vida pasaban por un soporte idéntico, cualesquiera que sean las formas viniendo del mismo origen.

Las terminologías empleadas en oriente y en occidente o en otras regiones del mundo nunca son las mismas. Por supuesto, en el mundo de la biología, esto lleva un cierto nombre que está al origen de la vida, llamáis esto ADN. En la física, hay también otros elementos que dan cuenta de estos 4 elementos. En todo mecanismo de vida existe una clasificación posible en 4 elementos, cualesquiera que sean los nombres que les den. Guardaré, por razones de comodidad, la denominación Fuego, Aire, Tierra y Agua englobando en cada una de estas denominaciones un cierto número de correspondencias, incluso si son las que nos interesan hoy concerniendo a vuestro cuerpo.

A mi época, yo daba a ciertos movimientos unos nombres muy simples que bien evidentemente eran derivados de mi cultura. Estos nombres, incluso si no les evocan nada, son los nombres que se pueden dar a la danza de los elementos tomados individualmente y acabando al final en lo que les di, la síntesis de los 4 elementos en los gestos correspondientes, y a los movimientos correspondientes al Éter, es decir al 5ºelemento, lo que llamé la Danza del Silencio. Porque la Danza del Silencio es el espacio de resolución de los 4 elementos en una Unidad. Es el momento en el que el 4 de la manifestación se reúne con la Fuente de esta manifestación y lo que está más-allá de la Fuente de la manifestación.

Estos nombres son los siguientes. Preciso, en preámbulo, que no hay ninguna obligación, de la misma manera que no hay ninguna obligación de cristales o de contactos con nosotros desde ahora en adelante, porque todo está ahí, sino porque para algunos de ustedes una ayuda es deseable (y totalmente indispensable en ciertos casos), para permitirles de reencontraros ustedes mismos, no en vuestras interrogaciones pero mucho más en vuestra instalación en el seno de la Eternidad.

El elemento Tierra, porque comenzaremos con ése, fue llamado en los movimientos que transmití: la Danza de la gallina que picotea. No vean simplemente allí una imagen bonita sino vean allí mucho más el papel de la gallina sobre la tierra, la que martilla el suelo, la que ara el suelo y el que domina, con sus alas, el elemento Tierra.

Viene luego el elemento Aire con el Vuelo del águila.

Viene luego el Agua con la Danza de la ola.

Y finalmente viene el Fuego, lo que llamaría y llamé en la época el Regreso del Fénix.

Así, los movimientos que les serán comunicados pretenden hacerles penetrar no la manifestación del elemento pero directamente la esencia del elemento, un poco como los que practican esta esencia de los elementos con cristales. Sepan que estas herramientas, que esto sea vuestro cuerpo como unos cristales o vegetales, o elementos de la naturaleza, sólo están aquí para apoyarse en ellos, con el fin de reencontrar la esencia de los elementos. Tienen a nivel de vuestros cuerpos, para los que activaron una de las Coronas radiantes, la percepción más o menos clara de los Triángulos elementales de la Tierra, del Aire, del Agua y del Fuego. Un cierto número de potenciales espirituales y potenciales de movimiento y de desplazamiento en toda dimensión también están inscritos en la esencia del elemento.

La manifestación elemental se hace por los Triángulos. La vuelta a la esencia de estos Triángulos se hace por cuatro puntos. Son los cuatro puntos que están inscritos en el sombrero de Buda, en la intersección de lo que llamaron la Cruz cardinal y del punto ER irradiando desde el centro de la cabeza, dando cuatro puntos que no son ni unas Puertas ni Estrellas pero del mismo modo que, a nivel del cuerpo más bajo, ha situado un cierto número de pasos que han sido realizados: el paso del ego al corazón, el paso de la garganta y el paso llamado posterior-anterior ligado a la vibración y la presencia del Arcángel Uriel. Todo esto por supuesto, en mis tiempos, no era conocido. Guardamos pues las denominaciones que les di, cuyo fin es de fusionar los 4 elementos, es decir el despliegue de la manifestación elemental a través el 12 (4 triángulos), da el 4, que devuelve el 1. Se le trata pues, en cierto modo, de una posibilidad de la vuelta a la Unidad por la fusión de los 4 elementos, a nivel de su esencia.

Así es la Danza de la gallina que picotea, así es el Vuelo del águila, así es el Regreso del Fénix, y así es la Danza de la ola del océano o la Danza de la ola simplemente. Esto les será dado inmediatamente después de mi intervención y regularmente, con el fin de acostumbrarles, si tal es vuestro deseo, de experimentar, a través de este cuerpo, el regreso a la esencia de los elementos es decir a la Unidad. Esto permitirá, lo espero también, a los de entre ustedes que expresan a través de sus dudas, sus interrogaciones, movimientos de vaivén entre el Sí y la persona, con el fin de demostraros en ustedes mismos y por ustedes mismos la capacidad de resolver las dudas, las interrogaciones y las preguntas todavía presente en ustedes, por la fusión de los 4 elementos y no por el paso de la dualidad a la Unidad. Es una aproximación diferente cuyo fin es por supuesto idéntico, crear el estado de Liberación y crear el movimiento de la Ascensión.

Cada elemento posee pues características en todos los reinos y en todas las dimensiones. No hay necesidad de conocer o de identificar, en todos los planos de manifestación como en todas las dimensiones, los nombres, las formas, las conciencias que corresponden a cada uno de los elementos. Existe al nivel de estos 4 elementos, a su esencia a nivel de los cuatro puntos de la cabeza, una capacidad de resolver los antagonismos, las dudas, las regresiones y las vacilaciones todavía presentes en ustedes. Del mismo modo esto es realizable, como lo sabéis, por la conciencia directamente, como por el intermediario por ejemplo de cristales.

Mi fin es de, en cierto modo, probarles a ustedes mismos la evidencia de la Unidad, no como un rebasamiento o una trascendencia de la dualidad pero incluso a través de la dualidad, permitir de ver que ésta sólo puede acabar en la Unidad, independientemente de toda voluntad, independientemente de toda separación o de todo velo.

Así, el elemento Tierra es el fundamento. Está ahí donde se manifiesta la vida, cualquiera que ella sea. Todo planeta es una tierra en la cual puede manifestarse, encarnarse si puedo decir, toda conciencia deseosa de vivir lo que está por vivir a este nivel, en toda libertad, sin restricción y sin encierro.

Así como lo saben también, cada uno de los elementos se manifiesta, en el momento del movimiento inicial de creación, por una especie de despliegue que va del 1 al 2 y del 2 al 4. Lo que les propongo es pues un movimiento que, para cada uno de los elementos, va a permitirles no solamente de revelar sino resolver los que llamaría los antagonismos de ciertos linajes, como fue evocado por el Comendador, me parece. Pero más allá de los linajes hay la Esencia, y la Esencia es mucho más importante que el linaje y que incluso, yo diría, vuestro origen estelar, porque al nivel de la esencia, elemental, hay realmente la capacidad de la trascendencia total y de permitir parar las oscilaciones y las regresiones entre el Sí y la dualidad y de resolver a ustedes los problemas de posicionamiento, los problemas cualesquiera que sean, al nivel de un alma existente o de un cuerpo desfalleciente. Vuestro cuerpo se vuelve el resonador y yo diría que en este momento, en relación por ejemplo a los cristales y al trabajo elemental de los cristales, tienen allí un regreso a la Esencia mucho más fácil a través de la Esencia de la manifestación, es decir la Esencia de la Creación presente en este cuerpo.

El elemento Tierra os remite entonces a esta tierra, que es originaria de otra tierra que viene de Sirius. Os remite al fundamento, a la base, a la estabilidad, al equilibrio y sobre todo va a permitir, como dije, la alineación total cuerpo-espíritu, o cuerpo-alma-espíritu si ésta está presente.

El elemento Aire, luego, va a comenzar a poner en movimiento la Danza de la Vida. Esto necesita alcanzar el elemento más sólido, la Tierra, al elemento más sutil que es el Aire.

Viene luego el Agua, es decir la reproducción de la vida en el seno de un espacio dado, el polo natural e intuitivo de la vida, que está únicamente dirigida por la Inteligencia de la Luz, el Agua que es el medio de manifestación y en cierto modo el organizador de las manifestaciones de la vida, una vez éste instalada sobre la Tierra y movilizada por el Aire.

Y por fin viene el Regreso del Fénix, es decir el Fuego, no el fuego de la tierra tal como lo conocen pero el Fuego Celestial, el que acompaña toda manifestación e incluso yo diría, es anterior a la manifestación a través de los 4 elementos.

Activar en este orden, y específicamente para los movimientos que voy a transmitir en este orden, les permitirá remontar la cadena, en cierto modo, de la Creación, a través de las esencias y arquetipos, utilizando simplemente vuestro cuerpo. Pueden hacerlo, como lo dije, también por los cristales, como esto les fue enseñado. No obstante la ventaja del cuerpo es que él, estando en movimiento, él no echa mano lo que llamáis el vibral incluso si el vibral se manifiesta. Él echa mano de la Esencia. Resuenan sobre la esencia del elemento. Esta resonancia se hace directamente por la posición del cuerpo.

Pasando, les recuerdo que toda posición del cuerpo, y en particular en oriente, puede ser asimilada a una energía, a una función, y también a una transformación. Esto está presente y omnipresente en la mayoría de los yogas. Lo mismo ocurre con los movimientos que permitieron la emergencia del Shaolin. Y entonces a través de estos movimientos, hay la posibilidad de sobrepasar incluso, como dije, las oposiciones que pueden existir entre los linajes lo más presentes en ustedes sobre esta tierra.

Esto corresponde también a esta reunificación que fue llamada 12ºcuerpo o Andrógino Primordial. Es el momento en el que sobrepasáis el antagonismo, el momento en que sobrepasáis el dualismo del masculino y del femenino. Es el momento en que el Masculino sagrado y el Femenino sagrado se hacen de nuevo uno. Esto fue llamado el Andrógino Primordial, no es por casualidad. Estos puntos están situados en lo más alto de vuestro cuerpo al nivel de su esencia.

Hacer el movimiento, practicar el movimiento, les da acceso no solamente a los Triángulos elementales pero entonces a la Esencia que está directamente situada encima del Triángulo elemental en relación a su punta. Estos cuatro puntos son pues los cuatro Tipos de oriente. Son cuatro movimientos precisos, de toda manifestación en todo mundo. Son pues indispensables antes de que la vida tome realmente forma y se inscriba en la experiencia que esta por vivir, en el mundo que se vive.

Más allá de esto, y lo comprendieron, los movimientos como la práctica de los elementos con los cristales va a permitiros de reunificar vuestras polaridades 2 por 2 y entonces de disolver, en vuestra conciencia como en el seno de las manifestaciones de vuestra vida, todo lo que puede ser llamado dualidad, resistencia u oposición. Esto es una ayuda que les da la conciencia real de lo que es el elemento, no solamente a través de sus manifestaciones, que esto sea vuestros linajes, pero como dije y repito, en relación a su esencia.

Reencontrando la esencia del elemento, la fusión de los elementos puede realizarse de modo natural, acabando entonces en la Danza del Silencio. Les será comunicado de manera visual, no por mí pero por los que siguieron, de por sus vidas pasadas, mis enseñanzas. Practicar estos movimientos será mucho más que lo que fue llamado, hace cierto tiempo, posturas de integración por Sri Aurobindo. No es más una postura de integración, son movimientos de Liberación, que les hacen acceder a la Esencia de la Creación, al primer impulso de toda vida.

Es esto lo que les va ser comunicado en el curso de esta jornada, no la totalidad pero los dos primeros elementos, es decir la Tierra y el Aire. Porque hay una orden a este nivel, contrariamente a la utilización por ejemplo de los cristales o de la conciencia pura. Porque, el fin no es de vivir el miedo o el Amor y de ver la posición del miedo y del Amor, la posición de la persona y lo que está más allá de la persona pero más bien al arquetipo de esta polarización al masculino y femenino, de esta polarización en dualidad. Es el cuaternario que va a permitirles de reanudar con la Esencia, es decir el 5ºelemento, el Éter, o si prefieren el punto ER de la cabeza que firma vuestra alineación cielo-tierra.

Es en esta alineación que se reencuentra la Eternidad y en ninguna otra parte. Que llaméis esto Silencio, que llaméis esto Oración, que llaméis esto Vacuidad, que llaméis esto Absoluto, que llaméis esto Presencia Infinita, son sólo unos términos destinados a nombrar la experiencia o nombrar el estado, o lo que está más allá de todo estado. Encontrar los cuatro Tipos de oriente, encontrar las cuatro Esencias, les da acceso a la Esencia primordial y entonces pone fin a las oscilaciones, a las vacilaciones y les da a ver la Evidencia, como les decía No Eyes; la Obra al Blanco, en finalidad, reuniendo la Obra al Negro. Todo esto de manera directa, el único resonador es el cuerpo, que por su posición y sus movimientos va a permitir de levantar los velos sobre la Esencia de los Triángulos elementales.

Por supuesto, muchos entre usted tienen revelaciones de sus descendencias o de la descendencia de los otros pero yo diría que en definitiva ver las descendencias puede ponerle en un cierto malestar, la vuestra como las de otros, o hacerle alegre, pero es lo mismo; hay todavía una forma, hay todavía un objeto, hay todavía un sujeto. Lo que le propongo a través de esto, a través de los cuatro bailes de los 4 elementos, es subir directamente y íntegramente a la finalización de la Obra al Blanco, dándole a situar, si tal es su elección, en el centro del centro, de manera más evidente en este marco de referencia. Ciertas conciencias, ciertos hermanos y hermanas sobre la tierra necesitan efectivamente este marco a fin de sobrepasarlo.

He aquí lo que me propongo, antes de regresar a mi Silencio, para acogeros al centro de la Danza. Si esto les parece claro, no tengo en cuanto a mí nada más que añadir. Los movimientos les serán mostrados en su medida.

Si no hay otras preguntas me propongo en condición previa, antes de dejarles, de hacerles vivir la aproximación de la esencia del elemento. Y vamos a comenzar en el orden que di. En primer lugar lo que llaman el Triángulo de la Tierra, y su quintaesencia que está situada atrás del punto ER de la cabeza, ahí donde están alojadas las memorias, las experiencias, correspondiendo en ustedes y a la vez al cerebelo y a la vez a un meridiano de acupuntura que es el del adosamiento espiritual a la vida.

He aquí pues, en el silencio y sin movimiento, la quintaesencia del elemento Tierra…

... Silencio …

Y luego, llega la quintaesencia del Aire …

... Silencio …

Luego aparece la quintaesencia del elemento Agua, la Danza de la ola, situado a la derecha del punto ER …

... Silencio …

Y finalmente, el Regreso del Fénix puede hacerse por la quintaesencia del elemento Fuego, situada delante del punto ER …

... Silencio …

Las cuatro quintaesencias aparecidas, pueden alcanzar la Esencia …

... Silencio …

Cada una de las quintaesencias de cada uno de los elementos es portadora de una denominación y de un nombre. Uno de ellos les es conocido, los otros, les incumbe de reencontrarlos. Sepan simplemente que esto pertenece a un conocimiento muy antiguo, anterior a la Cábala original y de origen, remontando a lo que fue llamado Gina Abdul, la lengua sumeria original. Pronunciar el nombre del elemento en su quintaesencia pondrá también en movimiento, por su pronunciación por tres veces, el elemento correspondiente en su quintaesencia a nivel de vuestra cabeza. Pero esto no es mi papel, simplemente para mostrarles una especie de alianza desde el plano más denso hasta la fuente de estos 4 elementos.

Si en relación a lo que acabo de enunciar se hacen preguntas, aclaraciones, respondo ahora.

Pregunta: ¿Los movimientos que usted va a proponer reemplazan la Danza del Silencio o pueden practicarse en complemento?

Querida hermana, esto es diferente para cada uno. Algunos practicaron la Danza del Silencio con efectos notables, otros se cansaron y no veían el interés de practicar. Hoy y desde la asignación vibral las cosas son diferentes porque vuestros linajes se revelan a ustedes, y no sabéis siempre que hacer con eso, no hay nada especial que hacer, solo hay que revelarlo. Lo mismo ocurre con la quintaesencia. La quintaesencia de los elementos les devuelve la Unidad y como lo dije, pone fin a las vacilaciones y a las regresiones. La quintaesencia de los 4 elementos es en cierto modo la estabilización de los pasos del ego al corazón, pasos de la garganta y de los pasos de atrás hacia delante.

No hay obligación alguna, que concierne la Danza del Silencio o la danza de los elementos. Hay simplemente una fusión de los 4 elementos. No estamos pues en el despliegue del cuerpo Ascensional pero bien en un trabajo particular sobre la Esencia de la conciencia que es la Esencia de los elementos ya que el cuerpo de Eternidad está constituido de estructuras elementales y triangulares, asociando tres de los 4 elementos cada vez. Es a ustedes, por la experiencia, por el atractivo o la indiferencia, que se realizará lo que es útil para ustedes o entonces lo que es inútil. Recuerdo no obstante que la danza de los elementos, lo mismo que la práctica de los elementos con los elementos cristalinos, les dan a resolver, en cierto modo, los antagonismos y las oposiciones presentes, para muchos de ustedes, en el mismo seno de vuestros linajes estelares o de vuestros orígenes estelares.

Es entonces un espacio y un ejercicio de pacificación pero sobre todo de fusión elemental. No estamos más solamente en el Cara a Cara sino directamente en lo que va a ayudar, ahí también, a la finalización del Cara a Cara con el fin de ajustaros lo más posible de lo que sois, aquí mismo en este mundo y aquí mismo en vuestra conciencia, y en sus capacidades. Esto les dará también a ver de manera más evidente las relaciones y los posicionamientos que existan entre el Sí, la Infinita Presencia, la Última Presencia y el Parabrahman o Absoluto.

Esto le dará a ver y a vivir los movimientos de la energía fundamentales de la vida, ligados a estos 4 elementos, que es el movimiento hacia arriba, el movimiento hacia abajo, el movimiento hacia la izquierda y el movimiento hacia la derecha, o si prefieren hacia el pasado o el futuro. Esto les da pues acceso a una trascendencia de la linealidad del tiempo y a una trascendencia de vuestras propias expresiones de linajes en el seno de este mundo.

Algunos de entre ustedes necesitan, para afirmar su posicionamiento y su emplazamiento, de vivir esto. No es para todo el mundo, es simplemente para los que lo necesitan o que intentarán la experiencia, y de ver lo que esto produce como efecto. En cuanto a las prácticas hoy, por supuesto sois totalmente libres en cuanto a la duración y repetición. No estamos más en la misma calidad energética que lo que existía hace más de mil años. No hay pues el mismo rigorismo ya que el acceso es mucho más fácil. Así pudieron por ustedes mismos darse cuenta de eso, no en la Danza del Silencio o en lo que vais tal vez a practicar pero más bien en las posturas dichas integrativas, que ponían en resonancia el cuerpo con uno o dos elementos dados, al nivel de la manifestación corporal y no al nivel de los Triángulos elementales.

Este trabajo de fusión de los elementos se realizará por supuesto en el momento colectivo, permitiendo lo vivido total, sin riesgo de ser engañado o de equivocarse, de lo que fue llamado el Juramento y la Promesa. Esto activará también en ustedes lo que llaman chakra, de modo particular, no en contacto con el elemento correspondiente al nivel del chakra ya que como sabéis cada uno de los cuatro primeros chakras corresponde a un elemento. Aquí habrá, al nivel de lo que llaman chakra, la añadidura de las cualidades de los otros tres elementos de manera indivisible y total. Les pertenece entonces de ver, de decidir lo que quieren hacer con él.

¿Tiene otras interrogaciones?

Pregunta: ¿Qué es lo que debe determinar el hecho de practicar o no los ejercicios propuestos? ¿Es un sentido intuitivo del momento u otra cosa?

Esto es otra cosa. Esto corresponde al momento en el que comprobarás por ti mismo no el sentido del momento pero más bien por el efecto, directo e inmediato, de los diferentes posicionamientos de tu vida, permitiendo de allanar lo que tiene que ser allanado, de desarrollar lo que tienen que desarrollar, sin intervención de la voluntad, sin intervención de las técnicas que puedes utilizar habitualmente. Es pues una aproximación nueva y totalmente innovadora para ustedes pero que todavía no es, como decía, hecha para todo el mundo. El sentido será sobre todo la activación de estos cuatro puntos, permitiendo pues la fusión pero también el despliegue del cuerpo Ascensional, como la Danza del Silencio.

Simplemente, como observaron, algunos de entre ustedes practicaron la Danza del Silencio, sintieron los efectos pero no por eso siempre pusieron fin a los antagonismos de los linajes, de ciertos linajes. La quintaesencia de los elementos permite esto, la danza de los elementos también al igual que la utilización de fluoritas colocadas en triángulo, me dicen, alrededor de vuestro cuerpo.

No es pues el sentido del momento (que puede ser agradable o desagradable) pero más bien los frutos que observarán en lo cotidiano de vuestra vida, y no solamente en los potenciales espirituales o en el despliegue del elemento mismo a través de la vibración. El fin es como siempre la reunificación, la fusión de los elementos y el fin de todo antagonismo y de toda ilusión. Hay por supuesto diferencias que son atribuibles sin problema alguno a los diferentes linajes estelares que pueden ser a veces muy antinómicas, pero sólo la experiencia se lo dirá y no el intelecto, en relación al nombre de vuestros linajes o a vuestro origen estelar.

Así que no se fíen de la vibración, no se fíen de los sentidos del momento sino más bien en la manifestación de los frutos obtenidos, en el posicionamiento de vuestra conciencia o en la desaparición de vuestra conciencia. Esto les pertenece entonces de experimentar, de ver, y de fiaros por supuesto de los resultados más bien que a los sentires del momento, fuesen ellos los más agradables o desagradables.

Pregunta: Usted habló de palabras que representaban los elementos, que podríamos repetir tres veces, y dijo que no era su papel de dárnoslos. ¿Quién esta supuesto en hacerlo?

Esto está inscrito en todas las enseñanzas de la Cábala original. Esto es y fue llamado los 72 Genios cabalísticos. Cuatro de estos Genios están en el punto cardinal de los elementos: Vehuiah es el del Fuego, los otros los encontrarán sin dificultad alguna sobre vuestros medios modernos de comunicación. Son de hecho los nombres de la primera manifestación de la quintaesencia de los elementos que son los Genios que rigen pues los elementos en manifestación. (*)

Pregunta: ¿Es bueno encontrar estas palabras y repetirlas haciendo estos ejercicios?

No en absoluto. El ejercicio se hace concentrándose sobre el cuerpo y sobre nada más. Pero de la misma manera que el ángel Metatrón, en el momento de sus venidas, impulsó en ustedes el retorno del fuego vital en Fuego Celestial, del mismo modo participarán en la resolución de los antagonismos presentes entre los elementos simplemente pronunciando en voz alta, por tres veces cuando lo desean, el nombre de este Genio. La palabra Genio es un poco ambigua pero es la mejor que se puede encontrar.

Pregunta: ¿Qué entiende por antagonismo entre los elementos?

El antagonismo remite a la confrontación de lo que se manifiesta en vuestras vidas a través de vuestras dudas, a través de vuestras dificultades de relación dentro de usted mismo o con ciertos seres, que sin embargo son hermanos y hermanas como ustedes, viviendo los mismos procesos. El antagonismo no es propiamente hablando una oposición sino más bien un espacio de resolución.

Esto no es fácil de explicar con palabras pero que puede vivirse de manera mucho más natural, por ejemplo con la danza de los elementos o de otro modo por la pronunciación del nombre de estas quintaesencias, o por los cristales. Pero pueden también realizarlo espontáneamente, desde el instante en el que comienzan a vivir los fenómenos ligados a la Luz Blanca, de des-localización o de desaparición.

Si no hay otras preguntas permitidme a mi turno, antes de regresar al Silencio, de aportarles la bendición del Espíritu del Sol.

… Silencio …

Li Shen les agradece y regresa al Silencio.

(*) Nota: Leuviah: Genio del Agua, Menadel: Genio del Aire, Mebahiah: Genio de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario