Seguir

jueves, 31 de julio de 2014

CRISTO 6 de julio 2007 ( 1 y 2) a través de Jean Luc Ayoun pendientes por traducir con audio compartir

 


CRISTO 6 de julio 2007


CRISTO
6 julio 2007 (1/2)
Poner el instante fuera de tiempo, para tocar la inmensidad. Parar la marcha para encontrar la esencia del paso. He aquí la llave que permite encontrar la unidad: en vuestro estado dual de belleza visible, por la exteriorización fuera de vosotros mismos. Ésta no podría verse si fuera esencia. La experiencia de la vida encarnada es un medio sublime de desmultiplicar la unidad, poco a poco los descensos en vibraciones de encarnación, terminan por perder la naturaleza esencial de la unidad.

Así llega el momento en que suena la hora de volver a casa. Así va la rueda de las encarnaciones: experiencias, flujo y reflujo de las emociones, pasiones, deseos. Nada de criticable o loable, simple juego de vida, juego de amor. Pero, al jugar, vosotros olvidáis el objetivo que es la experiencia y os convertís entonces, en peones. Para aquellos que desean jugarse a los otros, la desmultiplicación de las unidades conduce también a la división y a la sustracción. Pero viene siempre un momento en que la partida se acaba, para aquellos que deciden desvelar y desvelarse para reencontrar su esencia, retornar a su fuente, desvincularse del Yo para entrar en el Uno.

Mis queridos amigos de unidad, yo soy la luz del mundo, como lo sois vosotros también. Llegáis a una encrucijada de vuestros juegos y de vuestras experiencias. Yo os pido que elijáis vuestra realidad, vuestras condiciones. Todo está preparado para volver al centro o para alejarse todavía más de vuestra esencialidad. Os corresponde situar el reloj de arena algunos instantes para mirar: ¿Quiénes sois vosotros? ¿Qué queréis? ¿Qué desea vuestro corazón? Es el gran momento de hacer y plantear vuestras elecciones.

Sois, mis queridos hermanos en unidad, enteramente libres. Absolutamente nadie os juzgará, absolutamente nadie os condenará, sólo los pequeños jefes del “yo” os lo han hecho creer. Dios es amor, vosotros sois amor desde la eternidad. El Karma es una ley, yo he reemplazado esta ley de acción /reacción por la ley de gracia.

Mi sacrificio es la realeza de vuestras vidas. ¿Aceptaréis vosotros el regalo de mi don? Si lo aceptáis, sed bienvenidos, sed bendecidos. Si rehusais, sed bendecidos también. Vuestra llama de vida no puede ser destruida, solamente puede dar ilusión en el juego de los otros. Nada de lo que ha sido creado o de lo que se crea puede perderse, todo se transforma, todo evoluciona de vida en vida, de vibración en vibración. Un sol que muere a una manifestación se desplaza a otra manifestación invisible a la primera. Así transcurren vuestras vidas, vuestros alientos, vuestras esperanzas.

Sólo permanece inmutable la fuente de la que vosotros venís, la fuente a la que volvéis. Vuestra encarnación es un excarnación de la Fuente. Ésta permanece por lo tanto en la esperanza de vuestra respiración eterna y de vuestro retorno, ella extrae en su pulsación y su radiación el recuerdo de vosotros, la esperanza de vosotros.

Queridas almas amadas, vosotros sois la sal del mundo, sois la sonrisa de Dios, sois los peregrinos de la eternidad. Como unidades indisociables de la unidad no podéis batiros, no podéis confrontar o enfrentar. ¿Cómo podría el único enfrentarse al único? Yo os planteo la pregunta. Jugar el juego de la oposición, de la contradicción es una fantasía de la mente, una fantasía del sueño de la división.

Vosotros sois preciosos, en vosotros cae la semilla de Dios, el alma del mundo y de las creaciones.

Yo os amo y os bendigo.


CRISTO

6 de julio 2007 (2/2)

Todo es vibración: la mirada que pones, las palabras que emites, las caricias que prodigas, la dedicación de tus dones. Tu ser entero es vibración. La vibración no puede más que morir o crecer, no hay lugar para el reposo, no hay lugar para el lugar, todo es movimiento dentro de la vibración. Los universos son vibración y la luz de todas las dimensiones es vibración.

Todo tu ser es vibración, que viene de la Fuente y regresa hacia la Fuente. Solamente el tiempo que pones en alcanzar el punto de encuentro entre el alejamiento y el retorno es importante ya que ese punto crucial es el lugar de tu reversión de la sombra a la luz. Así es tu camino de vibración. Tu regreso hacia la Fuente es únicamente función de este instante mágico, el momento donde tu alma sedienta de luz va a decidir de volver de nuevo hacia su Fuente que es ella misma.

En ese instante todo se duplica y se subdivide, se expande ante tu consciencia en movimiento. Este momento tan esperado, deseado, buscado y a veces rehuido, se nombra Amor. El amor es el lugar de todas las reversiones, el lugar donde la vibración adoptará su retracción para reentrar dentro de la expansión. Esta dilatación es el reencuentro con la luz. Mientras tu camino de retorno comienza. El ojo que pongas sobre este camino puede hacerte creer que está pavimentado de rosas o de espinas, está corto o largo pero solamente la mirada que tú allí pongas, solo tu capacidad a aceptar totalmente tu esencia que es Amor va a orientar el sentido de tu expansión.

¿Serás un ángel? ¿Una estrella? ¿Una deidad? Todo es posible, todo es concebible. Solo la calidad de tu radiación entra en cuenta. Si tu alma permite, si tu espíritu desfallece, entonces reentrarás dentro de tu matriz, en tu ascensión, te incorporarás a la Fuente, la fuente de cristal, te fundirás en tu realidad esencial, te volverás la vibración, esa donde nacen y mueren los mundos y los universos, esa donde el amor y la luz se conjugan por todos los tiempos en todo tiempo.

Entonces, peregrino de eternidad, tu reentrarás por fin dentro de la vía, esa que es una, que no puede más que expandirse, que no puede ser más que donación, soplo y palabra del eterno infinito.

Dentro de esta nueva vibración, tu totalidad celebrará esponsales con la eternidad, tu infinito celebrará esponsales con el indefinido, millares de angeles cantarán tu retorno, cada uno de los átomos de tu ser franqueará el límite cuántico de la dualidad. Tú reirás de ser por fin reconocido, tú reirás del camino recorrido, tú reirás de tus hermanos, no de burla, pero una sonrisa que no juzga, una sonrisa que ama. En ese momento, serás deidad, serás la luna, el sol. Tu vibración alcanzará el corazón de los universos, estarás a la vez por todas partes y en todo tiempo al mismo tiempo.

En la alborada de los días, estaba a tu lado. En la noche de tus vidas estaba contigo, sosteniéndote en mi vibración. Hoy te vuelves tú, y por lo tanto yo, ya que te dejo el lugar.

Yo te amo y te bendigo.




www.autresdimensions.com

Traducción: Odilia Rivera
http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario