Seguir

miércoles, 16 de julio de 2014

Causas esotéricas de los eventos mundiales, y señales para la comprensión y la preparación 20- LA PURIFICACIÓN DE LAS ENTRAÑAS



20- LA PURIFICACIÓN DE LAS ENTRAÑAS

Audio

El Plan activó frecuencias dormidas en la Humanidad. Los ‘espejismos’ forman parte de esas frecuencias que dormían tranquilamente un sueño inconsciente en el trasfondo psíquico de la Raza. Ahora esas frecuencias están siendo movilizadas por las Energías Solares descendentes, las cuales al impactar en los planos astral y mental del Planeta remueven las zonas obscuras, desincrustando el mal allí alojado.

El “mal” principal del cual hablamos en esta oportunidad es “la Ignorancia”.

La verdadera IGNORANCIA, desde el punto de vista filosófico existencial, es el desconocimiento de la ESENCIA de la Vida. El desconocimiento de la esencia primordial de la existencia es debido a que la mente del ser humano está condicionada por “espejismos”, es decir que se encuentra en un estado de sugestión y autohipnosis.

La mente del Hombre, lejos de estar en conexión y armonía con ‘las Esencias’, está amoldada a conocimientos falsos basados principalmente en el dictado de sus 5 órganos sensoriales de percepción.

La mente humana se ha “crudificado” y “cristalizado” en virtud de su conexión con la percepción de los objetos materiales, y además ha sumado a la superficial impresión de sus sentidos la ilusión producida por las ondas astrales de fantásticas imaginaciones influidas por el miedo y la violencia que viven en su ancestral “mente instintiva”.

La mente instintiva es la parte ‘subconsciente’ de la psiquis humana, es decir, lo que se halla “por debajo” o “por detrás” (en sentido figurado) de la conciencia. El subconsciente es la zona de la mente donde se guarda, como en un gran archivo, todas las experiencias infrahumanas, es decir, el gran antepasado remoto del hombre, antes de que el hombre fuese “hombre”…

La mente subconsciente es el almacén del conocimiento instintivo, y en esta área de la mente viven “elementales”(1) capaces de obedecer a la voluntad consciente del ser humano, pero todavía el hombre en general, ignorante de su constitución interna, no conoce “los aliados” que lleva dentro de sí mismo, y al no prestarles atención, deja que esas fuerzas actúen sin control ni dirección.

Como dijimos, la mente subconsciente puede ser, y lo es en muchos casos, una gran aliada del ser humano. Cuando se está en búsqueda de la resolución de algún problema, la mente subconsciente trabaja sin que el nivel consciente se percate de esa intensa labor, y aporta posibles y creativas soluciones al problema. Pero el ser humano debe antes dar el bosquejo claro del problema al subconsciente, es decir, debe ocuparse de tener el problema a resolver muy claro en su mente, al igual que concentrada claridad en su intención y propósito. Si es capaz de tener esas cualidades de concentración y claridad consciente (las cuales no todos los humanos poseen), ocurre que cuando la mente consciente “olvida” el problema, es decir, se relaja, o simplemente el ser humano se va a dormir, al despertar al día siguiente encuentra en su mente consciente la solución; el problema ha sido resuelto sin que aparentemente ningún esfuerzo se hubiese realizado.

En verdad que sí hubo mucha energía puesta en actividad, pero no en el nivel del pensamiento consciente, sino en el nivel subconsciente. En este nivel las fuerzas elementales han trabajado durante la noche (o durante el tiempo de relajación del nivel consciente) y han resuelto el problema.

Este fue un simple bosquejo explicativo de cómo la mente subconsciente puede convertirse muchas veces en un verdadero “aliado” para el hombre. Pero volviendo al tema principal de este mensaje y centrándonos así en el “espejismo”, diremos que la mente subconsciente, además de poder ser una “aliada” para los hombres que consciente o inconscientemente han aprendido a servirse de ella, puede ser también una enemiga de la voluntad humana, porque en el nivel subconsciente se encuentran los instintos más bajos del pasado humano animal (sostenidos por elementales de esa vibración), y es en esa parte del subconsciente donde existen los temores ancestrales que se manifiestan comúnmente como varios tipos de “fobias” en el inconsciente colectivo, como así también los mecanismos reflejos de ataque y defensa que conllevan carga de violencia.

Las compulsiones violentas y fóbicas tienen su raíz más primitiva en esta zona obscura y olvidada de la mente, y es justamente lo que está siendo movilizado por las fuerzas lumínicas y purificadoras del Sol Espiritual.

La mente instintiva ha sido generada en el pasado infrahumano, cuando el alma grupo mineral, vegetal y animal iban recogiendo experiencias en la incipiente vida etérica, astral y mental que cada uno de estos reinos poseía. De los reinos infrahumanos, el reino animal es el más cercano al Hombre en evolución, y es el que comenzó con un incipiente desarrollo del principio mental. Pero, claro está, que ese desarrollo mental respondía a instintos de conservación, territorialidad, preservación de la especie, dominio de la manada, y solo en casos avanzados de animales más evolucionados, a elaboraciones mentales algo más complejas.

Cuando el alma en la vida animal, dejó de ser un “alma grupo” para convertirse en “alma individual”, humana, se fue replegando la parte instintiva a una zona oculta de la mente, mientras la ‘mente intelectiva’ ganaba terreno en la conciencia.

Cuando el Intelecto comenzó a funcionar, surgiendo así los códigos de civilidad y moralidad impuestos por las nuevas costumbres y creencias, el instinto ancestral quedó replegado a lo que hoy llamamos “subconsciente”. Esto era necesario y lógico que sucediese de esa manera, porque el ser humano no era aún capaz de abordar un proceso profundo de transmutación y purificación, por lo cual el mecanismo lógico fue el repliegue de la fuerza del instinto al interior de la mente.

Lógico es de suponer, y claro es, que desde esta zona oculta de la psiquis, el instinto ha permanecido vivo, ejerciendo presiones varias sobre el nivel consciente de la mente humana, lo cual ha generado tantos conflictos y luchas internas.

Épocas y civilizaciones pasaron en esta condición de repliegue del instinto animal en una zona inconsciente (2) de la mente, y es hoy, en la actual Época Aria, donde se ofrece la posibilidad de una ‘purga purificadora’ de la psiquis humana como nunca antes ocurrió en ninguna civilización sobre la Tierra.

Esto, como fue explicado, es gracias a las Energías Solares entrantes al orbe planetario, las cuales, al elevar la vibración de la materia, desprende los elementos espurios.

Existe en la mente subconsciente colectiva mucho material de baja vibración y todo ello está siendo removido, capa por capa, con las diversas consecuencias que esto conlleva, según la preparación, escasa, positiva o nula de cada alma.

Los espejismos de creencias o “fantasías de la realidad” que existen en variados grupos tienen su raíz en el subconsciente, con raíz principal en el “MIEDO” que de esa zona desconocida proviene. Es la energía del “MIEDO” la que ha generado y sostenido creencias de todo tipo, a manera de intento de protección psicológica. Veamos esto brevemente:

Al pasar el alma evolucionante, de la vida instintiva animal a la vida individual como “hombre”, el alma comienza a reconocerse como un ser vivo ‘separado’ del resto de las cosas; así se lo revelan los órganos sensoriales en el cuerpo humano en asociación con el intelecto.



Esta es ‘la caída’ del Paraíso de la Unidad en el mundo de los sentidos materiales y del ‘intelecto’, es decir, un mundo de división y separatividad. La naturaleza de los órganos sensorios es captar objetos que rodean al individuo, y la del intelecto es “nombrar”, separar, clasificar, y reagrupar esos objetos según cualidades y características, y en el cenit de su desarrollo el intelecto llega a adquirir poder de “síntesis”, reconquistando después de un largo proceso, la Unidad. (Así lo hace el experimentado y verdadero filósofo).

La caída del hombre desde el Paraíso de la Unidad (inconsciente) al mundo de la ilusión de los sentidos y del intelecto era necesario que ocurriese para el desarrollo de la mente. Este proceso generó el dolor de la separatividad y la soledad, y el miedo a la inseguridad, energías que se fueron alojando en la mente subconsciente, y que generaron creencias y mitos por instinto de preservación psicológica. Es por este motivo que el hombre ha llegado a vivir en base a espejismos autogenerados, de los cuales deberá liberarse, y el proceso de Liberación ya ha comenzado, aunque no todas las almas están preparadas para realizarlo.

Por ahora las Energías Solares movilizan la estructura vibracional etérica, astral y mental en el Planeta, y todo sigue un proceso de purga natural, lo cual culminará en una gran y definitiva ‘Limpieza’ de todo aquello que se resistió al proceso.

Ser conscientes de estos temas es de fundamental importancia para no resistir la purificación y los consecuentes síntomas. Estar en paz durante el proceso de cambios vibracionales es lo necesario.

Que cada estudiante sepa permanecer en esa PAZ.

INSTRUCTORES INTERNOS

1- Elementales: Espíritus de la Naturaleza; entidades etéreas (no visibles ordinariamente al ojo humano) que constituyen las fuerzas de la Naturaleza. En el mundo físico se los puede clasificar en elementales del aire: “silfos”, del agua: “ondinas”, de la tierra: “gnomos”, y del fuego: “salamandras”; pero existen elementales en cada plano o mundo de la Existencia. En el mundo astral, por ejemplo, existe “el elemental del deseo”, es la substancia sin la cual el ser humano no podría desear ni sentir; elemental que el Hombre deberá superar y trascender a medida que se eleve en conciencia a regiones superiores. En el plano mental, existen elementales que son la esencia “material” del pensamiento; es decir que, sin los Elementales de la mente, no sería posible “pensar”. Los Elementales de la mente han tenido un natural entrenamiento durante la evolución del ser humano, y es por ello que en su subconsciente estas entidades tienen cierta sabiduría de experiencia (‘sabiduría elemental’), y están siempre trabajando en el subconsciente del hombre con el material que este les entrega desde el nivel consciente.
(Para quien le interese profundizar, se recomienda incursionar en ‘Teosofía’).

2- Inconsciente: Esta palabra generaliza e incluye todo ‘lo que no es consciente’. Pero en el inconsciente existen diferentes “regiones”, “mundos” o “niveles”. El nivel “subconsciente” es una de esas regiones, donde están las fuerzas inferiores de la Naturaleza; pero también existe la región “supraconsciente” (con muchos subniveles), a la que corresponde la mente superior, Buddhi y Energías aún superiores. La palabra “inconsciente” es generalizadora, pero el investigador de las ciencias esotéricas y metafísicas sabe distinguir entre los dos niveles principales del inconsciente: el subconsciente y el supraconsciente.

http://la-gran-purificacion.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario