Seguir

lunes, 6 de junio de 2016

MUSAFÁ VÓRTICES DE CURACIÓN 4 - LA EMPATÍA INTUITIVA A TRAVÉS DE SELÉN 3 DE JUNIO DE 2016



Un saludo a todos, soy Musafá, sacerdote del pueblo de Delta-Mar.

Hoy vamos a continuar nuestra charla sobre los vórtices. Y hablaremos del cuarto vórtice, el vórtice de curación en el aura del planeta y que está activo en el campo energético del ser humano.

La dinámica del cuarto vórtice está ligada a lo que podríamos llamar, empatía intuitiva. En el contexto planetario, este armoniza la acción de transmutación psíquica de todos los otros vórtices. Este es básicamente el efecto en el nivel planetario. Así que cada uno de estos vórtices, en algún momento, se convierte en un transmutador de algunos bloqueos relacionados al psiquismo colectivo. Este vórtice armoniza la acción, y regula la transmutación de todos los demás.

Así que este cuarto vórtice existe allí como un eje de soporte y armonización de la acción transmutatoria. ¿Por qué? Debido a que estos bloqueos psíquicos colectivos no pueden ser transmutados todos a la vez con la misma intensidad, hay una inteligencia que lo opera, un respeto a lo orgánico, así como al organismo que es el cuerpo planetario, y la comunidad humana. Entonces, la acción del cuarto vórtice está vinculada a eso en el contexto planetario.

A su vez, este es un vórtice de transmutación, es decir, que en algún momento se convierte en drenaje de energías psíquicas. Y las energías psíquicas, o distorsionadas, las distorsiones psíquicas que este cuarto vórtice transmuta o aborda, se relacionan con los bloqueos con tono de desesperación, o desesperanza, esos sentimientos que asolan a la psique humana cuando colectivamente - o incluso de forma individual, van de todos modos a alimentar el nivel colectivo- y el ser humano experimenta un desamparo profundo por estar desconectado de su propia divinidad, por estar inconsciente e ignorante de su propia divinidad, ¿sabes?

Este estado de desesperación, ese estado de desesperanza, de desamparo sentido profundamente en el campo psíquico, genera bloqueos debido al patrón vicioso y repetitivo de ese comportamiento de la energía a nivel humano. Esta capa... porque funciona como una capa, a pesar de ser un bloqueo, es como una pantalla en el campo psíquico colectivo. Y cuando un individuo vive eso, es como si se convirtiera en una cobertura, una camada impermeabilizante de la conciencia individual.

Este patrón distorsionado de la energía es la causa de muchos problemas mentales, físicos, psicológicos y ésta cubierta, de cierta forma, dificulta el acceso al fluir de la energía de alegría. Estoy hablando de la alegría no como felicidad, estoy hablando de la bienaventuranza que es inherente en el ser mismo, porque la naturaleza de todos nosotros es eso.

Cuando la entidad, la conciencia desciende en un estado de desesperación... No hablo de la desesperación producida por evento externo, ¿no? No es de este desespero que estoy hablando, porque ahí se trata de falta de control, eso es preocupación extrema. Me refiero al desespero que se siente profundamente como una descreencia en la vida, como impotencia por falta de una conexión más consciente con la inteligencia infinita; yo estoy hablando de esta desesperanza. No estoy hablando de un desespero puntual, que sucede cuando algo sale fuera de su control o no sucede a su gusto, este desespero está muy conectado al control, y mucho más conectado a la dominación.

El desespero del cual hablo y que es abordado por la acción de este cuarto vórtice es algo un poco más profundo, más complejo en su dinámica, porque está vinculado a la falta de una conexión consciente. No es que esta conexión no esté ahí, sino porque la ignorancia nubla esta conexión y la entidad sintiéndose desconectada vive este desespero, esta desesperanza. Este cuarto vórtice actúa en consecuencia; transmutando los bloqueos psíquicos relacionados con esta distorsión.

Cuando en el ser humano este vórtice se activa en su campo energético – claro, que también está actuando en este contexto planetariamente, ¿verdad? – Promueve lo que yo llamaría; empatía intuitiva.

Por eso ayer puse tanto énfasis en la trans-personalidad, porque ésta, hace girar la llave que permite el acceso de la entidad encarnada, de la conciencia encarnada a la empatía intuitiva. ¿Por qué? ¿Por qué hablo de empatía intuitiva? Debido a que la empatía, por lo general, se vive a nivel personal, usted ve una persona que está delante de usted y si ella tiene dolor en un pie, usted se pone en su lugar, como si tuviera ese dolor, y entonces sufrir juntos. Por supuesto, que esto lo mueve a tomar una acción, pero esta acción en general está dentro de sus proyecciones, en cuanto a cómo siente el sufrimiento de los demás, en función de lo que haría este sufrimiento en usted; porque es así como se manifiesta la empatía en el contexto humano.

Ahora, la empatía intuitiva que incluso surge como resultado o como consecuencia espontánea de la trans-personalidad es: al acceder a sí mismo más allá de su persona, así como a los otros más allá de su persona, esa empatía experimentada comúnmente se eleva, se refina y se transforma en empatía intuitiva. Intuitiva porque esa empatía ahora es dirigida y orientada por el núcleo intuitivo del ser que es el cuarto chakra. El cuarto chakra es sede de la conciencia de integración, de la conciencia de armonía, de la conciencia de comprensión más profunda, y de comprensión intuitiva. Así la empatía comienza a elevarse y refinarse hacia un contexto en que el intercambio de experiencias y de servicio se presenta como polo gestor de esta intuición, esa comprensión más profunda del ser.

Así, el servicio comienza a ser guiado más por intuición que por razonamiento. Entonces el campo de servicio hacia el otro, se refina enormemente porque el servicio estará orientado por esa intuición y no por los deseos, o proyecciones, o racionamientos acerca de lo que el otro necesita o no, de lo que es necesario para usted, o no.

Es realmente transformador el poder de la empatía intuitiva, porque usted silencia cuando tiene que hacerlo, e irradia la presencia cuando tiene que hacerlo y toma una acción externa cuando es necesaria. Porque lo que lo guía no es más lo que sus ojos ven, o lo que guía es lo que sus sentidos externos le dicen, sino la referencia del sufrimiento personal siendo proyectada en el otro. Lo que ahora lo guiará será una comprensión más profunda de su camino y el del otro como reflejo de la divinidad.

Aquí no hay una proyección de falta en el otro. En la empatía intuitiva, al contrario de lo que ocurre en la empatía emocional, simplemente no hay proyección de la falta en el otro, ni proyección de fragilidad, el otro no es visto como una entidad frágil, como una entidad desamparada, ni es visto como un reflejo, como una extensión de la Divinidad oculta y misteriosa.

Por supuesto, que eso rectifica su patrón de relación y servicio, porque, en el marco del cuarto chakra, éste rige las relaciones como servicio. El tercer chakra rige las relaciones como campo de aprendizaje, pero el cuarto chakra rige las relaciones como servicio. Cuando la conciencia se ancla o se activa más armoniosamente en el contexto del cuarto chakra, en armonía con todos los demás, con preponderancia del cuarto chakra, las relaciones sociales, serán vistas además como campos de aprendizaje, de aprendizaje del servicio. Y ahí la empatía intuitiva es una herramienta esencial. Debido a que ella será como eje del servicio a otros, un servicio que se expande más y se refina cada vez más.

Luego, en el contexto planetario este cuarto vórtice impulsa esta virtud, y el despertar en los que están receptivos. En el contexto individual, este cuarto vórtice actúa en su contexto individual, en su campo energético, transmutando los bloqueos relacionados con el desespero y la desesperanza, ese sentimiento de desamparo; transmutando progresivamente ésta cubierta que le impide percibirse a sí mismos como divino, como Esencia Divina, como alma, más allá de la fragilidad de la persona.

Al mismo tiempo en que transmuta esta capa, la empatía intuitiva se revela o se expande, se ancla con más presencia, con más preponderancia, de forma más tangible para la conciencia encarnada. Porque, desde luego, ustedes ya viven la empatía intuitiva, ¿verdad? Pero la acción de este vórtice al transmutar este manto que nubla muchas veces, su percepción directa de su divinidad, permite la expresión de la empatía intuitiva.

¿Tienen ustedes alguna pregunta?

Bueno, entonces, si no hay preguntas, esto es lo que tengo que decir acerca del cuarto vórtice. Conversamos un poco más mañana cuando tratemos el quinta vórtice, ¿verdad?
Estén en paz, hasta otro momento.


Transcripción hecha por colaboradores de la ELV. http://www.escolaluzviva.com.br/
Mensaje canalizado por Selén.
Traducido por: H. N.



MUSAFÁ VÓRTICES DE CURACIÓN 1 – ECO-CIENCIA
http://hallegadolaluz2.blogspot.com.co/2016/06/musafa-vortices-de-curacion-1-eco.html

MUSAFÁ VÓRTICES DE CURACIÓN 2 – SINERGIA
http://hallegadolaluz2.blogspot.com.co/2016/06/musafa-vortices-de-curacion-2-sinergia.html

MUSAFÁ VÓRTICES DE CURACIÓN 3: TRANS-PERSONALIDAD
http://hallegadolaluz2.blogspot.com.co/2016/06/musafa-vortices-de-curacion-3-trans.html

MUSAFÁ VÓRTICES DE CURACIÓN 4 - LA EMPATÍA INTUITIVA
http://hallegadolaluz2.blogspot.com.co/2016/06/musafa-vortices-de-curacion-4-la.html

1 comentario: