Seguir

sábado, 25 de junio de 2016

El IMPERSONAL Preguntas-Respuestas Quinta Intervencion Junio 2016


En tu Corazón, te saludo. En tu Corazón, yo soy tú. En tu Corazón, eres Uno. Entonces en cada uno de ti, vamos a instalarnos, a fin de dejar hablar lo que surge de tu Corazón, como lo que surge de tu efímero, a fin de permitirte, por nuestra Presencia Una, de verte y de percibirte, allí donde estas, allí donde está tu Verdad, allí donde está la Luz. Así, mi amigo, mi hermano, instalemosnos, tú y yo, en eso. Pósate, descansa, y deja la Vida compartir en ti, el don de la Gracia, el don de la Eternidad, el don del Amor.

… Silencio…


Dejemos, tú y yo, el silencio de la Presencia vivificarnos en tu Eternidad y en tu gozo.

… Silencio…



Así que estas convidado a dejar emerger lo que te parece aparecer en tu Eternidad, como en tu efímero, y donde tu Corazón y tu cabeza, el uno o el otro, necesita de iluminarse y de justificarse, sin pudor ni vergüenza, en la Verdad de nuestra Presencia.

Te escucho...

Entonces, atrévete. Atrévete a la vez ser y decir, permitiendo poner fin al parecer y a la ilusión, mostrándote tu Camino, mostrándote tu Verdad y mostrándote tu Vida.

En la beatitud del instante, escucho tu pregunta, porque cada pregunta, de dondequiera y de quienquiera que venga, sólo está allí para estimular y despertar, estimular e iluminar lo que te parece necesitar verse iluminado, desde la vibrantes, desde la Presencia, en el Corazón del Uno.

… Silencio…


Ahora te escucho...

Pregunta: ¿nos podría explicar este sueño? - Estoy en el muelle de una estación, rodeado de la muchedumbre, y veo a una niña muy alegre que pedalea en su triciclo sobre una de las vías. Ella pedalea frente a la muchedumbre que se agita viéndola. Un tren llega sobre la vía, quiero correr a su ayuda pero la muchedumbre esta separada por unas barreras y la presencia de un policía. Sin poder hacer nada, decido serenamente dejar la suerte de esta pequeña a la Luz. El tren llega a velocidad moderada pero pasa encima de la niña y su triciclo. Ella queda primero indemne, luego una de sus piernas es atrapada por una rueda y la aplasta. A pesar de esto no estoy afectado por lo ocurrido y me siento alegre. -

Mi hermano, el andén de la estación, como todo andén además, evoca la salida hacia otra parte. La muchedumbre espera y allí donde estás, el conjunto de los hermanos y hermanas esperan la nueva salida, la de la Resurrección, la de la Liberación, la de la Ascensión.

Una niña, en un vehículo, está en el anden, y sobre los raíles. Se ve herida por el tren que entra en el andén, mostrando simplemente que la inocencia fue, en tu infancia maltratada. Entonces a quien ves sobre los raíles, es sólo a ti-mismo en una situación anterior, habiendo estado parado en cierto modo, no por la muchedumbre, sino por el mismo tren. Así, como lo compruebas, esto no tiene ninguna incidencia, a pesar de sentir la necesidad de ir hacia la ayuda y la asistencia.

Entonces este sueño te dice que la niña que quisiste socorrer, incluso perdiendo su pierna, no tiene más incidencia en tu presente. Esto te invita a dejar atrás lo pasado, y de aprovechar la llegada del tren sin mirar atrás, ni debajo de tu Eternidad – es decir en tus recuerdos –, a fin de estar totalmente libre para tomar este tren. Así, cualquiera que sea la experiencia o traumatismo, real o supuesto, vivido en esta etapa inicial de tu vida, basta simplemente superarlo, y de no retrasarse más en lo que ya está muerto.

Hay allí también, a este nivel, el tránsito de la infancia a la madurez, en cualquier edad que tengas hoy, te invita a no volverte, de no hacer vivir en el seno del instante lo que no tiene más razón de ser, cualquiera que sean las salidas y estados de conciencia vividos en la primera parte de tu vida, invitándote a considerar el instante presente despojado de toda referencia a tu propio pasado, porque no eres la continuación lógica, ni la resultante, sino la trascendencia. Así como viste al final de este sueño, decides finalmente dejar lo que sucede para esta niña, como siendo parte del pasado, y que no influye en la próxima salida de este tren.

Así hoy, lo que te pueda parecer no realizado, en tu conciencia como en tu efímero, es sólo construcción y recuerdo. Este sueño te invita pues a no estar más afectado ni imprimido por lo que fue vivido ayer o anteayer, a fin de estar totalmente disponible para esta Liberación. Ningún elemento de este pasado, cualquiera que sea, en sus traumatismos como en sus alegrías, no lo puedes llevar allí donde vas. Es una invitación a instalarte en el instante presente, cualesquiera que sean las referencias, agradables o desagradables, de la primera parte de tu vida.

… Silencio…


En este tipo de diálogo interior estableciéndose entre tu supra-consciencia y la inconsciencia de tus sueños, además que el triciclo, lo más a menudo rojo, evoca allí también algo de particular vinculado a la infancia, así este sueño te invita a ser tú-mismo, entendiendo ahí-mismo lo que nunca serás, en el instante presente, el resultado de cualquier pasado, en cualquier herida o en cualquier exceso que sea, sino más bien el ser de Libertad que no se apoya en ningún resultado, disponible en el instante para su propia eternidad.

Este sueño te anuncia también un cambio de punto de vista, más allá incluso de la salida del tren. Lo que se consideraba herido y que afecta tu presente debe ser allí también perdonado y trascendido por la luz de la Gracia. Así tu sueño te llama a soltar todo lo que pertenece a las referencias, a la experiencia pasada, con el fin de encontrarte totalmente disponible en el seno de tu presente, y de tu propia Presencia, no coloreando más entonces tu vida en posicionamiento de referencias o de comparación respecto a lo que se produjo, cualquiera que sea, lo ocurrido.

Entonces mi hermano, ama. Amate en lo que fue dolido. Amate en lo que sufrió y aplica sobre ti-mismo el Amor y el bálsamo del Amor, porque éste no sabe de tiempo, y debe contemplar una reparación de lo vivido, no como elemento que se reproduce en el presente, sino algo que te invita a la espontaneidad, te invita a la Libertad sin condición alguna, y sobre todo, las condiciones respecto a tu infancia y a la primera parte de tu vida. Liberarse de esto, es atravesarlo, así como lo realizaste en este sueño. No obstante, conviene de no apoyarse más en elementos del pasado, conviene no hacer resurgir más el miedo o la inquietud que concierne lo vivido, cualesquiera que sean las circunstancias de tu vida actual, a fin en definitiva, de estar liberado de ti-mismo en sus diferentes componentes afectivos y educativos.

Escucha. Escucha ahora, más allá del análisis y más allá de la simbología, en tu Corazón, la realidad del perdón que concierne a la totalidad de tus vivencias anteriores, perdón enviado a ti mismo, y dejando entonces la Luz establecerse en totalidad, e independientemente de lo que todavía podrías llamar zonas de sombra, pero que están vinculadas, en definitiva, sólo a lo que aceptas dejar revivir en tu efímero como recuerdos. Ningún recuerdo, dondequiera que esté hoy, delante del poder de la Gracia y de la Inteligencia de la Luz en plena acción, puede subsistir, en cuanto estés conforme contigo-mismo, en tus heridas, en tus errores y en definitiva en todo pasado, cualquiera que sea.

Así, puedo decirte: libérate tú-mismo de lo que todavía obstruye lo que es certeza y evidencia en tus vivencias anteriores. No dejes las circunstancias exteriores de tu pasado como de tu vida presente perturbar tu Corazón del Corazón. Tu estado interior prevalecerá cada vez más en las circunstancias exteriores de tu memoria como de tu vida actual.

Todo viene, todo proviene de este lugar, y no de un cualquier pasado. Y en resumen, este sueño es una invitación al eterno presente, una invitación a la Alegría que no conoce ninguna causa, ninguna herida, porque instalada de manera cada vez más evidente en la plenitud del instante presente.

Escucha finalmente, lo que te dice tu Corazón, que no tiene nada que hacer de un Corazón herido en el pasado porque en definitiva, instalándote allí, en tu Infinita Presencia, todo el resto no aparece más, realmente y concretamente se elimina del campo de tu conciencia.

No retengas lo que efectivamente pudo ser para ti, en la lógica de tu vida, como elemento aclarador o elemento doloroso, porque no eres ninguno de los dos, y sobre todo no eres más la resultante de esto, así como lo indica este sueño.

Este sueño te muestra entonces que lo que se produce en ti sólo es la libertad de la persona, la libertad de los conceptos, la libertad de lo afectivo, la libertad de los recuerdos que sólo conciernen a la persona, pero que nunca concernirán a tu Corazón. Entonces no dejes este exterior venir a enturbiar lo que está ya establecido en el seno de tu Presencia, de tu transparencia y de tu Evidencia...

… Silencio…


Habla, pues te escucho...

Pregunta: algunos tenían experiencias y recibían mensajes psíquicos, y ahora esto cesó. ¿Esta vinculado eso a la instalación de la Luz y al lugar que toma?


Bien amado, lo que llamas procesos psíquicos, percepciones y sensaciones, en el seno de la energía como el vibral, sólo esta vinculado al Sí. Lo que se realiza hoy, para muchos de cada uno de vosotros, de cada uno de ti, es efectivamente la desaparición, por la gracia de la Luz, de estos procesos, vividos ciertamente, pero lo que hoy, diría yo, no tienen peso delante del Amor desnudo.

Te es pedido, a cada uno de ti, lo que te sea lícito de vivir, de experimentar, de guardar silencio, no rechazando lo que se presenta, sino estando conforme a lo que no se presenta más, a fin de permitir lo que deba ser: tu Liberación.

La Liberación no se molesta con ningún pasado de este mundo, con ningún pasado de tu vida como de cualquier otra vida. La vacuidad, el Corazón del Corazón, la Morada de Paz Suprema, no puede ser completa mientras que exista el menor elemento presente de tu persona. La Inteligencia de tu Luz, de la Luz del corazón, hoy, permite de experimentar con más o menos facilidad, con más o menos resistencias, lo que eres en Absoluto o en Infinita Presencia. No hay necesidad para esto, para la Luz, de ninguna justificación, de ninguna causalidad, ni de alguna lógica.


Debes pues estar despojado, no llevar nada al Sí, ni al ego, dejar la libertad volverte libre. No hay otro modo que de verte tal como eres, como ser Eterno que no conoce ni heridas, ni manchas, ni pasado, ni responsabilidad, ni culpabilidad, que pertenecen aquí, en el mundo que pisas, siempre a la Ilusión y al encerramiento. El corazón no necesita a nadie, el Corazón no necesita de ningún pasado ni de algún futuro. Allí se sitúa el transito último, entre lo efímero cualquiera que sea y tu eternidad.

Deja Aquel que viene a tomar todo el lugar y todo el espacio de tu conciencia como de tu Corazón, viniendo a magnificar y disolver lo que no concierne en nada a la Luz. Las experiencias llevadas y conducidas por cada uno de ti, en cualquier dimensión que se haya producido, incluso si esto representó unos guías, unos marcos y modos de expandir su conciencia hasta niveles jamás vividos, es hoy superfluo. La humildad, la claridad, la evidencia, la profundidad y la precisión de lo que es vivido depende sólo de esto. ¿Aceptas el sacrificio? ¿Aceptas tu resurrección? Para esto, hay que ser crucificado. No hay otro espacio, allí tampoco, de resolución.

Recuerda, que incluso lo que te concierne, en tus posesiones, que sean espirituales, vinculadas a lo vivido, o materiales, no es estrictamente nada. Recuerda que en el momento de la Resurrección como de la muerte, y sobre todo en esta Resurrección que no es una muerte, no hay necesidad de ningún equipaje, de ningún pasado. No hay necesidad de ninguna justificación allí tampoco, sólo hay necesidad de lo que eres en Eternidad. Así que la Inteligencia de la Luz te conduce a no vivir el síndrome de pérdida, respecto a lo que se manifestó y lo que hoy desaparece. Por supuesto, otros de entre ti, necesitan estas experiencias porque en el desarrollo temporal de vuestro mundo, y en resonancia con el momento colectivo, cada uno de vosotros se encuentra en un momento, que es hoy, más iluminado en el desarrollo de vuestra conciencia ordinaria como supra-mental.

… Silencio…


Recuerda también que la Resurrección sucede después de la crucifixión y después del sacrificio. Renaciendo de nuevo, cualquiera que sea el momento colectivo de esta tierra, te sitúas realmente y concretamente en la verdadera Libertad, lo que nunca es el caso desde el momento en que mantienes, de tu propia cuenta, a una experiencia, a un estado anterior cualquiera que sea.

… Silencio…

Finalmente y en definitiva, cualquiera sea lo que se produzca, que esto sea en sueño (como tu pregunta precedente), que esto sea en la desaparición o la aparición en tu campo de conciencia de un elemento, esto no concierne en nada a lo que eres. Hasta ahora era necesario apoyarse en unos marcos, en experiencias, pero el Amor desnudo no conoce nada de esto. Toda experiencia solo será en definitiva, en el seno de lo efímero, sólo un amor parcialmente condicionado. El Amor incondicionado no conoce a la persona, el Amor incondicionado es la Vida, no tu vida sino la Vida en el Uno.

Despójate de todas tus experiencias, líbrate de todos tus poderes, no para reencontrarte pobre o privado de Luz, sino todo lo contrario para descubrir la verdadera Libertad que no depende de ningún elemento situado en este mundo, y aún menos en el seno de las experiencias, sin embargo que han servido de marco y de evolución, si puedo decir. Pero tocando el Corazón del Corazón, percibes que todo esto sólo son unas historias que se contaron en la pantalla de la conciencia, para permitirte de ser menos cogido por las circunstancias de lo efímero, o por las circunstancias mismas de ciertas experiencias, que llamas psíquicas.

Aceptar perder todo,  soltar todo, no hay otro modo de reencontrarse. Y no sois quienes decidís, no es cada uno de ti, es la Inteligencia de la Luz, en su acción de Gracia, que activa esto y te conduce a vivir el estado de Gracia. Ningún otro elemento que el Amor él-mismo, ningún otro elemento que la Vida y la Libertad puede aparecer cuando eres resucitado.

Éstos están a disposición pero nunca preguntan, y sobre todo no tienen interés, excepto cuando la Inteligencia de la Luz lo necesita – lo que no corresponde a tu necesidad o tus necesidades, que esto sea en la persona como en tu personaje vivido sobre este mundo. En la Resurrección, no hay ni posibilidad ni de solución de continuidad, el aspecto discontinuo es inevitable, mostrándote entonces a ti mismo, o no, tu capacidad a abandonarte a la verdadera Vida.

… Silencio…


En complemento de lo que acabo de decir, esto podría ser dicho de otro modo: no te compliques. Quédate inmóvil a fin de volver a ser lo que nunca dejaste de ser. No hay necesidad de ninguna historia, de ninguna coartada, de ninguna circunstancia y de ningún marco. ¿Cómo quieres ser libre si tú mismo aprietas en tu persona? ¿Cómo quieres ser libre si tú mismo te apoyas en tus potenciales? Que sean los más elevados, no dependen de ti, sino que ellos también vienen naturalmente con la Luz, en cuanto estés Liberado y no antes.

Lo que aparece como elemento nuevo, incluso a nivel de los potenciales espirituales, esta vinculado a la acción de la Luz, a su Inteligencia, y no más a un esfuerzo o un trabajo o una comprensión. Allí, muestras realmente la cara verdadera de la humildad, la cara verdadera de la transparencia donde nada puede estar parado o poseído por cualquier persona. En el Amor incondicionado, no pueden existir condiciones previas, no pueden existir condiciones, no pueden existir frenos, no pueden existir experiencias pasadas. Es a esto que tú-mismo te ves y te verás en tu capacidad a ser lo que eres, a no ser atraído por las apariencias, por la conquista de poder. Este movimiento no es un movimiento del exterior hacia el interior, sino se hace un movimiento (si puedo hablar de movimiento) del Corazón del Corazón en manifestación en el seno de este mundo, y que nunca dependerá de cualquier experiencia que sea, aunque fuese la más fabulosa.

Así la Inteligencia de la Luz te invita a descubrir la humildad, y al mismo tiempo la plenitud del Amor, en cuanto en que no hay más elementos personales, elementos históricos, elementos ligados a las experiencias ellas-mismas. Lo que se para sólo es lo que debe desaparecer con el fin de vivir la Libertad, permitiendo en un segundo tiempo, en cuanto estés conforme a esto, dejar aparecer los nuevos dones de lo multidimensional, que no tienen nada que ver más con las experiencias pasadas, fuesen viajes en Êtreté, fuesen procesos de comunión y de fusión como pudo ser vivido por numerosos de entre ti, he aquí numerosos años.

El Amor y nada más. El Amor tanto delante como detrás, como arriba, como abajo, como dentro, como fuera, como a la izquierda, como a la derecha. Allí está tu Resurrección y no a la exhibición de un proceso que te concierne o concierne a quienquiera. Allí esta la vacuidad, allí esta el Corazón del Corazón, cualquiera que sea el nombre que quieras ponerle. Despojado de todas las apariencias y de todas las experiencias, entonces vives el Corazón desnudo, aquel que es Liberado viviendo. Eres tú quien escoge, eres tú quien decide, y sólo estas tú para hacerlo.

En estos tiempos, la Luz os pedirá, de innumerables modos, en cada circunstancia y escenario de vida, vivir esto. Esto reúne la simbología de lo que fue nombrado el sacrificio de Abraham. Si ves esto, si ves este mecanismo más allá de la comprensión, entonces al instante estas Liberado, al instante la Dicha ya no te dejará más.

Pero no puedes pretender mantener el pasado, cualquiera que sea, mantener las experiencias anteriores, y vivir la Libertad. Otras experiencias llegarán en cuanto a que hayas concretado tu Libertad, es decir tu Sacrificio.

… Silencio…


Pregunta. Interroga más...

Pregunta: mi cuerpo tiene cada vez más repulsión frente al humo del tabaco. ¿Cómo puedo hacer para acercarme a los hermanos y hermanas presos del tabaco?
Bien amado, esto muestra únicamente una cosa: que tu punto de vista todavía es el de la persona. Molesto por un ruido, por un olor, por elementos vinculados a la apariencia, que esto sea el humo del tabaco, que esto sea el alcohol, estas todavía tributario de las circunstancias. Así que te invito a encontrar, no una solución exterior, sino de ver en ti lo que cojea. El que ama, también ama al enfermo de peste bubónica, que al enemigo más íntimo. Hasta amenazado por un arma, solo queda Amor.

Así que el problema cualquiera que sea, concerniendo al hecho de ser molestado por una actitud, por una mirada, por un olor, sólo
 te remite a tu falta de amor hacia ti mismo, evitándote entonces hacer este regreso saludable que te muestra a través de las apariencias, a través de los olores, más que de instalarte aún más de forma duradera en la oposición, la confrontación y la necesidad de estar afectado.

El que ama no puede estar afectado, el que ama no puede ser molestado, ni por el olor del tabaco, ni por el olor de la muerte, ni por las palabrotas, ni por lo que sea, si no no estás en el Amor, estás en la tolerancia – y después, en la intolerancia.

Cualquiera que sea el sentido que se manifiesta, a través de un olor, e incluso comparado a un aspecto vibratorio como por ejemplo, encontrando un hermano o hermana sientes por ejemplo tu Corazón que se cierra. Un Corazón abierto nunca se cierra, si no, no era el Corazón, era únicamente la percepción de la energía. Pero la percepción del Corazón no es sensorial, hasta no es vibral, es Evidencia. Estar molesto por cualquier elemento que sea viniendo de ti, incluso en una enfermedad, o que venga del exterior, que esto sea sutil o grosero, concerniendo al aura de una persona o al olor a tabaco que es mucho más grosera, si estas molesto, allí también la Inteligencia de la Luz te remite a ti mismo, y te remite el hecho de que el Corazón no está estabilizado.

No hay, y entiéndelo bien, a obligarse o a forzarse, hay únicamente a verse en su intimidad, más allá de toda apariencia, más allá de todo disgusto. Si no te quedas inscrito en el seno de la dualidad de este mundo, cualesquiera que hayan sido tus experiencias, espirituales, vibratorias o energéticas.

Estar molesto, por lo que sea, en sí o en el otro, en definitiva sólo te remite a ti-mismo, porque todo otro visto al exterior, fuese el más nauseabundo en olor, sólo es una parte de ti. No hay que aceptarlo, hay que vivirlo.

… Silencio…


En resumen, el Amor no se manda – contrariamente a lo que mandas, es decir tu cuerpo ya –, el Amor es. No necesita ni de olor, aunque fuese celestial, fuese del tabaco, esta simplemente desacoplado, afectado. Toda molestia te remite en definitiva sólo a ti-mismo, y a lo que no ha sido trascendido o aclarado, mostrándote por ahí, allí donde estás, cualesquiera que sean tus deseos allí también, y cualesquiera que sean tus vivencias.

El tabaco, te lo recuerdo, es una planta sagrada utilizada en muchos rituales entre los pueblos a los que llamáis primitivos, al igual que muchas otras plantas. El olor, incluso el más fétido, sólo despierta por el sentido del olfato, lo que es llamado el cerebro reptiliano.

El olor es uno de los sentidos más difíciles a superar, no en una superación donde hay que luchar o explicar, sino más bien allí también, donde hay que atravesar con amor. Si haces esto con amor, ningún olor puede molestar. Existen por supuesto olores dichos espirituales, que elevan tu vibración, como algunos inciensos y ciertas plantas, pero el simple hecho de sentir esta incapacidad sólo muestra en definitiva tu propia incapacidad a sobrepasar los sentidos y la percepción de lo que es visto o sentido.

Te invito pues a sentirte tú mismo, no en tu olor, sino en la verdad de tu Corazón.

En cuanto en que estas molesto por cualquier elemento que sea, desestabilizado, en cambio brusco de humor, en inversión de humor, cualquiera que sea la circunstancia exterior – y así como lo había dicho el comendador: “es aquel quien lo dice quien es” –, cada elemento de la vida hoy, para cada uno de ti, te devolverá inexorablemente a esta conciencia. Esto corresponde allí también a una instalación en tus modos de funcionamiento, en la dualidad bien/mal: hay lo que está bien, lo que es bueno, hay lo que esta mal y lo que hace daño. El Corazón no sabe nada de esto, y en lo sucesivo, hoy, en los tiempos que vivís, esto no se efectúa más de ser. Vuélvete humilde y soporta el olor, y verás que lo que es afectado corresponde sólo a las capas más superficiales de tu ser, es decir tu apariencia y tu persona.

Todo lo que vendría a molestarte – a otros niveles también, que sean sonoros, que sean visuales, que sean energéticos, que sean vibratorios – hoy, sólo es una lección de la Luz misma, invitándote a superarte tú-mismo por la transparencia, por la no resistencia, por el Abandono a la Luz, a fin de atravesar lo que parece aparentemente impedirte atravesar.

Fue dicho también: «Ama y haz lo que te gusta.». Esto quiere decir también, que si encuentras este género de hermanos y hermanas, es que ellos son para ti una ayuda inestimable para encontrarte tú-mismo. La mejor de las lecciones no está en el maestro, la mejor de las lecciones es únicamente lo que viene a molestarte, y entonces desestabilizarte, mostrándote a ti-mismo la no estabilidad de tu propio Corazón. Esto es válido para un olor, esto es válido para un accidente, esto es válido en definitiva por todo azar que sucede sobre tu camino, cualquiera que sea este elemento, encarnado por un hermano o hermana, encarnado por accidente, por un objeto o por cualquier circunstancia que sea.

En resumen, la Inteligencia de la Luz os aporta hoy la ocasión inesperada, y las experiencias finales, dándoos a ver si acogéis o si estáis en la reacción. Que esto pase a nivel consciente o supuestamente inconsciente – o si prefieres, a nivel de la percepción energética – no tiene ninguna incidencia, es siempre la misma cosa: ¿qué te muestra la Vida, qué te muestra tu cuerpo, que te muestra el otro, o te hace sentir?

Te recuerdo finalmente que el tabaco es una planta sagrada, incluso si hoy por supuesto, en este mundo donde estáis, estamos muy lejos del uso sagrado de esta planta.

… Silencio…


Así, como en las respuestas anteriores, cada elemento de tu vida, más allá de la comprensión o incomprensión, más allá de la percepción, de la energía, de la vibración o de la concepción, bien más allá de toda creencia, todo lo que se produce sólo tiene una única función: la de reencontraros, a fin de que cada uno de ti también pueda decir desde ahora: «Padre, que tu voluntad se haga y no la mía». Allí esta lo verdadero... o si prefieres, el cumplimiento de la Resurrección.

Que está molesto, será siempre lo que es del orden de lo efímero, nunca de la Eternidad.

Tienes también por supuesto la posibilidad, más allá de esta trascendencia que acabo de evocar, también la elección de no acercarte a estos hermanos y hermanas, mientras tú-mismo no te has reencontrado. Es pues allí también una invitación que hay de penetrar en tu íntimo, despojado de toda referencia a tu pasado, a tu devenir, a tus orígenes, a tus experiencias cualesquiera que sean.

… Silencio…


Continúa lo que tengas que decir porque existe todavía algo en ti, estando en tu Corazón, que no salió, en lo que tienes que decir.

Pregunta: ¿cómo hacer concretamente para evitar esta exclusión?


Mi hermano, no hay nada más concreto que lo que te dije para tu Corazón. Para tu persona ahora, existe efectivamente un cierto número de perfumes que vienen a enmascarar este olor, en ti. Esto es llamado en tu mundo “aceites esenciales”. Ciertos olores florales, en particular de vegetales de color morado, permiten aniquilar las consecuencias de la percepción del olor del tabaco, de la vibración del tabaco en ti.

Te basta entonces con depositar una gota de este aceite volátil por encima de tu nariz, sobre lo que es llamado el cuerpo del Andrógino Primordial o el 12º cuerpo. Comprobarás, sentir este olor por tu nariz en un primer tiempo, lo que es lógico, pero lo que la acción vibral de este aceite esencial nacido de una planta de color morado en sus flores te dará acceso a tu Unidad interior, una forma de estabilidad de tu Corazón, pero sobre todo te permitirá superar tu propia dualidad y tu propio antagonismo. Además, suprimiendo la influencia del olor como de la vibración de tus hermanos y hermanas, esta otra parte de ti mismo, que fuman.

Recuerdo a cada uno de ti, que hubo sobre esta tierra numerosas vidas de seres – Humanos -, que habiendo vivido esta Libertad incondicional, y este Amor incondicionado, en el fondo de su lecho durante toda su vida, con un cuerpo enfermo, con olores a la vez místicos, y también olores de putrefacción del cuerpo; el Corazón era idéntico. La Vida te invitará siempre a sobrepasar, por si-misma y no por ti, lo que se te presente.

Habla…

Pregunta: podría profundizar sobre esta última frase: «La Vida te invitará siempre a ir más allá, por ella misma y no por ti, de todo lo que se te presenta »?


Fue llamado el Abandono a la Luz y ha sido ampliamente explicado. Desaparecer a sí mismo, dejar de poner su persona en primer plano o por delante, de una manera u otra, volverse humilde, volverse pequeño y dejar crecer el Amor que no te necesita, que no necesita lo que eres en lo efímero, permite realizar así tu Eternidad. Nunca será un esfuerzo, ni una obligación, excepto por supuesto para la persona en sí. Si te resulta difícil, entonces eso significa simplemente, y te doy más o menos la misma respuesta que hace dos días: que el personaje llena todo el espacio, que el personaje tiene miedo de perderse, o de estar perdido, remitiendo ineluctablemente al miedo. Sin embargo en el miedo, el Amor no puede ser.

Hay que también soltar tus miedos. Hay que también reconocer la futilidad de las pretensiones sean cuales sean, a nivel de la persona, con respecto a los potenciales espirituales como a las experiencias que sean.

Volver a ser el ínfimo para volver a ser infinito, hacerse muy pequeño hasta desaparecer en el punto del Corazón del Corazón, dándote a ver la Verdad en su totalidad y ya no en su aspecto fragmentario. No hay ninguna otra palabra, en cuanto a explicación, que: suelta, suelta, suelta...

Demuestra, por lo que eres y por lo que vives, que la única cosa que te sostiene en definitiva, y que te libera, es el Corazón. El resto no te es de ninguna utilidad e incluso se vuelve hoy, diría yo, un freno a esta Libertad.

Te reenvía indiscutiblemente a lo que fue explicitado hace poco tiempo por uno de los Ancianos sobre la espontaneidad. En cuanto tu acción, tu representación en este mundo, provenga de un elemento del efímero, no estas libre y no eres espontáneo, estas condicionado. El Amor no conoce ninguna condición, ningún estado previo, y ningún estado necesario para su plena presencia.

…Silencio…


Te responderé también que tú mismo no puedes comprender lo que eres en eternidad. No hay nada que comprender, hay que restituirlo todo, ahí está la Libertad. Todo a lo que puedes agarrarte, tarde o temprano acabará agarrándote. El Corazón no conoce ninguna atadura.

Así, vivir la Alegría eterna, la Paz suprema, no de manera efímera o por experiencias, sino como un estado permanente ligado al estado de Gracia, a la unión del masculino y del femenino sagrado, ligado al conjunto de los procesos vibrales que os fueron descritos y vividos.

El Amor verdadero no puede conformarse con ninguna restricción, con ninguna limitación, con ninguna condición, por supuesto, y sobre todo con ninguna persona. O si prefieres, mientras el más pequeño de entre ti, no es reconocido y amado, no estas libre. Recuerda, en la historia (no la tuya), Cristo dijo: «Lo que hacéis al más pequeño de entre vosotros, es a mí que lo hacéis».

Mientras no se ha vivido, no simplemente como algún sentimiento de injusticia con relación a determinadas situaciones, mientras el perdón no esté en el Corazón, no puede haber Libertad. «Padre, perdónales, no saben lo que hacen».

…Silencio…


Habla...

Pregunta: ¿el proceso de eliminación de las memorias basta para eliminar todas nuestras memorias para que el Amor y la Luz lo llenen todo?

No hay, propiamente dicho, a eliminar nada, porque eliminar es excluir. Hay que incluir e iluminar, así que no es ninguna eliminación.

Incluso en el seno de lo que es llamada la ley de reencarnación, nunca se dijo, incluso en el seno de esta falsificación, que fuese escrito o que hubiese una necesidad imperiosa de reparar, uno a uno, todos los errores del conjunto de tus encarnaciones. Allí también es una falsificación. El Amor borra y trasciende todo, sin excepción alguna. El Amor no conoce ninguna memoria, el Amor no conoce ninguna herida, y sobre todo no se reconoce en el instante pasado, que este sea el instante de ayer o de un pasado lejano, con las consecuencias de lo que fue llamada acción-reacción. El Amor es acción de Gracia, poniendo fin a la acción-reacción.

Al que está liberado – y el Corazón mismo del que va a ser liberado – le importa nada las nimiedades de la persona que sólo es un juego que te aleja de la Verdad, aunque te parezca tener los frutos. Estos frutos sólo son unos frutos envenenados porque te alejan del instante presente, vivas lo que vivas como sentimiento de liberación. Sólo se cristalizan en el cuerpo y se despertarán tarde o temprano. Sólo satisfacen la mente y las emociones de la persona, de manera transitoria y efímera, pero nunca el Corazón se establece así. Jamas.

El Amor lo engloba todo, no tiene nada exclusivo. No se estorba con nada que no sea de sí mismo, y sin embargo lo contiene todo. Te corresponde verlo.

De hecho te recalco, en lo que fue nombrado el budismo original, siempre se dijo que había que tener una personalidad muy torturada como para creer que revisar el pasado iba a resolverlo. Sólo el presente resuelve el pasado, ahora bien, ¿cómo quieres estar en el presente si estás mirando el ayer, o el mañana? El Amor no conoce ni ayer ni mañana, al igual que no conoce ninguna historia, porque lo llena todo.

…Silencio…


La lógica de la persona pertenece a este mundo, la lógica del karma pertenece a este mundo, la lógica de una pseudo-evolución pertenece a este mundo. No obstante, todo lo que pertenece a este mundo no es la Verdad. Su Reino no es de este mundo y nada de lo que os es conocido o conocible es la Libertad.

La humildad más grande radica justamente en el hecho de reconocerlo, de estar conforme a ello, y de averiguarlo por ti-mismo.

La persona, tu historia efímera, nunca puede conocer la humildad. Puede dirigirse hacia ella, porque la mismísima persistencia de la persona, en definitiva, sólo apunta a la no humildad, a la ausencia de desaparición, a la voluntad de poseer, la Luz o cualquier otra cosa. No se posee la Luz porque es lo que eres. ¿Cómo podrías poseerte a ti mismo? Nada te pertenece. Excepto lo que eres, no existe ningún espacio de resolución en ello.

¿Cómo quieres desaparecer si tú mismo mantienes las condiciones de tu no-desaparición y la continuidad del samsara en el seno de la ilusión de este mundo?

Quiere decir también que mientras te sigas considerando como una persona, o una sucesión de personas, en cuanto consideres que hay un esfuerzo, te alejas del presente, te alejas de la verdad del Amor, sean cuales sean las gratificaciones y los resultados. El Amor te quiere desnudo, porque es lo que Eres, despojado de cualquier historia, de cualquier persona, por supuesto.

Tu Libertad nunca será la de ser un ser fijo en el seno de la forma que sea, inscrito entre el nacimiento y la muerte. El Amor no conoce ni nacimiento ni muerte, el Amor es. Puede estar oculto, y es esto lo que contemplamos de tu Corazón a mi Corazón, y de Corazón a Corazón en cada uno de tí, para que lo realices. No te pido nada, excepto que vayas a la Evidencia que eres, de ver esta Evidencia, diga lo que diga tu percepción, diga lo que diga tu intelecto, diga lo que diga tu intuición.

…Silencio…

Cristo dijo: «Dejad a los niños venir a mí...».

La inocencia. La inocencia en el seno de tu mundo puede parecer cruel porque la depredación es omnipresente. Es cruel para la persona, no puede en ningún caso ser cruel para el Corazón.

…Silencio…


Habla...

Pregunta: si la Luz es la gran protagonista, ¿cuál es el interés de hacer el protocolo de Liberación de las memorias?

Para él que está en su Corazón, no hay ningún interés. Para él que está afectado por su pasado o por sus memorias – que lo vea o que no le vea –, es indispensable. Por supuesto que existen otras técnicas, hay muchas, pero ¿cómo quieres saber, a menos de estar seguro de tu Corazón, si lo necesitas o no, sin antes haberlo hecho? Si nada sube, entonces no hay nada, pero si estás en tu Corazón, entonces sabes que no tiene ningún interés. Hacerte la pregunta demuestra que estas evaluando los pros y los contras, o bien que buscas alguna utilidad. Si el Corazón estuviera instalado de manera incondicionada, no te harías siquiera esta pregunta.

Te respondería incluso de manera extrema: «¿Cuál es el interés de permanecer en el seno de este mundo?» Si no hay ninguna evolución, ningún karma, ninguna progresión, si realmente hay una falsificación, entonces todo esto es una ilusión. Es exactamente lo que dijeron numerosos Liberados Vivientes. Os lo dicen incansablemente desde hace siglos, para los que están en la verdad del Corazón. Que sean los Ancianos o las Estrellas que pisaron esta tierra, os lo comentaron ampliamente, sus vidas son sus testimonios.

¿Acaso un Maestro Philippe de Lyon se preocupaba del diagnóstico que sea? No, el Amor no juzga, es el mismo para todo el mundo. No hace ninguna diferencia, no hace ningún diagnóstico. No excluye, lo incluye todo. Sólo ve el Amor, porque realmente sólo se puede ver el Amor.

No es el caso cuya persona hace pantalla, sean cuales sean las experiencias vividas que os han podido acercar a la Luz, o revelar la Luz en ti. En el Amor, no hay necesidad de agarrarse a nada, ni a su vida ni a las circunstancias, sólo hay que dejarte vivir por la Vida. Efectivamente, la Luz es la protagonista y la creadora. Verlo, es ver la Verdad, no como un concepto, no como una adhesión a una creencia, sino como la estricta verdad de lo que se vive.

El Liberado Viviente, él que está resucitado, sólo ve el Amor. No ve nada más. Sea cual sea el olor, sea cual sea el pasado, sean cuales sean los sueños, sean cuales sean las interrogaciones, sean cuales sean las incomprensiones.

El miedo o el Amor. ¿La justificación, la explicación, o la espontaneidad? ¿La humildad del que lo suelta todo, o el orgullo de aquel que cree controlar o dominar la espiritualidad, es decir el Espíritu?

Vivir la Resurrección, que sea por la Liberación en vida – por la Onda de Vida–, que sea por el sacrificio, que sea por la Llamada de María, o por la salvación, no hay ninguna diferencia. Sólo es un tiempo diferentes para cada uno.

…Silencio…

Habla...

Pregunta: siento ira hacia la depredación, en especial hacía determinados terapeutas y maestros. Sin embargo sé que yo mismo fui parte de estos depredadores. ¿Qué hay de ello?

Hermano mío, como bien dices, tú mismo has pasado por esta depredación. Así que, esta ira es simplemente lo que ves y que existió en ti, al igual que para los olores y para los sueños de los que hablé y respondí antes.

La ira te invita simplemente a dejarlo pasar. ¿Estas enganchado por la ira? ¿La ves pasar, sea cual sea su importancia, sin atarte a ella, sin darle más pesos que lo que sólo pasa?

Deja pasar lo que pasa. Deja pasar lo que puede parecer resurgir a veces o ser más importante. No busques nada, acoge ahí también lo que pasa. No busques ninguna explicación, sino que busca en ello el mismísimo mecanismo de la conciencia, en tu íntimo, te enseñará la acción de tu Corazón, de tu Infinita Presencia sobre lo que emerge de ti, en este caso estas iras.

Cualquier estorbo visto por fuera, a través de un olor, a través de la depredación, a través de cualquier elemento, una vez más, sólo está ahí para llevaros a vosotros mismos, a vuestra lucidez, a vuestra Infinita Presencia, y al Amor.

No ignores lo que te estorba, lo que se manifiesta, pero no te pares ahí, no le des ninguna consistencia. En estos momentos sobre todo, vuelve tu conciencia hacia ti, no sobre la emoción o el sentimiento sentido y vivido, y manifestado, sino que piensa en tu Corazón, no pidas nada a tu Corazón porque él sabe trabajar, si puedo decirlo así, con la Inteligencia de la Luz.

La reacción pertenece a la dualidad, la acción y la pro-acción pertenece a la Unidad. Lo que os estorba, y como dices tan bien, ya está presente en ti, pero no es tu Presencia, no es tu Eternidad.

La lógica quiere oponerse, la lógica quiere comprender, negociar, hacer desaparecer. Cambia tu mirada, ahí también, no veas la ira, que esté en ti o fuera de ti, sino que ve tu Corazón, cada vez más y sobre todo en estos momentos, no cuando todo va bien. Averígualo por ti mismo. Sea cual sea la emoción que sube y se manifiesta, y se actualiza en el seno del efímero, si te vuelves hacia tu Corazón entonces se disuelve por sí solo.

Sea cual sea la dureza del elemento desencadenante fuera de ti o dentro de ti, el Amor lo disuelve todo, todo lo que te estorba en el camino de tu Libertad, hasta que te hayas dado cuenta de que no hay ningún estorbo, ni ningún camino.

…Silencio…

Habla.

Pregunta: cuándo Anaël hace referencia al observador, ¿sigue siendo el alma?
El observador, hermano mío, puede ser o bien la persona, o bien el alma. El Espíritu, él, no observa nada, no tiene nada que observar. El observador es una distancia hacia la persona o por lo menos una distancia hacia las costumbres de reacción que te permiten, por la lógica de la Gracia y la Inteligencia de la Luz, de dejar de estar sometido a la acción-reacción, no para sustraerte a ello, no para no verlo sino más bien para trascenderlo realmente con facilidad, y salir finalmente de la acción reacción. La acción de Gracia sólo espera esto.

Cada uno de vosotros en esta tierra, esté donde esté, está condicionado por la experiencia, condicionado por las heridas, condicionado por el mismísimo límite del nacimiento y de la muerte, condicionado, incluso en el seno del alma, por el principio de karma y de acción-reacción.

Sin embargo eres Espíritu, sin embargo eres a-consciencia, sin embargo eres Infinita Presencia.

Hoy, el campo de experiencia de tu persona, y de esta vida que queda en esta dimensión de momento, te da todas las oportunidades, por el encuentro del Cielo y de la Tierra, de ver, de percibir, y finalmente de asentarte en la Verdad, porque la única solución está aquí. Que lo creas o que no lo creas, que lo veas o que no lo veas, que lo hayas vivido a veces o que no lo hayas vivido, no cambia nada. Mis palabras no son una persuasión, son una invitación. Invitación a la Gracia, invitación al Amor, para que ningún obstáculo – o en todo caso concebido como tal – pueda aparecerte, que el obstáculo esté en el interior, en tu pasado, en tus vivencias, o en tus sensaciones.

Ver el Amor hace que todo lo demás se vuelva fútil e inútil, todos los conceptos, todas las creencias, la mismísima reencarnación.

Verlo por la Gracia del Amor, es acceder a la Libertad, es dejar que se desvanezcan todos los miedos, todas las interrogaciones, todas las proyecciones, todas las referencias al pasado. Es situarse en el instante presente, es situarse en Aquel que es la Vía, la Verdad y la Vida.

…Silencio…

Habla...

Pregunta: ¿de qué habrá servido esta vida, así como todas nuestras vidas pasadas, si todo debe ser borrado?
Hermano mío, estrictamente de nada. No hay ninguna ventaja, salvo para los que se alimentan de ello, es decir, los que lo han creado. Los que llamáis los Lipikas Kármicos (excepto Orionis), forman parte de la asamblea de los Arcontes falsificadores.

No hay ninguna verdad, hay una ilusión, hay una separación, hay una satisfacción del ego y un orgullo espiritual, nada más. Pero tal vez también lo tienes que ver en ti, y tal vez te permitió llegar hasta aquí.

Los caminos son innumerables, en el seno de la falsificación, y desembocan infaliblemente en la Verdad, porque nadie puede apagar la Luz, del todo. Sólo el ego, sólo la persona, cree que haya que mejorar algo. Por supuesto lo que se llamó “la caída“, con la necesidad de redención. ¿Acaso un Liberado Viviente, aunque conozca el conjunto de las vidas pasadas de su persona y de su alma, se apoya en ello para ser liberado? No, es justo cuando lo rechaza todo, no alejándose de ello, sino integrándolo y superándolo, que descubre la Verdad.

Originalmente todo es perfecto. El Espíritu es perfecto de toda Eternidad. Debes ir más allá de todas las creencias y de todas las vivencias. Te lo dije y te lo repito, el Corazón no conoce ninguna historia, ninguna vida pasada. Te recuerdo de hecho que incluso en la curvatura de este Universo falsificado, en especial este sistema Solar falsificado, todos los tiempos están inscritos en el mismo tiempo, en cuanto sales de la persona.

De hecho, ¿has visto a un Liberado Viviente realizar prácticas para explorar el pasado? ¿Has visto a un auténtico Maestro, como los que pisaron esta tierra, hablar del karma? ¿Hablar del pasado?

Todos los caminos llevan a ti, no hay ningún error. Es sólo un juego, pero este juego no sirve de nada. Cómo, quien sea o lo que sea, ¿podría servir de algo en el Amor? Es en esto que los hermanos orientales, desde siempre, llamaron a este mundo “maya”.

Trabajando con el pasado, te fosilizas tú mismo, a pesar de la impresión de comprensión y de libertad. Pero quizás es por esto que hoy te encuentras ahí, a las puertas de tu propio Corazón.

Ya no son tiempos para tergiversar, ya no son tiempos para creer en tonterías, en historias para dormir de pie (y es efectivamente el caso), porque mientras tu pasado esté despierto, duermes de pie y en ningún caso puedes vivir la Libertad porque tú mismo te encadenas, y tú mismo cierras el candado y echas la llave.

Las vidas pasadas son reales para la persona, para el alma, en este mundo, pero no tiene ninguna realidad para el Amor, para el Espíritu. De la misma manera que Bidi os dijo que la espiritualidad era una estafa, os lo afirmo también: las vidas pasadas son una extraordinaria estafa, que pretende mantener siempre el encerramiento con esta noción de que hay que reparar los errores, con esta noción de evolución o de progresión. Ningún ser ha podido liberarse de su persona con ello, porque te lo recuerdo, sólo tú puedes andar el último paso. Ningún alumbramiento, ni desde el interior, ligado a las vidas pasadas, o a la comprensión, te hará libre.

Allí está toda la llamada Ilusión Luciferina. Entonces por supuesto que es extremadamente atractivo, para él que sufre en su carne o en su cuerpo, o en su cabeza, de encontrar una lógica en la cual poder apoyarse, sobre una esperanza de algo por resolver y que incluso puede resolverse. Pero resolver una ecuación no te enseña la futilidad de la ecuación, al contrario. Te hace creer en todavía más ecuaciones por resolver, y das vueltas en círculo, mientras que la Libertad no tiene nada que ver con el círculo, ni con la circunferencia, ni con la esfera – es un principio que encierra.

Es de hecho lo que descubres cuando el Corazón del Corazón se instala definitivamente. Todo te resulta como siendo una vasta mascarada, una trampa a ego, una trampa para el alma. ¿Aceptas verlo? No se trata de creerme. Para esto, ve en tu corazón donde no hay ni pasado, ni futuro, donde siquiera está tu persona efímera que sin embargo está inscrita en ti, en tu Corazón.

…Silencio…

La lógica del encerramiento, quiere que busquéis alguna salida. Os han hecho llevar el peso, cuando no sois responsables de nada, ni culpables de ninguna tontería, ni de ningún karma. Corresponde irremediablemente a la persona. El Amor no conoce nada de todo esto.

…Silencio…


Pregunta: ¿es un espíritu aventurero lo que nos incitó a probar esta experiencia?


Hermano mío, sólo está ligado a la atracción. El primer impulso es el juego de la experiencia de la conciencia. Una vez la trampa echada, hay una separación con el Espíritu y das vueltas en círculo. De hecho, tal y como se dijo, buscad el Reino de los Cielos que está en vosotros, y no en ningún pasado o en ningún futuro. Para ello, hay que silenciar todos los ruidos referentes a lo que sólo pasa, todo lo que es efímero, todo lo que está inscrito entre el nacimiento y la muerte en el seno de este mundo.

La trampa es terriblemente sutil. Cristo es histórico, es real en este plano. Se volvió <inaudible> ya no interior sino un salvador exterior, y es así para cada religión donde todo está destinado a inculcar la culpabilidad, el condicionamiento, la búsqueda del bien – cuando eres el bien–, en tu exterior, en circunstancias pasadas, en algo que hay que pagar. No atañe en nada lo que eres. Esto se juega sobre la escena del teatro; acuérdate que tampoco eres el observador de esta escena del teatro, porque en definitiva no hay ningún teatro. En el Amor, no se necesita de ningún teatro, ninguna necesidad de mejora, sino, querría decir que el Amor no es perfecto y que hay que perfeccionarlo, lo que es muy presuntuoso. El Amor es...

Pregunta: ¿cuál fue el cebo para atraernos en esta trampa?

El cebo, fue el don de Sí, el Servicio, el Amor incondicionado. De hecho los mismísimos Arcángeles podrían eventualmente caer en la trampa por el principio del encerramiento. Es en esto que no pueden estar, como los Ancianos y las Estrellas, en naves próximas al Sol, y que sólo pueden intervenir a través de ciertos canales, sino también ellos quedarían atrapados.

El encerramiento, el cebo, es simplemente el juego de la conciencia y de la vida que fue encerrada y atrapada. De hecho, te recuerdo que nada de lo que es conocido o conocible aquí en este cuerpo es la Verdad. Sólo de lo que no puedes hablar, sólo de lo que no puedes explicar – sino simplemente vivirlo–, es decir el Amor y el Absoluto, es verdadero, y para ello efectivamente hay que refutar todo esto. Efectivamente, también hay que dejar de estar instalado en un marco de referencia, el que sea, y considerarse Libre.

Si rechazas la eventualidad (incluso sin vivirlo) de que no hay ni karma, ni vida pasada, pues nunca encontrarás la Libertad. La Libertad no depende de nada más que de tu Corazón y de lo que Eres, y no de lo que fuiste o serás, sea cual sea la dimensión, sea libre o sea como en el seno de la dimensión en la que vives. Hay que renunciar a su vida para vivir la Vida. Ser la Vía, la Verdad y la Vida no puede cargarse y agravarse de ningún concepto alterado referente a este mundo. La llamada Ilusión Luciferina es muy tenaz. Os recuerdo que no es ninguna sombra, sino que es una luz, una luz simplemente desviada que os impide acceder a la Claridad, y sobre todo a la Verdad. Está incluso inscrito en la estructura del cuerpo humano, y en el alma por supuesto.

Acuérdate: «Felices los simples de espíritu». Cualquier conocimiento, y te reenvío allí también a la enseñanza del Arcángel Jofiel, sólo es vanidad y alejamiento de la Verdad. Volver a ser como un niño permite penetrar el Reino de la Luz, con total conciencia y en total autenticidad, si puedo decirlo así.

Pero siéntete Libre, porque esto también forma parte de tu Libertad en el seno de lo que es limitado, de experimentarlo. Tómate el tiempo que te sea necesario, tienes la Eternidad para ello y efectivamente, puede ser muy largo.

Acepta ser la pureza del Amor, no en tu persona, no en tu edad, no en tus creencias, sino que considera esta posibilidad. No te pido creerlo, sino simplemente contemplar que sea posible. Olvida los condicionamientos, olvida el pasado, olvida tus vidas pasadas, olvida todo lo que fuiste en el seno de este mundo. ¿Qué queda? Tú. No en la apariencia, no en los aspectos, no en el karma, sino en la verdad desnuda de tu Corazón. Pero para ello, no puedes comprobar nada previamente, debes sumergirte en lo desconocido. Y para ello – nadie puede penetrar el Reino de los Cielos si no se vuelve como un niño –, hay que dejar todo lo adquirido, todos los conocimientos de este mundo, e incluso las vidas pasadas, para ser lo que realmente eres. Aligérate. No te cargues con estos equipajes superfluos. Es el ego quien te lo dice. Un orgullo camuflado que se niega de reconocer la Evidencia de la sencillez, la Evidencia del Amor, la Evidencia de la Alegría, que no tiene que estorbarse con nada de personal. Sé libre, eso no requiere ningún esfuerzo, ninguna creencia, ningún marco, ama y haz lo que te gusta. Pero no puedes encontrar el Amor que eres con ninguna de estas técnicas. Además, y también fue evocado, los protocolos de liberación memoriales no están destinados al que es Liberado viviente, sino a aquel que se siente encerrado.

En el Amor, que sin embargo lo engloba todo, todo lo demás es superfluo y no representa nada, y no tiene ninguna otra densidad que la que está ligada a este mundo. Nunca hubo una caída, nunca hubo una evolución, sólo el juego libre de la conciencia en la dimensión que sea.

Considera la posibilidad de que sea verdad, simplemente, y libérate de todos tus pesos, de todo lo que te estorba, de todas estas muletas que sólo son unas murallas alrededor de tu Libertad que te impiden verte.

«Será más difícil a un rico pasar por la Puerta Estrecha que a un camello». Esta riqueza no es una riqueza de dinero, sino una riqueza del ego jugando el juego del karma, jugando el juego de una progresión, de una evolución. Libre estás de no considerarlo. Todo lo que dices sólo demuestra tu miedo a la Eternidad y entonces tu miedo a la muerte. El miedo o el Amor.

Escucha. Escucha lo que te dice el Amor, no escuches nada más. No escuches ningún canto de sirena. Escucha simplemente lo que habla en el silencio de tu Presencia, que no se apoya en nada más que en su propia Eternidad. Escucha.

…Silencio…


Y dígnate a acoger en cada uno de ti, la belleza del Amor. No retengas nada...

…Silencio…


Te doy también esta respuesta. Es totalmente lícito que conozcas todas tus vidas y tener esta curiosidad. Esta curiosidad no es insana, si eres consciente de que no te sirve de nada y que no hay ningún otro objetivo que de satisfacer una curiosidad, completamente sana, diría yo. Pero no te apoyes en ello para ser Libre, porque allí, sería un tremendo error. Diviértete, velo así, porque nada es serio en este mundo. La única cosa seria, porque es Eterno, es tu Corazón; el resto no es nada...

…Silencio…


 ERIANE LINK

O. M. AÏVANHOV - Introducción - LINK

Primera Parte

EL IMPERSONAL
Primera Intervención LINK
Segunda Intervención LINK
Tercera Intervención LINK


EL IMPERSONAL Preguntas y Respuestas Primera intervención LINK
Segunda intervención LINK
Tercera intervención LINK
Cuarta Intervención LINK
Quinta Intervención LINK
Sexta Intervención LINK

No hay comentarios:

Publicar un comentario