Seguir

miércoles, 20 de mayo de 2015

THERESE DE LISIEUX – NO OJOS Abril 2015 CANALIZACIONES MAGISTRALES - ENTREVISTA DE DE ABRIL 2015 con audios



TERESA DE LISIEUX

Abril de 2015


Soy Teresa de Lisieux. Queridas Hermanas y Hermanos, permitidme en primer lugar de presentarme a vosotros, coronada por el Espíritu del Sol, a fin de vivir juntos este coronamiento, esta Presencia indecible, antes de que comience a intercambiar con vosotros.

… Comunión …



Mi Presencia entre vosotros este día está en relación directa con lo que vivís durante este período. Como Estrella Profundidad y la que mostró la Vía de la Infancia, vengo a asistirles, si puedo decir, en lo que viven como transición: el principio de la desaparición, el principio del Matrimonio místico con el Cristo y lo que se dibuja en vosotros, cada uno a vuestra manera.

Mi modesta participación va a consistir, en relación con lo que viví como Teresa sobre esta tierra. Espero poder comunicaros unos medios sencillos. Si parecéis desaparecer, si parecéis borraros en la Humildad y en la Profundidad de vuestro ser, entonces tal vez estáis preparados a encontrar-Le. Tal vez estáis descubriendo estas nociones de Eternidad y de los mundos que hasta ahora os eran invisibles.

Todo esto, algunos de entre vosotros lo viven con agudeza y otros por primicias. Entonces estoy aquí simplemente, con relación a mi modesta experiencia de encarnación, para daros ciertos elementos que pueden ayudaros en este proceso que está en curso, en este último paso, a fin de adaptaros, yo diría, lo mejor posible, a la Llamada de María y a vuestra propia desaparición o Liberación de la ilusión de lo que es efímero, de lo que falta de Amor, de todo lo que sobre la tierra os parece ausente y sin embargo tan presente, para algunos(unas), en vuestro corazón.

Entonces por supuesto, de niña, fui guiada por mi fe en el Cristo y en mi Madre y esto me bastó, durante mi existencia, mi joven vida, a desposar a Aquel al que me había destinado y, en cierto modo, a desposar mi Eternidad y a vivir, cualesquiera que sean las humillaciones y los sufrimientos que pude vivir, la certeza de mi Cielo.

Entonces, lo que vivías o no vivías, lo que hace falta en algún modo, sobre todo si todavía no lo vivís (el acceso a estos mundos, a estas percepciones), es tenderos, no hacia el Absoluto que no representa nada para vosotros sino tenderos hacia vuestra propia desaparición en las profundidades de vuestro ser, ahí donde la conciencia parece no estar más; en este vacío y esta vacuidad se encuentran la inmensidad de la Creación y sobre todo la inmensidad del Amor, muy anterior a toda manifestación y a toda creación. Fijaos esto y el modelo viviente de esto fue por supuesto, el Cristo; hubo otros(as), por supuesto, en otras civilizaciones, en otras culturas. Pero es siempre esta sed de perfección, esta sed de perfección que no se traduce por un movimiento, por una búsqueda sino más bien como una borradura directa de sí, una desaparición, incluso diría un aniquilamiento de toda voluntad de ser lo que sea, a fin de acercarme mejor a mi Amado en este momento y a mi Madre.

Hacer el don de su vida al Cristo, hacer el don de su vida a la Luz, es realmente entrar en lo sagrado y es realmente entrar en la Eternidad, incluso en esta esfera particular donde estáis encarnados.

Entonces por supuesto sabéis bien que en las situaciones de la vida, hay momentos en el que resistís, momentos en el que buscáis causas, explicaciones, soluciones. En la desaparición yo tenía todas las soluciones, todas las causas y todas las explicaciones porque todas las causas, todas las explicaciones, se resumían en una única gran causa: la ausencia de Él, la ausencia de la Eternidad, la ausencia de lo que podríamos llamar hoy la Alegría eterna.

Hoy, en esta fase de la Ascensión que vivís, es más fácil de vivir esta fe si puedo decir, desde el instante en que estáis conforme a la ausencia total de búsqueda de sentido, a vuestras propias desapariciones como ego pero no como persona, cuando os borráis delante de la Vida ella-misma, cuando os entregáis en cualquier circunstancia a la Luz, al Cristo, poco importa la forma que podáis darle, y si os acercáis hacia esta desaparición y este objetivo, no tenéis ninguna necesidad de buscar otra cosa. Porque si recordáis a cada minuto de vuestra vida que la solución está en la desaparición de lo que es efímero pero sobre todo sin negar nada, es decir sometiéndose en alguna parte totalmente, no a un hermano o a una hermana sino a lo que les dicta la Luz, con más o menos evidencia durante este período, entonces seréis cada vez más aptos para borraros, a desaparecer el momento llegado, para bañaros en la Eternidad reencontrada y estar más afectados por todo lo que pueda crear aún sufrimientos hoy, donde os parece sin solución o de necesitar unas explicaciones. La solución de facilidad, la que es más segura y la más certera es aquella. Todo lo demás, yo diría, que son unos derivados y unos medios de hacer frente a sus propios miedos. Todo conocimiento levanta un muro entre vosotros y Él.

Esto, es muy difícil de aceptarlo y todavía más comprenderlo y de verlo. Entonces digo “Él”, pero llamadla “Ella” si lo queréis, esto no tiene ninguna importancia porque es una imagen. Y más allá de la imagen, hay efectivamente la belleza de la Luz donde ninguna sombra puede ser alumbrada sin desaparecer. Esta Luz tan perfecta, tan calurosa, tan ardiente os sacia eternamente y podéis por supuesto vivirlo desde ahora, desde este instante, desde el instante en el que aceptáis no ser más lo que creías ser, de no ser más estas problemáticas a resolver o estas explicaciones que encontrar ni esta cosa que buscar. Poneos ahí donde estáis, haced el silencio cualquiera sea lo que hagáis, haced el silencio de vuestra persona cualquiera sea lo que viváis, en los eventos más místicos como en los acontecimientos más molestos, yo diría, de la encarnación. El uno como el otro no deben afectaros, no porque no queréis estar afectados sino porque vuestra fe en Él es tan grande que no hay más lugar para la menor vacilación, la menor duda y la menor tergiversación en relación a la verdad de la Eternidad.

Hoy, esto os es mucho más fácil porque muchos de entre vosotros, sobre esta tierra, pasasteis unas puertas. Algunas puertas fueron franqueadas. Por supuesto, la Liberación os es adquirida, al conjunto de la humanidad. Pero sin embargo, el período que estáis por vivir puede vivir-se de diferentes modos: está por vivir con sencillez, con evidencia, con gracia o con dificultad. Por supuesto el resultado será el mismo, pero por supuesto habrá cosas que ver y cosas a solucionar: habrá que rendirse delante de la Luz y ser esta Luz. No podéis mantener un cualquier sentido de ser una persona, una identidad, con esta vida o el conjunto de estas vidas, y ser el Cristo; es imposible. Porque hay que renacer de nuevo, no por las puertas de la reencarnación pero más bien por la Acción de Gracia.

Nacer en Eternidad, es no aparecer más en las problemáticas. No es rehuirlas sino es estar conforme con todo lo que la Vida os propone. Porque en este momento, no tenéis ninguna duda más sobre lo que la Vida os propone, y que cualquiera sea lo que os proponga la Vida, sabéis pertinentemente que en definitiva y al final, sólo hay Él. Ahí está la verdadera fe, ahí está la vida verdadera en unión mística. Y si aceptáis esto hoy, dais un paso hacia Él, veréis que hará tres. Esto Él se lo dijo, el Espíritu del Sol está ahí también, para sosteneros no en vuestra búsqueda pero en vuestro Silencio, para sosteneros delante de la Evidencia que viene a vosotros y que no hay a buscar, porque justamente ella es evidente.

Esta evidencia, incluso si no la vivís, si me escucháis, si me leéis, es que en alguna parte ella está presente en vosotros por supuesto, cualesquiera que sean aún vuestras resistencias, cualesquiera que sean vuestros defectos de lucidez o cualesquiera que sean vuestros compromisos. Esto no tiene ninguna importancia. Bien os giráis hacia Él, irremediablemente y definitivamente y Él consumirá lo que debe ser consumido en vosotros, no para someteros a Él pero para someteros al Amor que sois. Porque Él lo encarnó, porque Él todavía lo encarna hoy y que a vuestro turno, hoy, os pertenece de encarnarlo. Es por eso que sois llamado Hijos Ardientes del Sol, porque un día, porque en un momento dado, porque de modo permanente, abrieron en vosotros ciertas puertas. Incluso si no lo percibís claramente, incluso si no lo viven íntegramente o totalmente, esto no tiene ninguna importancia.

Hoy apartaos de todo esto. Id hacia Él firmemente, y Él está al interior vuestro, incluso si llega por los Cielos y por la Tierra, incluso si llega por detrás viniendo a invertir vuestra casa. Él ya es ahí, Él no conoce el tiempo, sois quien lo conocéis. Entonces, no conociendo el tiempo, os basta simplemente a vosotros también, tenga que lo que tenga que hacer, de salir de este tiempo. Por supuesto, de hacer lo que es de vuestra responsabilidad, de vuestro deber o de vuestras obligaciones, llamad esto como queráis, y estáis obligado a hacerle frente, pero hay dos modos de hacerle frente: desapareciendo, pero actuando según lo que es pedido por las leyes, por la sociedad, por la moral, pero sin estar implicado en todo esto, sabiendo que no sois esto, sabiendo como dirían nuestros hermanos orientales y hermanas que todo esto es un juego, que todo esto es una ilusión, es Maya, y sin embargo hay que vivirlo, y sin embargo esto pasa aquí y en ninguna otra parte.

He aquí, pues mis palabras de introducción y, por una vez, voy a intercambiar con vosotros, siempre en este eje de la Profundidad, de la disolución y de la desaparición. Espero poder así ayudaros, sabiendo que las preguntas que brotan de vosotros no sean preguntas personales pero que están también ligadas a tantas almas que están errando o que aún no saben dónde girarse y donde volverse. Porque el período es así, porque justamente a través de esta aceleración, a través de esta sucesión de acontecimientos a veces imprevisibles, a veces irreales para vosotros en el plano de realidad donde estáis, se encuentra la Verdad. Y esto sólo podéis verlo sólo si no estáis engañados de todo lo que se juega, que si no es atado a nada excepto a Él, porque es vuestro guía en las tinieblas interiores. Cualquiera sea lo que vivisteis como Luz vibral, hoy tenéis la elección de permanecer en el Sí o entonces de borraros frente a su majestad. Tenéis total libertad para esto.

No tengáis ni escrúpulos, ni remordimientos en lo que vivís. Simplemente, borraos frente a la majestad de lo que se os revela. No interfieran con lo que viene. Dejad todo el lugar a lo que viene en vosotros y que tal vez ya está aquí. Saldréis de eso colmados de gracias. Seréis colmados de los Misterios del Amor, aquel que da toda la respuesta y todas las respuestas, donde no hay más preguntas.

Una de las frases que más me había marcado en mi juventud leyendo la Biblia, era ésta; era de no preocuparse del mañana, de ser como un niño y de sólo ver el Amor, de vivir sólo por Él, hasta borrarse y desaparecer en la humildad la más total que no es sin embargo una negación de sí, sino justamente el reconocimiento del Sí eterno y su peso y su densidad de Luz en relación al efímero.

Entonces, si ya existe en vosotros esta inspiración a la Luz, incluso si no vivisteis nada, aceptad de desaparecer aún más. Si la Luz no os muestra nada, entonces aceptad esto como una bendición. Si la Luz os muestra muchas cosas, entonces aceptadlo con las mismas bendiciones porque jamás la Luz y jamás el Cristo podrán hacer otra cosa que amaros. Incluso si desde el punto de vista de lo efímero, esto se llama sufrimiento, atravesad esto sin vacilar, id al otro lado de la ilusión y del espejo. E incluso si no tenéis la capacidad de verlo, de sentirlo o de vivirlo, entonces confiad en Él, sencillamente, en cada minuto, en cada respiración. Hagáis lo que hagáis, sólo pensad en esto, no como una obsesión, sino con el fin de Llamarlo porque esta es la verdadera oración del corazón, es la oración permanente, no es la que decide encender una vela en un momento dado o de hacer un rosario o lo que se llama un Japamala en un momento dado, es sólo de estar en cada soplo a lo más cerca de Él porque que en esta llamada permanente hay la evidencia de su instalación, no como algo por venir pero como algo que ya esta aquí y que sin embargo fue revestido de un velo. Y este velo sólo es vosotros mismo, es el último velo.

Entonces, no estéis más en el velo, sed del otro lado del decorado, más allá del decorado, más allá del teatro como decía Bidi. Sed más allá del observador porque hay otra cosa después del observador. Incluso el observador se borra, entonces no hay más motivo, no hay más objeto, no hay más historia, no hay más devenir, hay simplemente el Amor que está aquí. No puedo incluso llamar esto “ser” porque está más allá del ser y del no-ser. Es simplemente la Vida. Os volvéis realmente la Vida, cualquiera que sea lo que piensen vuestros hermanos y hermanas, lo que piensen vuestras familias, lo que piense la sociedad. Hay solo vuestras dudas que pueden entorpecer, nada más puede entorpecer. Ningún elemento de este mundo puede prohibiros hoy acceder a esto. No hay más barreras, excepto las ligadas todavía a las costumbres y a las dudas nacidas de las creencias o de los acondicionamientos que todavía puedan existir. Pero cualesquiera que sean estas circunstancias, cualesquiera que sean estas resistencias, olvidad todo esto, porque lo que está más allá del espejo y más allá de esta ilusión es mucho más vasto y mucho más vasto que lo que podéis imaginar, pensar o experimentar. Y tenéis la suerte de poder vivirlo desde hoy en este cuerpo y en este mundo. Ahí está la Ascensión, personal, antes de que se haga colectiva, que está también en curso, os lo recuerdo.

Entonces sí, os queda poco tiempo en términos de tiempo. Pero este tiempo, aprovechadlo para salir del tiempo, para entrar en esta Eternidad y ser colmado de gracias. Y la más bella de las gracias no es la realización de un objetivo de vuestro cuerpo o de vuestra vida o de un encuentro o de lo que sea de otro, pero la más bella de las gracias es el Encuentro con Él y el establecimiento en vuestro corazón, cuando es vuestro Amigo y cuando os casáis con él.

Si aceptáis esto, nunca podréis ser decepcionados, de lo que sea o de quienquiera que sea, porque nada podrá ponerse a través de vuestro camino, de vuestro desarrollo de vida, porque os entregasteis a Él, porque Lo reconocisteis y entonces se reconocieron. Es tan simple como esto y sin embargo, hoy, cuántos todavía aceptan hacerlo, aceptan ser-lo, aceptan poner fin al sufrimiento permanente, a las dudas, a las preguntas, a las interrogaciones, a las explicaciones e incluso lo que llamaría a las dimensiones o al Absoluto.

Hoy, en estos últimos instantes, tenéis todos esta facilidad desconcertante y tan evidente, y sin embargo, vuestra persona hará todo para evitar encontrar esto. Habrá siempre justificaciones, habrá siempre miedos, porque la estrategia de la persona es justamente esta. Y daros vosotros mismos, cualquiera sea lo que viváis o que no vivíais, os permite vivir lo que tenéis que vivir con quienquiera, con cualquiera que sea la situación, en el mismo estado, porque estáis con Él y Él está con vosotros.

No hay necesidad de representación de un personaje histórico. No hay necesidad de representación de nuestra Divina Madre, solo hay que estar conforme y a decir “sí”, simplemente, no haciendo trampas, no suponiendo o presuponiendo alguna cosa, pero es el “sí” del que acepta perder todo para encontrar-Le. Porque aceptando perder todo, encontrareis, como lo dijo, la Vida eterna, y estas palabras también nunca me dejaron. Porque sabía que cualquiera que sea el sufrimiento que vivía en mi cuerpo, o a través de las relaciones con algunas de mis hermanas, esto no tenía ninguna importancia. Y eran tan pocas cosas en relación a la grandeza del Amor. Y que si esto se había manifestado en mi vida, no tenía que castigar ni a buscar la causa sino más bien ver a través de esto la falta de Él y solamente la falta de Él. ¿Entonces como es el Bálsamo que lo repara todo, por qué apelar a otra cosa? ¿Porqué tratar de resolver otra cosa que esta falta, que esta ausencia?

Entonces sí, volverse humilde, es ser aquí sobre esta tierra, como decía el maestro Philippe de Lyon, el más pequeño, hagan lo que hagan, incluso si erais un ministro o un presidente de la república, aunque solo haya habido un único sobre esta tierra que sea capaz de borrarse para llevar a cabo totalmente la función de administración de su país, no servirse de él, pero servir los demás realmente. Esto es concreto. Pero cuidado, podrían distribuir toda vuestra riqueza, todos vuestros bienes, pero si os falta el Amor esto no serviría de nada. Reflexionad bien. No es una cuestión de dar esto o aquello, es cuestión de daros, que no es lo mismo. Muchos quieren dar y dan espontáneamente y ayudan espontáneamente. ¿Pero se consagraron a la Luz? Ahí está la cuestión, la única. Todo el resto e incluso vuestras vibraciones, incluso vuestro cuerpo de Êtreté no es ningún peso en relación a esta conciencia. Es esto lo que debéis ver. Por supuesto hay marcadores para algunos de entre vosotros: vivís vuestro cuerpo de Êtreté, vivís experiencias y estados a nada igual, que antes eran accesibles sólo a muy pocas almas, porque eran almas muy fuertes y estas almas eran muy fuertes, porque era necesario para tocar el Espíritu y vivir el Espíritu en totalidad.

Hoy, si queréis vivir realmente la Eternidad, es lo contrario que os hace falta. No es un alma débil, es un alma que no interfiere más y que no interfiere más entre la conciencia, aquí donde estáis, y el Absoluto, o si preferís el Infinito y la Eternidad. Y es a esto que hay realmente que adherirse, yo diría, y entrar de lleno con una fe inquebrantable porque la suerte que tenéis, es que esta fe inquebrantable os conduce a vivir la experiencia y a vivir el estado y entonces, en este momento, no necesitáis incluso de la fe, porque todo esto es evidente y esto se hizo vuestro cotidiano.

Si en relación a todo esto tenéis preguntas o interrogaciones para llegar a esto, entonces quiero intercambiar con vosotros.

Pregunta: ¿cuándo aparece una duda, cual es el mejor posicionamiento que hay que tomar?

Mis niños bien amados, cuando aparece una duda, ¿quién duda? Es que no estáis suficientemente informados, es la persona que tiene miedos, es la persona quien se pregunta si tal cosa es verdadera o tal cosa es falsa. Es la persona que no se ha ido lo suficiente a su Profundidad, porque todas las respuestas están en ti y esto no es simplemente una visión del espíritu, pero es la estricta verdad, y estas respuestas en ti son dadas por la Luz, por el Cristo, por el Amor, Entonces, si hay duda, esto quiere decir también que no hay Amor. ¿Cómo podría el Amor dudar de él mismo? Esto es imposible. Si hay Amor, habrá siempre Evidencia. La duda siempre se deriva de las vacilaciones del alma, porque el alma es así. Poner fin a la duda, es aceptar la evidencia de todo lo que se produce en tu vida. Porque el acontecimiento más insignificante para ti es posiblemente el acontecimiento más importante para tu Eternidad, no tiene ningún sentido para tu Eternidad, él está simplemente allí para despertarte, para sacudirte y para mostrarte lo que simplemente eres.

Entonces por supuesto, las dudas pueden estar, en tanto que no estáis allí en esta fe inquebrantable, como he dicho. Y esta fe inquebrantable, no está construida por los conceptos, por las ideas o por las creencias. Ella se construye desapareciendo, porque la fuerza interior viene sólo de la desaparición de la persona. Entonces por supuesto, vosotros sabéis vuestra edad, posiblemente tenéis obligaciones, de carreras, de profesiones, de los niños, o tal-ves debéis ocuparos de los padres, pero esto no impide, por lo contrario esta desaparición. Porque es allí donde veréis si desaparecéis. Y lo mismo si la vida os puso a vivir algo difícil, doloroso y que os parecía privaros de la libertad, y esto puede ser porque pensasteis que la libertad estaba en el exterior, cuando está en el interior y no hay nada mejor que las privaciones de libertad vividas por un avasallamiento, para encontrar la fuerza interior de Luz y Amor.

Entonces no echéis pestes contra cualquier circunstancia que sea. Aceptad todo lo que se produce; incluso si una duda emerge, dejadla expresarse, pero sabed que esta duda no viene de vosotros y sólo viene de las faltas de Luz, de las faltas de Amor que se esconden en las esquinas y escondrijos del alma. No os juzguéis y no juzguéis nada, contentaos con estar conformes. No como el que va a dejarse maltratar, pero no olvidéis que pusisteis vuestra confianza. ¿En quién? En la Luz y en la Eternidad.

Entonces, acercaos hacia esta Eternidad, no como algo a encontrar pero realmente como algo que ya esta aquí, en vosotros, y que sólo pide a manifestarse en el momento en que aceptáis desaparecer. Y no hay mejor circunstancia para desaparecer que la humillación. No hay mejor circunstancia para desaparecer que de estar confrontado, a veces, con algo que va a removernos extremadamente profundamente. Entonces por supuesto hay dos soluciones posibles: la huida o el consentimiento. El consentimiento no es dejarse maltratar, una vez más, sino que es poner vuestra propia voluntad a la voluntad de la Eternidad. Es volverle a poner todo, a la Luz y al Amor. Es entonces realmente un sacrificio, pero no un sacrificio condicionado, ni un sacrificio condicional, es un sacrificio libremente aceptado y consentido. Y si dais este paso, tan pequeño a hacer, veréis lo que pasará en vuestras vidas, si aún no esta hecho.

Entonces, las dudas forman parte de la persona. El Amor no puede presentar la menor duda y si hay duda esto quiere decir simplemente que el Amor todavía no tomó todo el sitio y que tal vez también, hasta si el Amor no tomó todo el lugar, tal vez que hubo, no una desviación pero una necesidad de asegurarse que la Luz se quedaba aquí y no se difundía. Y recordad que la Luz no es hecha para estar parada, la Luz no esta hecha para ser mirada, es hecha para emanar de vuestro corazón, de vuestra Presencia y de vuestra ausencia como persona.

He aquí lo que representan tus dudas. Ellas son la antecámara del miedo. Son la antecámara de lo que todavía no ha sido alumbrado. Vedlo así. Porque el ego, y la persona, dudarán siempre del Amor. Porque tiene un concepto del Amor que esta ligado a la posesión. Tiene un concepto del Amor que siempre esta condicionado por la recompensa, por la necesidad de reconocimiento, por la necesidad de asegurarse también, mientras que el que se vuelve hacia el Cristo no necesita ser asegurado por fuera ni en la sociedad, ni por cualquier situación de este cuerpo, sufra lo que sufra o que emane. He aquí de donde vienen las dudas, ellas son la antecámara del miedo.

Y no podéis hacer trampas con vuestra desaparición. No podéis hacer trampas con el Cristo. Que quiere decir? Esto quiere decir simplemente que si estáis conforme con vuestra desaparición, y que si ésta está condicionada a la obtención de algo que concierne a este mundo y a esta sociedad, entonces ahí hay necesariamente un llamamiento al orden de Aquel que os espera y que os mostrará, de múltiples modos, que no vais desencaminado sino que os alejasteis de quién sois. Las circunstancias de la vida y de la Ascensión colectiva que se produce en este momento están para mostraros todo esto. Pero para eso hay que dejar de reflexionar sobre soluciones, dejar de reflexionar sobre las explicaciones, porque la única explicación es el Amor. Y el Amor es la explicación que va a cazar todas las preguntas, todas las dudas, todos los miedos.

Así como el Comendador os lo había dicho: «Sólo hay el miedo o el Amor». Y esto toma pasos cada vez más importantes. Y no veáis el miedo y las artimañas de la sombra como algo negativo sino más bien como una falta de amor, como algo que todavía no esta alumbrado y que de todos modos forma parte de la Creación, y que un día u otro regresará a este Amor, porque nadie puede vivir sin amor. Ninguna conciencia puede existir si lo que subtiende la vida no es el Amor, incluso si este Amor fue rarificado como sobre esta tierra. Se hizo condicionado mientras que la naturaleza del Amor es de ser incondicionado, de no conocer ningún límite a la experiencia, a la vida, a la alegría, al servicio, a las múltiples exploraciones de las Moradas del Padre o al Absoluto. Sois quien escogéis. Pero escogéis esto en todo conocimiento y esto no puede ser escogido por la persona, es escogido para vosotros por el Amor, que lo veáis, que lo sintáis o no.

Entonces aceptar desaparecer, es entregar su voluntad y hacer como el Cristo que, sobre la cruz, en lo más grande de su sufrimiento, dijo: «Padre, pongo mi Espíritu entre tus manos». Entonces, hay que relativizar el sufrimiento. ¿De qué sufrimiento hablamos? De aquel cuyo cuerpo es desgarrado y que sin embargo continúa, a pesar de su grito donde, repito, él decía: «¿Padre, por qué me abandonaste?» Había comprendido Él también que como Hijo del Padre, como matriz de Vida eterna, él también debía entregarse a la Fuente. Es en esto que fue «El Camino, la Verdad y la Vida». Y toda su vida sólo ilustró esto. Y toda su vida sólo ilustra cada una de las vidas que se celebraron sobre este mundo, cualesquiera que sean. Incluso las más maquiavélicas sólo están destinadas a hacer vivir esto, esta Resurrección. ¿Incluso si esto aparentemente se aleja de eso, que sabéis de la acción de estas fuerzas, realmente y concretamente, sobre los que buscan, sobre los que dudan?

En definitiva, todo esto, como dicen nuestros hermanos y hermanas orientales, sólo son unos juegos. Entonces, vedlo así. Entonces, a vosotros de ver si todavía queréis jugar a la sombra y a la luz, al escondite o si queréis una vez por todas vivir la Evidencia, aquí-mismo, sobre esta tierra. Esto os asegurará simplemente la libertad total y no la libertad coloreada en alguna manera y en cualquiera manera que sea por el alma, por los deseos, por los apegos.

Ataos a Él porque allí se encuentra la Libertad. No hay otra. Retened también que todo lo que os llena y lo que no es puro Amor sólo agrava y en alguna parte sólo vuelve a poner capas aislantes en relación al Cristo, porque el Amor es simple, el Amor es humilde y el Amor es todo. No necesita explicación. No necesita sobre todo de justificación y aun menos de retribución o de condena. No conoce nada de todo esto. Y es sin embargo lo que cada uno somos. Que dudemos de eso, que lo vivamos, que lo esperemos, que lo temamos, esto no cambia nada. Comprended bien que es solo la persona que se posiciona en relación a esto y nada más.

Entonces amad, amad y sobre todo amad-Lo o amad-La. Amad esta Luz que no conoce ni límite, ni barrera, ni condición sobre todo. Y sobre todo que deja libre, contrariamente a la duda, porque ninguna duda os hará libre. Hasta si tenéis la impresión de hacer la buena elección, todavía tened la elección y entonces la Libertad todavía no es para vosotros y sin embargo está aquí.

Escucho sus otras preguntas.

… Silencio …




Aprovecho los momentos de silencio para que el Espíritu del Sol, a través de mi Coronamiento en el Espíritu del Sol delante de vosotros, os abreve también. Esto es el Agua de Vida, el Agua del Bautismo o si prefieren, el Agua de la Transfiguración, la que es previa a vuestra Resurrección.

… Silencio …




Y sentid bien que en estos momentos, aquí ahora donde estamos, cuando hay este Silencio, todo se vuelve evidente. Así, cualquiera que sea la circunstancia o la ocasión, cualquiera que sea la duda o el miedo, todos tenéis la posibilidad de instalaros ahí, en este Silencio, en esta Evidencia, en esta Presencia que es también a veces una ausencia. Ahí, a la bisagra de la Ausencia y de la Presencia, Él está ahí.

… Silencio …



Si no emergéis de vosotros otras preguntas, os dejaré dentro de unos instantes en presencia del Espíritu del Sol, de este coronamiento.

Pregunta: ¿a veces se ríen con vuestras hermanas Estrellas?

El Amor es una carcajada, sobre todo para nosotras que estamos franqueadas totalmente, incluso allí donde estamos, de vuestros pesos y pesadez por supuesto, de lo que pueda quedar sobre esta tierra en esta última fase. Pero tenéis la misma capacidad de reír, ante todo de reírse de vosotros-mismos, de reírse de vuestros conocimientos, porque la Vida es una carcajada, incluso aquí, sobre todo si encuentran esta carcajada en las profundidades de lo que sois.

Pero la risa del corazón no es la risa de los labios. La risa del corazón es el momento donde se fusiona totalmente con vosotros, donde la Luz os recorre sin encontrar la menor resistencia, la menor oposición. Ahí esta la risa. Y es la risa del Amor y también la risa de todas las creaciones, porque en Oriente ciertos sabios dijeron: «La Vida es una gran carcajada, la Creación es una gran carcajada». Es una broma, pero muy seria, la Vida.

Entre nosotros, la risa no necesita ser provocada, emana espontáneamente en el momento en que pensamos en cada uno de vosotros, en el momento en que pensamos en nuestros hermanos y hermanas, porque sabemos lo que os pasa. Os vemos más allá de vuestros sufrimientos, vuestras penas, vuestras dudas. Sabemos que después de este desfile hay la Luz, hay este Nacimiento. Nosotros, ya lo vemos, entonces nos reímos con vosotros. No nos reímos de vosotros sino con vosotros y para vosotros. Porque la risa lo suelta todo y la risa permite al Amor de emanar de vosotros.

Por otra parte lo sabéis muy bien, cuando se produce una circunstancia en vuestra vida que no os afecta, y habláis espontáneamente, os expresáis sin el filtro de los acondicionamientos, de las creencias, cuando sois espontáneo, natural, simple, entonces la risa puede aparecer, es una sonrisa. A veces son los ojos que ríen o que lloran porque ahí, sabéis, incluso sin saberlo, que es la verdad. Incluso detrás de todas vuestras lágrimas sólo se esconde una gran sonrisa que va a consolaros, porque toda lágrima es sólo la expresión de la falta de Él, incluso a través de la pérdida de un ser querido, a través de la pérdida de cualquier cosa.

De hecho, y sobre todo en el período que vivís aquí encarnados, todo es oportunidad para la risa, la Alegría y el Amor. No os paréis en las circunstancias, no os paréis a los gritos del cuerpo, esto ha sido dicho. Atravesadlos, vedlos e incluso si esto aun os impactan, de cualquiera manera que sea, sabed bien que detrás de esto, hay la risa de la Vida, el Amor, la Vida y la Verdad. Y que todo esto son finalmente sólo unas circunstancias que pasarán de todos modos. Porque todas las circunstancias de esta tierra sólo pasan: alegrías como penas, cuando de lo que hablo es eterno y es vosotros, no en vuestros roles, en vuestras funciones, no en vuestros límites, vuestras dudas o vuestros miedos pero si vosotros en realidad.

Pregunta: ¿esta risa de la que habláis, tiene relación con el Absoluto?

Oh, yo diría que era una santa locura. Es la locura del niño que no tiene ninguna preocupación otra que de estar presente a él mismo, al instante y a la Eternidad. Entonces sí, para la mirada de la razón, esto puede ser una forma de locura. El amor por otra parte, es una locura para el que vive en la razón, porque no puede comprenderla ni asimilarla ni compartirla. Entonces él se atribuye y llama amor lo que no lo es, por compensación. ¿Entonces, de qué locura hablamos? Lo que es sabiduría a los ojos de los hombres es sólo locura a los ojos de la Fuente y lo que es sabiduría para la Fuente es sólo locura a los ojos de los hombres. Porque la razón es lo que mantiene los velos. La razón no tiene que ser suprimida, tiene que ser vista simplemente por lo que es, la lógica también, la explicación también.

Pregunta: cómo entender: «Cristo ya está en nosotros » y «Él vendrá en una morada limpia» y también «Él volverá por la Puerta KI-RIS-TI»?

No hay que entenderlo con la razón, porque efectivamente con la razón y la lógica esto es antinómico, pero verlo realmente. Mientras haya una persona, crees que Cristo llega y cuando la persona desaparece, el Cristo ya esta aquí. Es la persona la que creó la distancia y la separación, no es el. Él siempre estuvo ahí y sin embargo llega, sí. Para el que observa y el que es aun una persona, Él parece llegar por el Canal Marial, por la trasera, por la Puerta KI-RIS-TI, por el Transfixión del' Arcángel Mikaël al nivel de la nueva Eucaristía o por el impulso metatrónico al nivel de KI-RIS-TI (Puerta). Pero una vez que realizáis que esto no existe, que sólo la persona daba esta aproximación, cuando esta persona desaparece, hay una Evidencia de su Presencia. Y entonces sí esto siempre estuvo aquí.

Entonces, para la lógica esto es antinómico, porque la persona va a considerar que si llega del exterior, es percibido del exterior, entonces no había nada en el interior. Para la persona no hay nada, pero para lo que eres, Él siempre fue ahí. Mientras eres una persona, y es lo que crea lo que yo llamaba «una fe inquebrantable en Él», consideras que está en el Cielo como decía cuando yo era pequeña: «Voy a reunirme con mi Mamá del Cielo», y después te das cuenta que esta Mamá del Cielo, ella siempre estuvo ahí en tu corazón, es decir en tu Eternidad y que eres tú que te alejaste de eso, por olvido, lo mismo de algunas alteraciones de este mundo.

Entonces sí, Él llega del exterior pero está tan ya en ti. Y esto no es autonómico. Y es normal. Que lo que está dentro es como lo que está fuera. Lo que está arriba es como lo que está abajo. No hay ni dentro ni fuera, no hay ni arriba ni abajo.

Hay solo el corazón o no hay corazón. Es el uno o el otro. Esto fue llamado y también nombrado: «pasar de la distancia a la coincidencia». La distancia os lleva a la coincidencia y cuando hay coincidencia, no puede haber ahí la menor distancia. Y sin embargo había realmente una impresión de distancia de algo que llegaba por el Canal Marial, por la nueva Eucaristía, por Mikaël, por Uriel también que tapizó la transición, y por el impulso Metatronico. Pero todo esto, esto es porque había una persona para observarlo, pero tan pronto que este observador ya no esté más ahí, tan pronto que te borres en las profundidades de tu conciencia, esto está siempre ahí, esto no se movió. Ahí esta la Eternidad

Es decir que lo que percibís para algunos de entre vosotros, como el impulso sobre KI-RIS-TI, como el Canal Marial, como el impulso sobre Unidad, la Puerta Unidad o sobre la Puerta AL, todo esto es la misma cosa. Hay un observador, entonces tan pronto que haya un observador hay una distancia. Y esto es vivido como una distancia. Y cuando el observador desaparece, sólo queda simplemente esta conciencia desnuda, la de la Presencia Infinita donde sabes que todo ya es aquí y que la ilusión, realmente, es una ilusión, pero no antes. Lo sabéis porque lo vivís. Es justamente pasar de la distancia a la coincidencia, del miedo al Amor también.

Queridas hermanas y queridos hermanos, ahora llega el momento de retirarme en vosotros. Dejo en vosotros la marca de mi Presencia, la marca de mi apoyo y la marca del Coronamiento Solar. Permitídme transmitiros las bendiciones de vuestra Eternidad, esto ya está en vosotros. Esto es mi lluvia de rosas que deposito sobre vosotros y en vosotros.

Os Quiero porque sois el Amor y porque sois el Cristo. Os Quiero porque así es.

Hasta la vista.




NO OJOS



Abril 2015

No Ojos saluda en ustedes el Aliento del Gran Espíritu. Vivamos un momento de recogimiento antes que yo me exprese, un momento de silencio, también un momento receptivo.

… Silencio…




Antes de hablar y de intercambiar, imploro al Gran Espíritu de hacer que mis palabras sean para ustedes Evidencia y Verdad.

Vengo por supuesto como Estrella Visión. Yo soy aquella que les ha hablado en numerosas ocasiones de la visión del corazón y de la visión sin ojos, de la visión etérica. Les he hablado de ciertas visiones posibles. No vengo para completar eso, sino a continuar de expresar un cierto número de elementos concernientes a esta visión.

La Visión de la que les hablo ahora, no es une visión que pueda ser descrita en términos inteligibles, porque esta Visión es lo que quizá ustedes llaman el Blanco de la desaparición o tal vez el Negro del Absoluto. Poco importa. Esta Visión pone fin a todas las otras visiones. Yo diría que esta Visión es la última, que sobreviene antes del final de la separación y el fin de la división. Esta Visión ahí, está más allá de toda causa y de toda explicación. Ella está más allá de la visión etérica, de la visión de los ojos, de la visión del corazón, si bien los ojos hoy llegan a percibirlo en su conciencia ordinaria. Ustedes tienen, yo diría, destellos o momentos, y eso puede pasar en la naturaleza, en ustedes o por hermanos que ven desaparecer.

Desde el instante en que de alguna manera, ya sea por los ojos de carne, por los ojos sutiles, por la visión etérica, la visión del corazón, o por la visión directa, desde el instante en que el Blanco comienza a disolver toda forma y toda posibilidad de discernir o de discriminar lo que sea en el seno de ese Blanco, o por la desaparición de todo color, sabrán entonces que han llegado. Ustedes habrán llegado al lugar de donde nunca se movieron y que les parecerá volver. Ahí está la cámara del Misterio. Allí donde se elaboran todas las otras visiones, donde se elaboran todas las vidas, todas las conciencias, todas las manifestaciones. Es la Fuente de todos los posibles y de todos los imposibles.

Ahí en esta Visión, no hay lugar para otra cosa que el Amor. Y está ligado desde luego, ya lo habrán comprendido, a la desaparición, a la disolución y a la Ascensión. Y esto es un signo de la Resurrección. Y lo que firma también la Crucifixión a venir. Sean cuales sean los nombres y las percepciones que ustedes hayan vivido, o vivan ahora. Eso corresponde a lo que había sido llamado por el Comendador de los Ancianos: la Parrilla Planeta. Pero esta Parrilla Planeta, es solo la Parrilla de lo efímero, de lo que no tiene consistencia y lo que es superfluo.

Desde luego, a partir del momento en que el alma se invirtió, desde el momento en que el alma emprende un camino de disolución, aunque ustedes hagan idas y venidas, por sus dudas, o por movimientos naturales del alma, todo eso un día dejará el lugar al Blanco, cuando las formas y las manifestaciones desaparecen, y no queda más que la pureza y la Belleza.

Ese es el lugar inicial y el lugar final. Es como diría el Cristo, el Alfa y la Omega; es la misma cosa. Es el momento en que no hay nada que ver, porque ya no es necesario. También el momento en que ya no hay ni visión del corazón, ni interior, ni visón etérica. Es el momento que todo desaparece. También el momento del juramento y la Promesa, Y el momento del Llamado de María. El momento final de la Revelación.

Algunos de ustedes ya viven las primicias de diferentes maneras. Ya sean éstas a través de los elementos, a través de sueños, desapareciendo, por la vibración o por que la conciencia se borra, todo eso los lleva a lo esencial, porque más allá de esta ultima visión, yo diría, del Blanco y el Negro, hay mucho más que una convicción. Hay algo que es la Verdad, de la cual nada se puede decir, eso lo saben, y sin embargo se imprime en ustedes tan pronto como es vivida, esta vez no como una fe, sino como una certeza inquebrantable, porque entonces saben que todo viene de ahí y ahí todo vuelve, porque ustedes son eso.

Entonces, la desaparición de visiones, de ciertas manifestaciones, por momentos, por intermitencias, están ahí para acercarlos una vez más a la primera o a la ultima Visión, que no es propiamente una Visión, pero que en todo caso no permite discriminar, ni forma, ni emoción, ni dimensión, ni separación. Todo eso, ustedes lo viven como fue dicho, por momentos, quizás las primicias, o bien no las han visto.

Ustedes saben que están en un período a la vez de Ascensión, como también de Cara a Cara y de superposición. También es una oportunidad en esta última Visión, de vivir realmente la Eternidad. Y es la experiencia de la Eternidad, la que pone fin a la ilusión. No porque combatan la ilusión o la comprendan, sino porque realmente la han trascendido, como lo dijo mi hermana Teresa. Esto pasa, por supuesto, que ya lo saben, por los cuatro Pilares del Corazón, la Unidad, por la Simplicidad, la Humildad, por la Responsabilidad también.

Ya sea el Blanco o el Negro, esto representa las dos vertientes de la Infinita Presencia o de la Última Presencia. Allí donde se manifiesta la Morada de Paz Suprema. Donde se vive el Aliento del gran Espíritu. Es la Chispa inicial de toda creación que reenvía este Rayo también a su Fuente inicial, porque allí es nuestra Morada, si bien diría que hay numerosas Moradas, hay una sola Morada, todas las otras son solo manifestación de la Vida, de sus colores, y de sus infinitas posibilidades.

Es por eso que la Obra al Blanco los invita a cerrar el primer trabajo que fue la obra al Negro, en una terminología alquimista. El círculo se cierra, y finalmente han llegado al Aliento del Gran Espíritu, es decir, que han completado el Alfa y la Omega, y que son coronados. Y allí, en el Blanco y el Negro, son alimentados, satisfechos y saciados, poniendo fin a toda duda, toda interrogación, a toda explicación como a cualquier justificación de lo que Son. Y allí ustedes son libres.

Esta ùltima Visión no puede buscarse, ni crearse. Por otra parte existe efectivamente para la conciencia lo que llamaré dos vías, que podemos comparar con dos vías de paso. Esto es una apariencia, a veces útil, para ustedes como referencia. Pero en determinado momento será necesario aceptar perder toda referencia. Eso es trascender los elementos. Los elementos se fusionan, en cierta forma. De la fusión de éstos renace el Éter, si prefieren el 5to. elemento, el que sostiene a todos los otros.

Ustedes están de alguna manera en el cruce de los caminos, y en el centro de la cruz. Les son abiertos todos los posibles, abiertos no para sus propias elecciones, sino para la desaparición de éstas, para la desaparición de toda visón, si bien en los próximos días fluctuarán, entre visiones inhabituales, y la desaparición de todas ellas. Y esto será, como fue dicho, la finalización de la Obra al Blanco. El Alfa se une a la Omega, sobre todo, el eje Atracción - Visón ha sido rectificado por la fuerza del Amor y del corazón y eso les da alegría, una Alegría que no depende de causa ni de ningún estado, porque como saben la Alergia en la manifestación espontánea del Amor, y de la Libertad.

Todos ustedes han emprendido y como todos nosotros, Estrellas como Melquisedec, emprendimos a veces caminos diferentes. A veces tenemos opiniones diferentes, pero todos convergiendo hacia la misma Verdad, la misma Eternidad y es ahí que se ve, de cierta manera, la coherencia del Aliento del Gran Espíritu en ustedes. No antes, porque necesitan, si quieren ser completamente libre, soltar todas las visiones, soltar todas las percepciones, todas las vibraciones. Tienen que desaparecer en algún momento. Aceptar esto ya es aceptar el Aliento del Gran Espíritu y la Verdad del Amor.

Desde luego, las visiones intermedias, de las que había hablado aquí hace muchos años, ya sea la visión etérica, la visión del corazón o de la visión interior, estaban solo destinadas a prepararlos para esto, no para alejarlos en escenarios o historias, sino para provocar en ustedes la certeza de la Verdad de la Luz, si bien para algunos de ustedes puede parecer todavía realmente distante, aunque así lo perciban, en realidad nunca ha estado tan cerca, incluso si conciben las cosas así.

Saben que el Aliento del Gran Espíritu, los riega constantemente. Las partículas ígneas que ustedes llaman Agni Deva están presentes en todas partes. Ustedes los sienten a través de sus Puertas, sus Estrellas, ellos pican, los penetran por todas partes. La Obra al Blanco finalmente se termina.

No sólo todo se ha cumplido en lo más alto de los Cielos, así como se cumplió más abajo de los cielos. Las visiones han sido un soporte, así como la Luz Vibral, porque la conciencia es eso. Pero la conciencia, ¿de dónde viene? Del Gran Espíritu, me dirán ustedes. Por supuesto, hasta un determinado espacio, hay todavía una distancia entre la Fuente y la Luz que ustedes Son. Pero en otro espacio ustedes son también la Fuente, en totalidad, aunque pueda parecer difícil de imaginar. Sepan que la percepción de la Luz Blanca es exactamente eso. Cuando ustedes desaparecen, cuando el escenario desaparece o alguien desaparece delante de ustedes, es que toca la Eternidad y el Amor. Y eso sorprende tanto que en el momento, ustedes no piensan en eso. Están todavía en la visión del Blanco y del Negro, no me refiero al negro de las tinieblas, me refiero al Negro de Luz Negra, la precede a la Luz Blanca.

Cuando abordan a esta Luz Blanca, cuando ella los aborde (y lo mismo para el Negro), tendrán aquí los testigos de su desaparición, los últimos testimonios de su desaparición en las Moradas de Eternidad.

Además, si ustedes están aquí en estos momentos y si no son absorbidos por lo que ven, es decir, el Blanco o el Negro, ya sea por la desaparición de una persona, o la aparición de la Luz Blanca en un vórtice (como lo dijo el Comendador de los Ancianos), si son sensibles y están atentos ahí en ese momento, verán que al volver, sin importar la impresión dejada, estarán llenos de Amor y de Alegría, incluso si no saben las palabras exactas para decir lo que experimentan; eso no es necesario, ya que está inscrito en lo que ustedes son. Todo esto se lleva a cabo en este momento, todo esta ahí. Aceptar de ver la Verdad, aceptar vivir la Eternidad los desincrusta por completo de la materialidad de este mundo, pero no de la Vida.

Por supuesto, si eso les llegó mucho antes de este tiempo, puede ser que tengan nostalgia de lo vivido. A veces se tiene la sensación de pérdida, pero todo es pasado ahora porque el Blanco está ahí, la Obra al Negro se une a la obra al Blanco. Así se cierra el círculo, como yo diría. Se termina el sufrimiento y la ignorancia, termina todo lo que es superfluo e innecesario dejando sólo lo esencial, el Soplo del Gran Espíritu.

Entonces, ¿qué es lo que todavía puede impedirles vivir esto si aun no han experimentado? Por supuesto que eso fue llamado resistencia, pero esta resistencia no siempre es el hecho de su persona, porque incluso si las líneas de depredación fueron suprimidas de la tierra, quedan lo que yo llamaría recuerdos y remanentes de estas líneas de depredación, sobre todo porque las formas que crearon estas líneas depredadoras, están siempre presentes, si bien no están activas gracias a la Luz Blanca. Ellas pueden causar fenómenos de memoria en ustedes, que son responsables de sus dudas, sus preguntas y también de sus sufrimientos. Pero tan pronto como la Luz Blanca es vista, de una manera u otra, les puedo asegurar que todo esto se está realizando en la tierra.

Así María intervendrá, en la frontera del Blanco y del Negro, sin visión pero con evidencia, en un reconocimiento total y mucho más importante, si puedo decir, que les experiencias que hayan podido vivir hasta el presente. Parque ustedes saben o sabrán lo que es María y el hecho de saberlo, no está ligado a otra cosa que la Reconexión a nuestra Madre común. Es la fusión de los elementos, lo que permite eso. Es para eso que en la tradición de mi pueblo, antes de cualquier ceremonia, hacíamos el llamado a las cuatro Orientaciones, a los cuatro Elementos. El tambor y el fuego, así como la manta, estaban dirigidos hacia las cuatro Orientaciones.

Es una ceremonia que permite dar gracias a los Cuatro Vivientes, que son los Servidores de la Fuente Una, capaces de desplegarse en todo el mundo, en toda circunstancia y en toda dimensión. Esto es exactamente el caso para ustedes, a través de lo que los Ancianos llamaron el despliegue del vehículo Dimensional, a través de lo que el Maestro oriental Li Shen les dio a través la danza del Silencio. Todo ello unido a la fusión de los cuatro Elementos. Esta es la Obra al Blanco, el fin de la Obra al Blanco, es el Alfa y la Omega reunidos, en el centro de la Cruz.

... Silencio ...



No Ojos comulga con cada uno, como cada uno de ustedes comulga con cada uno.

… Silencio…



No Ojos se retira ahora en ustedes.



ENTREVISTAS DE ABRIL

LI SHEN, PHILIPPE DE LYON, SRI AUROBINDO ENTREVISTAS DE ABRIL 2015
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/04/li-shen-philippe-de-lyon-sri-aurobindo.html

MIGUEL - URIEL – Abril 2015 CANALIZACIONES MAGISTRALES
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/miguel-uriel-abril-2015-canalizaciones.html

MARÍA – ESPÍRITU DEL SOL – Abril 2015
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/maria-espiritu-del-sol-abril-2015.html

THERESE DE LISIEUX – NO OJOS Abril 2015http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/therese-de-lisieux-no-ojos-abril-2015.html

OM AIVANHOV Abril 2015 PRIMERA PARTE PREGUNTAS Y RESPUESTAS
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/om-aivanhov-abril-2015-primera-parte.html

OM AIVANHOV Abril 2015 TERCERA PARTE PREGUNTAS Y RESPUESTAS PRIMER CAPITULO
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/oma-abril-2015-primer-capitulo.html

OM AIVANHOV Abril 2015 TERCERA PARTE PREGUNTAS Y RESPUESTAS SEGUNDO CAPITULO
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/om-aivanhov-abril-2015-tercera-parte.html

OM AIVANHOV Abril 2015 TERCERA PARTE PREGUNTAS Y RESPUESTAS TERCER CAPITULO
http://hallegadolaluz2.blogspot.com/2015/05/om-aivanhov-abril-2015-tercera-parte_9.html

OMA y EL ESPIRITU DEL SOL Abril 2015 4ª. Parte Capítulo Primero Preguntas y respuestas,

No hay comentarios:

Publicar un comentario