Seguir

martes, 12 de mayo de 2015

Helión La Alquimia Transformadora 10 de mayo de 2015.


Yo soy Helión, Anciano del Agua y Melquicedec de la Alquimia y sublimación. Vengo a transmitir los impulsos desde el corazón cristalino, del núcleo de consciencias denominado Fraternidad Planetaria. Muy bien, primeramente, déjenme expresar cierto número de elementos, concernientes a la alquimia en el cuerpo-consciencia humano, en lo referente a la fusión y disolución del cuerpo de Eternidad aquí mismo, en esta forma.

Toda alquimia se procesa a través del casamiento entre cuerpo y consciencia, o sea, de la partícula y de la onda, o entre la materia y su idea arquetípica.

En lo referente a consciencia, a al propósito original, hay muy poco a ser dicho que ya no haya sido repetido muchas veces, pero en todo caso, lo que puede ser evocado es el hecho de que esto los remite, en verdad, a la atención y dedicación, al propósito firme y austero de rectificar esta forma ilusoria, a fin de que ella conozca la verdad. Verdad ésta, que ustedes ya reconocen como siendo auténtica y fidedigna al arquetipo, pero que a nivel elemental, a nivel material, para muchos de ustedes, no es lo que experimentan como realidad en su vivencia cotidiana, mas común y ordinaria, si no en sus alineamientos, o en experiencias muy fugaces. Entonces, yo refuerzo el sentido de aspiración, de voluntad y de deseo – si puedo decirlo de esta manera – para lo que es inmanente y permanente desde su nivel más incipiente, o más original, porque en el interior, en el centro del ser, en su divinidad interior, ustedes saben lo que es verdad, porque es lo que allí Son. Por lo tanto, es necesario una buena dosis de intención e incluso de osadía para traer esta realidad tan extraordinaria para los sentidos y para la identidad, a fin de que a partir de aquí, de esta carne, de este cuerpo en su integralidad, se pueda vivir la realidad del arquetipo original.

Dicho esto, hay que hablar sobre este nivel material en que ustedes se encuentran, y de aquello que permite que él sea rectificado, a fin de que él encuentre su sacralidad original, unida al Principio de la idea primera de su existencia que es Unidad, que es servicio y gentileza, pero que también es Amor, compasión y benevolencia.

Entonces, vamos a lo que es el sentido práctico de la alquimia, que es, el trabajo y la integración con los cinco elementos, a saber: Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter.

Yo no repetiré la descripción de estos elementos, porque eso ya fue largamente descrito a través de diversos canales de esta humanidad, si bien mucho ha sido dicho, eso no representa ni un décimo de la potencialidad de estos elementos. Ustedes descubrirán la esencia y la funcionalidad de estos elementos, obviamente, aproximándose y trabajando con ellos, pues todo ser humano es en esencia un alquimista de los elementos, oficiando con ellos transmutación, transubstanciación, edificación y sublimación.

Para aquellos que se interesen en trabajar con estos elementos, deben saber que éstos deben ser trabajados tanto interior como exteriormente, ya que exterior e interior son solamente aspectos de una misma realidad. En el interior hay integración e irradiación, y en el exterior hay comunión, fusión y disolución.

Por causas de las circunstancias tan variadas en que ustedes se encuentran, en esta oportunidad no entraré, en el trabajo externo con los elementos. Basta saber que ellos están ahí para el contacto y acompañamiento de vuestro desenvolvimiento multidimensional, por lo tanto, hay que familiarizarse nuevamente con los movimientos elementales que ocurren a su alrededor; con las corrientes de aire, con los ríos y océanos, con los relámpagos, con la montaña y con la tierra que ustedes pisan.


Y en lo referente a los elementos en su acción interna, ustedes lo sienten debido al intenso trabajo realizado por la Fraternidad Planetaria conjuntamente con la Confederación y con la Madre Divina, en los diversos síntomas vibratorios de circulación de calor y frio, de hormigueos, pulsaciones y movimientos por entre los diversos ejes que fueron reactivados, por entre los chakras y puertas interdimensionales de este cuerpo. Y más recientemente, la mejoría del Éter causada por la aparición y la subida masiva de la Onda de Vida en este planeta, que les causa temblores y escalofríos. Todas estas señales son portadoras del impulso original de la consciencia, y los remite a estados y estratos de la conciencia que hasta hace muy poco tiempo eran desconocidos de la fase más externa de este planeta, y que actúan todos en sentido de la ratificación más total de su existencia física carbonada en este mundo.

Y si ustedes se ponen a vivir el conjunto de estos estratos vibratorios en medio de la naturaleza donde los elementos circulan libremente, van a constatar luego la perfecta sincronía de lo que se produce en su interior y de lo que acontece en su exterior, en conjunto y compartido con todos los demás reinos. Entonces, inmediatamente ustedes se colocan al servicio, rápidamente se colocan en la experimentación activa de las potencialidades que esta alquimia puede representar a nivel de la forma y de su conciencia. Entonces, la comunión con los hermanos o, con un vegetal, con quien quiera que sea, se transforma en servicio misericordioso de desvelo y gratificación de la esencia Una y común a todos nosotros.

Por motivos de tiempo, no podré extenderme mucho más respecto a estos asuntos, solo me gustaría enfatizar que tal obra alquímica causa la sublimación y la transformación radical de su experiencia en este mundo, sea en el nivel de relación, de cognición e incluso fisiológico, porque esta transformación alquímica no es teórica, ella es activa y muy práctica, en la medida en que ustedes le den cabida y debida atención.

Por lo tanto, sigan adelante, siéntanse verdaderamente imbuidos de esta realización y de esta realidad. Pues cuanto más ustedes se colocan al servicio, más estarán en la alegría y con la disposición a realizar aquello que debe ser hecho.

Espero haber sido suficientemente claro respecto a estos asuntos, y retorno, si quieren, a cada uno de ustedes a fin de actualizarles lo que comencé a decirles en esta oportunidad.

Yo los saludo y agradezco en nombre del conjunto de los Melquisedec y de toda la Fraternidad Planetaria. Gratitud.



Mensaje canalizado por Mirnan - www.escolaluzviva.com.br
Traducción: H. N.


No hay comentarios:

Publicar un comentario