Seguir

viernes, 18 de marzo de 2016

EL CRISTO COSMICO Y LA SEMANA SANTA - SAMAEL AUN WEOR. (1969)




Ante todo es necesario comprender a fondo lo que es realmente el Cristo Cósmico.

Urge saber en nombre de la verdad, que Cristo no es algo meramente histórico; las gentes están acostumbradas a pensar en Cristo como un personaje histórico que existiera hace mil novecientos sesenta y nueve años. Tal concepto resulta equivocado, porque el Cristo no es del tiempo. ¡El Cristo es atemporal! El
Cristo se desenvuelve de instante en instante, de momento en momento. Cristo en sí mismo es el fuego sagrado, el fuego cósmico universal.

Si nosotros rastrillamos un cerillo, brotará el fuego; los científicos dirán que el fuego es el resultado de la combustión: más eso es falso, el fuego que brota
dentro del cerillo, está contenido en el cerillo, sólo que con la frotación liberamos su prisión y aparece. Podríamos decir, que el fuego en sí mismo, no
es el resultado de la combustión, más bien, la combustión es el resultado del fuego.

Se dice que el Cristo nació en la aldea de Belén, hace mil novecientos sesenta y nueve años, lo cual es falso, porque la aldea de Belén no existía en aquella época.
Belén tiene una raíz caldea: "Bel", y "Bel" es el fuego; la Torre de los caldeos.

Tenemos que aprender a ver el Cristo, no desde el punto de vista meramente histórico, sino como el fuego, como una realidad presente, como "INRI".

Tenía se dice, doce apóstoles; esos doce apóstoles están dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Son las doce partes fundamentales de nuestro propio Ser, las doce potestades dentro de cada uno de ustedes, en su propio Ser interior profundo.

Cada uno de los doce, están dentro de nosotros mismos, porque nuestro Ser tiene doce partes fundamentales: los Doce Apóstoles aquí y ahora. Así, quienes quieran llegar a ser magos en el sentido trascendental de la palabra, tienen que aprender a relacionarse consigo mismo, con cada una de las doce partes del Ser, y esto sólo es posible quemando con el "INRI" los agregados psicológicos que en nuestro interior cargamos.

Texto
completo: http://libres-de-ser-sin-miedos-y-sin...

No hay comentarios:

Publicar un comentario