Seguir

domingo, 14 de junio de 2015

Umaniutak Sumergirse en el Centro 4 de junio de 2015 a través de Selén Om




Saludos desde el Corazón de la Tierra hacia cada corazón aquí presente.


Participantes: Saludos.

Yo soy Umaniutak, del Retiro Intraterreno de Talampaya, Retiro que guarda el Disco Solar Mitakunah. En la simplicidad de la vibración del Corazón de la Tierra que abarca la expansión de este planeta, que abarca la extensión de su conciencia, el Retiro Intraterreno de Talampaya canta el canto de la Unidad, reverbera la sinfonía de la liberación y la reinstalación en el seno del humano de la Visión sagrada del Corazón, la Visión que transciende y que penetra por esta transcendencia la capa ilusoria de los conceptos, de las creaciones y proyecciones mentales. Mitakunah es el Disco Solar que vibra la Virtud de la Visión, la Visión pura y lúcida del Corazón, más allá de cualquier imagen, mas allá de cualquier movimiento, la aprehensión instantánea del propio Corazón de Fuego que pulsa en el núcleo de cada partícula.

La red del tiempo universal vibrando en esta Tierra, por la activación y potenciación de los doce Discos Solares, abre el portal de reversión de la conciencia humana en este planeta. La línea de vibración del tiempo universal para la conciencia humana, vibrando no solamente en este conjunto de doce centellas, doce chimeneas planetarias, como también en el conjunto de las doce chispas y chimeneas en cada cuerpo humano, es el portal de reversión de la conciencia.

Este planeta atraviesa este portal y como unidad de vida re-accede a su estado original, primordial y puro. Cada humano aquí presente, compartiendo este sacrificio, componiendo esta ofrenda cósmica, es también sacralizado. La humanidad es redimida, esto porque la idea y la noción de pecado, de la separación y de la impureza son disueltas en su mente. La mente es la morada de este proceso de distanciamiento, progresivo, aunque imaginario, del centro de la Vida.

En la mente se procesa la rectificación de esta reaproximación que también es imaginaria, del centro de la Vida. Mitakunah les revela la concomitancia del centro de la Vida con el centro de su conciencia. El centro de su conciencia es donde ustedes se alinean con el centro de la Vida, este es un eje vertical que atraviesa el centro de la galaxia, el centro de este sistema solar - que es el Sol - el centro de este planeta - que es la chispa planetaria - y el centro de la conciencia humana, o de cualquier otro reino.

Este es el eje de la presencia ilimitada. Alinearse a su corazón, al centro de su conciencia, rechazando toda atracción a una figura, a una imagen, a un concepto, a un papel o función en este mundo, entregándose completamente a este Fuego que arde en el centro de su propia conciencia, es ahí donde encontrarán el centro del Sol, el centro de la Tierra, el centro de la galaxia, la fuente original Padre-Madre de todo lo que hay.

La Visión del Corazón no es una herramienta que coloca su visión hacia afuera, que les da a percibir un nuevo escenario, que les da a percibir un nuevo paisaje. Todo esto está en esta Visión del Corazón, pero esta es la visión psíquica, esta puede ser la visión mental. La Visión del Corazón va más allá de la Supra-mente, la Visión del Corazón va más allá del propio arquetipo; la Visión del Corazón es silencio. Silencio que no se opone al sonido, no es la pausa del sonido, silencio que abarca todas las reverberaciones en este útero de la Madre Universal.

Umaniutak les recuerda que la Visión del Corazón es inmersión en el centro de la conciencia. Inmersión en el centro de la conciencia es un posicionamiento, constante, para ustedes en este momento, de rechazar la seducción de la forma. No la forma de su cuerpo biológico, no la forma biológica de las otras formas de vida, pero sí la forma de ser: no contentarse con una forma de ser, no sujetarse a una forma de ser, a una categorización del ser, a una limitación del ser que surge de una descripción, de una conceptualización.

Sumergirse en el centro de la conciencia es ante todo claridad, claridad de lo que se es, por aquello que no se es. La existencia está compuesta de formas efímeras y pasajeras, la Deidad nada tiene que ver con esto, traspasa y va mas allá, sustenta pero nunca se mantiene limitada por la existencia. La Deidad no es condicionada por la existencia, mientras que la existencia es condicionada, en última instancia, por la Deidad, pues de ésta saca la savia para su manutención y sobrevivencia.

Sumergirse en el centro de la consciencia es llamar al principio a la Claridad y a la Precisión. Sumergirse en el centro de la consciencia es hacer un llamado al principio de la Unidad y de la Profundidad. Sumergirse en el centro de la conciencia es vivir el principio de la misericordia por la comprensión clara, más allá del intelecto, del servicio, de la entrega.

Esta reverberación de mi presencia transmite a todos ustedes como representante de la conciencia indígena, parte de este Retiro Intraterreno de Talampaya, en este momento hablando en nombre de todas las conciencias de este Retiro Intraterreno. Yo los saludo y los bendigo, y los reconozco en esta Visión del Corazón.

Paz!


Transcripción hecha por colaboradores de la ELV.

Mensaje canalizado por Selén -http://www.escolaluzviva.com.br

Traducción: H. N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario