Seguir

lunes, 8 de diciembre de 2014

Isilda. – Solsticio y Otras Preguntas. Selén Om. 30 de noviembre 2014.


Isilda. – Solsticio y Otras Preguntas. “…La Tierra, a su vez, vive el final de un determinado ciclo, entre los diversos que un planeta vive, simultáneamente. Es un ciclo que se refiere al período de 26 y 52.000 años. Y la humanidad también vive un final de ciclo…”  


Bueno, yo me quedo aquí solo un poquito, ¿de acuerdo?

Participante: ¿por qué tanta prisa?

La prisa no es mía, la prisa es de vosotros.

Participante:
¿Cómo están los preparativos en Tumaní?

Bueno, Tumaní está extremadamente activo. Al lado de Ibez, Lis es el Retiro de Himavat, una triada… Un cuadrante, ¿verdad? De cuatro. Un cuadrante nuclear, pero central, se forma en este período para la retransmisión de este impulso que toca el corazón de la Tierra – la Intratierra – a partir del solsticio. Estos cuatro retiros están íntimamente conectados para dar este soporte y esta retransmisión a los diversos Reinos. La Vida toda está en intensa actividad.

Participante:
Mucho trabajo, entonces, ¿verdad?

Sí, como por lo general este es un período de extrema actividad. Cada final de ciclo encuentra un período de extrema actividad en donde los diversos rostros de la vida en un planea o en un sistema solar o en una galaxia, cualquiera que sea la dimensión a la que este ciclo se refiera, están en extrema actividad porque son muchos ajustes y muchas modificaciones y muchas transformaciones. En el caso de este Planeta es como algo adicional, porque existe una modificación radical a lo que se refiera a la estructura de la percepción de la encarnación.

Participante:
En el caso de este Planeta, la comparación que hago en este momento, es como si rociáramos insecticida en un hormiguero.

Si, es una comparación válida.

Participante: somos las hormiguitas, todas corriendo de un lado para otro.

Y son la mano. Son la mano que acciona el insecticida también.

Participante
: Cuando os réferis a “final de este ciclo” ¿a qué ciclo os referís?

Bien, la Tierra vive un momento, como ya lo conversamos en algunas oportunidades, que es particular porque es un encuentro del final de varios ciclos o por lo menos de algunos de ellos. En un esquema mayor, el sistema solar como un todo está en un cambio de ciclo. La Tierra, a su vez, vive el final de un determinado ciclo, entre los diversos que un planeta vive, simultáneamente. Es un ciclo que se refiere al período de 26 y 52.000 años. Y la humanidad también vive un final de ciclo. Así que, tenemos ahí por lo menos tres ciclos en paralelo, procesándose.

Participante: ¿Y esos tres ciclos convergen al final?

Sí, tienen inicios y finales diferentes, pero ellos en este momento están sincronizados. El ciclo solar tiene una margen mucho mayor de transición, porque se refiere a muchas otras cosas. Pero es en este período extremadamente propicio que la Tierra pasa por su ciclo de transformación y la humanidad también, Así que, se aprovecha todo esto, ¿verdad?

Participante:
¿Este es el marco propicio para el próximo solsticio?

Uno de ellos. Pero uno de ellos.

Participante:
He visto muchas canalizaciones y todas ellas, en estos últimos días, son en el mismo sentido, mencionando un portal, porque estaríamos atravesando este portal.

Hermana, yo voy a decirle algo: los códigos lumínicos cuando tocan la esfera del consciente colectivo humano, tienden a ser interpretados de una forma u otra. Y existe un condicionamiento que también es humano y nosotros lo llamamos el “síndrome del profeta”.

Así que, los seres humanos siempre, o por lo menos muy frecuentemente, interpretan estos códigos lumínicos o incluso cualquier información ordinaria en relación con la vida superficial, siempre con un aire profético y de finalización. Entonces, cada cosa es siempre un gran marco determinador y finalizador y la vida no se desarrolla de esta manera.

Es como si estuvierais viendo una semilla germinar y ahí cuando ven el primer brote: “¡Oh, la semilla germinó! ¡Ah!, ahora se ha cumplido.” Solo que vais a percibir que del brote saldrá una rama, que de la rama va a salir otra rama y de la rama va a salir otra rama, que va a comenzar a producir flores. Algo siempre está sucediendo. Es inútil depender solamente de un fenómeno. Es sumamente inteligente vivir cada fenómeno profundamente, manteniendo consciencia de todo lo que se desarrolla.

Esto es acerca de estos momentos. En cada solsticio, en cada equinoccio, vemos la misma reverberación en el inconsciente colectivo humano: “¡ah!, ahora es el final” Ahora es la conclusión”. ¿Conclusión de qué? ¡Conclusión de qué! La conclusión se desarrolla aquí y ahora, así como el inicio se desarrolló aquí y ahora. Hoy es el día de la conclusión, hoy es el día del inicio de algo nuevo.

Siempre es un aplazamiento. Tenga en cuenta que esto es un mecanismo mental de aplazamiento de la vivencia de hecho. Está siempre aquí a dos días, de aquí a dos meses, de aquí a un año. Y siempre va a ser así. En esta línea de tiempo lineal, es siempre así. Es siempre hacia adelante, jamás es ahora. Y nosotros os decimos: “¡El fenómeno está sucediendo ahora! ¡El inicio o el final están aquí y ahora!” Y va a ser aquí y ahora porque eso va a llegar a cada uno como una realización objetiva y directa.

Participante: Esa energía de Inturi-Kertena, nosotros ya la estamos sintiendo y ella aún no lo está…

¡Por supuesto que está! Inturi-Kertena siempre estuvo presente y nada puede estar disociado de nada. El fenómeno que es muy impactante porque es en este momento que Intri-Kertena instala en el Planeta como en todo, como una nota que reverberará y que llamará una melodía conjunta en el Planeta.

Participante: Y esa es la diferencia, ¿verdad?

Sí.

Participante:
¿Eso nunca aconteció?

¡Ah! Eso ya aconteció, pero no en este ciclo de olvido. Por eso es que es un reconocimiento, no es algo nuevo, literalmente. Esto es mucho más que un retorno a una memoria que quedó perdida ahí en alguna parte de vosotros.

Participante:
¿Y nosotros ya estábamos cuando existió la primera vez, aquí?

Esa energía, hermano, es universal. En donde quiera que estuvierais manifestados en el tiempo, la tocasteis porque vosotros sois ella. En este ciclo de olvido, en el Planeta, este es el momento en que esta energía regresa para vibrar planetariamente.

Participante:
¿Es el Fuego quemando, verdad, Isilda? ¿Isilda, podéis decirnos si vamos a tener este encuentro el próximo mes? (Nota: mes de diciembre).

No, hermana. Este encuentro no está previsto para que suceda en este año.

Participante:
este es el último, entonces.

Este año, sí, Pero, entiendan, esto es una referencia que sirve a vosotros, ¿no es así? Nosotros no estamos preocupados por esto. Esto fue una determinación a la que nosotros llegamos de acuerdo con este hermano y con algunos otros seres que acompañan este trabajo, para facilitar este momento de intercomunicación.

Pero aquello que tuviera que ser transmitido, será transmitido con respecto de estos momentos presenciales que son anunciados grupalmente, en fin. Pero no habrá un marcador para un encuentro para el resto del año ahora, para que la atención no se disperse, para que cada uno pueda vivir este período en silencio, en sintonía, en resonancia interior.

Eso no impide que os reunáis si así lo sentís, pero que esto sea como una respuesta a un llamado de vuestro corazón y no por la espera de un fenómeno cualquiera, como pueden ser las intervenciones.

Participante: Pero yo creo que la gente siempre viene respondiendo a un llamado del corazón mismo.

¡Por supuesto! Pero es necesaria una excusa. ¿Hasta cuanto es necesaria una excusa para escuchar el corazón?

Participante: Es momento de escuchar al corazón, ¿verdad?

¡Siempre lo fue!

Participante: ¡Ahora más que nunca!

Participante: Es que la gente no escucha, ¿verdad?

No es que no escucharan, pero es que la voz del corazón se perdía en medio de diversas voces y a veces escuchabais y a veces no. Esa es la dicotomía, ¿verdad? A lo que estáis convidados en el momento es a la integralidad, y a la completitud. Es resonar en la voz del corazón como un tejido que sustenta todas las otras voces y reconocer que todas las otras voces surgen del corazón. Y sin este reconocimiento, todas las voces están desafinadas.

Participante: ¡Ah!, con certeza…

No es que no cantéis el canto que debería ser cantado. No es eso. Vosotros cantáis, vosotros estás siempre para cumplir el propósito. Pero existe una desafinación en la voz. Existe una desafinación en el coro de los ángeles y el corazón es el afinador de las voces. Toda voz es más poderosa, más profunda y más viva en su acción, porque el corazón es vuestra fuente, y vuestro punto de apoyo del inicio la partida. Es solamente este reconocimiento.

Participante:
¿Cuál es la tarea de los cuatro retiros intraterrestres en este momento? ¿Es un apoyo…?

Es un apoyo. Para que tengáis una figura geométrica, que es el arquetipo geométrico instalado en el quinto Éter por estos cuatro Retiros, podéis imaginar un triángulo con un punto en el centro. Tenéis ahí el vórtice de Lis…

Participante: ¿Lis en la punta del triángulo?

En verdad el triángulo puede tener… En cualquier punta puede estar, dependiendo de cómo lo miréis, todo está en todo. Pero tenéis a Lis como la energía integradora, la fusión mística, la fusión de las polaridades, la Gran Boda, como se quiera llamar. Tenéis Ibez representando la encarnación de la Madre, Tenéis Himavat representando la encarnación del Padre. Y en el centro de esto está Tumaní, porque Tumaní es un Retiro que apoya la expresión de Inturi-Kertena en el Planeta, que son los grupos de almas, los grupos de alma en el reino animal, en el reino vegetal, en el reino mineral, en los diversos Reinos, en fin, las jerarquías angélicas involucradas, elementales, todos los aspectos de la vida. Las redes en la red.

Participante:
¿Y ese proceso de fusión de las Redes, ya se ha completado?

No, para el reino humano, aún no. Pero este impulso, viene a sellar esto.

Participante:
¿El impulso…?

Este solsticio, viene a sellarlo.

Participante: ¡Ah! viene a sellar la fusión.

La fusión. A partir de este impulso… No componga esto en un día. Pero a partir de este influjo solar, la Tierra… El reino humano en la Tierra se organiza en una única Red. Y esto ya está haciendo cambios, cambios maravillosos y fluidos para aquellos que están reconociendo que es el momento de darse las manos y de unirse en una misma canción, con diversos tonos y semitonos y ritmos y sonidos en vosotros.

Y algunos están viviendo esto con cierta dificultad, porque aún no percibieron este impulso, aún no se reconcilian con el impulso y, en fin, están en contra del flujo temporalmente.

Participante: porque representa rupturas.

Mucho más que esto. La ruptura, es fácil. Es fácil romper, es fácil dar la espalda y decir adiós. Pero abrazar, esto exige valentía, exige osadía, exige vigor. Es este el desafío.

Participante:
¡Ah! Mismo si es tan fácil para la mayor parte de la humanidad, romper con lo conocido…

¡Pero no es romper con lo conocido! Esto es una visión, esto es la visión de lo antiguo que interpreta todo como ruptura y como rompimiento es como, una vez más, disociación. No, la propuesta es integración. La propuesta es reconciliación, es fusión, esa es la única forma de transformar la realidad.

Participante:
Es, para aquellos que lo ven, es liberador, ¿verdad? Para aquellos que no pueden ver, ahí es cuando llega el sufrimiento.

El hecho es que a partir de este solsticio las interrelaciones humanas se encontrarán en un terreno bien interesante.

Participante:
¡Qué bueno!

Porque no existirá intento o proyecto que se pueda sostener a no ser que esté basado en el reconocimiento de la Red Una. Y todo intento individualista, egoísta y egocéntrico está condenado a desaparecer.

Participante: La gente ya está viendo esto…

Exactamente.

Participante:
A menor escala, la genta ya está viendo.

No, lo estáis viendo a gran escala. Estáis viendo grandes organizaciones y grandes estructuras de poder colapsando, porque se han mantenido hasta ahora funcionando con base en la energía del egocentrismo-egocentrismo, en el sentido de egoísmo.

Participante: De eso… Exactamente de eso es de lo que estáis hablando, ¿verdad?

Exactamente. Y esto va a tocar todo, esto está tocando todo, hasta aquello que consideráis que no es tocado por esto, con respecto a esto – sus propios proyectos e intentos más inmediatos. Percibiréis cada vez más fluidez en sus acciones partiendo de esta premisa, de esta premisa verdadera, ¿no es así? “No, yo no hago y no hago para mí. Nosotros realizamos y realizamos para nosotros”

Participante:
Es de lo que la gente siempre habla… La gente se está dando cuenta de que esto está sucediendo, está encontrando que esto es. Y aún con la sensación de que uno no lo hace. Uno solo puede mover tan solo un poco y de repente un montón de cosas suceden y aquello pareciera que sucede solo.

Participante:
Isilda, ¿pero existe una energía que daba soporte a este tipo de cosas? ¿O que daba soporte a estas actitudes egoístas y esto se está colapsando?

La misma energía del egoísmo.

Participante.
Así que, esta energía existía y ella no va… Va a tener un cambio energético también…

No, no la va a tener. ¡Ella está sucediendo! Hermana, qué producís, qué apoyáis en este escenario.

Participante:
¿Entonces, de repente vamos a dejar de apoyar esta manera?

¡Ah! Esta es una cuestión con la que cada uno tiene que ver. La cuestión es que el Planeta no apoya más esta manera. Como parte del Planeta, vosotros sois impulsados a la transformación. Esto va a ser más o menos suave. Esa es la cuestión. Esto no encuentra más resonancia en el cuerpo del Planeta. Cada vez menos, cada vez menos.

Participante:
Entendí.

El Planeta se donó a su nivel energético y material, con sus recursos energéticos y materiales para que promovierais una experiencia y vivierais en una experiencia y para que procesarais ciertos códigos que se generaban, en fin. Y lo que sucede es que esto se ha cumplido y el cuerpo del Planeta, entonces, no está más disponible para eso.

Participante.
No será también un poco por la gran cantidad de personas despertando hacia otra cosa y…

¡Pero esto es consecuencia! Esto es la consecuencia.

Participante:
…Esto es reflejo, ¿Verdad? Esto es reflejo.

La persona que despierta, despierta por la acción del alma, ¡entienda! Vuestra persona es la sombra en esta dimensión. Actuáis a través de la vuestra sombra a partir de la consciencia de unidad. Siempre fue así, esto jamás dejó de ser así.

Las transformaciones promovidas en la persona son acciones rectas, vuestras –almas ígneas. Y lo que llamáis despertar es el reconocimiento de la persona de esto. Es la reintegración consciente de la persona en esto. Pero ella es un reflejo. Es un reflejo que tiene otro reflejo.

Participante: ¿Y este reconocimiento de la persona, no altera el inconsciente colectivo?

Esto es un reflejo que produce un reflejo. Si el reflejo es ese o cualquiera que sea el reflejo, es de menos importancia.

Participante: ¿Es por eso que fue dicho “el mundo tal cual lo conocéis va a dejar de existir”?

No va, está dejando de existir. De nuevo entráis en el síndrome del profeta, ¿no?

Participante: Es…

¿Ya no clasificarán, no, la patología psicológica ahí en vosotros? (Risas) Y que hoy tiene nombre para tanta cosa, ¿Verdad?

Participante: Y Amaranthéa, ¿cuál es su función en todo este proceso?

Amaranthéa es un reflejo que producirá un reflejo. Amaranthéa es semilla y fruto a la vez, porque es la semilla de una realidad planetaria que tiene otras bases y es el mismo fruto de una realidad planetaria que tiene otras bases. Es el principio y el fin, es el Alpha y la Omega, aquí y ahora. Y está ya en proceso de manifestación en los demás cinco Reinos, pero esta es una obra que cada humanidad en cada Reino ejecuta.

Participante: En cada Reino decís…

Reino de la Tierra.

Participante:
¡Ah! ¡Claro!

En cada uno de los Reinos de la Tierra. No esperen una intervención externa de esto.

Participante:
¿Y esas manifestaciones, van a ser simultáneas o no?

No.

Participante: ¿No necesariamente?

No. Son simultáneas en lo eterno ahora.

Participante: Isilda, y qué más se está dando para que todo el mundo sienta y no tenga más como negar que es tiempo, como la gente así lo conoce, este tiempo lineal, éste ya colapsó, ¿porque parece el tiempo de no tiempo? ¿Verdad?

Si, es la relatividad. La relatividad fenomenal las aclara, cada vez más.

Bien, hermanos, ¡queden en paz!

Participantes:
¡Gratitud!

Somos Uno.
¡Aní Maritumi!

Participantes:
¡Aní Maritumi!

 

Original en portugués con audio
Transcripción realizada por colaboradores de ELV
http://www.escolaluzviva.com.br/2014/11/isilda-301114-solsticio-e-outras.html
Traducción: Lucía Montaño Ferrer

No hay comentarios:

Publicar un comentario