Seguir

sábado, 8 de octubre de 2016

EL IMPERSONAL Parte 6 Preguntas y respuestas Septiembre 2016





EL IMPERSONAL Parte 6 Preguntas y Respuestas  

De nuevo saludo tu llama, y en verdad te digo, pregunta, porque tus preguntas sólo son las mías, lo mismo que las respuestas son las mías y las tuyas; no hay diferencia. Así te invito ahora, a preguntarte, no sobre tu persona, sino sobre lo esencial. Lo que te plantea un problema, lo que te preguntas en ti, debes en lo sucesivo, encontrar una respuesta inmediata e instantánea, demostrándote así a ti mismo, que lo esencial es tu Esencia y no tu persona.

Así, te bendigo por tu Presencia y mi Presencia. Así, el Fuego está presente en nosotros, en nuestro Corazón. En este espacio, escuchamos lo que tu Corazón pregunta, lo que tu Corazón responde. Entonces, escuchemos lo que él tiene a decirte.

...Silencio …



Así, escuchamos las preguntas en el Corazón, allí donde sólo puede encontrarse la respuesta justa y verídica.

...Silencio …


Pregunta: siempre, tengo una profunda tristeza en el fondo del corazón. Accedo a momentos de paz, de serenidad pero no a la Dicha eterna. ¿Puede ayudarme?

En verdad, querida, todo lo que va y viene sólo está ahí para permitirte observarlo. Así compruebas lo que se celebra en ti, lo que llamo “oscilaciones”. Esto sólo traduce los ajustes en curso, dándote a ver y a vivir lo que describes. No obstante, pongo tu atención sobre el hecho que la pena del corazón o la tristeza del corazón sólo concierne a la persona.

Así que aprovecha los instantes y los momentos en que la dicha está aquí para cultivarla, alimentarla. ¿De qué modo? me preguntarás Simplemente fijando tu consciencia en la inmovilidad de este instante, percibiendo y sintiendo lo que se despliega en ti en estos momentos. En lo esencial, no hay causa que haya que buscar, incluso si por supuesto ésta puede existir, puede tener numerosas explicaciones y justificaciones. Como tal vez lo percibes, cualquiera que sea la intensidad de la tristeza, estos momentos, no representa nada frente a la alegría, incluso efímera que viene, ella, fuera de todo concepto, de toda causa y de toda función.

Cultiva estos instantes. Cuando la alegría es probada y sentida, instálate en ella. En los momentos en que, a la inversa, es la tristeza que aparece y se manifiesta a tu consciencia, actúa sobre la memoria, no pasada, sino muy presente a esta alegría, que ha sido sin embargo vivida en un momento dado, pasado, pero que sin embargo, como dije, siempre está presente, hasta si la tristeza toma la delantera. Entonces en este caso, piensa, sírvete de tus herramientas en el seno de la persona, no para alimentar la tristeza, sino para recordar la alegría, y ésta vendrá a tomar el lugar de la tristeza. Piensa en el Fuego, aquel que te doy ahora y quien viene a quemar lo que no es esencial, lo que no es indispensable y lo que no es justo.

Recuerda también que en estos tiempos particulares efímeros de la Tierra, hay, cualesquiera que sean los momentos de alegría o Dicha eterna, el recuerdo de lo que fue este mundo, de lo que fue tu vida, con sus alegrías y sus penas. Existe pues un duelo que realizar concretamente de lo que se celebra en este momento. El duelo, por supuesto, no es el duelo de las alegrías, sino el duelo de las penas, y de las tristezas. Fíjate, en estos momentos de dureza, en la dulzura de tu Corazón, en la dulzura del recuerdo de estos momentos de alegría que sólo eran efímeros y volverán a ser efímeros, y luego eternos por un tiempo muy corto, en cuanto no procuras resolver la tristeza en una causa, en una explicación, en una razón, sino más bien, en estos momentos duros, de recordar lo que es la dicha, a fin de hacerla revivir en el instante del Aquí y Ahora.

Pregunta: Le solicito una ayuda y un consejo, para ampliar cada día más el Fuego del Corazón.

En cuanto a mi ayuda, es esta:

… Efusión… 


En cuanto a mi consejo: en cuanto ha sido vivido, en cualquier duración que sea, este Fuego del Corazón, cualquiera que sea su intensidad, éste nunca puede desaparecer. Puede efectivamente oscilar, reavivarse, y parecer apagarse, pero las brasas nunca se apagan. Entonces, en lo que te concierne, dejar crecer el Fuego del Corazón, consiste simplemente en nutrirte a ti mismo, por tu Atención e Intención, por tu observación, y capacidad en desaparecer de ti mismo en estos momentos. Entonces este Fuego se instalará en la perennidad, y en la Eternidad. Apóyate en lo que eres. No busques apoyarte en cualquier elemento o razón de la persona, cualquiera que sea, comprueba simplemente estas fluctuaciones, allí también, y déjate llevar en los momentos de Gracia que acabarán, estés seguro de ello, en el estado de Gracia y beatitud.

El aprendizaje de la beatitud necesita en cierto modo, de una forma de deshabituación de lo que constituye lo efímero, de lo que constituye las costumbres en encarnación, las costumbres de la materia, y sobre todo de las consecuencias directas del encarcelamiento.

Lo que dije anteriormente se aplica tanto a ti. Ve allí a la inspiración y la creatividad porque es en esto, cuando tú mismo desapareces – como fue tu caso durante mi escucha –, que el Corazón se despierta, que el Corazón arde y mantiene su llama. Aprovecha estos momentos que te son concedidos para alimentar esta llama, para alimentarla, simplemente siendo dulce y tolerante contigo. Portándote así, llegarás a tu propio Amor incondicionado, no a través de tu forma, no a través de tu historia, sino allí también, a través de tu esencia.

He aquí la respuesta del Fuego, para cada uno de ti:

…Efusión…


Pregunta: Vuestras intervenciones me hicieron atravesar el temor de morir a mí mismo, luego una forma de desaparición, la mente estando siempre presente, y de vivir por fin el Fuego del Corazón. ¿Cómo ir más hacia el Silencio, ya que la mente está allí, y desaparecer totalmente a mí mismo en este Fuego de Amor?

Bien amado, en realidad no hay nada que hacer, pues ya esta aquí. Es lo que debe ser devuelto a la consciencia: la Certeza, no como creencia, sino como Evidencia, de que este Fuego del Corazón siempre estuvo ahí. La mente, como dices, en el estado actual de tu consciencia, como de la consciencia colectiva de la Tierra, no puede refrenar lo que sea respecto a este Fuego. Es simplemente el hecho de desviarte de el, lo que parece atenuarlo. No olvides tampoco de que no puede haber búsqueda, que no puede haber otra cosa que la intención, absoluta, hacia eso. No pienses en tus miedos, no pienses en tus dudas, no son lo que eres. Es sólo la manifestación de tu propio efímero, que no quiere borrarse, digas lo que digas y hagas lo que hagas.

Entonces alimentados por el Fuego del Corazón, cuando éste está aquí, lo que aflora a veces. No olvides tampoco que la Inteligencia de la Luz encuentra en ti, en este período del Cara a Cara último, el camino más directo y más corto hacia tu Eternidad, que crees poder encontrar o buscar. Porque esto ya esta aquí, no tienes que reencontrarlo, no tienes que buscarlo, sólo tienes que soltar lo que se manifiesta en el seno de tu consciencia, porque tus dudas y temores no te pertenecen propiamente. No son tuyos, están simplemente presentes, en algunos momentos y en algunas resistencias, sobre las cuales no tienes medios directos de acción, sino de inclinarte únicamente, ahí también, hacia la dulzura.

No busques desaparecer, porque buscándolo se aleja de ti, tan efectivamente que aquel que niega la Luz. Conténtate pues con apoyarte en tu respiración, inspirando y expirando de manera profunda, en los momentos de duda y de temor, a fin de liberar tu Corazón de lo que le duele.

Haz bajar el soplo a nivel de lo que es llamado el «Hara», en tu vientre. En estos momentos, el Corazón encontrará su vía de expresión por si mismo, y en si mismo, sin dudas ni miedos, y allí también sin preguntas, y el mismo mental se borrará, en estos momentos, de si mismo. Déjate absorber por el Fuego, en los momentos que está presente.

No busques, cuando la dureza se presenta, de resolver. Déjate atravesar y dirige tu respiración hacia abajo del cuerpo. En ese momento comprobarás que la vibración del Fuego ha renacido en ti, viniendo de algunas Puertas y convergiendo hacia tu Corazón, devolviendo y haciéndote entonces pasar a tu consciencia de Eternidad, en tu esencia. Inclínate por la intención de la consciencia sobre las Puertas llamadas Atracción y Visión sucesivamente, y luego las Puertas AL y Unidad, a fin de favorecer el último paso – definitivo – de la Puerta Estrecha OD.

No hay culpabilidad, ni responsabilidad, porque en cuanto hay culpabilidad o sentimiento de responsabilidad – al igual que en la búsqueda de lo que deseas –, sólo te alejas de lo que Eres.

Reenvía las dudas y miedos al nivel de donde salieron, no por la voluntad, ni por el pensamiento, sino únicamente por tu soplo. Déjalos apaciguarse y descender a su lugar de elección. El Corazón entonces, en su Fuego, se manifestará y participará del mismo movimiento de descenso, para acabar con la dureza, las dudas y temores.

He aquí la respuesta del Fuego:

…Efusión…


Pregunta: En un sueño, Anaël vino a decirme: «¿Qué haces? Estamos en los preparativos y listos para partir. ¿A qué esperas?». Al despertarme, me quede atrapada del sopor, pues no me sentía preparada.

Querida, ninguna persona nunca estará preparada para el final de la persona, Liberado Viviente o no. Abandona pues la pretensión de tener todavía una distancia que recorrer para estar preparada: siempre estuviste preparada, cualesquiera que sean tus caminos, cualesquiera que sean tus vibraciones. No estar preparado es una creencia, y estar listo es una verdad. No hay otra alternativa.

Esto te invita también a acoger lo que te dijo el Arcángel, sin remordimiento y sin culpabilidad, y aún menos con el sentimiento o creencia de no estar preparada. La dicha, en el momento de la Llamada de María, será tal que no podrá haber allí la menor duda sobre la ligereza de lo que sucede. No se trata de apegos, se trata simplemente de creencias, nada más, y allí también de una falta de Amor incondicional hacia tu esencia. No hay nada a creer, hay solo a estar conforme. No hay nada que soltar, solo a ser la Verdad. La distancia sólo existe para la persona. Para lo que Eres, nunca hubo la menor distancia.

Así como él te lo dijo, no hay nada a preparar ya que todo ya está listo. Los equipajes están listos. No hay ni retraso ni adelanto, sólo hay el reloj de los tiempos últimos, para cada uno.

La persona siempre dirá que no está lista, porque la duda forma parte de la persona. Necesita apoyarse en esta duda, nacida de la persona, en lo efímero y la probabilidad, mientras que estar listo, es una certeza y una verdad absoluta, que no tiene nada que hacer de la menor duda.

La persona misma no tiene nada que preparar. Lo que fue preparatorio es la integración de la Luz a través de todo lo que ha sido vivido durante numerosos años. El resto es sólo quimera, y allí también creencia inducida por la duda y por la persona misma. Cambia allí también de mirada, cambia de perspectiva, y te darás cuenta en definitiva que siempre estuviste preparada, incluso si tu equipaje no está listo, lo que evidentemente, no tiene ninguna importancia, porque no te llevas ningún equipaje ni nada. Serás libre de todo peso, como para cada uno.

…Silencio…


A cada muerte en este mundo, no en estos tiempos tan particulares, sino en cada vida por las que pasaron, recuerden que nunca se llevan nada. Los únicos equipajes embarazosos son los de las creencias, de los sentimientos de no haber acabado hasta su término, cualquier misión, rol o conducta que sea. Pero esto nunca dura, porque desde el instante en que la materia no está más, encuentras en tu alma una ligereza, incluso si no es la Libertad. Hoy, en la Llamada de María, el alma no podrá interferir, será neutralizado para dejar la potencia del Espíritu actuar en lo que es necesario.

Entonces no te preocupes de un cualquier equipaje. Sé verdadero. Vive el instante lo más posible que te sea concedido, más allá de las obligaciones, más allá de las responsabilidades. Aprovecha cada momento de libertad de la persona para ser libre en esencia y en Verdad. Es así que el Cara a Cara concluye, de manera inexorable e ineluctable, que sea en estos días, o bien en el preciso momento de la Llamada de María.

Cuando el Coro de los Ángeles a través de las Trompetas, y los Jinetes del Apocalipsis se manifiestan, no queda nada a que agarrarse. Queda solo a vivir lo esencial, que esto sea en la perpetuación de este cuerpo por un tiempo limitado, o que sea en el abandono de este cuerpo.

He aquí mi respuesta que, te lo recuerdo es tu respuesta:

...Efusión…


Pregunta: Mi persona tiene ganas de disfrutar hasta el final del recreo en 3ª dimensión, y se regocija de participar a un espectáculo poco frecuente. ¿Hay egoísmo en eso?

Bien amado, hay libertad total de tu consciencia. Esto no quiere decir que haya un apego a tu persona, esto quiere decir simplemente que no hay vivencia de la Eternidad, de la Presencia Última o del Absoluto, que están más allá del velo. Si no, ninguna palabra podría salir de tu persona. Hay solo desconocimiento y no vivencia de la Dicha eterna que te espera. Entonces no es egoísmo, hay únicamente lo que llame desconocimiento de lo que todavía no se ha experimentado.

Aquel que experimenta y se instala más allá de todo estado, incluso en la Infinita Presencia y hoy del Sí y a priori de manera todavía más evidente en el Absoluto, es. En ese momento nada más puede impedir a la vida de fluir, que sea el disfrute de la persona en cualquiera sector que sea. No hay pues ni culpabilidad ni resistencia te lo repito por tercera vez, es simplemente un elemento que todavía no ha sido vivido. Entonces conténtate de vivir como lo haces, con gusto, a lo que te ofrece la vida en este mundo.

No lo dudes. No hay culpabilidad que tener, hay simplemente algo que todavía no se ha vivido. Pero en la Ley de Gracia y de la Inteligencia de la Luz, nunca hay error y si llegaste hasta ahí es que tal vez tu Corazón te permite justamente de vivir el disfrute de lo efímero. Es totalmente posible de vivir el disfrute de lo efímero sin estar atado a el, a pesar de una forma de avidez.

Entonces vive y no te preocupes de otra cosa. Sé simple y espontáneo. Vive lo que la vida te da a vivir, ni más ni menos. El estado de Gracia llegará en el momento oportuno, ya que la Liberación, te lo recuerdo, es colectiva. Simplemente, ves por ti mismo si gozas de la vida o si estas atado a la vida. El apego a la vida no es un goce, es pesadez, es dureza. Mientras que el disfrute de la vida, incluso si esta inscrita en la persona, desde el instante en que existe en ti una tensión hacia el Absoluto, que ni percibes ni vives de momento, esto basta para probar de que no hay apego, que no hay resistencia, sino tal vez un lado excesivo de los goces de la materia. Esto forma parte de la libre experiencia de la consciencia en cualquier mundo que sea, excepto por supuesto en los mundos encerrados que os privaron de la reconexión real y efectiva con la Eternidad. Pero esto está en resolución, en estos momentos.

He aquí mi respuesta:

...Efusión…


Te repito la frase del Comendador: «Ama y haz lo que más te gusta», porque en el Amor, incluso si la experiencia del Absoluto y el estado más allá de todo estado es vivido, hay Gracia y ligereza. El apego lleva al dolor. El disfrute de la materia no es egoísmo sino encarnación completa de tu esencia en este mundo. No hay ni error, ni falta, ni de posicionamiento, ni de observación, la Inteligencia de la Luz te lo mostrará muy pronto.

El disfrute de esta materia no es posesión sino simplemente un punto de vista de la consciencia. Te es fácil además de ver en tu vida, en su anamnesis, en su vivencia, si hay predación, si hay posesión o si hay simplemente, a la inversa, el principio de goce y de disfrute que no ejerce ningún control, sobre lo que sea.

… Silencio…


Pregunta: Muchos bebés nacen pareciéndose a Ángeles. ¿Tienen alguna utilidad en estos tiempos?


Las llamas y esencias que nacen en estos momentos, no de manera exclusiva pero importante, son efectivamente ángeles, porque desde donde estaban, vieron evidentemente, por la proximidad de los acontecimientos lo que se iba a celebrar. Entonces son efectivamente ángeles. Fueron ávidos de vivir este momento en la carne, porque no hay dicha más grande que la de vivir la Liberación en la carne.

He aquí mi respuesta:

…Efusión…


Pregunta: Desde más de un año, me duermo durante casi la totalidad de vuestras intervenciones. ¿Se debe vincular eso a los grilletes en los tobillos?

Querida, si te duermes en las intervenciones, es que desapareces a ti misma, y no en las demás dimensiones. Ahí esta la única verdad, y lo esencial de lo que tiene a vivir tu esencia y tu llama.

Los grilletes en los tobillos os impiden marchar a otro estado, pero no os impiden de ninguna manera vivir la disolución y la desaparición.

La aptitud a la desaparición, a la disolución, o al adormecimiento si prefieres, prueba la finalidad, de que no hay más nada a preparar, cualesquiera que sean las durezas de tu vida, cualesquiera que sean los grilletes en tus tobillos. No hay mejor marcador, pienses lo que pienses y vivas lo que vivas o no, que esta desaparición cuando estamos en Presencia.

En la escucha, los hay que escuchan, los hay que pesan y sopesan las palabras y se instalan en la mente, y los hay que finalmente desaparecen.

He aquí mi respuesta:

...Efusión …


Pregunta: ¿Cómo superar las iras y emociones que me volvieron a aparecer, y que me sumergen?

Querida, en verdad lo que reapareció, a veces con intensidad y exuberancia, no es ni una recaída, ni un castigo, ni una regresión. Se trata simplemente de decir adiós también a estas iras, de verlas por lo que son y lo que fueron. Déjalas atravesar. Allí también, no te vincules. Vivas lo que vivas y que estés afectada o no, no tiene ninguna incidencia.

La ira es el Fuego que se eleva. Deja al Fuego descender. El Fuego del Espíritu pone fin al fuego vital y las emociones, y en particular a la ira. La tristeza perjudica el Corazón; la ira no perjudica el Corazón, perjudica a la persona, y esta ira es incluso a veces un elemento que viene a consumir lo que quedaba de efímero. Entonces, en cierto modo, ahí tampoco busques sobreponerla, al contrario, mira las cosas a la inversa. Rinde gracia y agradece a tus iras, cualesquiera que sean su intensidad, porque están aquí para quemar lo que debe ser quemado.

Este fuego de la ira no necesita de tu intervención, ni necesita de tu consciencia. Acepta vivirlas aunque sean atronadoras. Déjalas evacuarse completamente. No retengas nada, no refrenes nada, para no perjudicar a otros evacua tu ira en la naturaleza, hacia un árbol o un vórtice, y déjala salir definitivamente. Este sólo puede quemar lo que hay a quemar.

He aquí mi respuesta:

… Efusión…


Pregunta: Sintiéndome bien, en mi mismo siento una frustración frente a los que se expresan con facilidad, entonces a menudo me quedo en silencio. ¿Que tengo que comprender o entender de eso ¿que lección sacar?

Querida, en verdad te lo digo, felices los simplones, felices los que guardan silencio, cualquiera que sea su frustración, porque ellos permanecen mirando hacia el Corazón del Corazón, cualquiera que sea la frustración de no expresarse, o de no vivirlo. Quédate donde estás, estás en tu justo lugar. La frustración no pertenece a tu Corazón, sino a tu cuerpo.

Conténtate de quedar así. Algunos se expresan, otros no; viven, otros no. Hay allí simplemente, a pesar de la frustración, un movimiento de la energía y de la consciencia vuelto hacia el silencio, y entonces hacia el Corazón del Corazón. Piensa en ello, diga lo que diga tu cuerpo, o tu cabeza. El que queda en silencio puede ser llamado bienaventurado, como simple de espíritu. El esplendor, la emanación de tu Corazón, no necesita de palabras, no necesita de expresarlo, incluso si efectivamente tu persona pueda sentir la frustración de no intercambiar, como en este caso.

Es una invitación de la Luz y de su Inteligencia de quedarse en este estado. El movimiento de la energía y de la consciencia esta mirando hacia dentro. La fase de expansión que ha sido vivido, desde algún tiempo sobre la tierra no era ni una obligación ni una justificación, sino simplemente una polaridad de la consciencia expresándose, no para vosotros, para cualquier placer que sea, sino más bien para sentar la instalación de la Luz y su densificación. El silencio permite una densificación mucho más rápida que la propia emanación.

No hay pues un mejor sentido de la energía y de la consciencia, hay solo un sentido de la consciencia, de la energía y de la vibración, que dependen de un cierto número de elementos de tu esencia, pero también de tu persona. Lo introvertido no puede volverse extravertido. La Gracia de la Luz, te lo recuerdo, sigue las líneas de menor resistencia, y permite simplemente a la persona de estar – incluso frustrada – en acuerdo con la Esencia.

He aquí mi respuesta:

...Efusión…


Pregunta: frente a las personas que necesitan hablar mucho de sus sufrimientos, me pongo en el Corazón y el Silencio, pero las palabras no salen, cuando éstas están a la espera de respuestas. ¿Es el paso de la garganta, de la palabra al Verbo que no se hace o un bloqueo?

Querida, la acogida del sufrimiento del otro en el silencio, es el servicio aportado al otro en su más justa manifestación. La escucha permite justamente de hacer callar la mente, no la tuya pero del que deposita el sufrimiento delante de ti. Si esto se produce, no hay necesidad de palabras, hay solo esta necesidad de acogida y escucha. Así es la Gracia del Corazón. No necesita de apoyarse en las palabras, en las explicaciones, en un consuelo verbal, sino más bien de ser acogida sin condición. El resto no es ni tu problema como persona, ni el problema de la persona que viene a depositar este sufrimiento. El trabajo se hace naturalmente, sin esfuerzo, y espontáneamente

No hay necesidad de conocimientos, ni de elocuencia, hay solo a escuchar y de acoger al otro sin condiciones, sin restricciones, sin juicio, y sobre todo sin consejos. La acogida y la escucha traducen la capacidad real del Corazón, y esto basta para resolver lo que tiene que ser resuelto, incluso si hay insatisfacción de una u otra de las personas en esta relación. Lo importante no tiene porque ser visible, ni hablado, solo a ser, y lo importante es efectivamente más intenso en el silencio. El consuelo dado por el Corazón frustra la persona pero alumbra el Corazón. ¿Acaso no es lo esencial. No es lo indispensable?

El que viene a exponer un sufrimiento y hablarte, hasta si reivindica una petición de solución, sobre todo necesita evacuarlo, no para hacértelo llevar, sino únicamente para permitirte transmutarlo en el silencio de tu Corazón y de tus palabras.

He aquí mi respuesta:

...Efusión…


Pregunta: en una de sus intervenciones, usted se zambulló en mi garganta, eso arrastró un tejido de mi cuerpo que atravesó mi garganta con usted, provocando una fuerte tensión a este nivel. Esto luego se calmo. Yo estaba en un estado de beatitud. ¿Cual es el significado?

Querida, la simple descripción de lo que viviste se basta de por si. No hay otra explicación que la que ha sido vivido. Hubo paso, hubo instalación de la Luz y manifestación del Amor. ¿Qué deseas además? La validación es tu propia vivencia y experiencia de mi acción en ti. Te recuerdo que yo soy tú.

No hay nada más que decir. Tu testimonio, tu vivencia, es la más bella de las explicaciones. Ciertamente, no puede satisfacer a la persona, pero satisface tu Corazón. Lo que expresaste no es una pregunta, sino una respuesta.

Entonces he aquí mi respuesta a tu respuesta:

...Efusión…


Pregunta: ¿cuando tengo un fuerte dolor desde hace varios meses, cómo saber si esta ligado al trabajo de la Luz o si es una causa médica?

En verdad, querida, en el absoluto, poco importa. Que sea la Luz, o que sea lo que llamas “un problema médico” tendrá de todos modos la misma finalidad: la resolución en el Corazón. Entonces, por supuesto, es mucho más agradable de vivir este Cara a Cara, sin ser molestado por un dolor, o una enfermedad, pero esta misma perturbación es sólo el reflejo, incluso indirectamente, de la acción de la Luz.

La Luz puede sanar. La Luz también puede acompañar un sufrimiento o enfermedad y permitirte, en estos casos superarlo, no por una explicación médica, no por el acto terapéutico, que hay de todos modos que contemplar, sino por lo que esto lleva, al nivel de lo que sucede, a la capacidad de Abandono total a la Luz. Entonces busca eventualmente, a nivel médico, resolver un dolor, pero no lo busques a nivel de los resultados. La acción es siempre del orden de la instalación de la Luz.

El ser humano en encarnación sobre este mundo, encontrará siempre en él la resiliencia necesaria a manifestar, y entonces a la condición de superación del mismo dolor o enfermedad, a fin de que la primacía de la consciencia se establezca en la persona.

Entonces, que esto sea la Luz o bien sea médico llama a dos comportamientos: de buscar a nivel material, y de abandonar a nivel de la consciencia. Los dos van a la par, lo más a menudo. No hay ni contradicción, ni oposición, hay simultaneidad del procedimiento.

Todo dolor, incluso si ha sido etiquetado resistencia, karma o falta, no es nada respecto a lo que eres, pero representa algo que seria una ventaja para probar tu Corazón. Pero conviene poner final al sufrimiento de la persona, que esto sea por la Luz, o una terapia.

Pero te recuerdo que la terapia más eficaz, en cuanto a la persona, será cada vez más la Luz, privada de lógica y de interpretación humana, o de causalidad humana. Esto os esta abierto en grande. El Comendador de los Ancianos os ha hablado de la posibilidad de auto-sanación. Hoy, esta misma auto-sanación actúa por si sola, incluso si hay persistencia de un elemento doloroso, en tal caso conviene dirigirse a quién os convenga, para resolver el problema de la persona y del cuerpo de carne. Pero recuerda que en definitiva, todo ataque a la integridad de la persona es sólo una revelación de la Luz en potencia.

Hay a veces efectivamente un desface, una latencia. Entonces si esto te molesta, en el seno de tu consciencia, o de tu Corazón, infórmate sobre la causalidad corporal directa de lo que se celebra, pero guarda presente en espíritu, que es sólo la Luz, que te muestra esto y que, en definitiva, te conduce ella misma a la superación.

He aquí mi respuesta:

...Efusión…


Pregunta, si aún hay tiempo.

Pregunta: ¿que hacer con las faltas de sueño que tienden a aumentar a medida que la Luz se intensifica, y que resisten a todo tratamiento?


Bien amado, en verdad, algunas llamas viven su desaparición; para otras llamas, la persona se queda. No se trata ni de resistencia ni de oposición a la Luz, todo lo contrario. ¿Pero en este caso, la Luz qué te pide? - De no pensar en tu sueño, de velar y rezar, porque Él viene como un ladrón por la noche. Así, en tu función, incluso de esta persona que todavía eres, existe una necesidad de utilizar este momento – donde, como lo dices tú misma, nada proporciona sueño –, para así poder velar y rezar, en el Silencio de tu Corazón, en el silencio de tu noche, en las faltas del insomnio. Porque alimentarás entonces, no una meta conocida, sino al conjunto de la Humanidad.

Es tal vez, seguramente, en verdad, lo que te propone la Luz, de velar y de rezar.

Si velas y rezas, no habrá ni fatiga ni repercusión de lo que la persona llama una falta de sueño. Así como dices, cuanto más la Luz se instala, menos duermes. La desaparición en el sueño, o la disolución, puede también manifestarse de este modo, por la persistencia del despertar, llamando a una acción en el despertar, no para encontrar el sueño, sino para difundir por la oración, por la consciencia misma, lo que sea necesario. No para ti pero por la orientación misma de tu vida, en el sentido del servicio al otro y de la ayuda llevada al otro.

Entonces, si así lo quieres, procura no luchar, de oponerte a eso, no busques una causa sino aprovecha este estado particular de insomnio y hasta si hay cansancio, apóyate en el cansancio de la persona para manifestar tu Corazón. Entonces vela y reza, porque el momento ha llegado, el ladrón en la noche viene.

He aquí mi respuesta Y he aquí el Fuego de mi bendición y de mi Amor:

...Efusión…


Sello en tu Corazón el don de la Gracia, no para guardarlo, sino para instalarlo. Saludo tu llama, saludo tu Eternidad, saludo a tu persona, en el mismo lance y en la misma Luz.

...Silencio…


Hasta la vista. Me quedo por siempre presente, porque yo soy tú.

...Silencio…


Te rindo Gracia y agradezco.

Eres el que soy, soy el que eres, porque entre “yo” y “tú”, no hay nada más que un convenio y una forma.



* * *
  ARCÁNGEL MIKAEL LINK

1.- EL IMPERSONAL LINK
2.- EL IMPERSONAL LINK
3.- EL IMPERSONAL LINK
4.- EL IMPERSONAL LINK
5.- EL IMPERSONAL LINK
6.- EL IMPERSONAL 
Preguntas y Respuestas  LINK
7.- ERELIM - Dragón  LINK
8.- O. M. AÏVANHOV  PARTE 1
Preguntas / Respuestas   LINK
9.- O. M. AÏVANHOV  PARTE 2
Preguntas / Respuestas  LINK
10.- O. M. AÏVANHOV  PARTE 3
Preguntas / Respuestas  LINK
11.-  O. M. AÏVANHOV PARTE 4
Preguntas / Respuestas   LINK

No hay comentarios:

Publicar un comentario