Seguidores

Seguir

sábado, 24 de marzo de 2018

COR DEL FOC BLANC ELOHA MARÍA – 22.03.2018





Queridos hijos e hijas, yo soy María, Eloha María de Sirius, la Madre Divina de la Humanidad. Yo soy quien hace unos cuantos millones de años, juntos con mis compañeras genetistas, dimos vida a vuestro planeta, a la Madre Gaia, entregándole su Corazón Cristalino. Corazón Cristalino de Sirius que hoy re-despierta, que durante estos últimos treinta años ha revivido y ha recuperado la vibración de su Corazón Original, conectando de nuevo con las esferas de Sirius, de Orión, de los planos unificados y de las civilizaciones que han velado durante largo tiempo a fin de que se preservara la Luz Auténtica y la Obra del Padre, aquí en nuestra amada Madre Gaia.

Hoy, tal como les anunció el amado Comandante, vengo con el fin de aportarles este estado de receptividad, este estado de la Pura Consciencia, de la pureza como base de vuestro templo. La pureza que arranca desde el Triángulo de Fuego del Sacro. Ustedes saben que en el cuerpo de Eternidad la receptividad es una de las características principales, la capacidad de Fusión, la capacidad de cambio de forma. Por lo tanto hoy vengo a reforzar, si podemos decir, a acompañar este nacimiento del estado receptivo, que se encuentra sobre todo en vuestro costado izquierdo del cuerpo, desde el hombro hasta el muslo. Aquí tienen la antena o antakarana femenino, que les permite activar la polaridad de la Hija del Agua.

Por eso hacemos unos pequeños instantes para facilitar esta instalación del antakarana femenino, este estado de receptividad, de neutralidad…

Les parecerá que quedan boquiabiertos, como un niño, como un niño pequeño que despierta de nuevo a la Vida, abriendo los ojos por primera vez. Este es el nacimiento del Agua y del Espíritu, del Fuego Divino y del Agua Viva que les vengo a traer hoy, desde donde estamos, desde nuestras naves velando los últimos pasos de la liberación del planeta Tierra.

Es hora de que se alimenten del Árbol del Agua, del Árbol de la Vida. El Árbol que baja con el Agua Primordial, las Aguas que vienen a limpiar tanto el bien como el mal. Esta agua se viene a llevar todos los residuos y resistencias de la luz ilusoria y de la sombra. Durante los años de experiencia dual han comido del Árbol del bien y del mal, del Árbol de la dualidad no reconciliada, de la polaridad enfrentada. Este Árbol tiene su fruto seco, por lo tanto, nunca les ha podido dar la auténtica Vida, la auténtica fuerza del Amor que es un agua circulante, es un agua torrencial, es un Agua de Gracia.

Este Árbol del bien y del mal ha servido pues, para vivir una serie de experiencias, unas etapas dentro de lo que han conocido como la falsificación, o el experimento ocasionado a raíz de la aparición de las razas participantes en la rebelión de Lucifer, como se la conoce popularmente, provocando la entrada dentro de las leyes de la dualidad y del karma, de una proyección exterior, de la construcción de un personaje exterior privado de la Fuente y de la Luz que ustedes son. Estas experiencias finalizan y los llevan hoy a despertar más allá del juego, más allá del sueño, más allá de la ilusión.

Nosotras aportamos el Cristal Original de Sirius para hacer de la Tierra un planeta de aprendizaje en la vida carbonosa de 3era dimensión, en total libertad, para permitir a la consciencia disfrutar de los diferentes planos y posibilidades de vida.

De repente, fue como si el juego que hubiésemos creado fuera cambiado por la entrada y la participación de unos nuevos amigos que traían ideas diferentes. Finalmente fuimos invitados a jugar juntos y esta es la gracia de la Vida. Así que, ustedes saben que esta experiencia ha estado siempre supervisada y aprobada por los Hermanos de Luz.

Ahora que despiertan, no guarden ningún rencor, no proyecten aún ningún enemigo al exterior. Ustedes han estado en el lugar perfecto, en la experiencia perfecta donde ustedes mismos decidieron participar. Pero hoy suenan las Trompetas definitivamente a la Libertad, a volver a la Ley de Gracia y de Unidad que es vuestra Residencia Eterna.

Acoged las Aguas Vivas, las Aguas de la Resurrección, acogedlas al fondo de vuestro Corazón, abran grandes las Puertas de vuestro Corazón. Ustedes son el Agua Viva, ustedes son la Paz y el Amor.

Acoged cantando las aguas que los vienen a bautizar en el Espíritu, Aguas Primordiales en el origen de toda creación. Estas aguas que hacemos circular desde nuestras dimensiones y les hacemos llegar, concretándolas en formas de vida, en códigos de vida.

Alahovara menaran, Alahovara meriam, Alahovara menaran, Alahovara meriam, Alahovara menaran, Alahovara meriam...

Con el Verbo Creador que sale de vuestra boca, cread aquí y ahora en esta dimensión donde están, como les dijo el Comandante, encarnad la Luz viva, encarnad la Verdad Pura. Sean de nuevo los creadores, los co-creadores de vuestra Llama de Vida, y esto lo pueden hacer desde ahora mismo. La Tierra está recubierta, bañada con la Luz de la 5ta dimensión. No hay ningún límite para el despertar de vuestra Esencia Interna y Eterna, para vivir en el Júbilo y el Éxtasis del Espíritu que los prepara finalmente para mi Anuncio Colectivo. 

De momento vivan, celebren desde dentro del Corazón, sean cuales sean vuestras circunstancias exteriores. Si tienen que atravesar momentos duros, momentos de limpiezas, momentos de confrontaciones que pueden restar aún a vivir por la persona, atraviésenlo con el Amor más grande, con la Paz más grande. Pues saben que ya son la Luz, ya son la Resurrección, y todas las últimas máscaras solo pasarán, solo desfilarán.

Así, queridos hijos, hagamos un segundo momento de comunión con el Agua Viva, con el Agua Lustral, el Agua de la Resurrección…

El Agua Viva les aporta el Canto Cristalino, el Canto que resuena en los oídos, anunciando la reconexión con vuestro cuerpo de Eternidad, activando vuestro cuerpo de Luz o Merkabah, pero lo más importante, aportándoles la Paz Interior, la Consciencia Libre y Pura Total que son.

Recuerden hijos e hijas, ámense unos a otros sin medida, hagan de la vida un Éxtasis de Amor. Permítanse, en los momentos en que el Espíritu los llame, permanecer en paz, descansar. Escuchen también las señales de vuestro cuerpo, sobre todo beban mucha agua, hidraten bien el templo, el cuerpo físico, a fin de que el Fuego pueda quemar sin agotarlo. Así celebrarán por arriba y por abajo en vuestro Corazón, en el Cielo y en la Tierra, sin más límite, el Júbilo y la Alegría de la Resurrección del Espíritu en la Verdad, en vuestra Consciencia Pura y Libre, de Hijos de la Luz, de Hijos del Padre, de Hijos de la Madre Divina.

Esta es la mejor preparación para cuando llegue el momento de mi llamada colectiva, que se puede producir desde ahora mismo, hasta una latencia y un período indeterminado en el tiempo lineal de la Tierra. Todo dependerá de cómo se agencien los últimos elementos en juego en la superficie de la Tierra y el Sistema Solar.

Esta ventana temporal indeterminada verá a cada uno de ustedes hijos e hijas, realizar la Verdad y la Vida en este cuerpo, en esta dimensión, en este planeta que recupera totalmente su Éter Divino, su Éter de Fuego, su Dimensión Sagrada.

Así pues, vayan como Llamas, como Llamas de Presencia, como Llamas de Silencio, como Llamas del Verbo Divino. Déjense regar y fecundar por el Agua Viva y al mismo tiempo fecundar y regar a todos los hermanos, a toda la Vida, realizando el Amor, realizando el milagro de una sola cosa.

Queridos hijos e hijas, reciban todo el Amor y la Gracia de la Madre Divina. Soy a cada instante en vuestro Corazón, soy el niño interior que despierta en el interior de vuestro pecho. Celebramos el Amor, la Paz profunda que nace de nuestra unión.

Hasta la próxima, Aïshalem.

Transmitido por Silah Pere Sicart
Traducido por A.I.
Revisado por Silah Pere Sicart


Eloha Maria - 22.03.201