Seguir

domingo, 12 de abril de 2015

RE-ENCUENTROS DE MARZO - CUARTA PARTE- ANAÉL LOS MECANISMOS DE LA ASCENSION : CANALIZACIONES MAGISTRALES



4a. parte : Canalizaciones MAGISTRALES

FRÈRE K
La Autonomía de la Libertad 

GEMMA GALGANI
Estasis y Resurrección

MARIA
El Tiempo del Llamado

URIEL
El Canto de la Libertad
SNOW
La acción de los Elementos sobre este mund
ANAÉL
Mecanismos de la Ascensión

URIEL - MIKAEL – GABRIEL
Venimos a entregar lo que es importante
En vosotros y para vosotros.
ANAÉL

Los mecanismos de la Ascensión


Soy ANAÉL Arcángel. Bien-amados niños de la Ley del Uno, me presento a ustedes como Arcángel de la Relación, de la Comunicación y del Amor. Ante todo, instalemos nos juntos en la Luz Blanca de la Libertad y de la Creación.


… Silencio ...


Mi intervención en este día, apunta a hacerlos adelantar en los mecanismos íntimos de la Ascensión, no tan en relación a los procesos vibrales sino más hacia lo que es llamado la Relación, la Comunicación y el Amor. Como lo viven y como saben, en este momento se celebra el período llamado propiamente hablando la Ascensión. Ella se celebra Aquí y Ahora, en este cuerpo y en esta Consciencia, apuntando, como fue enunciado, como la superposición, la aproximación, la yuxtaposición de lo efímero y del Eterno, poniendo fin a la separación, a la división y a la incomprensión.

Lo que se celebra interesa a su conciencia, a su cuerpo y al conjunto de las experiencias que se viven en este momento en sus vidas. Toda relación, toda comunicación, pretende únicamente dejar aparecer el Amor en su Verdad y en su desnudez, cualesquiera que sean las circunstancias, cualesquiera que sean las explicaciones, cualesquiera que sean los circuitos vibrales poniéndose en obra en ustedes durante este período.

Bien más allá de la Asignación vibral, bien más allá del despliegue de los Elementos en curso, se dirige en ustedes el encuentro con la Eternidad de la Luz Blanca, llevando progresivamente o brutalmente su desaparición cada vez más, estando totalmente presentes en el Aquí y Ahora. Incluso diría que el Aquí y Ahora es la circunstancia previa, indispensable e ineluctable, permitiendo la desaparición. Presencia y desaparición están en relación y en comunicación, en ustedes, por sus diferentes vivencias, por sus diferentes estados pero también por todo lo que emerge en el seno de la consciencia.

Lo que emerge, como lo saben, no es ni una condena ni una retribución sino más bien lo que esta ligado a la manifestación de la Luz y de la Ascensión misma en este mundo. Así que más allá de sus momentos de desaparición, más allá de sus momentos de alineación, les pasa y les pasará cada vez más a menudo de constatar la irrupción, en el seno de la pantalla de la consciencia, por sus órganos sensoriales, en el mismo seno de su cuerpo, la aparición de la Luz Blanca se acompaña de su desaparición. El simple hecho de verla señala simplemente que existe aún una ínfima distancia entre la Eternidad y lo efímero, a fin de que la Eternidad ponga final, definitivamente, a lo efímero. Esto se traduce, por supuesto, por numerosos procesos que interesan al cuerpo. Más allá de los circuitos poniéndose en actividad actualmente que constataron, los unos y los otros, que numerosas manifestaciones atraen su conciencia hacia zonas precisas de su cuerpo. Esto corresponde de manera formal a la penetración de la Luz ella-misma, ya no solamente en lo que es llamado sus chakras, ya no solamente en lo que es llamado las Coronas radiantes, no solamente en lo que es llamada la Onda de Vida ni en el Canal Marial, pero más bien la revelación de la Luz en totalidad.

Las manifestaciones cualesquiera que sean, dolorosas o gozosas en el seno de este cuerpo, las manifestaciones y las idas y venidas de su conciencia, sólo representan en cierto modo y en definitiva el espacio de instalación de su Merkabah interdimensional colectiva en fase de despliegue, en fase de encendido en el seno mismo de este mundo. Los signos, los viven, son numerosos, e incluso si no tienen ninguna posibilidad de percepción, sospechan bien que la consciencia no es insensible a lo que se celebra. Incluso sin elementos visuales, incluso sin elementos de modificación de la conciencia, ésta poquito a poquito se transforma, y va dejando espacio al Eterno.

Esto va a provocar un cierto número de reajustes en el sentido de sus ocupaciones, en el sentido de sus reflexiones, en el sentido mismo del desarrollo de su vida, llevando a veces, a unos reajustes intensos e inéditos que conciernen justamente a las circunstancias mismas de sus vidas y de las relaciones que establecieron, para algunos desde hace mucho tiempo y otros más reciente, con lo que se celebra sobre la pantalla de su conciencia o si prefieren sobre la pantalla del teatro. Que los hace pasar de manera cada vez más evidente, en la posición de observador que se ve él mismo desaparecer, liberándose de lo que hacían los apegos, a fin de encontrar, de la mejor manera que sea, los espacios de libertad esenciales para la manifestación plena y entera de la Ascensión, aquí-mismo en este mundo.

Lo que se celebra concerniendo a sus relaciones, es la expresión de lo que esta a ver en ustedes, incluso si es visto en el otro, incluso si a través de la observación de una relación, al nivel de sus insuficiencias o de sus excesos o de lo que podrían llamar “anomalías”, éstas nunca son el hecho del otro sino que son el hecho de su punto de vista. Incluso si esto es justo, incluso si esto es demostrable, esto no concierne de ninguna manera a una anomalía de la otra sino bien a una anomalía suya. Así a través de los procesos de aparición de la Luz en su mundo, a través de las manifestaciones vibrales y de la conciencia, conviene comprender que toda relación y toda comunicación sólo tiene una única finalidad desde ahora: de instalarlos de manera cada vez más apacible en el seno de la Morada de Paz Suprema y en el seno de la Eternidad.

Así que conviene, cuando hay un elemento que es visto en una relación o donde les parezca, yo diría, torcido o injusto, de no llevar una acusación cualquier hacia el otro o hacia ustedes. Incluso les invito a invertir el proceso que emana de la conciencia, incluso si esto viene de su mental, considerando que la Verdad es exactamente a la inversa de lo que podían ver, y significa que existe en ustedes, aún, no sólo una capacidad de discernir, de ver claro, sino que todavía les hace falta el Retorno final, total, a fin de comprender en Verdad, viviéndolo, que el otro(a) es tan sólo usted con otra forma, reenviándoles su propia imagen, en cierto modo, al infinito.

Así pues, superar el juicio y superar la tolerancia y la intolerancia sólo puede hacerse por la comprensión de los mecanismos íntimos y no mentales de este proceso que les da a ver sobre la escena de teatro a diferentes personajes, diferentes relaciones. Pero si están además en la posición del observador, lo que es cada vez más frecuente, incluso si esto no les parece evidente, el conjunto de las observaciones que les hacen, el conjunto de los posicionamientos que adoptan en la vida, con relación a su familia, a sus relaciones y a sus afectos es sólo la ilustración de lo que se celebra.

El proceso del último Retorno, inicializado por el Arcángel Uriel, desembocando en el Espíritu del Sol, les da a ver, de manera muy concreta, que todo es Uno, aquí-mismo en este mundo. La desaparición de los velos, la aparición de la Luz Blanca pone un velo de Libertad en conjunto de lo que fue limitado, tanto por ejemplo a nivel de sus cuerpos como a nivel de la naturaleza, que a nivel del conjunto de este mundo, sólo traduce la finalidad y la terminación de la Obra al Blanco, coronando el todo por las Coronas Ascensionales del Corazón y de la cabeza, por el vehículo Ascensional él-mismo, la posibilidad de ver cada vez más claramente lo que se celebra en el seno de toda relación, de toda comunicación o de todo Amor.

Les invito, a través de lo que observan al exterior de ustedes, de no considerar que hay otra cosa que el Amor, en manifestaciones más o menos importantes y tal vez en algunos casos aún enmascaradas. Recuerden también, como siempre dijimos unos y otros, que el hecho de sentir la falta de amor sólo ilustra el miedo que está establecido en una relación. La confrontación de sus linajes, la confrontación de sus Elementos interiores y arquetípicos en resonancia con los Elementos arquetípicos de otro hermano o hermana, humanos encarnados, no está destinada en definitiva, no a hacerles rechazar una relación, una comunicación o un amor cualesquiera que sea pertenezcan pero más bien a ver los lados no suficientemente luminosos, reenviarles entonces de manera inexorable a ustedes-mismos y solamente a ustedes-mismos.

El otro, frente a usted, hermano, hermana o considerado como enemigo, es sólo una faceta de ustedes-mismos que les es dado a ver, a fin de integrarlo, a fin de superar los últimos velos que pueden subsistir al nivel de sus comportamientos, sus experiencias, sus relaciones, basadas en las costumbres, basadas en las experiencias de este mundo. La relación de amor, libre, no corresponde en absoluto a una simpatía o al contrario a una antipatía pero desborda ampliamente el marco de ambas personas en relación, llamándoles por ahí a la frase pronunciada por el Cristo: “Cuando seáis dos reunidos en mi nombre, y no en vuestro nombre y en vuestra relación o en vuestra comunicación, estaré entre vosotros”'. Esto significa, como esto fue dicho de otras maneras, que si logran poner el Amor por delante, comprobarán la presencia del Cristo, no necesariamente según su forma formal de hace 2000 años pero en todo caso por la aparición, la densificación de manera cada vez más convincente de la aparición de la Luz Blanca, incluso a la luz del día, a pleno Sol, volviéndose visible a sus ojos.

En el seno de una relación donde está presente la Luz Blanca no se plantea más el problema del antagonismo de las personas, del antagonismo de los diferentes caminos de vida, pero van a encontrar el lazo de la última relación entre usted y el otro, que no depende de alguna sexualidad, de alguna simpatía o de alguna antipatía, de algún lazo familiar o de algún lazo amistoso, dándoles a ver en el otro realmente lo que es, a pesar de los miedos que puedan existir ligados a los linajes, pero más bien el Cristo en él. Si logran superar la noción de alguien enfrente suyo para integrarlo en ustedes, es decir hacerse ella en el sentido más vibral del término, constatarán en este momento que no hay más razón para manifestar la menor incomprensión, la menor dificultad de relación, la menor acusación o la misma voluntad de desviarlos de esta relación.

Si están bajo la influencia de la Inteligencia de la Luz, si están en vía de madurez, en vía de responsabilidad y en Liberación total, el otro(a) no les aparecerá más como un enemigo o una persona donde existe una problemática, incluso para el peor de sus enemigos según el sentido de su persona. Esto debe desaparecer, no por un esfuerzo de comunicación, no por un esfuerzo de voluntad, no por una alineación pero en ustedes, otorgando al Cristo y entonces a la Inteligencia de la Luz. En este momento, la matriz Cristica será superpuesta a la persona que creían ser, lo mismo que para la persona con la cual están en relación.

Esto ilustra las declaraciones del Cristo que les repetí. Si ponen a Cristo personificando el Amor a través de la nueva matriz cristalina del Etreté que es, se los recuerdo, en base de silicio desde la quinta dimensión, comprobarán que no puede haber ahí diferencias entre usted y el otro, que no puede haber allí ni juicio ni opinión, y que la Transparencia ligada a su Claridad les da a ver en cada uno al Cristo, que éste sea apareciendo en su gloria o en el sufrimiento de su desconocimiento para el que vive algo doloroso.

Tomando por costumbre de poner el Amor por delante, tomando por costumbre de apoyarse en la Inteligencia de la Luz, la Luz Blanca se manifestará de manera más o menos densa entre y alrededor suyo, activando un cierto número de elementos vibrales situados al nivel de su corazón, de su pecho pero también al nivel de ciertas Estrellas de la cabeza, dándoles a resonar sobre lo que los reune en el mismo corazón, el de Cristo, que llevan y que el otro lleva, cualquiera que sea la apariencia que es dada.

Los invito entonces a contemplar cada relación por la intensidad del Amor que ahí está presente. Si les parece que no existe ninguna intensidad de Amor, retengan simplemente que cualquiera que sea la circunstancia de esta relación, es que la otra todavía tiene delante de él ciertos miedos y que estos miedos en los que reparan es sólo el suyo, que los llama ahí también a trascender este defecto de posicionamiento del otro, no por palabras, no defendiendo un punto de vista, justificado o injustificado, cualesquiera que sean los argumentos de uno y del otro, es decir de usted y del otro, pero más bien de dejar aparecer la Luz Blanca, de dejar venir al Cristo en su relación, en su dificultad como en su amor.

Porque la vía de encuentro de usted al otro(a) no es más solamente el corazón, no es más solamente la comunión, no es más solamente la fusión, no es más solamente la disolución pero bien la aparición, que esto sea en pareja, sea monódico, que sea en una relación conflictiva con cualquier ascendente o descendente que sea, o con cualquier amigo o hermano que sea, esto es exactamente la misma cosa. Trasciendan y superen lo que ven. No necesitan decirlo, no necesitan expresarlo, sino lo que les es pedido, sobre todo en este momento, porque ahí se encuentra la solución más fácil, la más evidente que les aparecerá como tal en el momento en que la vivan, a la primera ocasión.

Así que, cuando hay una relación que yo calificaría de difícil, donde los puntos de vista y los posicionamientos son diferentes, por supuesto que cada persona defenderá su propia persona y verá en la otra lo que él no ve en él. Así, si en todo lo que es observado, la precisión de su relación no esta acondicionada ni por el afectos ni por lo que ven, ni por lo que perciben, pero si ponen entre ustedes la matriz Cristica, el Espíritu del Sol, todos los nombres que podemos darles, o incluso el Cristo en su persona tal como fue encarnado hace 2000 años, van a borrar y a trascender, por el Don de la Gracia que dan al otro y que les da a ustedes-mismos, van a comprobar la desaparición simple y nítida de lo que les daba problema antes. No hay necesidad que los dos estén de acuerdo en el seno de cada una de las personas para poder realizar esto. Basta que uno de los dos interlocutores esté con Cristo, de una manera o de otra, no por el pensamiento, tal vez por la intención, tal vez sobre todo por las manifestaciones que perciben en ustedes de la Luz vibral, comprobarán que entre dos personas se hace la Luz Blanca del Cristo y la Liberación.

Así cada relación, cada evento que ocurre en su vida, cualquiera que sea, está ahí sólo para permitirles revelar a Cristo en totalidad. No existe posibilidad más grande de realizar esto que las situaciones donde justamente hay un sentimiento de estar desequilibrado o de volverse inestable por lo que es visto en el otro, por lo que es visto en una situación dada. La dificultad en el seno de su mundo, todavía presente, es que todo está basado en un cierto número de reglas que todas proceden, sin excepción, de la noción de dualidad, del bien y del mal.

Trascender el bien y el mal, es efectivamente verlo por lo que es, pero sobre todo de no ver más ni el bien ni el mal en el otro, sino sólo ver simplemente la expresión perfecta, o a veces aún imperfecta, de lo que es el Cristo. Esto cambiará su vida, cambiará sus relaciones, cambiará sus comunicaciones y les hará penetrar de lleno en un amor diferente, incondicionado y total donde no puede existir más el menor antagonismo por el hecho mismo de lo que está puesto en relación. Esto empieza en este mundo permitiéndoles, el momento llegado, de realizar esto con evidencia, en los Mundos libres.

Así que, existen en cierto modo, trampolines y oportunidades, incluso si les parecen a primera vista contrarios al Amor, sólo están ahí para despertar al Cristo en usted y en el otro. Así que, en toda relación piensen en hacer desaparecer el sentido del interés personal, el suyo como el de la otra persona. No encontrarán, y eso, cada vez menos, un entendimiento a través de una comprensión intelectual, pero cada vez más una vía de armonía, de sincronía, de simpatía y de fusión en Cristo a través de la visión del Cristo en el otro(a). No se trata de descuidar lo que fue visto, lo que fue percibido, pero la única manera de salir de la culpabilidad o de la acusación

Bien evidentemente, los primeros signos que van a aparecer son la aparición de las partículas adamantinas, incluso si no están alineados. Desde el momento en que reconocieron el Cristo en el otro, en el momento en que habrán reconocido la acción de Cristo en toda situación, cualquiera que sea, comprobarán muy rápidamente que Cristo está presente, y que él es usted y que son él. Lo mismo ocurre a la situación, como para el que esta en relación con usted. Así que comprobarán, por el despliegue de los Triángulos elementales, por el despliegue del cuerpo Ascensional, que el Cristo ya está de regreso para algunos. Háganlo aparecer en sus relaciones, cualesquiera que sean, háganlo aparecer en sus situaciones, no por supuesto para pedir algo que fuera en su sentido, o en el sentido del otro(a), pero muy real y concretamente para colocarlo entre los dos. Colocándolo entre ustedes dos, en este momento no habrá más obstáculos en el seno de la relación, en el seno de la comunicación y en el seno de la situación cualesquiera que sea.

Este proceso, por supuesto, se produce también dentro de ustedes, dándoles a encontrar el Cristo que viene a preguntarles, de una manera o de otra, si quieren ser su Amigo o su Esposo. La respuesta, por supuesto, sólo puede venir de usted. No es un deseo, es simplemente la respuesta a una pregunta hecha, sellando en cierto modo su suerte, su porvenir y su Eternidad.

Así, cada situación difícil, cada accidente de su cuerpo, cada rotura es sólo la ocasión de demostrar su estado Crístico. Así, incluso Cristo, en su encarnación personalmente, pudo manifestar una cierta forma de potencia, que esto sea con relación al demonio, que esto sea en relación a la enfermedad, que esto sea en relación a los vendedores del templo, incluso la ira no es más una ira de la persona sino, yo diría, una Santa ira. Si ponen en esta ira el Amor por delante, entre usted en el seno de una relación o entre usted y usted cuando la ira es dirigida contra usted mismo, comprobarán que Cristo es el bálsamo y El que viene para resolver su sed, sus problemas de límites porque se hicieron lucidos. No se trata de un Salvador en el sentido exterior, en el sentido que las iglesias lo disfrazaron, pero mucho más es un estado que hay que realizar. Este estado que hay que realizar, y sobre todo que hay que manifestar, va a conducirles a su retorno, no a título individual pero a título colectivo, en el momento de la Llamada de María. Que lo acepten o no, y nadie podrá ignorar que Cristo viene a verlos.

Así se celebra la Ascensión. Esta Ascensión individual que arrancó de manera evidente, concierne también, por supuesto y lo dijimos, a la disolución total de todos los sistemas patriarcales arcaicos, habiendo manifestado la voluntad de predación de las entidades interdimensionales que los habían encerrado en el seno de este universo y de este mundo. Esto es un espacio de resolución. La única cosa capaz de acabar, yo diría, los obstáculos, que están en usted como en toda relación, consiste en no juzgar, no en saber quien tiene la razón, incluso si esto es determinable sin artificio ni anomalía alguna, lo esencial no está ahí.

Lo esencial no es de no tener culpa o de no tener razón sino de ser Cristo. Incluso si hay ira, piensen ante todo en poner al Cristo entre ustedes, dentro de usted o entre las situaciones y usted, que no van en el sentido de un apaciguamiento. Si respetan esta preconización, os van a dar cuenta muy rápidamente que sus relaciones, a ustedes-mismos así que las relaciones al otro o en toda situación que se presenten, no tienen para nada la misma solución, el mismo aspecto, ni agitan los niveles de energía ligados a la persona, sino que viene para reforzar de manera indudable el aspecto Luz de la relación, el aspecto Luz de su conciencia, el aspecto Cristo de su consciencia.

Así, a través de esta matriz Crística o a través del Espíritu del Sol o a través el Logotipo Solar o a través de Cristo Mikaél o a través de la nueva Eucaristía presente en su corazón, tiene en ustedes, realmente y concretamente, desde ahora en adelante, los medios de ajustar todo lo que haya a ajustar. No olviden también en el seno del Encuentro con Cristo, en el seno de la Liberación, existe una ley que se llama Divina Providencia (que va mucho más lejos que la Acción de Gracia), que hace que si se quedan lo más posible en el seno de esta matriz Cristica, con los marcadores que conocen, correspondiendo también a la activación de ciertos Triángulos elementales de la cabeza como en ciertas Puertas del cuerpo, les dan a vivir en consciencia un apaciguamiento inmediato de lo que podía aparecer antes, siendo todavía una persona, como un conflicto, como una rotura o como un desacuerdo. Ningún desacuerdo puede manifestarse si el Cristo está presente.

Entonces, les incumbe de verificar mis afirmaciones, de no tomarlas por dinero contante, porque sólo hay la experiencia que hay que llevar en relación a esto que les conducirá a observar los resultados, mucho más importantes que los que obtendrían luchando, oponiendo o confrontándolos a una situación, a una relación, a un amor o hasta a una enemistad. Es esto lo que está delante sobre su escena en este momento, de todos los modos posibles.

En efecto, existe un momento, en el seno del proceso de la Ascensión individual que viven, donde esta Ascensión individual se juntará al momento colectivo. En este momento, por supuesto, no será más el momento de tergiversar. No será más el momento de dejar expresarse los miedos. El aprendizaje que les aconsejo hacer ahora es independiente de una acción vibral, pero toca directamente la conciencia última de la Libertad, es decir al Cristo. Ver en el otro como en ustedes al Cristo les permite librarlos de manera cada vez más rápida, de los elementos de su historia personal, de los elementos de heridas todavía presentes, en este presente y de transcender todo esto por la Gracia de la Luz.

Piensen entonces, antes de cada relación, antes de cada mirada, antes de afrontar una situación que los desagrada o algo que fuera enviado por la Vida misma, de poner al Cristo por delante, no para resolver el problema en su lugar, no para ir en el sentido que quieren, pero más bien para establecer la relación perfecta, la relación de Amor, cualesquiera que sean las oposiciones ligadas a las personas, en las situaciones o a lo que sea de otro que se manifiesta en su vida hoy. Es por eso, que en cierto modo, ustedes mismos se prueban al nivel de su Ascensión, al nivel de lo que tienen que vivir y de lo que queda por vivir para estar totalmente Liberados, si aún no es del caso, en el mismo seno de su vivir en este mundo.

No les escondemos que cuanto sean más numerosos en vivir esta Libertad, estando viviendo en el seno de este mundo, más el mecanismo de la transición colectiva será facilitada para el conjunto de la humanidad porque en este momento el Cristo reemplazará los miedos y nadie podrá decir que el no sabía.

Asi pues no solo son los Ancladores, los Sembradores de Luz y las semillas de Estrellas, sino que son los KI-RIS-TI, los Hijos Ardientes del Sol revelados a ellos-mismos, descubriendo un nuevo modo de caminar y de vivir. Pero este nuevo modo de caminar y de vivir, por supuesto es a veces incierto. El otro, las circunstancias, las relaciones, las situaciones que tienen que vivir, están ahí sólo para permitirles fortalecerlos en Cristo. Incluso si esto es doloroso, incluso si esto parece irritarles, no hay otro modo de perdonar, no hay otro modo que el de vivir el Don de la Gracia, el Servicio a los demás, el Servicio a sí y el Servicio al Cristo. Lo que acabo de decir es muy simple. Solo hay que recordárselo simplemente en cada aliento, no para lo maravilloso de la situación, no para allanar una dificultad, incluso si existe, pero más bien para disolverla en el crisol y el Fuego del Amor representado por Cristo. A ustedes de ver, de experimentarlo y de sacar de ello sus propias conclusiones.

Si, en relación a esta corta exposición, existen en ustedes preguntas complementarias sobre el modo de proceder y el modo de vivirlo, entonces les escucho con mucho gusto.

Si no hay preguntas, les propongo de pasar de golpe a esta práctica. Es muy simple: - hay yo, siendo la Eternidad y como persona, hay yo, como Arcángel y hay sobre todo el Corazón del Uno. - Así que, en alineación, aquí-mismo, nos basta con llamar al Cristo y de realizar de que entre cada uno de nosotros esta Cristo, a fin de verificar por ustedes mismos lo que se produce. Así por mi parte, poniendo al Cristo por delante como Arcángel, me fusiono con el Espíritu del Sol, a fin de vivirlo con ustedes. Esto se vive en el silencio, esto se vive ahora y voy a comenzar y comienzan también del mismo modo.



… Silencio...


Bien amados Hijos Ardientes del Sol, rindo gracia a lo que son.

Soy Anaél Arcángel y les digo hasta pronto.


RE-ENCUENTRO DE MARZO DE 2015 "PRIMERA PARTE" 1 - O.M.AÏVANHOV PREGUNTAS
RE-ENCUENTRO DE MARZO DE 2015 "PRIMERA PARTE" (O.M.AÏVANHOV) 2 - OM AIVANHOV
RE-ENCUENTROS de Marzo 2015 PRIMERA PARTE 3 – O.M. AÏVANHOV Preguntas y Respuestas
RE-ENCUENTROS de Marzo 2015 PRIMERA PARTE O.M. Aivanhov 4 - "Procesos Relacionados a la Liberación Colectiva"
RE-ENCUENTRO DE MARZO PRIMERA PARTE 5 - O. M. AÏVANHOV Todo se pone en su lugar ahora

RE-ENCUENTRO Marzo 2015 SEGUNDA PARTE Parte: El Espíritu del Sol

RE-ENCUENTROS DE MARZO TERCERA PARTE: DIVERSOS INTERVINIENTES Preguntas y Respuestas

RE-ENCUENTRO DE MARZO CUARTA PARTE CANALIZACIONES MAGISTRALES 
HERMANO K.
La Autonomía de la Libertad
URIEL EL CANTO DE LA LIBERTAD CUARTA PARTE:  
MARIA LA HORA DE LA LLAMADA  
SNOW  (NIEVE)   LA ACCIÓN DE LOS ELEMENTOS SOBRE ESTE MUNDO  
 ANAÉL LOS MECANISMOS DE LA ASCENSION  
NIEVE - LA ACCIÓN DE LOS ELEMENTOS SOBRE ESTE MUNDO
URIEL – MIKAËL – GABRIEL Venimos a otorgar lo que tiene que ser otorgado en vosotros y para vosotros…

No hay comentarios:

Publicar un comentario