Seguir

miércoles, 7 de junio de 2017

UN AMIGO Junio 2017

 






Soy Un Amigo. De mi corazón a vuestro corazón, la Paz y la Alegría.

…Silencio…


Doy gracias por vuestra presencia y por vuestra acogida.

…Silencio…


Mi intervención de hoy es una continuación lógica de lo que ha dicho la Estrella Teresa, así como del Maestro Ram. Hace muchos años, he compartido con vosotros, una serie de yogas. Hoy, me propongo compartir diversos elementos relacionados directamente con el yoga de la Unidad y de la Verdad, para que os ayude en vuestra eternidad.

Como os ha dicho el Maestro Ram, las partículas adamantinas están presentes en el aire. Están presentes en vuestras Puertas y en vuestras Estrellas; están presentes en el aire que respiráis y, en cierta medida, en algunos de los alimentos que consumís. Hablo, por supuesto del aspecto orgánico y también de lo relacionado con los alimentos vegetales cultivados a la luz del sol, sin interposición de velos, vidrios o los llamados invernaderos.
Mi objetivo es orientaros, de la misma forma que Teresa o el Maestro Ram, a asentar también vuestra eternidad, dentro incluso de este mundo efímero. Las partículas adamantinas, en vuestro cuerpo, no están únicamente localizadas en las Puertas y en las Estrellas, sino que comienzan a alquimizar vuestro propio cuerpo etérico y vuestro propio cuerpo físico.
Hasta ahora, el Yoga de la Unidad hacía uso de gestos y posturas, para dejar pasar la Luz. Desde las Teofanías, os va a ser posible, sirviéndoos simplemente de vuestras manos, y en silencio, al colocarlas en ciertos lugares, asentar vuestra eternidad. La primera etapa consiste en la unión vibral de las Puertas “Precisión” y “Profundidad”, situadas en los pliegues de las ingles, y las Puertas “AL” y “Unidad”, situadas en vuestro pecho.


Vuestras manos albergan una serie de partículas vibrales, lo que no era el caso en el momento en que os revelé el Yoga de la Unidad y el Yoga de la Verdad. Vosotros tenéis hoy la posibilidad, con vuestras propias manos de drenar la luz, se puede decir, hasta vuestro corazón. El metabolismo de la energía vital, como sabéis, se hace preferentemente por el chakra del bazo, que nosotros hemos llamado la Puerta “Atracción”.
La energía vibral penetra por todas vuestras Puertas. Las Puertas de los pliegues de las ingles: “Precisión” y “Profundidad”, os proporcionan una visión más lúcida sobre la Eternidad, dentro incluso de vuestro personaje y de vuestra persona. Así pues, al colocar las manos sucesivamente sobre los pliegues de las ingles y llevarlas enseguida a las Puertas “AL” y “Unidad”, evitando esta vez, las Puertas “Atracción” y “Visión”, ayudáis a canalizar la energía de las profundidades y su función de acceso a la “Profundidad”, no ya en el cuerpo físico sino directamente en el Corazón.
Y así, colocando vuestras manos, primero sobre “Precisión” y “Profundidad” y dejándolas ahí sin hacer nada más -por un tiempo que es muy variable, dependiendo de vuestra propia percepción y vivencia-, y llevándolas enseguida sobre “AL” y “Unidad”, vais a lograr que la Precisión de Espíritu y la Profundidad del alma, se revelen dentro de vuestro personaje. Así que solo tenéis que poner vuestras manos, primero en dos lugares: “Precisión” y “Profundidad” y después, sobre “AL” y “Unidad”. Ese es el primer gesto.

El segundo gesto que completa este Yoga de la Eternidad, por así decirlo, consiste en colocar la palma de la mano izquierda en la punta inferior del esternón, sobre la Puerta “OD”, mientras que vuestra palma de la mano derecha se colocará abierta, sobre la Puerta “ER”, por encima del chakra del corazón. Haciendo sucesivamente estas tres posturas de vuestras manos, drenaréis la energía vital y vibral, a vuestro corazón, lo que permitirá que os alejéis también de vuestra persona y de lo efímero.
Esto es una ayuda. Desde luego, esto no va a conseguir la Liberación, pero os proporcionará, lo mismo que la “respiración” y la “Vía de la Infancia” que os han expresado, oportunidades adicionales y complementarias que conducirán a muchos de vosotros, a establecer el corazón de Eternidad, el cuerpo de Êtreté, vuestra Infinita Presencia y vivir con más evidencia, el proceso de la Teofanía.
Vuestras manos deberán haber pasado, previamente, bajo el agua, desde los codos hasta las extremidades de las manos. No es necesario el jabón, solo el agua que fluye, sea el agua que sea, lo que permitirá activar, sin entrar en detalles, los circuitos de distribución de la energía vibral en la periferia de vuestros miembros. Enseguida, conviene colocar las manos, en los lugares que os he indicado y en ese orden de sucesión.
No puedo precisar la noción del tiempo, porque el concepto de tiempo es muy variable y muy diferente para cada uno, y diría incluso, para cada uno cada día. Os atañe a vosotros también, como ha dicho el Maestro Ram, comprobar lo que se produce, colocando simplemente vuestras manos en esos lugares, sucesivamente.
Las Puertas “Precisión” y “Profundidad”, están obviamente relacionadas, por su ubicación, con las Puertas situadas alrededor del sacro. Se trata, por tanto, de unir el Fuego vibral de la Tierra y el Fuego vibral Ígneo de vuestro corazón, para que, de alguna manera, toda la vibración, toda la Luz adamantina, con esos simples gestos, así como por la respiración -que podrá acoplarse de la forma que ha descrito Ram-, para sentir concretamente, vuestro órgano del corazón, pero también, vuestro corazón de Eternidad.
Además, os daréis cuenta, que hay una facilitación y una intensificación de las Teofanías que ya conocéis. Diría que una duración media de diez minutos para todo, debería ser suficiente, pero, repito, no es más que un promedio y no una regla que pueda ser aplicada a todos.
De la misma forma que probablemente hayáis observado que muchos de vosotros, a menudo tenéis el impulso o necesidad de colocar la mano sobre el corazón. Este gesto espontáneo que muchos hacéis sin daros cuenta, fortalece la presencia de la Luz, la presencia de vuestra eternidad dentro incluso de vuestra persona. La acción lateral, partiendo de las Puertas «Profundidad» y «Precisión» realiza una alquimia muy especial en vuestro pecho, entre el órgano del corazón y el corazón de Eternidad que ha sido denominado “tetraquishexaedro”. Vais a crear, no solo una afluencia de partículas vibrales hacia vuestro corazón, sino una ralentización del corazón físico y una vibración y rotación del corazón de Eternidad, lo que ampliará de forma neta y rápida, vuestra capacidad de percepción de la Luz, en la forma que sea, y también la acción de la Luz en vuestro cuerpo físico como pocos de vosotros habéis tenido ocasión de percibir hasta ahora.
En efecto, el retorno a la Eternidad, vinculada a la Ascensión de la Tierra, tiene lugar en cada uno de vosotros, tengáis conciencia de ello o no, tengáis la impresión de vivirlo o no. Solo la facilidad con la cual se instala esto, os dará un resultado diferente. Si sois trasparentes, si estáis en vías de desaparición o habéis desaparecido de una manera u otra, os daréis cuenta que existe también una forma de persistencia previa a la desaparición, que os hará lúcidos y conscientes de los mecanismos que, para vosotros, no podían ser más que un sueño, unas veces de forma espontánea y otras provocada, ya sea por las lecturas, por los alineamientos, las comuniones o las Teofanías.
En ese momento, el Fuego Ígneo se volverá más sensible, os daréis cuenta también de diversos modos, y se vinculará a los carismas del Espíritu Santo, como lo llamáis en vuestra tradición, que entran en manifestación y vendrán entonces, por la evidencia de sus manifestaciones, a hacer callar, a detener, a eliminar toda resistencia, todos los hábitos de vuestra persona que no han tenido la oportunidad de ser vistos por muchos de vosotros.
Esas resistencias, como sabéis, no son recuerdos o heridas; se trata frecuentemente de hábitos que tienen su origen, no en las costumbres de esta vida sino en hábitos que están en intensa resonancia con ciertos linajes que están presentes en vuestros hermanos y hermanas encarnados.
Practicar lo que se os ha dicho, es decir, la Vía de la Infancia, la humildad, el Yoga de la respiración, así como los gestos del Yoga de la Eternidad que acabo de expresaros, son más que suficientes para proporcionaros en vuestro interior, la capacidad de vivir con plenitud, con alegría y, sobre todo, con más facilidad. El marco de mi intervención, no tiene nada que ver, con el día antes de las Teofanías. En efecto espero que no solo muchos de vosotros tengáis todas las Puertas del cuerpo activadas, sino que la estabilidad del Corazón participe del proceso de la Teofanía.
Lo que sentiréis, en ese momento, corresponde exactamente, punto por punto, a lo que os ha expresado el Maestro Ram, relativo a la modificación de la respiración, la modificación de ritmo cardíaco, pero también, a la capacidad de mantener una conciencia libre del apego a esta persona. Eso reflejará en muchos de vosotros…, y es ya el caso desde hace unas semanas en este tiempo terrestre de la Tierra donde algunos de vosotros comenzáis a vivir como en un sueño, los mecanismos donde os veis salir de vuestro cuerpo, en el cuerpo de Eternidad y no en el astral. Por otra parte, no hay ningún recuerdo, con frecuencia, de viaje alguno, sino simplemente la concienciación real y concreta por la experiencia, de que no sois este cuerpo ni este mundo, ni de este mundo, desde ahora.
Y así, en este lapso de tiempo – que no conocemos, como vosotros-, que precede a la visibilidad de los signos celestiales y la Llamada de María, podréis vivir una beatitud más franca, un reconocimiento de vuestra eternidad y el reconocimiento, si no está hecho, de la ilusión total de este mundo que, como sabéis, no es más que una matriz binaria encerrada.
De ese modo, se realiza en vosotros la nueva Tri-Unidad, la Nueva Eucaristía, de forma completa, total y definitiva.
Recordad que, a través de estos gestos, conducís la Luz a vuestro corazón. Vuestro cuerpo, incluso el efímero, se vuelve agente y portador de la Luz que os hará vivir vuestra eternidad, por mecanismos a los que no estaréis ya vinculados a este cuerpo, de ninguna forma. Eso se producirá desde el instante en el que viváis de manera consciente, incluso a través de lo que pueda pareceros un sueño -porque evidentemente eso se producirá con más facilidad, durante la noche mientras dormís-, y constataréis que podréis ver vuestro cuerpo físico durmiendo, encima de él.
Es así como muchos de vosotros vais, finalmente, a tener conciencia de la ilusión total de lo relativo a este mundo y a esta persona, a esta vida y a todas las vidas que habéis vivido. Repito: no salís en un cuerpo intermedio sutil de este mundo, sino que salís realmente en vuestro cuerpo de Êtreté, aunque en un primer momento, no lo veáis. Tendréis simplemente la impresión de ser una conciencia que no tiene forma.
En el transcurso de las experiencias que os sean propuestas por la Luz, de noche, pero también por los ejercicios que os he dado y las técnicas respiratorias que os ha explicado el Maestro Ram -sobre todo si lo realizáis por la noche en el momento de acostaros- eso aumentará la probabilidad de ser liberados por la visión de lo efímero tal y como es, en su falsedad y su deformación. En ese momento, seréis liberados por vosotros, no habrá ninguna dificultad, ninguna orden que vivir durante la Llamada de María, después de la Llamada o incluso, diría que algunos, hasta la Llamada de María.
Lo que quiere decir que os daréis cuenta, con felicidad, de la desaparición de ciertos trastornos localizados en el cuerpo físico, a nivel de las emociones o a nivel mental. Os encontraréis a la mañana siguiente, por los ejercicios que hayáis realizado por la noche, como nuevos, es decir, con un sentimiento de claridad de vuestro mental, con la pacificación de vuestras emociones y la desaparición de ciertos síntomas; lo importante no es eso, pero os lo digo para que no os sorprendáis. Y, por otra parte, eso se ha producido durante las semanas transcurridas, antes incluso de que os fuera comunicado, después de las Teofanías que han sido organizadas por la Confederación Intergaláctica y María.
Por supuesto, hay otros efectos. Los que afectan a la desaparición de los mecanismos vinculados a la conciencia ordinaria, vinculados al miedo a la muerte, el miedo a la carencia, la duda, el cuestionamiento, favoreciendo mucho más, la presencia de vuestro corazón, la conciencia de la Eternidad, la Paz, la Alegría, la beatitud y la felicidad. No hay nada que pensar, nada que pedir, solo colocar las manos y respirar tal y como se os ha explicado y simplemente comprobar lo que se desarrolla también durante la noche y en días sucesivos.
Desde luego, tenéis toda la libertad para realizar estos gestos como esa respiración, en todo momento que juzguéis oportuno, teniendo en cuenta que eso no lleva mucho tiempo que se le tenga que quitar a vuestras obligaciones. En el espacio de diez minutos, todo lo que debe ser trasferido, como la Luz, de abajo a arriba, será efectivo.
En unos casos rápidamente y, en otros, más lentamente, observaréis que no tenéis ya necesidad de serviros de vuestras manos y que el simple hecho de pensar en esas Puertas laterales y esas Puertas centrales, bastará para desencadenar el proceso y modificar vuestra respiración, el ritmo cardíaco y vuestra conciencia; todo eso al mismo tiempo y con evidencia. Los frutos, más allá de la experiencia de vuestras noches y vuestros días, será el daros cuenta de que vuestra persona tiene menos control, menos apegos y menos vínculos a lo que constituye la vida en este mundo, haciéndoos vivir, incluso aquí, la Vida eterna y la Paz del Espíritu.
Para muchos de vosotros, serán inéditos y desconocidos, vuestros comportamientos, vuestra forma de hablar, de vestir, de comer, de entrar en relación. En efecto, antes incluso de la Llamada de María, se trata de una concienciación cada vez más colectiva de lo que es la Eternidad, lo que permitirá romper fácilmente amarras con lo pasajero, es decir, con lo efímero: vuestro cuerpo y vuestras capas sutiles.
Eso ha sido posible, como os he dicho, por la instauración de las Teofanías, pero también por las condiciones de la proximidad de la liberación final de la Tierra y de la Llamada de María, desde hace unos meses. Os invito a comprobar y ver lo que sucede. Preciso que lo que constatéis en la conciencia no depende de algo previo, como ocurría hace algún tiempo, es decir, los procesos de expansión de conciencia, los procesos de percepción de las diferentes Coronas, del Canal Marial o de la Onda de Vida.
Es algo nuevo sin ningún requisito previo para ser vivido. Esto es gracias a la combinación de la respiración y de estos gestos que muchos hermanos y hermanas dormidos y que, sin embargo, están alerta de la Verdad, encontraran su Verdad. Esperad ver cambios radicales tanto en vosotros como en vuestro entorno, como en lo relacionado con las reglas de la sociedad, las reglas morales o las reglas de comportamiento, cualquiera que sea el punto de partida. La transformación será lo suficientemente clara, para ser percibida a escala individual, a escala relacional y a escala global, y eso muy pronto.
Al mismo tiempo, como se ha anunciado, observaréis un aumento del trastorno humano, una desestructuración del mental con actos sin sentido que provienen de seres que antes eran, como podría decirse, totalmente normales. No os alarméis. Los caminos de la Luz son a veces impenetrables por vuestra conciencia efímera, pero no por vuestra conciencia eterna. Lo que quiere decir que desde el momento en que os veáis fuera de vuestro cuerpo, os daréis cuenta, como he dicho, al día siguiente, que todo cambia en vosotros. La percepción de vuestro cuerpo, la forma de expresaros, todo lo que afecta a lo efímero, se modifica. Además, muchos de vosotros, desde hace muchos años, han percibido cambios progresivos; pero estos se volverán más intensos, más impactantes sobre vuestra conciencia.
Aquellos de vosotros que no habéis tenido acceso de manera inteligible, al testigo u observador, comprobarán entonces, por ellos mismos que son solo un testigo de lo que está pasando en el escenario del teatro de este mundo, que son simplemente espectadores, antes de darse cuenta de que nunca ha habido un escenario de teatro, nunca ha habido espectadores y nunca ha habido teatro. Entonces, vosotros salís del sueño de manera definitiva, de forma violenta o progresiva, lo que permitirá a un número cada vez mayor de hermanos y hermanas humanos encarnados en la Tierra, participar por su presencia, aunque no estén provistos de los pilares designados y definidos por Metatrón, aportar su apoyo a la Luz durante la Ascensión de la Tierra que se inició hace varios meses.
La intensidad de los procesos que se van a vivir, tanto si afectan al personaje y sus trastornos, como a la Eternidad y su Paz, se convertirán en algo obvio, si no ha sido ya el caso hasta ahora, al revelar de alguna manera, el testigo y el observador, unido a la salida fuera del cuerpo, en Êtreté, no para permanecer fuera de este cuerpo, porque os recuerdo que la alquimia y la transubstanciación finales, suceden en este cuerpo físico mientras estáis presentes en la Tierra y no en otra parte. Es la transustanciación de la materia la que importa si debe desaparecer, porque cuando este cuerpo desaparece por la acción de la Luz, quema, con seguridad, todos los recuerdos, los apegos, los vínculos o los deseos relacionados con esta dimensión encerrada.
Por tanto, se trata de una nueva forma de contacto, no ya con los seres de la naturaleza, no ya con los planos de Luz libre, sino con vuestra eternidad, de manera mucho más visible, mucho más sensible y, repito, muy obvia para muchos de vosotros.
Quiero tranquilizar a nuestras hermanas y nuestros hermanos humanos encarnados que puedan caer sobre mis palabras, para que las oigan o incluso las vivan, pero sobre todo los que no han experimentado nada hasta ahora. Esto abre las puertas a nivel colectivo. La puerta estrecha está finalmente abierta. Como os ha dicho Cristo, él está ya instalado en algunos de vosotros. Será cada vez más evidente que sois el Camino, la Verdad y la Vida, o si preferís, KI-RIS-TI.
En ese momento no será ya posible, vacilar entre lo efímero y la eternidad, contribuyendo a alejar, de vuestra conciencia, todo lo relativo a lo efímero con elegancia, con gracia y facilidad. Los últimos elementos de vuestra personalidad vinculados a los hábitos, los linajes, se desvanecerán ante vuestros ojos, más allá de toda comprensión, simplemente, porque eso será obvio.
En este período y hasta la aparición de las señales celestiales y de la Llamada de María, os daréis cuenta por vosotros mismos, que vuestra sed de Eternidad tendrá prioridad sobre la sed y los deseos de este mundo, así como sobre todas las reglas de la encarnación en este mundo. Seréis entonces, no solamente KI-RIS-TI, sino seres amantes, eternos, aquí mismo en este cuerpo, sea cual sea el destino del mismo, tras la Llamada de María.
Lo que os comunicamos hoy, unos y otras, desde Pentecostés, como lo llamáis en Occidente, es esencial para servir a la Luz, para servir al otro, que sois vosotros. Es así como la conciencia se posiciona de forma diferente a lo que hayáis podido vivir hasta ahora. Ya no es cuestión de experiencias, como dijo el Maestro Ram, se trata de un estado final permanente. Muchos de vosotros, desde las Teofanías, han tenido la oportunidad de sentir pinchazos, dolores, sin ningún traumatismo, que se manifiestan en ciertas zonas de vuestro cuerpo. Eso corresponde obviamente, al despliegue de la Luz vibral, más allá de las Puertas y las Estrellas, sobre todo vuestro cuerpo etérico, pero también en vuestras células.
La conciencia también, para muchos de vosotros, se acostumbrará al vehículo de Eternidad. La habituación a este cuerpo de Eternidad, como sabéis, se perfeccionará, por así decirlo, con la siembra de las últimas claves metatrónicas dentro de los Círculos de Fuego, para los que deban quedarse allí. Otros, no necesitarán quedarse en ningún lugar al no depender de ninguna forma, ni incluso de su cuerpo de Êtreté.
Ese es otro paso, es decir, que habrá una etapa que no revelaré hoy, que puede ser muy rápida ya que se produce durante los días que preceden la aparición de las Trompetas del Cielo y de la Tierra. Constataréis que no solo sois capaces de ver vuestro cuerpo de Êtreté y sentirlo, que no solo sois capaces de residir en él, sino que cada vez más vuestra conciencia se independiza de toda forma e incluso, del cuerpo de Êtreté. Simplemente llamo vuestra atención sobre ello, porque os puede ocurrir, yo diría, espontáneamente a un número muy limitado de vosotros, que en el momento en que salgáis de vuestro cuerpo por la noche no veáis vuestro cuerpo de Êtreté y nada más que el cuerpo físico en el que estáis. Vosotros no podréis miraros. Estaréis en ese momento, totalmente en el Absoluto.
Las modificaciones que se producen durante esas noches, entrañarán cambios en vuestras vidas. Esos cambios no están impulsados por ninguna voluntad, sino para cumplir enteramente con lo que viviréis en vuestra eternidad. No os alarméis por los cambios porque no los ha decidido vuestra voluntad sino vuestra eternidad. A vosotros os incumbe seguir las líneas de menor resistencia. Recordad que la Luz es simple y evidencia, y cuando un cambio abrupto es inducido por la Luz, por vuestra eternidad, entonces todo ocurre con suavidad y facilidad, en cualquier situación de apego que pueda existir.
Hay efectivamente cambios interiores y exteriores que suceden a la vez pero que no están vinculados. En un caso, vuestra transformación está relacionada con la Luz, entonces esos eventos conjuntos pertenecen al Choque de la Humanidad, pero las tribulaciones humanas antes del Choque de la humanidad, solo son resistencias a la Luz. En vuestro caso, si los vivís, os daréis cuenta, independientemente de las alteraciones de vuestro país, de vuestra ciudad, de vuestros seres cercanos, vosotros permaneceréis impasibles, en Amor y sin cuestionamientos. Una fuerza nueva impulsará en vosotros el valor de la Eternidad para afrontar y vivir con serenidad, los cambios que la Luz desencadenará desde ahora.
No tenéis que decidir nada. Recordad lo que decía Cristo en vuestro Occidente: “el que quiera salvar su vida, la perderá; el que acepte perderla, encontrará la vida eterna sin dificultad”. Eso pasa desde ahora. No puede haber mejores pruebas de vuestro posicionamiento, de quiénes sois, que los procesos que os hemos descrito Teresa, el Maestro Ram y yo mismo. El marcador de la Eternidad, sean las que sean las manifestaciones que vivís, tienen una sola y única señal que será visible en todas vuestras jornadas, en toda vuestra vida, en todas vuestras relaciones, sean cuales sean los eventos de este mundo, es decir, un estado de paz, un estado de felicidad, un estado inmutable que nada puede alterar o mover. Allí estaréis, y es la expresión que he empleado, asentados en vuestro corazón, colocados en vuestro corazón en compañía de KI-RIS-TI, de Cristo, de la Luz vibral auténtica.
Esta posibilidad es ofrecida por los diferentes elementos presentes actualmente en la tierra, y que corresponden, como sabéis, a la Ascensión de la Tierra y a vuestra liberación. Por lo que algunos de entre vosotros serán liberados de este modo, como lo fueron ciertos otros de entre vosotros por la Onda de Vida cuando ella nació.
Recordad que no hay ningún esfuerzo a hacer. Si os parece que se debe hacer un esfuerzo, no es la Verdad. Si os parece que se debe vacilar o se tiene que escoger, no es la Verdad. La evidencia de la Luz intervendrá en el desarrollo de vuestra vida, independientemente de todo deseo, independientemente de toda voluntad. Entonces en ese momento, sabréis con certeza absoluta que habéis vivido la Liberación de la persona y que no existe ningún freno a vuestra eternidad, y esto, incluso antes de la Llamada de María.
No obstante, os recuerdo que no ha llegado el momento – excepto si es el caso a título individual para vosotros – de dejar este plano, sino de estar aquí más presentes que nunca, incluso si las circunstancias de vuestras vidas se hacen profundamente diferentes. Porque es en estas situaciones, que se anuncian durante este mes, donde encontraréis las mayores posibilidades para volver al interior de vosotros, a casa.
De todos modos, comprobaréis fácilmente que cuando hayáis vivido, si lo vivís, este proceso de decorporación en el seno del cuerpo de Eternidad, o incluso de la conciencia pura, sin forma, que es la condición previa de la desaparición de la forma, en el establecimiento en el seno de lo Absoluto que sois, tendréis pues así, por la vivencia, no una convicción… sino que habréis vivido la Eternidad, incluso antes de la Llamada de María y antes incluso de la estasis.
Esto os permitirá, cuando hayáis vivido varias de estas experiencias, no revivirlas. Y por otra parte comprobaréis que muy rápidamente, sucederá para aquellos que vivieron esta deslocalización de la conciencia y esta salida fuera del cuerpo en el cuerpo de Eternidad, que os parecerá reencontrar los famosos lazos en los tobillos y en las muñecas. Os recuerdo que una o algunas experiencias bastan por la noche, no es necesario repetirlo, tanto más que debéis quedaros dentro de este cuerpo hasta el momento adecuado. Es sólo una oportunidad que ha sido abierta por la realización de las Teofanías desde hace nueve semanas y media.
Muchos de vosotros, por otra parte, viviréis este proceso de salida fuera del cuerpo sin siquiera saber de qué se trata, pero tendréis la reminiscencia de lo que sucedió durante la noche, no al despertar, contrariamente a ciertos sueños, sino mucho más tarde a lo largo del día, incluso hasta numerosos días después, lo que os permitirá entonces relacionar los cambios que observáis tal vez en vuestro cuerpo, en vuestros pensamientos, en vuestras emociones, en vuestras relaciones, y relacionarlos justamente a este recuerdo que volverá, de que salisteis de vuestro cuerpo a la Eternidad de la Luz.
Si esto no se produce para vosotros, es decir si no obstante sentís, en vuestros primeros ejercicios o las primeras noches, el sentimiento de lazos en los tobillos y en las muñecas, esto quiere decir que para vosotros no es el momento. No hay ni castigo ni retraso, sino simplemente una adecuación total con la Inteligencia de la Luz. Recordad: vosotros no decidís nada, aparte de respirar de tal modo y de poner vuestras manos en tal lugar.
Espero haber sido bastante claro en mis expresiones. Me es permitido, si tenéis preguntas en relación a lo que acabo de decir, en cuanto a la técnica y a la práctica de esto, de responder a ellas.
Pregunta: ¿las manos deben ser puestas directamente sobre la piel o a través de la ropa?
¿Acaso los trajes paran la Luz? No estáis en el caso del magnetismo.
Pregunta: usted habló de tres etapas. La primera: Precisión, Profundidad, AL y Unidad; la segunda: OD y ER. ¿Dónde está la tercera?
En absoluto. La primera es las manos puestas sobre Precisión y Profundidad. La segunda es las manos puestas sobre AL y Unidad. La tercera es la mano izquierda puesta sobre OD y la mano derecha sobre ER. Esto hace, bien pues, tres.
Pregunta: ¿hay que esperar el fin de la última Teofanía o podemos comenzar en seguida?
Podéis comenzar cuando queráis, pero esto será más eficaz, si puedo decirlo así, después de la última Teofanía dirigida por María, y la última Radiación también.
Si estáis atentos, debisteis observar que lo que se desarrolla durante las Teofanías del jueves no es exactamente el mismo proceso que se desarrolla en las Radiaciones Arcangélicas que las siguen. Las Radiaciones Arcangélicas permitieron liberar los últimos apegos por la percepción, en numerosos de vosotros, de una energía o de una conciencia que partía de los pies y que subía hasta la pelvis. Por otra parte, numerosos de vosotros experimentasteis estas últimas semanas o estos últimos meses, acontecimientos traumáticos que sobrevenían en el lado derecho del cuerpo, preferentemente en los miembros inferiores derechos o sobre los hombros, y sobre todo el derecho. Esto era un trabajo previo al que se produjo en el momento de las Radiaciones Arcangélicas.
Las Radiaciones Arcangélicas invirtieron en cierto modo el flujo del alma colectiva hacia la materia y devolvieron este flujo hacia arriba del cuerpo. Este flujo, que es a la vez energía y vibración, no es exactamente la Onda de Vida incluso si sigue sus mismos circuitos y los tres componentes – siendo el objetivo efectivamente devolver el alma colectiva de la Tierra hacia la Eternidad, cosa que es cumplida por las Teofanías.
La Radiación Arcangélica ha permitido pues hacer refluir la energía de apego a este mundo hacia un desapego del alma y una atracción del alma hacia el Espíritu. Este proceso, que podía ser vivido de manera individual en el momento del proceso de la disolución del alma, ha visto un retorno superior del alma colectiva de la humanidad, si puedo decirlo así. Este alma colectiva de la humanidad no es nada más que lo que fue llamado el inconsciente y el subconsciente. Es también en este nivel donde se localizaba lo que fue nombrado por el Comendador, hace mucho, mucho tiempo, el sistema de control del mental humano.
Este movimiento de conciencia y de energía realizado por las Radiaciones Arcangélicas ha permitido alimentar, tal como sospecháis, el corazón. Lo que os propongo, pues, es justo ampliar este movimiento, ya no beneficiándoos de lo que sucede durante las Radiaciones, sino realizarlo vosotros mismos, de manera evidente, simple y perfecta.
¿Tenéis otras preguntas?
Pregunta: ¿los hermanos y hermanas que no han practicado protocolos hasta ahora pueden practicar los ejercicios de respiración de Ram y el protocolo de Un Amigo?
He dicho incluso que esto sería para aquellos de vosotros que son los más nuevos, con relación a la Luz, que esto se producirá con la mayor evidencia. Si tenéis la ocasión de conocer a hermanos y a hermanas, atrapados en movimientos, en creencias, en espiritualidades atadas a las religiones, es el momento de proponérles esto, porque esto no necesita palabras, no necesita el mental, no necesita reflexión, y es muy fácil pues.
… Silencio…

Numerosos de vosotros, aquí y en otras partes, han tenido la oportunidad de practicar ciertos protocolos hace mucho, mucho tiempo, de activación de los nuevos cuerpos. Hoy se trata, si puedo decirlo así, de una activación de vuestra eternidad en el seno de lo efímero, participando en el movimiento de fusión de los Éteres tal como es descrito por la nueva tri-Unidad, haciendo subir el corazón a la cabeza al nivel de la pequeña Corona. El vehículo ascensional es en este momento perfectamente funcional. Es lo que os permite vivir la experiencia fuera del cuerpo, de salida del cuerpo, no en el cuerpo astral sino directamente en el cuerpo de Eternidad, sin necesitar para esto dirigiros al Sol, tal como lo habíamos esperado hace numerosos años.
Pregunta: ¿es preferible utilizar agua fría o caliente para el enjuague de los codos a las manos?
Agua corriente cualquiera que sea, siendo lo importante drenar. Os recuerdo que actuáis en este mundo, casi siempre, con vuestras manos. Entonces, al actuar en este mundo con vuestras manos, activáis por supuesto la energía vital. Es necesario pues enjuagar esta energía vital para dejar sitio a las partículas adamantinas en mayor número. El agua puede ser tibia, mejor que hirviente o mejor que fría.
… Silencio…

No hay más preguntas.
Entonces, bien amados, hijos de la ley del Uno como les gusta decirlo a los Arcángeles, de mi corazón a vuestro corazón, que la Paz eterna sea en vosotros, ahora y para siempre.

Yo Soy Un Amigo. Os doy mi Paz.

En el silencio y en la Luz de la Verdad, os saludo.

… Silencio…

Adiós.
(*) Ndr : la canalización de Teresa estará pronto publicada