Seguir

miércoles, 21 de enero de 2015

Aquiétate y sabe que YO SOY



Cuando empiezas a voltearte hacia adentro, el Yo-soy se vuelve más fuerte y más fuerte para ti. 

Empiezas a darte cuenta de que Yo-soy es tu Ser. 

Entre más practiques Yo-soy en silencio sin pensarlo, más fuerte te volverás y se te revelará. 

Ahora, en lo que tiene que ver contigo, tú has sido criado para creer que tú tienes que tomar decisiones, o si no, no serán hechas. Este es el maya, este es el ego que te hace pensar esto y es muy fuerte en la mayoría de las personas. 

Pero por experiencia personal te puedo decir que tú no eres el ego. Tú no eres la persona que necesita tomar decisiones o que necesita hacer algo como eso para nada. 

Hay un propósito por el cual tu cuerpo está acá en la tierra. Si te quitas a ti mismo del camino, llevará a cabo su propósito. 

Sabrá cuándo y cómo pararás de fumar, sabrá cómo tomar decisiones. 

Tienes que transcender los pensamientos, la mente y el cuerpo. 

Tienes que volverte quieto. 

Tienes que parar tus pensamientos. …

Luego algo más toma el control, algo que será capaz de cuidar de ti mejor de lo que tú jamás hubieses podido. 

Tu mente estará en Yo-soy y aún así tu cuerpo sabrá qué hacer para mantenerlo y sostenerlo. 

Aquellos de ustedes que quieran practicar atma-vichara, empiecen a hacer esto en las mañanas apenas te despiertes. Pregunta, “¿Quién soy yo?” y quédate quieto. Nunca respondas esa pregunta… 

Al llegar pensamientos a tu mente, empiezas a pensar; pregunta, ¿A quién le llegan estos pensamientos? ¿A quién le llegan estos pensamientos? ¿Quién está pensando estos pensamientos? ¿A quién le llegan? 

Porque, me llegan a mí por supuesto. Yo pienso estos pensamientos. Yo. Yo. Yo. “¿Quién soy yo?” 

Continúas el proceso. Te quedas quieto otra vez. Al llegar más pensamientos a tu mente, tú preguntas, ¿A quién le llegan? Me llegan a mí. Yo pienso estos pensamientos. Bueno, “¿quién soy yo?” 

Al tú continuar practicando este método, notarás que el espacio entre “¿Quién soy yo?” se vuelve más y más grande, más extenso. Hay un espacio cada vez más vasto entre “¿Quién soy yo?” cada vez que lo dices. Ese espacio es tu realidad. 

El día llegará cuando digas, “¿Quién soy yo?” te quedarás en silencio por horas. La mente ya no se moverá. Los pensamientos ya no llegarán. ¡Los sentimientos se trascenderán, y tú serás totalmente libre y liberado! 

Robert Adams


Publicado originalmente en: http://cienciacosmica.net/aquietate-y-sabe-que-yo-soy/

No hay comentarios:

Publicar un comentario