Seguir

lunes, 26 de enero de 2015

AA JOPHIEL Jean Luc Ayoun 21 de Octubre 2008 muy de actualidad,



AA JOPHIEL

21 de Octubre 2008

Yo soy Jophiel, Arcángel de la Luz dorada y del conocimiento. Los saludo, almas humanas. Como ya lo saben, acompaño este año terrestre que ha sido definido como año de la confrontación, año de la revelación, año donde el conjunto de las cosas y de los funcionamientos ocultos son revelados. Les he definido este año en un cierto número de etapas llamadas “obras”. Ustedes están en la última parte de la obra roja. Ella ha comenzado el 15 de Agosto y se terminará el 21 de diciembre y está marcada por la emergencia de la confrontación a nivel de la gente que vive sobre las tierras rojas, es decir la gente estadunidense. La obra al blanco que se iniciará durante el solsticio de invierno verá una influencia y un impacto de esta etapa a nivel de las gentes europeas. Les había anunciado durante mi última visita en este mismo espacio, que iban a entrar muy pronto en los tiempos llamados “los tiempos reducidos” abundantemente descritos en vuestras diferentes tradiciones, en sus diferentes trabajos, en sus diferentes profetas. Así pues en las historias de luchas, hechas en los Upanishads a través de los combates épicos. Este tiempo ha sido perfectamente escrito, en términos terrestres, por uno de vuestros profetas llamado Daniel, otra vez más cerca de vosotros en vuestro libro Santo llamado el Evangelio, el nuevo testamento en particular en su última parte llamada el Apocalipsis de Juan. Este periodo ha sido inaugurado durante los primeros días de octubre, no por la voluntad de los hombres, no por la voluntad de la Sombra sino por la voluntad de la mecánica divina a través de la mecánica celeste. Este período se extiende por lo tanto sobre un período de 1260 días durante los cuales el conjunto del camino debe ser realizado.

Dentro de poco tiempo, en días terrestres, verán con vuestros ojos, en el cielo, los fenómenos luminosos. Estos fenómenos luminosos tienen por origen el sol. Ellos son llamados, han sido llamado por diversos médiums: La advertencia. No confundan estos signos luminosos provenientes del sol con las manifestaciones asociadas, queridas por los hombres que lo saben y que esperan sacar provecho de estos fenómenos a fin de inducirlos a ustedes en el miedo. Permanezcan centrados. Permanezcan alineados. Lo que es vivido, como lo he anunciado desde el 15 de Agosto (colapso total, irremediable e irreversible del sistema financiero, económico y social del planeta), solo es un prerrequisito para el regreso de la Luz, si tal es vuestra elección, o la instalación de la Sombra si esto es vuestra elección. Están entrando en los tiempos fuertes donde la oportunidad de la Luz y del Amor nunca había estado tan presente desde la encarnación de aquel que han llamado Cristo. Se trata, desde el 15 de agosto y hasta el 21 de diciembre, de momentos solemnes, de momentos de verdad, de momentos de revelaciones donde van a poder afirmar y demostrar vuestra Divinidad si tal es vuestro deseo, si tal es vuestra aspiración. Los fenómenos luminosos que aparecerán en el cielo son el anuncio de la entrada en palestra de las fuerzas arcangélicas, en su totalidad, en vuestro espacio, en vuestro ser interior a fin de hacer obra de Luz y de revelación de Luz. Nadie podrá ignorar lo que esto es, lo que esto significa y lo que esto induce en lo que van a tener que afirmar, que plantear, que mantener y que demostrar.

No se dejen ir al ruido del mundo. Solo se trata de las gesticulaciones de las fuerzas arcaicas opuestas al establecimiento de la Luz que no ameritan una onza de una mirada. Solo vuestra propensión a mirar vuestro ser interior, solo vuestra propensión a dejar instalarse vuestra Luz interior será capaz de desviar vuestra consciencia y vuestra mirada de las gesticulaciones. Anuncié, al principio de este año, a medida de que la humanidad se dirigía hacia el período del 15 de agosto y cada vez más frecuente, la capacidad, para cada alma en encarnación, de vivir el encuentro con lo que he llamado el angel guardián que es vuestra contraparte luminosa en las otras dimensiones, con la cual han establecido las conexiones y las relaciones. Nada debe desviarlos de vuestra certeza de vuestra Divinidad, de vuestra certeza de la herencia de Luz, de vuestra certeza de filiación del Amor. Como ya lo he dicho y que lo digo esta tarde, ustedes son seres de Luz, son seres divinos que han hecho en un momento dado, el sacrificio de vuestra Divinidad para experimentar el principio de la encarnación. Este principio de la encarnación ha necesitado un corte y una separación de vuestra propia Luz y vuestra eternidad. Los fenómenos luminosos en el cielo vienen a recordarles vuestro juramento de nunca olvidar la Luz que son. La Luz viene hacia ustedes a fin de que vayan a la Luz. Vuestra Libertad es total. Han sido creados libres, han aceptado libremente ya que son los seres divinos, los seres de autoridad y los creadores. El hecho de devenir creatura, ha extinguido en vosotros de manera temporal, el tiempo de vuestras experiencias, el recuerdo de lo que son. La experiencia puede terminar si lo desean. El reino del amor, el reino de la armonía pueden llegar e instalarse si lo desean.

En un momento dado, será necesario, y para ilustrarlo con las palabras de vuestros evangelios, como los apóstoles en el momento donde el Cristo les dijo individualmente: “Ven, abandona todo y sígueme. Deja que los muertos entierren a los muertos”. ¿Van a renunciar a la experiencia? O ¿Van a renunciar a la Luz? No habrá juicio, vuestra libertad de elección será respetada totalmente. Lo que van a recorrer, lo que van a recorrer de ahora en adelante está inscrito en la historia del mundo. “Nadie puede penetrar el reino de los Cielos si no renace de nuevo”: En este período de fin y de renovación es necesario morir a la experiencia para nacer a la Luz. No se trata de un combate, no se trata de una resistencia sino más bien de un soltar presa, de una aceptación, si tal es vuestro deseo, a fin de salir de la ilusión y de entrar nuevamente en eternidad. Se trata nada menos que de esto y esto es ahora y esto es no es en el futuro, ni en otra parte, ya que esto es el momento, ya que ahora es el instante. Estas palabras son solemnes ya que la época es solemne. Estas palabras son verdad ya que ellas están inscritas en la mecánica celeste. Las acciones humanas solo reflejarán el grado de oposición a lo que viene. No les es pedido luchar sino crecer. Les es pedido dejar nacer la Fuente De lo Divino que fluye en medio de vuestro pecho, si tal es vuestra elección, y, lo repito, toda elección es respetable ante el Eterno. No encontrarán ninguna justificación para la Luz a través de adhesión a lo que sea si no es a vosotros mismos, en vuestra dimensión interior y en vuestra dimensión de Divinidad. 

Están acompañados de vuestros ayudantes. Las energías Arcangélicas, las energías Angélicas, las energías Crísticas, las energías del Espíritu Santo (las energías de la polaridad femenina de Dios, si lo prefieren) inundándolos de su rastro para que ningún ser humana nunca pueda decir que él no sabía. Los fenómenos luminosos serán, para la mayoría de ustedes, anunciados de manera individual bajo forma de sueños, bajo forma de frases, en forma de huellas y se impondrán como una evidencia, en un muy pequeño número de días precedentes a los fenómenos luminosos. No me pertenece, en todo caso hoy, definirles el objeto de los fenómenos luminosos. Les corresponde acogerlos, experimentarlos a la luz del Amor, en vuestro ser interior, pero no den ningún crédito a las actitudes que serán hechas durante este período. Conténtense con acoger lo que viene, cuya traducción, la más importante y la más inmediata podrá traducirse en lo que yo llamaría el “fuego del Corazón”. Un soplo de eternidad, el llamado del juramento, la revelación del Esplendor, está en camino de ahora en adelante. No me corresponde, una vez más, decirles que hacer. Vuestro corazón les dirá a condición de que lo escuchen. Recuerden simplemente que los fenómenos luminosos viniendo del cielo en mayor aceptación. Vienen del sol en su aceptación de la encarnación del Logos y del principio Crístico. Vienen hacia vosotros. Vienen a anunciarles y a advertirles. Descansen en paz, sean bendecidos en vuestra humanidad. Reciban mi Paz, reciban el Amor de la Luz Angélica.

Original en francés: www.autresdimensions.com
Traducción: http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com
Traducción Odilia Rivera



No hay comentarios:

Publicar un comentario