LAKE MORAINE se encuentra en el Parque Nacional de Banff, Canadá.

LAKE MORAINE  se encuentra en el Parque Nacional de Banff, Canadá.
El Arcángel Miguel quiere que se sepa que en el Lake Moraine hay una energía de Purificación que remueve los cordones de apegos. Lake Moraine es su casa y donde él se siente más a gusto, y puede sostener allí la energía de la quinta Dimensión.

Seguir

sábado, 17 de diciembre de 2016

EL IMPERSONAL Parte 4 Noviembre 2016


Te saludo, llama de Eternidad, llama de belleza, llama de Amor. De nuevo me expreso en tu Corazón del Corazón para declamar el elogio al Amor. Así, te invito a estar ahí, en silencio, te invito a abrir lo que todavía puede parecer por abrirse en ti. Por la Gracia del Amor, por la Gracia de la Luz, juntos nos asentamos, en el Corazón del Único, para recoger en tu seno el Fuego Ígneo de la Verdad, juntos, estemos donde estemos.

Y ahí, en nuestra Presencia Una, más allá de tu forma, más allá de todo límite, juntos vamos a vivir la alquimia de los tres Fuegos, ya no solamente en tus Puertas, ya no solamente en tus canales, sino directamente en el seno de tu Infinita Presencia.

Entonces, por tres veces, nombro por el Verbo los tres Fuegos.

Por el regente del Fuego arquetipal, Vehuiah, deposito en ti la llama de este Fuego, de esta alquimia, con el fin de que en ti también se reúnan el tres en Uno, en tu nombre como en mi nombre y más allá de todo nombre como de toda forma.

En unidad y en verdad, se revela lo que debe de serlo, se revela lo que es, más allá de todo mundo y más allá incluso de toda conciencia. Estás invitado a reencontrarte en tu totalidad y en tu plenitud, en tu Corazón del Corazón, vacío de toda pasión y de toda memoria. Estás ahora listo para recoger lo que prescinde de palabras, lo que prescinde de visiones y que sin embargo es la evidencia misma, la de la vida Una en Amor y en Luz, ahí donde ninguna historia es necesaria y sin embargo todos los posibles y los imposibles están presentes.

Te invito en este instante a la ligereza del ser, a la potencia del Amor y a la realidad del Fuego, llevado hasta tu templo por el Fuego original que alimenta tus tres Fuegos y tus tres hogares.

En este Corazón Único, no hay ni obstáculo ni reticencia, y ahí, en el instante en que eres Uno, juntos rezamos una oración silenciosa, esta oración que no es una petición sino una aceptación. La oración que toca directamente la Verdad, ahí donde no hay nada que obtener que no esté ya ahí, y que sin embargo tiene que ser visto y vivido en total libertad, sin máscaras y sin apariencias.

Entonces por segunda vez, el Fuego original, llevado por Vehuiah, te abreva en tu propia fuente. Así se realiza en ti el primer soplo del Fuego Ígneo, el que es incluso anterior al Verbo, donde ninguna palabra puede sostenerlo, ni ninguna expresión puede ser manifestada en otra parte que no sea en este Corazón del Corazón.

Por tercera vez, el Fuego original, alojado en lo más profundo de tu tierra, como en lo más profundo de tu corazón, en el diamante de tu corazón como en el cristal de la Tierra, resuena en ti el canto de los mundos acompañado por el Coro de los Ángeles, acompañado por el Espíritu del Sol.

Todo esto en un mismo lugar, en un mismo tiempo, en este instante en el que el tiempo como el espacio suspende su curso, el Silencio acompaña el Fuego Ígneo con evidencia, con facilidad, en la más grande de las dulzuras y en la certeza de lo que te dice tu corazón en este Silencio. Ahí está la Vía que no tiene vía, ahí está la Verdad que derriba a todas las demás verdades, y ahí está la Vida en lo Único, que no depende de ninguna forma, libre en cada instante como en cada dimensión.

Libre, libre eres de navegar desde lo más denso hasta lo más etéreo. Libre eres de permanecer aquí, ahí donde ninguna ola de la vida de los mundos puede tambalear la Verdad que vives. Te invito, en tu nombre, a dejar emanar, desde tu Corazón del Corazón, la verdad del Amor, enmarcada por los dos pilares de tu Merkabah. Entonces la flor de tu corazón exhala su incomparable y singular perfume.

Cuando la alquimia de los tres Fuegos finaliza en ti, entonces aparece una paz inquebrantable e inalienable que nada puede mover o disminuir. Es aquí donde nos encontramos. Poniendo fin a los filtros y a los velos como a cualquier límite, te revelas en este Silencio, te despiertas, a salvo de la agitación de los mundos y de la agitación de la conciencia.

Llama de Eternidad, en este lugar bendito en cada instante y glorificado en cada instante, en tu presente y en tu presencia, aquí como en cualquier parte.

La Felicidad aplica su bálsamo sobre todo lo que no está en resonancia con tu Corazón del Corazón, sin esfuerzo, sin pensarlo.

En tu corazón, quédate. En tu corazón se muere lo que sólo pasa y siempre fallece.

Ahí donde estás, se despliegan la Gracia y el don del Amor, y el don de la Vida.

Déjate amar, déjate abrazar por unos brazos invisibles, por la mordedura del Amor, por el impulso de la vida y por el Fuego perpetuo del Espíritu.

Mientras se ilumina la última escena de tu vida, nunca olvides que todo está perdonado, digas lo que digas y pienses lo que pienses. El Amor no puede ser de otro modo que el de perdonar y de lavar cualquier afrenta hecha a la ley del Amor. En la Unidad, no puede haber ni condena ni castigo, sino simplemente el bálsamo de la Gracia y el bálsamo del Amor.

Confíate a él, porque en este lugar no puede existir la menor posibilidad de juicio hacia ti mismo o hacia la historia que sea. Ahí todo es perdón, todo es ligereza y todo es Evidencia.

Así, en el Corazón del Uno, somos multitud y sin embargo sólo somos Uno. En este lugar, cada llama es idéntica, cada Fuego es el mismo y cada historia, sean cuales sean sus diferencias, tiene en definitiva la misma finalidad: el regreso al Amor, en la forma que sea.

Entonces puede recorrerte la Onda de Vida, poniendo en movimiento este Fuego original y la alquimia de tus tres Fuegos.

Y ahí donde estamos, no hay nada que buscar, ni aquí ni en ninguna parte, sólo dejarse tocar por la Eternidad, sólo reconocerte en tu eternidad, sólo asumir tu libertad, sólo reconocerte y vivirte en el Único. Ahí está tu libertad eterna, la que no tiene nada que perfeccionar ni nada que buscar, y todavía menos que demostrar, ni a ti, ni al otro, ni al cielo ni a la Tierra. Libre y recto.

Por la magia de los cuatro Elementos fusionándose en el Éter, se despliega la Verdad. Ya no solamente en tu ser eterno interior, sino en la periferia misma de tu forma. Tal es el objetivo de tu Fuego Ígneo, de guiarte en totalidad hacia lo que eres cuando estás ahí, en el Corazón del Único.

Y cada uno de ti, dondequiera que esté por el mundo, vive la misma danza donde el Silencio es rey. Así tu Felicidad se descubre, sin forma y sin objeto. Así es la risa permanente de la Vida eterna, que no necesita imprimirse sobre unos labios, ni sobre una cara sino simplemente estar ahí, porque ahí nada puede faltar.

Entonces, ve tu evidencia en lo más profundo de tu carne y deja esta Libertad poner fin a cualquier atadura y a cualquier limitación.

El viento de la Libertad pronto te llamará de manera visible a la superficie de este mundo. Entonces acuérdate en ese momento de tu libertad en el Corazón del Único, porque no hay nada que perder, si no es la ilusión, no hay nada que salvar, no hay nada que proteger.

Entonces sí, en tu nombre te llamo, haciéndote probar, si estás de acuerdo, las primicias de la Llamada de María, Felicidad sin igual, devolviéndote a tu esencia y sobre todo a la Libertad. Así, permanecemos juntos. El tiempo se ha suspendido, el espacio no puede ser definido. ¿Eres Presencia, eres Ausencia? Poco importa, no hay diferencia. Todo es Uno, en el Corazón del Único.

Aquí, en este instante, no posees nada y no eres poseído por nada, ni por tu cuerpo, ni por tus vidas efímeras, ni siquiera por tus linajes o tu origen. Acuérdate, todo es Evidencia y todo es verdadero. Nada puede ser comparado, no hay ninguna escala de valor, no hay nada que discernir. Sólo estar aquí, juntos. Entonces la Onda de Vida puede lanzarse, recorriendo tu carne, mientras el Fuego Ígneo procede a la apertura de la Ascensión en el seno de tu Merkabah, como de tu cuerpo de Êtreté.

Lo que cada uno de ti vive, no puede ser medido con lo que tu historia te da a vivir. No hay ninguna escala de medida ni ninguna escala de comparación. Todo es Uno, en el Corazón Único.

Tú, tú que eres yo, en cualquier tiempo, en cualquier lugar como en cualquier dimensión, ¿qué regalo más bello puedes darte a ti mismo? ¿Qué posesión puede rivalizar con esta Libertad? ¿Qué atadura puede mantenerse ante la Evidencia?

No te muevas, deléitate de tu propia Presencia en la Luz eterna. Alégrate porque ahí donde estás, en cualquier lugar, en el corazón del Único, eres entero y estás lleno, y sin embargo vacío de todo lo que te estorbaba, de todo lo que te limitaba.

Permanece, permanece en esta Eternidad y nunca más tendrás sed, ni nunca más tendrás hambre. Toda experiencia, incluso la más sublime, ya no representará nada. Todo sufrimiento será reenviado hacia su propia nada y hacia su propia finitud.

Revélate. La hora del despertar ha llegado, no hay más plazos, simplemente está la Eternidad. Todo ha finalizado. Todo puede por fin volver a empezar en la libertad del ser o en la libertad del Absoluto. Estás regresando a las moradas de Eternidad donde nunca nada empezó y nunca nada terminará, donde todo es perfecto, en su debido lugar. En el Corazón del Único, eres cualquier lugar y eres la perfección.

Así, dándote a luz a ti mismo, liberándote de ti mismo ante la Evidencia, ningún retraso puede ser contemplado ni ser proyectado. Entonces se resuelven en ti las últimas ecuaciones de la atracción y de la repulsión. Entonces se resuelven en ti los últimos antagonismos y los últimos miedos de la confrontación entre el efímero y el Eterno.

La única emanación, en el corazón del Único, es la Felicidad.

Eres la Felicidad verdadera de la Vida, la Felicidad auténtica de la Luz, la potencia del Amor en el blanco inmaculado de tu Presencia, en el blanco inmaculado de la Unidad.

Y ahí, los cuatro Elementos de tu cabeza nombrados los cuatro jinetes, también pueden dar a su vez la expresión de la Felicidad y de la Libertad, en tu templo de Eternidad como en tu templo de carne.

El Fuego Ígneo se suaviza entonces y te enternece con la auténtica ternura del Amor incondicionado. En este Corazón Único, todo sentido y todo deseo se apagan porque los sentidos como los deseos sólo pasan, mientras que en el Corazón Único, nunca podrás pasar sino solamente permanecer.

En tu morada eterna, no hay ninguna obligación, ninguna creencia y ninguna forma, y sin embargo este Corazón Único contiene la totalidad de los posibles y la totalidad de las experiencias que se resuelven en la misma vacuidad, que es plenitud de corazón y plenitud de vida.

Y aquí, en este silencio, el Corazón ascensional se eleva y se une, por la Lemniscata sagrada, con la Fuente de Cristal en la cima de tu cuerpo, como con la fuente brotando bajo tus pies. Atravesado así por este Fuego, se instala tu propia benevolencia hacia ti mismo y hacia toda conciencia. Sea cual sea el fuego o sea cual sea la dulzura, es el mismo resultado, la misma evidencia. No retengas nada, todo es dado, en abundancia, sin límite, sin condición.

Entonces la paloma mueve sus alas, preparando su vuelo en el templo del Único, en el Corazón del Único. Y ahí, inmóvil, presente o ausente, la magia del Amor lo alumbra todo y lo engloba todo, al igual que englobas la totalidad de los mundos y de las vidas en este Corazón Único. Ahí está la oración que nunca cesa, que es un canto de alabanzas, un canto de Gracia, y una danza del Silencio.

En este Corazón Único, nada puede frenarte, ni siquiera oscurecerse.

En este lugar, la muerte es una palabra vana que ni siquiera puede ser pensada, ni ser contemplada. En este lugar, el Coro de los Ángeles acompaña tu silencio, el Espíritu del Sol revela tu ardor, dándote a vivir que también eres cada sol, cada estrella, cada dimensión, y cada experiencia que fue guiada por la vida, en tu vida o en cualquier otra vida, como en cualquier otro mundo.

No frenes nada, no te límites.

Permítete vivirlo. Sean cuales sean los obstáculos de tu cuerpo, sean cuales sean los obstáculos de tu vida efímera, esto es barrido por tu presencia en el Corazón del Único. Y esto se produce sin petición alguna, simplemente poniéndote ahí y rezando. Con un canto de alabanzas, glorifica este Corazón Único porque es tu gloria eterna y tu antorcha de Eternidad.

Déjate poseer por este Corazón Único que no posee nada y que te devuelve a la Libertad eterna, donde ninguna posesión ni ningún conocimiento pueden ser de ninguna utilidad o de ningún efecto.

En el Aquí y Ahora de tu Presencia, el Fuego del Éter regenerado continua su consumación, consumiéndote de Amor como de Fuego, como de Felicidad. Eres el Verbo y eres la Fuente, eres el grano de arena, como el agujero negro. Eres el universo visible e invisible. Eres la recompensa y eres el regalo.

Acepta, acepta el don de la Gracia, acepta verte más allá de todo velo, como más allá de tu propia carne.

Acoge lo que eres, acoge la Luz Una, no pongas más un límite a cualquier amor.

No veneres a nadie pero venera el Amor que eres, que no puedes poseer, que sólo puedes ser.

...Silencio...

Deja al Fuego consumirte y abrasarte en la Felicidad. Deja al Fuego devolver su perfección al Amor, incluso aquel condicionado de tu mundo, como el incondicionado que no depende de ningún mundo y que aparece en ti.

En la víspera de este nuevo día que pone fin a la sucesión de días y de noches, y entonces a toda dualidad, no puede permanecer la menor gravedad y la menor pesadez. Así obra el Fuego Ígneo, ya no por su quemadura y su mordedura sino por su dulzura, cuando alcanza el Corazón del Único en tu corazón.

Y aquí, tú, el ser verdadero y auténtico, no te hace falta ocultar o esconder lo que todavía estaba. Ya no existe ninguna razón para no mostrarte tal como tú eres. No puede haber ninguna coartada para algún retraso o alguna distancia.

Y ahí, cada uno de ti, dondequiera que estés, lo experimenta. Sea cual sea la intensidad, el proceso ha empezado. No puede ser parado, no puede ser frenado, no puede ser aplazado.

Tú, que has andado en la superficie de este mundo y que a veces has recibido alguna dirección y algún consuelo, y a veces también algún sufrimiento, te invito a quemar todo esto por la evidencia de tu corazón en el Corazón del Único.

Te lo dije, estoy contigo en Eternidad, y en cualquier experiencia que desees vivir, ya no podrás ser separado ni ser amputado de lo que eres. Deja tu llama elevarse cada vez más en su morada de Eternidad. Ahí está mi oración, ahí está lo que te llevo y te doy, cuando quieras y en abundancia.

...Silencio...

No retengas nada, date a la Vida, date a ti mismo. Es el regalo más bello que te puedes hacer, a ti como al corazón de cada uno.

Así termino con mis palabras, así me afirmo en ti. Y el sol de tu corazón está ahora presente en cada espacio de tu conciencia, en cada célula de tu cuerpo, en cada uno de tus vestidos de Luz, efímero como eterno.

...Silencio...

Así es la verdadera Vida, así es el verdadero Amor, así es la alquimia del Fuego, de tus Fuegos.

...Silencio...

Juntos, nuestra Presencia se gira de nuevo hacia lo efímero de tu mundo para que dentro de unos instantes, si estás de acuerdo, pueda, por el Verbo, las palabras y el silencio, contestar a tus interrogaciones.

...Silencio...

Rezo en ti; tal es mi homenaje, tal es mi saludo.

...Silencio...

Rindo gracias a cada uno de ti por haber llegado hasta este instante, y bendigo cada uno de ti en las llamas de la Resurrección.

...Silencio...

Y dentro de unos instantes, te dejaré preguntar.

Te saludo y te rindo gracias.

Estoy honrado de ser tú y te digo hasta ahora, con tus palabras y tu Verbo.

Te amo.
***

No hay comentarios:

Publicar un comentario